¡Hola gente bonita!

Mi nombre es Anyverest o Any, soy nueva en esta pagina ( y en FanFiction tambien U.U jeje f(¬¬;) ) y bueno este es mi nuevo proyecto ¡Espero que lo disfruten!

Capitulo 1:

Sueños

Era de noche, de eso no había duda, era una oscura manta con luces a su alrededor, brillando con un esplendor que no se ve en cualquier noche y debajo de un árbol sentada, por alguna extraña razón me encontraba bastante cómoda y la verdad no tenia intención de moverme hacia otro lado, aun cuando desconocía el lugar y la razón por la cual me encontraba afuera en la noche envuelta en un suave abrazo…Espera un momento, ¡¿Un abrazo?! De repente me volví hacia mi misma y lo que vi me dejo sorprendida.

El chico que estaba frente a mi me miraba tan profundamente que no podía evitar transportarme a una noche con tonos azules, tez blanca y cabello oscuro; iba a quedarme ahí de boba, de no ser por el hecho de que el muchacho que tenia por compañía me llamo.

-Hace mucho que no estábamos así, ¿no lo crees, Ely?-dijo con una voz cálida.

No pude responder a su pregunta por que no lo conocía, nunca lo había visto en mi vida y, a pesar de ello, tenia la sensación de que los dos teníamos buena sintonía, me miro fijamente y puso una cara de tristeza, una que, bueno, me rompió el corazón y lo único que pude hacer fue quitar esa cómoda posición en la que estaba hace un momento, voltearme por completo hacia él y darle un abrazo con todo el cariño que tenía, el solo se limitó a abrazarme con la misma fuerza, nos separó a ambos y me dijo.

Se el por que no me respondes, pero eso no quiere decir que nos conozcamos en un futuro, prometo encontrarte, definitivamente lo hare- luego de eso acerco su cara a la mía y.

Ring, Ring, Ring.

Elyzabeth levántate, es hora de irse a la escuela.- gritó mi mamá desde su habitación.

Si, mamá.-dije con toda la pereza del mundo.

Hace varias semanas que tenía este sueño, la misma escena, el mismo chico, la misma fuerza de atracción, y la verdad me estaba volviendo loca, no podía soportarlo, el ver al chico desconocido y sin ninguna pista de saber quien era o de donde era, me dolía, me dolía hasta la médula espinal por que tenía la necesidad de conocer su identidad, era absurdo pero estaba locamente enamorada de este muchacho, lo cual me enojaba más porque igual podría ser un producto de mi loco subconsciente por la falta de cariño masculino, el cual no había tenido necesidad de obtener en los últimos 17 años.

En fin, lo único que podía hacer por el momento era retener los recuerdos de mis locos sueños, que al parecer tenían por objetivo fastidiarme; pero pasando a otro tema creo que lo que cualquiera pensaría es: ¿Quién es lo suficientemente loco para ser capaz de enamorarse de un sueño?, Pues bien me presento:

Mi nombre es Elyzabeth White, tengo 17 años, soy de un metro sesenta y dos, mi tez es blanca pero no para superar a Blanca nieves, mis ojos son de café chocolate y mi cabello es largo y lacio hasta debajo de la cintura, vivo en Londres, Inglaterra, junto con mis padres Sara Miller y Albert White, y voy al colegio Saint Petersburgo, escuela de mucho prestigió educativo en toda Inglaterra, la verdad me gustaba el lugar, por que cuando entras sientes que vas entrando a un gran castillo, lo cual literalmente lo era, bueno tal vez crean que tengo novio o cosas por el estilo, pero no, no lo tengo, estoy feliz y aburridamente soltera y no es que no tenga amigas y chicos con quien platicar, claro que los tengo, pero mi vida es algo monótona, y eso a mi como a muchos me disgustaba.

Me termine de arreglar para ir a la preparatoria, me quedaba bastante cerca de casa, así que siempre me iba caminando, por que me gusta mucho pasar por los jardines que había cercas de la escuela, vi la hora y rayos se me estaba haciendo tarde, lo único que tome para comer el desayuno fue un pan tostado y un jugo y lleve fruta para el almuerzo.

Al salir de casa, vi a Tom Asforth; un viejo amigo de la infancia, además de que iba conmigo en mi salón era uno de los mas populares en la escuela, por que era muy guapo, Tom es alto, de tez blanca, su pelo es rubio y tenia unos ojos color gris, es capitán del equipo de atletismo y es muy amable con todos y por ello es muy querido en toda la preparatoria, solo los que le tienen envidia lo odian con el alma:

-¡Hey Lyza!-él es el único que me decía así.

