Disclaimer: Esta es una obra de ficción. Cualquier similitud o parecido a los sucesos o personas vivas o muertas es pura coincidencia.

Advertencia: Clasificación M.

La lu li laaaaa nos vemos al final….

"VOLADELLA: CRONICAS DE UNA BRUJA INTERGALACTICA"

Por Elise Kanda

Capitulo 2: La Brújula que indicaba hacia el sur.

En lo que llevaba yo de vida jamás me había pasado esto a mí.

Yo, que he cometido crímenes atroces, que he hurtado a quien no poseía nada, he matado a sangre fría de manera despiadada a gente inocente que; sin duda no merecía tal trato, que he violado a infinidades de jovencitos, jovencitas, niñas y niñas sin ningún motivo en común, no por odio, ni por venganza.

Solo por diversión.

Y es que me divierten tanto sus ojos, sus ojos de distintos tamaños, formas y colores, ojos que lloran suplicando que no les haga daño.

Soy lo que se considera inhumano.

Aunque soy sin duda un humano.

Soy algo que va más alla de la imaginación, soy antinatural.

Soy un monstruo.

Mas heme aquí desconcertado ante esta persona, nunca me había pasado algo así en uno de mis tantos actos celebres.

Todas mis victimas habían gritado y suplicado: "déjeme" "suélteme" "no, por favor" "duele".

Y en sus ojos la angustia, la desesperación y la locura.

Más, ¿Qué es lo que veo en los ojos plateados que ahora me miran?:

Lastima.

¿Por qué te doy lastima…niña?

Debajo de mi sin ropa, mis pantalones desabrochados, de noche en algún recóndito lugar de la ciudad donde nadie escuchara sus gritos, donde su cuerpo no será encontrado nunca.

Que molesta es tu mirada niña, me molesta que me mires de esa manera tan desconcertante; sin pensar ya nada mas que en mi propósito, retiro mi mirada de sus ojos plateados y arremeto contra ella.

Al terminar el acto, saco mi miembro flácido de ella entre las piernas de ella el líquido rojo escurre.

Todo el tiempo que estuve penetrándola, no lloro, ni grito, solo me miro con lastima.

Como si supiera algo que no se, como si ya no fuera ella misma.

Y es que es extraño, esta niña no es callada, más bien es extrovertida lo sé porque la he estado vigilando durante días.

…..

Ha pasado dos días desde que la traje a este lugar, sigue sin hablar eso me molesta.

Sentada en una esquina, abrazando sus rodillas y su cabeza recargada en ellas. Mira hacia mí y sigue mirándome directo a los ojos, con lastima.

¿Por qué no la he matado aún?, ¿Por qué no se ha muerto aún? La he violado incontables ocasiones, le he cortado tres dedos, le he dado de latigazos, he hecho que lama su propia orina del suelo, he quemado su mano, he herido su cuerpo con instrumentos brillantes tantas veces y no ha dicho nada, no ha gritado ni para decir que le duele, tal pareciera que no siente dolor.

Cuatro días más tarde y aún sigue con vida, su cuerpo se ha hecho más delgado.

Ahí esta, en la esquina, sin decir nada.

A l lado de ella el plato de comida que no ha tocado en todo el día y ni tocara.

Estoy tan aburrido.

Siento la necesidad de lastimarla, pero a la vez se que no servirá de nada de que me sirve herir a alguien que no va a sufrir.

Un día más tarde.

A mediodía

Ahora que lo pienso, ¿Por qué no he ido a matar a alguien más? No tiene sentido.

Quizas esta vez pueda hacerla llorar tan siquiera…

Ese mismo día al atardecer:

¡Nada!, ¡Nada! Ya he tenido suficiente de ti niña.

-¡¿Por qué?!- le grito a la cara mientras la golpeo con mis puños cerrados una y otra vez a su rostro.

-¡¿Por qué NO DICES NADA?!, ¡GRITA, LLORA PERO DI ALGO MALDITA MOCOSA!-

No dice nada.

Pero me mira con lastima.

¡Suficiente!

Cierro mis manos en su cuello y aprieto.

Uno, dos, tres segundos

Y los huesos del cuello crujen.

Cinco, seis, siete

Y aún así no se defiende.

