Disclaimer: Todo es mío-mío-mío.


Lleva su impermeable y su paraguas transparente, corre por las heladas calles y salta en los charcos de agua haciendo que esta le salpique y le moje las botas. Pero eso no le impide concentrarse en el destino al que quiere llegar.

Su canción favorita suena en el pequeño reproductor de música y ella no se puede sentir más feliz, es todo como de película.

No le importa el tiempo, tampoco pone atención a las visibles señales de que ese lugar no es el apropiado para una chica de su edad y menos aún que vaya sola. Lena solo puede concentrarse en la ligera llovizna que ha comenzado a caer de nuevo desde el cielo y el arcoíris que está a punto de desaparecer…

—¡No! ¡No! ¡No! —dice— Ya me falta muy poquito.

Así que se apresura aún más y mira cada determinado tiempo el cielo, dándose cuenta de cómo es que los colores comienzan a desaparecer poco a poco…

—¡No!—grita Lena.

Y salta con agilidad las latas de cerveza vacías, esquiva un viejo zapato de tacón que se encontraba tirado en la calle y pasa por encima de una macha de color rojo oscuro en el pavimento.

Y Lena corre y corre persiguiendo su arcoíris, intentando llegar a su paraíso personal y negándose a sí misma la cruel realidad…. Hasta que se topa con ella.


Faith.