-Hola Tom, ¿listo para perder?-pregunte desafiante.

-Esta vez no Lyz-me respondió confiado.

-En sus marcas-dije yo.

-Listos-dijo Tom.

-Fuera-y empezamos a correr.

Todas las mañanas el y yo competíamos en una corta carrera de nuestras casas a la escuela y bueno siempre terminaba ganándole y esta no era la excepción.

-¡Si gane, toma eso Tom van 20 a 0!-festeje mi triunfo una vez mas.

-Eso no es justo, eres la única que puede ganarme, me dejaras fuera de liga en menos de un mes te lo aseguro, harás que el entrenador me saque del equipo solo porque me ganaste-dijo exhausto.

-Eso es imposible, adoro correr pero prefiero cantar y bailar, lo sabes Tom-explique.

-Eso es verdad, por que lo haces increíble, por cierto cuando va a hacer la próxima presentación donde serás solista, ya sabes, necesito reservar día, hora y asiento, con eso de que ya te estas haciendo medio famosa-dijo Tom algo enfadoso.

Así era el, molesto hasta por los codos, al menos conmigo ya que me tiene confianza pero es cierto lo que decía por que tarde 1 año para ser aceptada como solista en el coro de la escuela, y es que para eso tenias que trabajar el doble o el triple que los demás, y claro dar mas audiciones que los demás, tuve que hacer mas de 10 audiciones para que la profesora me notara, esa era mi meta, ser solista en lo que quedaba de la preparatoria, ya que sabia que al entrar a la universidad casi no tendría tiempo para ello, pero bueno disfrutaba cada momento y presentación que tenia, no todo el tiempo tenia la oportunidad.

Entramos a la escuela y teníamos que buscar nuestro salón, el cual no sabíamos cual iba a hacer, ya que bueno empezábamos el primer día de clases del segundo año de preparatoria, y con ello se venían nuevas experiencias y nuevos retos, y:

-¡Ely, Tom! ¿Cómo están?- dijo Anya Black una amiga del salón.

-¡Hola An!-dijimos Tom y yo al mismo tiempo.

-Valla los cuates ya llegaron.-dijo Nadia Henri una de mis mejores amigas, era muy buena estudiante, aparte de ser muy inteligente.

-¡Hola Nadia!, de casualidad ¿Sabes en que salón nos tocara esta vez?-pregunte.

-Que por favor no se les haya ocurrido ponernos en el salón que esta a lado del laboratorio, con lo chiflado que esta el Profesor Barton, no me quiero imaginar el montón de explosiones que habrá este año.-dijo Tom teatralmente preocupado.

-No te preocupes Tom, nos toco en el salón 203, en el segundo piso, a lado de la biblioteca.-dijo Nadia riéndose.

-Menos mal, ya creía yo que nos iba a tocar mas lejos, imagínate cuando estemos llegando tarde-dijo Anya aliviada.

Nos dirigimos a nuestro salón y de pronto sentí que alguien me miraba, me voltee para saber quien me observaba pero no había nadie, al llegar al salón sonó el timbre y nos sentamos en nuestros asientos y empezaron las clases.

El día no tuvo ningún tipo de relevancia, a excepción tal vez del nuevo profesor de matemáticas, el cual suplantaba a la ahora embarazada señorita House quien era la que nos daba esa materia; hoy salimos temprano y tenia ensayo, así que decidí ir al salón de música a esperar a la señorita Liberty demás; mientras iba hacia allá empecé a escuchar una dulce melodía, una melodía que expresaba felicidad y soledad al mismo tiempo, y sentía que ya la había escuchado antes, me apresure a entrar a la sala de música pero al abrir la puerta gran sorpresa la que me lleve por que no había absolutamente nadie delante del piano y la ventana estaba abierta, fui hacia ella y me asome pero no vi a nadie cerca, ya no pensé mas en eso y comencé los ejercicios de vocalización para practicar un rato, me senté en la ventana y pensando en el misterioso chico de mis raros sueños empecé a cantar.

I can't win, I can't reign, I will never win this game

Without you

Without you

I am lost, I am vain, I will never be the same

Without you

Without you

I won't run, I won't fly, I will never make it by

Without you

Without you

I can't rest, I can't fight, All I need is you and I

Without you

Without...you

Oh, oh, oh

You, you, you

Without

You, you, you

Without you

Era cierto, ya no era la misma, ese chico me había cambiado completamente, si ese chico existiese no seria un santo, alguien perfecto, no, seria alguien con defectos también, pero seria la persona que me haría feliz durante el tiempo que estuviera conmigo, siendo mi novio o no.

