Hace.. un año, una de mis amigas me escribió una historia... tiene tiempo que yo quería compartirla con las demás personas pero no encontraba la manera, entonces descubrí aquí... me anime y me gustarían que lo leyeran...

Mi unico deseo

Mis alas nunca me sirvieron para volar como yo deseaba, cuando mi corazón cayó en la oscuridad pude usarlas por primera vez…

Estuvieron sin uso por mucho tiempo, tanto que no puedo recordar, pero al paso del tiempo logre usarlas como tanto deseaba, fui un ángel destinado a sufrir, a ver como los demás son felices sin darse cuenta de mi dolor, pero sin hacer nada por cambiar mi destino, solo me resigne a mirar y sonreír para que no se preocupara nadie por mí.

"quiero ser feliz, quiero sonreír como los demás" son las palabras que aun resuenan en mi corazón, recordándome lo que aun me mantiene viva, mi único deseo, pero ahora que veo en lo que me he convertido dudo que algún día logre hacerlo realidad, para todos fui un cero a la izquierda; si tan solo alguien me hubiera visto todo sería diferente.

Aun puedo recordar cómo empezó el caos que libero mi corazón…

¿Todo es tan perfecto, no lo crees Lilith, no pude haber deseado nada más? –Para Alex, el ángel más hermoso que haya existido, todo era perfecto, ella nunca pudo ver realmente como me sentía-

Si –Era lo único que le decía, nunca lo dije convencida y anhelaba ella se percatara-

Me encanta que también lo sea para ti –Pero mis deseo no era escuchado-

Solo le sonreía, era lo único que podía hacer, me limite a que al menos ella fuera feliz, después de un tiempo ella se había vuelto mi único motivo por el cual seguir sonriendo.

Alex… –En verdad añoraba que ella supiera cómo me sentía-

¿Si? –Al ver sus ojos ya no podía decirle nada-

Nada –Como siempre volví a sonreírle-

Me tragaba mis palabras y las acumulaba en lo más profundo de mi corazón, ella no merecía ser manchada con mis sentimientos.

Lilith, mañana… –Se enmudeció por un momento-

¿Qué pasa? –Me sorprendió mucho su silencio-

Mañana… Ebrill anunciara ante todos lo que somos, nos uniremos en un mes, ¿no es genial? –Su voz mostraba mucha felicidad-

Si, es genial.

Solo pude decirle eso, a la mañana siguiente, cuando llego el momento ya no pude callar.

Aquí enfrente de todos, quiero decirles que amo a Alex más de lo que puedo demostrar, hemos estado juntos por ya muchos años y ha llegado la hora de que al fin estemos juntos para siempre, te amo Alex…

Y yo a ti Ebrill, añoraba tanto este momento, ya no me sentiré sola, contigo nunca más lo estaré.

"Que bien", "Se lo merecen", "Serán muy felices" –Eran las palabras de todos los presentes-

"Ya no me sentiré sola" esas palabras quebraron mi corazón por completo, Alex nunca había estado sola, ella era el ángel mas amado por todos, todos eran amables con ella, y desde que la conocí nunca me había separado de ella, siempre estábamos juntas, tenía el amor y la atención de todos y aun así se sentía sola, ella no conocía la verdadera soledad y creía vivir en ella.

¿Cómo te atreves a decir eso "ya no me sentiré sola", cuando lo has estado?

¿Qué quieres decir Lilith? –Parecía no entender mis palabras-

Te atreves a decir que te has sentido sola todo este tiempo, siempre rodeada del amor de todos, ¿COMO PUEDES DECIR ESO? –Perdí el control de mi ser– TU NO CONOCES LA SOLEDAD, EL RECHAZO DE TODOS, QUE TE VIERAN COMO UN BICHO RARO, NO ENCAJAR CON NADIE, CREÍ QUE ERAS DIFERENTE PERO ERES IGUAL A TODOS –Dije esas palabras con el odio que había reunido de toda mi vida–

NO TIENES NINGÚN DERECHO DE HABLARME ASÍ –Reacciono ante mi ira –TU, UN ÁNGEL QUE NO PUEDE USAR SUS ALAS, UN SER DEFECTUOSO, ME ACERQUE A TI POR LASTIMA, UN ÁNGEL ES AMABLE, POR ESO ME ACERQUE A TI, DEBES DAR GRACIAS DE QUE SEA TU AMIGA –No podía creer que ella me dijera eso, podía haberlo creído de todos, pero no de ella-

TE ODIO –Le grite con todas mis fuerzas-

"No le hables así" "Alex tiene la razón" "Debes estar agradecida de que se haya acercado a ti" –Todos estaban de su lado, todos eran iguales-

Había caído en un colapso mental, Salí lo más rápido que me permitieron mis pies, era de noche, corrí, corrí y corrí hasta más no poder, en mi recorrido me adentre en el bosque de los lamentos, un bosque en donde solo los ángeles caídos habitaban, el lugar a donde su desobediencia y ambición los había llevado, mi frustración era tan grande que no me percate de donde estaba hasta que me tope con una de ellos.

