Es algo improvisado y corto : D

¿Porque me sentía así? ¿Porque no podía mentirle?

Siempre que le veía mi aire se escapaba de mi cuerpo, me sentía agotada y mis piernas casi ni me sostenían, ¿Porque él? ¿Por qué ese chico que no combinaba para nada conmigo? le miraba y solo podía idiotizarme con esa sonrisa que tenia, esa tonta sonrisa de niño, que solo la había visto conmigo y quizás con aquella otra chica, pero aquella otra era su familia, yo no era nada, solo una amiga si acaso, pero ahora, ahora no sabía que era.

Quería seguir viéndole y que él lo hiciera. Había sido el primero, no el primero en mi vida, pero si el primero en verme en realidad, tan real que a veces me daba miedo que el supiese tanto de mi sin tener que contarle casi nada, y así era yo con él, sabía mucho más de lo que contaba o insinuaba, pero ese era mi juego y que él lo supiera jugar me hacía sentir extraña, fuera de lugar, pero justo ahora, le extrañaba. Extrañaba cuando me abrazaba, cuando se me acercaba tan peligrosamente que me dejaba confusa, no sabía si de veras iba a unir sus labios con los míos o los iba a desviar hacia el centro de mi frente. Él es así, diferente, impredecible, inesperado y solo puedo extrañarle.

¿Que hará en este momento? ¿Me extrañara tanto como yo a él? no lo sabía, y debía conformarme, o quizás no, yo podía verlo siempre que quisiera, pero el no a mí, o eso prefería pensar, era lo mejor, que estuviera lejos y yo lo viera desde mi distancia, quería acercarme, pero el plan no funcionaria, para nada.

Ahora me encuentro aquí, escribiendo en una hoja reciclada, luego de haber impreso por error uno de los guiones de mi jefe, ¿Sabes? quisiera tenerte aquí y que tu y yo divagáramos como siempre, en las cosas que pasaba por la mente de él, nuestro mentor, amigo y loco jefe, el mejor de ellos.

Me has entendido, me has hecho sentir mas única que nunca, me has hecho extrañarte... pero lo más importante y lo que pienso que quizás no logre decirte sino tan solo en mis pensamientos... me has hecho amarte. Lo sé, cambie mi narrativa, pero hasta en eso te puedo sentir, en el simple hecho de ser el que nunca se enredo en cada uno de mis escritos, eres especial y eso es todo, es tu esencia, eres tú, eres mío.