Can't erase, so I'll take blame, But I can't accept that we're estranged

Without you

Without you

I can't quit now, this can't be right, I can't take one more sleepless night

Without you

Without you

I won't soar, I won't climb, If you're not here, I'm paralyzed

Without you

Without you

I can't look, I´m so blind, I lost my heart, I lost my mind

Without you

Without...you

Oh, oh, oh

You, you, you

Without

You, you, you

Without..you

No podía borrar ya los recuerdos de ese sueño, me era imposible y ya lo había intentado antes, quería conocerle pero no sabía si era real o una fantasía, pero de algún modo quería saber su nombre, solo eso.

I am lost, I am vain, I will never be the same

Without you

Without you

Without you

Después de terminar la canción escuche unos aplausos, me voltee y vi a la Señorita Liberty la profesora de música, me sonrió cálidamente y se acercó a mí, puso una de sus manos en mi cabeza y dijo:

-Bien hecho Elyzabeth, has tenido un muy buen progreso, estoy orgullosa de ti y por cierto, era una hermosa canción y la expresión de los sentimientos, sin comentarios.-menciono la profesora satisfecha.

-Muchas gracias Señorita Liberty-dije gustosa.

Minutos después poco a poco los chicos fueron llegando, seguido de ello empezamos el ensayo; una hora después todos nos retiramos a nuestros hogares, mientras iba por la calle seguía sintiendo que alguien me observaba, pero cada vez que volteaba había sin seguir nadie ahí y eso ya me estaba empezando a asustar, no todos los días te sentías constantemente observada, me apresure a llegar a casa, donde seguro Nadine la ayudante de la casa haría unas deliciosas costillas de res, poco después llegue a casa y efectivamente Nadi como yo le digo, estaba haciendo costillas de res las cuales me saboree con mucha hambre, ya que al comer se llena el estomago, no entra suficiente aire al momento de que estoy cantando, lo mismo pasa con el agua o cualquier cosa comestible que me eche al estomago, enseguida me puse a realizar mi tarea, no quería problemas con el señor Barton que me había tocado como maestro de Física y eso era ser estrictamente cumplido, y eso implicaba a que tenias que adelantarte a cualquier petición o pregunta que el pensara hacer y eso era algo que tenia que impedir a toda costa.

Al terminar mi tarea me dispuse a leer un rato necesitaba salirme un rato de la realidad y que mejor que un libro para eso, especialmente si es de fantasía, el poder entrar a un mundo mágico donde solo existía lo inimaginable, donde podías ser cualquier cosa que te propusieras, un lugar donde no importase lo que pasara siempre había una solución a todo y al final todo terminaría en un final feliz, en verdad que me encantaban ese tipo de libros, desde muy niña he estado muy familiarizados con ellos, mi padre, de niña siempre por las noches, me contaba sobre duendes, hadas, brujas, sirenas y todo tipo de criatura mística y hasta la fecha no he sido capaz de olvidar ninguno de los pequeños y grandes seres que me contaba mi padre, al parecer era muy buena recordando todo lo referente a ello y si me hicieran un examen seria muy seguro que sacara un sobresaliente.

Ya era la hora de la cena, así que mi madre me llamo para que ayudara a Nadi a poner la mesa por que ella seguía cocinando, hoy cenaríamos pollo asado y ensalada de papa los cuales eran uno de mis alimentos favoritos, después de cenar, ayude a lavar los platos, no me gustaba hacerlo pero igual era mi deber, ya que a pesar de que teníamos ayudante todos en la casa cooperaban.

Con los platos ya limpios, podía regresar a mi habitación, fui por mis herramientas para dibujar y la verdad no tenia ni idea de que imagen podía plantar en mi cuaderno, así que solo empecé a hacer trazos simples, pero después, mi cabeza comenzó a llenarse de una imagen que hasta terminarla no me di cuenta de que era lo que estaba dibujando, esos ojos, esa cara, el cabello, era el mismo, no podía darlo por sentado ¡Era el!, el chico que aparece en mis sueños, pero ¿Cómo era posible eso?, me puse a pensar un rato, pero no se me ocurría ninguna lógica razón para ello, así que decidí darme un pequeño baño para relajarme un poco después de un momentáneo shock.

Entre a mi cuarto para vestirme para poder dormir, hice mi oración y al acostarme, cerré los ojos esperando encontrarme con el misterioso chico de ojos verdes, pero para mi gran sorpresa todo empezó de distinta forma.