-¡TUS ÚLTIMAS PALABRAS ESTUPIDA!- Grito, no se porque le digo eso.

Sus ojos se están cerrando

"Tu no sabes ni lo que haces"

-¿Eh?, ¿Que dijiste?-

Se ha ido.

Un día después

Olvidado por dios el cuerpo se ira al abismo, será buscado y nunca hallado sus familiares lloraran y me odiaran por siempre a mi al asesino de la pequeña, si algún día supiesen como y de que manera murió aquella pequeña, sabrían que después de haberla estrangulado con ayuda de un hacha la destace y corte en muchos pedacitos, los cuales regué por toda la habitación.

Ah, maldita niña perturbadora espero nunca volver a encontrar a alguien como tú.

Tiempo después

Después de haber cometido tanto daño me han encontrado y hallado culpable de cientos de muertes, ahora estoy aquí en esta celda fría húmeda y gris esperando mi ejecución en la guillotina. bajo los ojos de millares de personas que me odian y me desprecian.

Aun sabiendo que pronto he de morir no me arrepiento de nada de lo que he hecho lo que he hecho lo he hecho por diversión, nunca me sentí mas vivo que cuando hurte, asesine y viole a tantas personas.

-Así que no te arrepientes...Antonio - me dice aquella muchacha vestida de negro que esta sentada frente a mí, conmigo en esta celda.

-No hagas nada de lo que puedas llegar a arrepentirte- fue mi respuesta.

- ¿Estás seguro?...Toda alma nació limpia ¿Lo sabes?-

- Día a día me dices lo mismo, y día a día sigo sin entender que es lo que me intentas decir-

- Supongo que es común de ustedes el no saber lo que hacen pero bien, si no lo entiendes en vida...lo entenderás después de muerto-

Tuonella me había dicho que se llamaba le quedaba bien el nombre, un nombre hermoso para una mujer tan hermosa y extraña como ella, las personas suelen tenerle un miedo irracional a esta mujer me pregunto si pudieran verla de cerca como yo la veo, en verdad no quisieran irse mas pronto en los brazos de esta encantadora criatura, pero ahora esta entidad me es mas molesta y aburrida por tenerla ahi sentada, mirándome con esos ojos sobrenaturales color amatista, posando finamente haciendo notar su negro vestido de encaje, tan fría, tan pálida, tan magnifica y yo sin poder hacerle algún mal.

-No me arrepiento lo sabes muy bien querida Tuonella- le digo yo a ella.

-Ah deberías arrepentirte ¿sabes? Todas las almas nacen limpias...

-Misma frase, otra vez ya te dije que no la entiendo-

-es una frase incompleta-explico- antes de morir todo humano debe saber completarla para poder entender la grandeza de tan sublimes palabras.

-¿Me dirás las palabras que faltan?-

-Quizas te las diga en cuanto mueras...-sonrió-te veré en cinco minutos-y entonces una nube de humo negro la envolvió y desapareció-

.

-Ya es hora-dijo uno de los guardias que venían por mi.

Atado a los grilletes que no me dejarían escapar caminaba entre la multitud enardecida, no me equivoque me miraban con desprecio, horror y odio al mismo tiempo.

¡Asesino!

! Asesino mataste a mi niña!

¡Bastardo infeliz te quemaras en el infierno!

¡Asesino!

Me gritaban y escupían.

¿El infierno? Ah si aquel lugar alguna vez pensé en ello pero no le di mucha importancia. era un lugar donde las almas como la mía eran atormentadas toda la eternidad, no me causa algún temor ya sabia que iría allí algún día desde la primera vez que asesine a alguien, así que porque no disfrutar de los placeres que la vida me daba y que placer mas grande el matar y violar.

Aunque en verdad algunas veces dudaba que existiera, ya que si aquel que llaman Dios existe…no debería evitar que las personas como yo existieran.

Como sea, si de todas formas iría allí mejor disfrutar la vida ¿no?

Pues bien este es mi último instante de vida, ya estoy aquí frente al verdugo me arrodillo, posicionan mi cabeza debajo de la cuchilla afilada que se encuentre sobre mi cabeza a un metro y medio de distancia.

Recibo mi sentencia, mas insultos, dejan caer la afilada cuchilla y...

