Este es el comienzo de una mágica aventura. Un día el joven Daniel tropieza con espejo y sin saberlo libera un milenario monstruo. El largo encierro aumenta la sed de sangre. Y ahora el debe hacer todo para proteger a sus amigos.

Para la sombra es la hora de la venganza.


Para mis "cookies"

Prólogo:

Déjame narrarte una historia mágica. La historia de un valiente héroe que se enfrento al mal, armado solo con la ayuda de sus amigos. Su nombre era Daniel.

Hace muchos años nuestro hogar era un lugar pacifico, las criaturas mágicas convivíamos en paz, y en nuestro bosque se respiraba la tranquilidad. Nuestros amados reyes esperaban con ansia la llegada de su bebé. Y cuando ese día llegó, no hubo criatura en el bosque que no se sintiera dichosa. Por su belleza y fragilidad fue llamada Diana. 1

El día del cumpleaños número 15 de la princesa, un suceso horrible marcó nuestro destino. La gran hechicera Evanthe realizo la profecía que sumiría para siempre nuestro mundo en la oscuridad.

"Si la sombra logra despertar,

Terribles cosas sucederán.

Una gran guerra habremos de luchar,

Y solo una cosa lograremos salvar.

Todo el Bosque Blanco arderá,

O la sangre de la princesa correrá. "

La guerra por nuestro hogar comenzó esa misma noche.

*/*/*/*/*/*/*/*/

El séptimo día de batalla contra la sombra ocurrió algo horrible. Encontramos el cadáver de la princesa , yo formaba parte del escuadrón que la encontró: Parecía dormida. Dormida para siempre. El amuleto que siempre llevaba al cuello, le había sido robado. Una luna con una "D".

La noche cayo para siempre en nuestro hogar.

La desesperación llego a un punto crítico. Nuestra única esperanza era una mujer que muchos años atrás había sido exiliada. Una mujer que en un arrebato de locura: le dio vida a La Sombra.

—¡Evanthe! ¡Espera por favor!

Pero la hechicera no se detuvo, sin embargo la seguí.

Caminamos por un largo tiempo, no nos detuvimos hasta que llegamos a los linderos del bosque, una imponente cueva se alzaba enclavada en las laderas de la montaña. La hechicera me miro por primera vez.

—Si decides seguir adelante, tú vida correrá gran riesgo.

Y sin más, me dio la espalda y entró a la cueva. Sentía los pies pegados al suelo, un brusco escalofrió recorrió mi columna vertebral y me dio el ánimo para echar a andar. Entre en la cueva y me sorprendió la quietud en la que todo se encontraba, muy al fondo distinguí dos siluetas: la gran Hechicera Evanthe y su hermana menor Hécate2.

—Yo no puedo pararla, lo siento mucho Evanthe, pero no puedo.

En mi opinión Hécate no parecía lamentarlo en absoluto.

—Pues vas a tener que hacerlo. No me importa como detengas a esa criatura infernal… ¡Que tú creaste!

—Ya no soy la misma de antes. Tus palabras no me asustan. Y tú no puedes hacerme nada. Además…¿Cómo te atreves a entrar en mi morada y exigirme tal estupidez?

—El destino de nuestro hogar esta en tus manos. Ya deberías de haberlo entendido.

Hécate suspiro pesadamente.

—Puedo intentar algo. Pero no será fácil, además… necesitare la ayuda de este jovencito.

Trague saliva y me acerque a la mujer. Era muy hermosa, a pesar de sus ropajes sencillos y de la manera salvaje en la que vivía, su belleza no había cedido ni un ápice.

—A partir de ahora tú nombre será: Natanael3. La misión que tienes por delante es la caza de "La sombra", deberás encerrarla, para que nunca pueda salir. Aún a costa de tú propia vida.

Tras estas palabras, me tomo de la mano y me susurro:

—Trata de no morir en el intento.

Y sin más desapareció.

No.

Ella no desapareció.

Fuimos nosotros.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

Es sencillamente impresionante como la vida cambia en un instante.

Primero: Una bestia salida del infierno.

Segundo: La bestia reclama la vida de la princesa.

Tercero: La princesa muere.

¿Queda algo por que luchar?

Cuarto: El héroe. Un héroe con un don divino.

— ¿Tú ya lo sabías Evanthe?— Pero ella no está conmigo. Es algo que debo hacer por todos. Y debo hacer solo.

La sombra se impone delante de mi. Y cuando me cubre, puedo sentir el ardor de mis pesadillas por todo el cuerpo. Solo la luz puede terminar con la oscuridad.

Y mientras peleo cara a cara con mis miedos, estoy casi seguro de que jamás volveré a ver la luz del sol. Estoy seguro de que moriré aquí.

Adiós Hécate

Adiós Evanthe

Hasta nunca…Sombra

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*

La historia está condenada a repetirse. Han pasado muchos años de esa batalla y los humanos son ignorantes.

Del Joven Natanael no se supo nunca más.

Hécate desapareció en el tiempo. Jamás supimos si nos ayudo o si nos traiciono.

Solo Evanthe regresó, con un espejo. Dentro de él: la criatura conocida como "La sombra" residía encerrada. Para siempre.

Ella misma enterró el espejo en las partes más lejanas del bosque. Podríamos vivir en paz.

Pero la llegada de los humanos a nuestro hogar nos ha condenado. Estábamos tan tristes, tan mermadas nuestras fuerzas, que no opusimos resistencia. Las criaturas mágicas se volvieron parte de la fantasía, los espíritus del bosque quedamos encerrados en los árboles. Mudos para siempre. Ó eso era lo que creíamos.

Nuestro hogar a caído.

Nuestro amado Bosque Blanco….

Los Humanos le llaman de otra forma, un nombre que no significa nada para nosotros.

"Bosque De la Primavera".

ÉPOCA ACTUAL.

La felicidad se refleja en el rostro del jovencito. Corre como si supiera que no puede escapar de su destino. Corre joven Daniel…. Corre.

Pero tropieza con las traicioneras raíces de un árbol. Y es cuando hace el descubrimiento que marca su vida.

— ¿Un espejo?

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

En el siguiente capítulo: Pesadillas.

Nos matará. Y creo que lo sabes. No escape de ese lugar horrible para…

¡Alicia! Creo que estás hablando de más.

¿Y ustedes quien rayos son?

La sola presencia de esas personas le inspiro una profunda desconfianza, como si un sentimiento dormido decidiera que era hora de despertar.

*/*/*/*/*/

Esto...Hola.

Aquí unas pequeñas aclaraciones:

1.-Hace referencia a Diana. La diosa de la caza romana.

2. Hécate Diosa de la Hechicería y "Reina de los fantasmas".

3. Natanael, es un nombre de origen Hebreo y significa "Aquel con el don de Dios".

Gracias por detenerse a leer.