Estaba en Londres, arriba en la azotea de un edificio muy alto pero todo estaba muy calmado, no había autos, no había nada salvo las luces que iluminaban la ciudad, pero eso acabo de pronto por que una masa inmensa de espíritus que parecían sombras negras y ojos rojos llenos de fuego iban volando, si volando por la cuidad buscando no sé que cosa, sentí una mano en mi hombro y antes de poder gritar, vi al chico que estaba en mi otro sueño:

-Vámonos tenemos que irnos de aquí antes de que nos descubran, tenemos que reunirnos con los demás-dijo apresuradamente.

Antes de que pudiera decir alguna palabra me jalo del brazo y empezamos a correr, recorrimos el gran pasillo y dimos vuelta a la derecha donde había una escalera en la esquina, escuchamos unos ruidos así que mi acompañante me arrimo a la esquina debajo de dicha escalera y empezó a pronunciar unas palabras que no se porque pero se me hicieron muy conocidas y de pronto nos hicimos invisibles a sus ojos, no cabía del asombro, a pesar de que revisaron debajo de la escalera no nos vieron ni un segundo, cuando se fueron comenzamos a correr otra vez y ahora con mas fuerza, llegamos a la parte del estacionamiento del edificio y fue una gran sorpresa ver a mi mejor amiga y que considero hermana Elena Swift quien se había mudado a América hace dos años por que a su padre le subieron de puesto y también estaba Ana Watson nuestra amiga de América y Shade Anderson amigo nuestro también, además de ver a Sebastián Milford viejo amigo también junto con Elena que igualmente se había mudado a América pero un año después que ella para seguir sus estudios, me olvide por un momento el porque estaba tan asustada y abrase a mis amigos uno por uno, cuando termine Elena me hablo:

-Ely tenemos que irnos ya, no nos queda mucho tiempo-dijo preocupada.

-De que hablas, ¿Que esta pasando?, explícame no entiendo, además-voltee con el chico de quien no sabia nombre y dije-¿Quién rayos es el, estaba en la azotea cuando el vino y me trajo aquí?, ¿Quien es?, ¿Y de donde lo conocen todos ustedes?-dije exaltada.

-Es mi hermano, no literalmente, pero lo considero como tal-me respondió Ana con su característico gesto de "Lo siento si no te lo dije antes".

-Bien, gracias por decirme, ahora ¿como te llamas?-dirigiéndome al chico.

-Lo siento todavía no puedo decirte eso, por lo pronto tendrás que confía en mi pero tenemos que irnos ahora y rápido, ellos nos van a alcanzar y nos van a capturar así que andando-me dijo el muy desvergonzado.

-¿Cómo dices?, Estás loco si crees que voy a confiar en alguien quien no me dice su nombre, si voy a confiarle a alguien mi vida, preferiría que me lo dijeras para empezar-dije enojada.

-Ely no tienes tiempo para darle unos buenos golpes, primero hay que salir de aquí después lo golpeas todo lo que quieras-sugirió Ana.

-¿Hablas enserio, me dejarías golpearlo?-pregunte.

-Claro, después de todo, es un idiota, un idiota que es muy necio cuando se trata de ti-contesto.

-¿Cuándo se trata de mi?-mientras preguntaba eso, voltee mi cara hacia él y lo que vi me causo una ternura que por otro momento se me olvido el por que estaba enojada con el, tenia los ojos abiertos de espanto y estaba completamente rojo de la cara y su boca se abría y se cerraba pero no podía pronunciar palabra alguna.

Cuando todo el mundo lo vio se empezaron a reír pero muy despacio, dado que estábamos escondiéndonos de aquellas extrañas sombras horribles y la situación se calmo cuando Sebastián dijo:

-De acuerdo basta de burlas y mas acción que debemos irnos, ahora Ana, Elena, Shade y yo iremos en la parte de atrás de la camioneta y en el asiento de piloto va "Tomatito" y en el de copiloto va Ely-al terminar de decir eso "Tomatito" lo miro y lo único que hizo fue dirigir una mirada que si pudieran matar, bueno Sebastián ya estaría a mas de cien metros de profundidad.

Todos nos subimos rápido a la camioneta conforme Sebastián nos indico, mi chico prendió el carro y salimos del edificio, nos dirigimos hacia la carretera y yo estaba confusa pero ya no tenia miedo estaba con mis amigos y tenia la sensación de que pasara lo que pasara todo estaría bien, y aprovechando la situación me atreví a preguntar que estaba pasando:

-Oigan, quiero explicaciones, ¿De quien nos estamos escondiendo?, ¿Qué esta pasando aquí, porque la cuidad parecía desierta?-pregunte.

