Dysclaimer: Todo aquí me pertenece, ni se te ocurra tomar nada.


El último momento.


Solo en la agonía de despedirnos somos capaces de comprender la profundidad de nuestro amor.


Adiós

·

— ¿Te vas?—pregunto, le estaba dando la espalda, no podía verle, pero podía escuchar claramente su angustia. — ¿Me dejas?—Me tensé al escuchar la añoranza en su voz, debo ser fuerte, debo seguir adelante con mis planes, no puedo detenerme a re-valorar lo que ya he decidido.

Hoy voy a irme de Seattle, me iré y jamás volveré.

— Sí. —Le respondí, no me gire a observarle, debo tratar de seguir firme, y verle no me ayudara en nada; solo hará que esto sea aun más difícil. —Lamento causarte esto, pero es lo…

— ¿Lo mejor para quién?—me cuestiono con voz dura. — ¿Para tus padres? O ¿Para ti?

— Para todos. —Respondí. Esa es la verdad, estando los dos juntos, nunca seremos felices, y todos a nuestro alrededor tampoco lo serán. Por eso, es mejor decirnos adiós.

— ¿Por qué no aceptas lo que sientes?—me pregunto de nuevo con voz rota.

— Yo sé lo que siento. —le respondí rápidamente.

— ¿Y?

— Te amo. Pero eso no está bien.

— ¿Por qué?

No conteste. Simplemente no lo hice, los dos sabemos muy bien porque, ese ha sido el motivo del millón de discusión que hemos tenido, los dos sabemos que por más que luchemos a veces las cosas no pueden ser, siempre lo supimos, siempre lo vimos venir, ya sabíamos cual era nuestro final, solo que yo pude aceptarlo con más rapidez. Me di vuelta y le mire, sus ojos castaños estaban reteniendo muchas lagrimas, quería ser fuerte, pero no iba a lograrlo por mucho tiempo.

— Siempre permanecerás aquí—le dije mientras señalaba mi pecho. —Aun cuando allá formado una familia, siempre pensaré en ti…

Sabía que eso no era un gran consuelo, pero por lo menos servía de algo; le acaricie la mejilla con ternura, recargo su rostro en mi mano, y sentí mi decisión flaquear, era la criatura más tierna y hermosa que podía existir. Por esa razón era a la única persona que yo podía llegar amar, con está intensidad.

Vi sus ojos cerrados, grave en mi mente la imagen de sus labios, y recordé lo suave y suculentos que son, la forma en la que su respiración se acelera cada vez que nos besamos, la manera en la que enreda sus manos en mi cabello negro, esa forma en la que muerde mi labio con anhelo, voy extrañar todo eso, voy extrañar nuestras noches de pasión desenfrenada, extrañare sus gemidos, sus gritos de placer, y esa manera en la que logra que me excite con tan solo una mirada. En definitiva voy a extrañarle más que a nadie.

— ¿No puedes quedarte?—susurro, le mire, esos enorme y expresivos ojos me capturaron. Le amo como a nadie. — Solo una noche más. Quiero que estemos juntos una noche más…—Y entonces lo hizo, me miro de esa forma, esa forma en la que me vuelve loco, no pude contenerme y me lance a besarle con desesperación. Le bese, le mordí, le chupe, cada parte y poro de su cuerpo, acaricie cada pedazo de piel que estuvo a mi alcance, toque esa parte que solo yo he tocado hasta ahora, le reclame de mi propiedad como tantas veces lo he hecho.

Mientras me volvía loco con sus hermoso gemidos, con sus suspiros y alaridos de placer, me hizo sonreír al saber que de nuevo le había hecho sentir todo eso que nunca antes había vivido, le hice todo eso que solo puedo dar cuando amo. Le ame como nunca lo he hecho; le entregue todo en esta última noche.

Y como siempre se acurruco entre mis brazos; lentamente se fue durmiendo. Yo solamente le observe, le acaricie y le anhele como nunca, no quiero alejarle de mí, pero tengo que hacerlo, no quiero imaginarle en brazos de alguien más, no quiero que nadie le haga lo que yo le he hecho. No quiero que nadie más le ame como yo. Y mucho menos que llegue a sentir por alguien más lo que siente por mí, pero eso tendrá que pasar.

Con suavidad me levanto en un intento de no moverle, aun no amanece, pero falta poco para eso, me visto con lentitud, esperando que el tiempo pase rápido y se despierte, que de alguna u otra forma me convence de quedarme, pero sé muy bien que eso no sucederá. Me calzo los zapatos, le miro por última vez y salgo de la habitación donde tantas veces hemos sido felices. Cuando salgo del departamento, el sol ha comenzado a asomarse, lo miro durante unos segundos, y puedo ver claramente su hermosa sonrisa pintada en los rayos naranjas del sol. Todo me le recordara.

Me subo la capucha, y comienzo la marcha, me queda un largo camino hacía no sé donde, pero con el fin de nunca volver, tal vez en algún lugar en este horroroso mundo pueda encontrar algo de paz, pues la felicidad se ha quedado tras esa puerta. Y nunca más la volveré a ver.


Te digo adiós para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti.


¡Hola! Mi primer original publicado, ¿Qué les parece? ¿Es genial o no lo es?

Sé que es un poco confuso, pero de eso se trata...

¿Qué pensaste cuando lo leíste? ¿Quien fue la/él/los proganista (s) de tu mente? ¡Dímelos! Se trata de echar a volar tu imaginación, ¿Fueron dos chicos? ¿Dos chicas? ¿Un chico y una chica? ¡Me encantaría saberlo! Solo tienes que dejar un review y seré muuuuuy feliz.

Buenos nos estamos leyendo.

~Nessy