Lo siento, no te vi –Al levantar la mirada caí ante sus hermosos ojos azules y no pude decir nada-

¿Estas bien? –Su voz estaba llena de dolor y calma, quería huir pero al mismo tiempo no me quería mover– ¿Te lastimaste? –Volví a escuchar su hermosa voz-

No… estoy bien –baje la mirada toda sonrojada por aquella la belleza de ese hermoso ángel-

Me alegro.

Me tendió su mano y me ayudo a ponerme de pie, sin darme cuenta me había enamorado de ella, ella tenía la misma mirada que yo.

¿Porque estás aquí? –Le intrigaba como un ángel no caído, aun, estuviera ahí

Sentí que tenía que huir y solo corrí –Quería mentirle pero la verdad salió de mi boca automáticamente– Sin darme cuenta llegue hasta aquí-

Ya veo, entiendo cómo te sientes, pero este es un lugar peligroso para los ángeles como tú, será mejor regreses con los tuyos.

Yo no soy como ellos –Dije con mucho odio-

Tampoco eres como nosotros –Dijo mientras miraba mis alas con una tonalidad grisácea-

No eran blancas como antes, como las de los ángeles "buenos", pero tampoco eran negras como las de los ángeles caídos.

¿Aun… Aun hay esperanza para ti, no es así?

No lo sé, ya no sé nada, todo lo que creía se ha derrumbado, todo mi ser fue destruido.

Entonces restaurémoslo o creemos uno nuevo.

¿Por que eres amable conmigo? –Recordé a Alex por un instante– ¿También me tienes lastima, verdad? –Me empecé a alejar de ella desesperada, llegue a pensar que eso era lo único que podía provocarle a los demás, lastima.-

No –Rio un poco burlona– Es solo que me recuerdas a mi antiguo yo, antes de ser un ángel caído, fui un ángel, y al igual que tu tampoco fui igual que los demás, a diferencia tuya que aun tienes esperanza de ser salvada yo me deje llevar por mi odio.

¿No entiendo, como es que aun tengo esperanza?

Tus alas, son grises, no son negras aun, es porque aun queda bondad, aun pueden volver a ser blancas, y podrás regresar con un nuevo tu.

Con… un nuevo yo…

Piénsalo, que sea lo que realmente deseas.

S-si… –Quede atrapada en su mirada-

Lacrimae…

¿Qué? –No entendí, aun estaba aturdida-

Ese es mi nombre, Lacrimae –Me dijo mientras observaba hacia la oscuridad de la noche-

Es un lindo nombre –Le sonreí-

Por primera vez había sonreído de verdad, a ella pude sonreírle con sinceridad, no era una cara falsa, era mi verdadero yo, eso me hizo darme cuenta de que era lo que quería en verdad.

¿Estas segura de esto?

Si, esto es lo que quiero hacer.

Me alegro.

Estábamos paradas fuera del templo en donde se llevaría a cabo la unión de Alex y Ebrill, le había mentido a Lacrimae, la había llevado con engaños, ella creía que mi decisión había sido la de regresar con los míos y que al ver a Alex mis alas volverían a ser blancas, pero eso no era lo que realmente haría. Aun estaba sumida en mis pensamientos cuando los vimos salir, Alex se veía realmente feliz, creí que nadie nos notaria, pero ella lo hizo.

Li-lith! –No podía creer que yo estuviera hay– yo… –Se separo de todos los que los felicitaban y se acerco a mi-

Estaré por haya – señalo hacia unos arbustos y se alejo, sabía que esto debía hacerlo sola, al menos lo que ella creía que iba a hacer-

No había sabido nada de ti, tenía muchas ganas de verte, quería pedirte perdón por mis palabras –Sus palabras parecían sinceras-

No hay nada que perdonar –Me acerque a ella y atravesé su corazón-

¿Por…que?

Solo hice lo que quería hacer –Le sonreí– ya te lo había dicho, TE ODIO.

No me importaron sus palabras, me deje llevar por mi odio para convertirme en un ángel caído completo, mi ropa blanca se tiño de rojo con la hermosa sangre de Alex, me di la vuelta y vi a Lacrimae, no podía creer lo que yo había hecho.

Pero… –No sabía que decirme-

Esto es lo que yo quise –Mis alas ya se habían vuelto negras- también me deje llevar por mi odio, no es un nuevo yo, es mi verdadero yo.

¿Estas segura?

Nunca había estado tan segura de algo como lo estoy ahora.

Entonces vállamonos –Sus ojos me demostraron que ella también lo deseaba-

Estaremos juntas por siempre.

Si .

Nos fuimos volando, por primera vez había usado mis alas, con el único ser al que no le había ocultado mi verdadero yo, "al fin seré feliz" eso pensé, pero no ha sido nada fácil, al menos se que no me rendiré.

SELENA BARRAGAN GRAJALES...

...Selena... gracias por permitirme quedarme con tus alas ^^