-Bien, te lo diremos pero tienes que calmarte y sobre todo tienes que tener la mente abierta-dijo Shade.

-Muy bien, comiencen entonces.-los invite a que hablaran.

-Desde miles de años atrás, existen 7 puertas dispersas por el mundo que permiten la entrada y salida de seres malignos, brujos malvados, hechiceras, asesinos, demonios entre otras criaturas que están a merced de Lurien el rey del Semirian o conocida también como la cárcel de las sombras y Kirzack el dios de la luz mando a 7 guardianes para cuidar esas puertas, para que no sean abiertas antes de la siguiente guerra milenaria que habrá muy pronto y-y Elena no pudo continuar por que bueno, yo la interrumpí.

-¿Que estas diciendo?, ¿Qué nosotros somos eso guardianes?-pregunte exaltada.

-Para no saber nada de lo que esta pasando capto demasiado rápido-dijo Ana.

-¿Cómo se suponen que saben todo esto?-pregunte.

-Visiones, sueños, cosas extrañas empezaron a sucedernos a todos, empezamos a ver lo que la gente común no ve, tenemos una gran descendencia de familiares guardianes desde hace miles de años, todo lo que ellos aprenden, lo que conocen, se transmiten a cada uno de los futuros 7 guardianes cuando mueren y cada uno de nosotros tenemos habilidades que nadie mas tiene y son para proteger esas puertas e impedir que Lurien las habrá antes de tiempo, ¿Elyzabeth, no has sentido que alguien te observa, no has sabido antes lo que va a pasarte a ti o a alguien cercano antes de que suceda?, no me digas que no por que si te ha pasado y esa es la forma en que poco a poco se despiertan esos poderes, además en nuestras espaldas tenemos 5 lunares que forman una estrella, siempre has querido saber porque las dos teníamos esos lunares de "nacimiento", y esa no es una marca de nacimiento, es la prueba de que eres una guardiana-dijo Elena.

-La guardiana de la tercera puerta-dijo el chico misterioso.

Ring ring.

Sonó el despertador y yo no podía creer lo que había soñado, valla si que estaba loca ¿Yo, una guardiana destinada a cuidar no sé que puertas? Eso si que era tener imaginación, deje de pensar en esas cosas, era solo una sueño loco de mi subconsciente que me estaba jugando una mala pasada, me puse mi uniforme, tome mi desayuno y salí de mi casa, no mire a Tom, pero era cierto tenia practica hoy en la mañana en la escuela, camine despacio hasta llegar a la entrada, fui a mi salón y no había llegado nadie aun así que aproveche para echarle un pequeño vistazo a los apuntes de hoy para no estar desprevenida a la hora de que el profesor haga preguntas acerca del tema de hoy, poco a poco fueron llegando mis compañeros de aula a tomar sus asientos y platicar un rato, así paso el tiempo hasta que sonó la campana de entrada, todos se sentaron en sus lugares, por que nos tocaba en el primer periodo el profesor Barton y a pesar de que tenia ideas fuera de lo común, era un muy buen profesor y cuando me refiero a que es buen maestro lo expreso a que es estricto a la hora de dar clases y todos teníamos que estar sentados en cuanto tocara la campana.

Habían pasado ya diez minutos desde que había pasado la clase y el profesor Barton aun no estaba, eso si era extraño, no era común del retrasarse tanto cuando se trataba de un horario de clases, esperamos diez minutos más y el profesor llego.

-Buenos días jóvenes, lamento la tardanza, me encontraba en la dirección, para poder recibir a un nuevo alumno que se incorporara a su clase, él es un estudiante de la parte sur de la ciudad, se mudo al norte y lo transfirieron aquí-explico el profesor.

Un nuevo estudiante, todos en el salón empezaron a murmurar, preguntándose como seria el nuevo, nerd, emo, atleta entre otras suposiciones.

-Ya puedes pasar-dijo el profesor.

La puerta se abrió y yo no me la creía, no podía ser verdad, era un sueño dentro de la realidad, lo mire fijamente, por supuesto que tenia que ser real, si no como él podría estar aquí enfrente de mi, con esa mirada profunda.

-Muchachos el será su nuevo compañero de clases-ahí estaba el chico misterioso que aparecía en mi sueños y ahora también en mi realidad.

-Hola, mi nombre es…-.