Que rápido fue eso, ni dolor sentí.

A lado mió Tuonella sujetándome del brazo como si fuéramos una pareja, frente a nosotros una enorme puerta negra, en la cual ahi una inscripción que dice: " Abandonar toda esperanza".

-Pues bien ya estamos aquí mi querido Antonio -sonrió quedamente y me soltó del brazo.

-¿Este es el infierno?-que pregunta mas tonta obvio que era el infierno.

-Así es-respondió serena la joven.

-No se supondría que al morir, primero las almas son juzgadas por Dios, si es que por supuesto primero el existe- replique.

-Replicación por demás risible, si existe esta puerta entonces existe su contraparte y por supuesto aquel quien por que todo fue hecho, pero bien digamos que: "Dios no concede citas a asesinos seriales"-

-Ah, ya veo… una lastima me hubiese encantado conocerlo-suspire resignado."¿Por qué estoy diciendo esto?"

-Aun con todo sigues sin temerle a dios ¿Verdad?-me miro con lastima otra vez esa mirada- Bueno ya es hora de que te deje- dijo y luego toco la puerta con su puño derecho tres veces.

Toc, toc toc.

Un chirrido se escucho adentro, como si alguien estuviera quitando un cerrojo enorme.

Sentí una perturbación en mi, algo que nunca antes había sentido, en alguna parte en el interior de mi alma algo se acelero y para cuando menos me di cuenta estaba abuzándome a la muerte como si no hubiera un mañana.

¿Porque Tuonella? ¿Porque?-chille abrazándola aun mas, patético aun para mi que tenia treinta y dos años al morir- yo no quiero ir al infierno no quiero ¿de donde venían estas palabras? Este no era yo pero aún así como un niño asustado suplique-

-Lo siento tanto-sollozo ella-No puedo hacer nada lo siento.

Y entonces las puertas cerradas del infierno se abrieron.

Y una voz como un trueno resonó, estremeciendo todo mi ser.

..."No puedes regresar ahora"

No mires hacia atrás

Y si puedes ver bien

Te he estado esperando...

Alma humana

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Y así Antonio de la Cruz fue enviado al infierno una eternidad, donde sufrió y fue quemado, devorado y torturado durante cada segundo de su estadía ahi.

El infierno es un lugar horrible, por que los humanos nunca saben lo que hacen.

Preferir vivir una vida de lujo y una eternidad en el infierno.

Estupidez, estupidos humanos insensatos si tal solo supieran la grandeza de aquella frase tan simple y tan poderosa.

"Todas las almas nacen limpias..."

Mas este cuento no termina aquí mí querido oyente de historias, aun continúa.

Pues bien como te iba diciendo la mayoría piensa que se sufre eternamente en el infierno y nunca jamás sales de ahí mas no es así.

Es posible salir del infierno, pero es tremendamente más difícil que entrar al cielo.

Si me preguntas el como es posible que se deje salir a gente tan mala de ese lugar quizas tenga que ver que sin importar que tantas cosas malvadas hagas en vida…siempre habrá alguien quien te dará una segunda oportunidad.

El de ahí de casos de gente tan noble a la que en veces en las cartas del tarot le dicen que fue una persona malévola en su vida pasada.

Pero bueno, para poder salir del infierno a cada uno le toca una ultima prueba que deberá superar para salir de ahí y limpiar su alma para renacer de nuevo y tener otra oportunidad antes de que las manecillas lleguen a las doce de la noche y el fin del mundo sea imparable.

La fecha del autentico fin yo sinceramente no la sé, así que descuiden humanos que aun viven terrenalmente cualquier fecha que se presagie no será cierta el final llegara mas no será hoy ni será mañana será el día en que el mañana se convierta en hoy hasta ese entonces aquellos que pecaron volverán a nacer una y otra vez hasta que alcancen la salvación.

Al menos eso es lo que el creador del todo quiere.

Antonio de la Cruz Esparza ha pasado una eternidad en el infierno, después de haber cometido muchos crímenes en contra de las creaciones del gran altísimo, ahora es tiempo de abandonarlo y que su alma sea limpiada.

Para eso ha sido traído al gran desierto donde se dice existe un mar cristalino, el cual deberá cruzar y; una vez ahi enfrentara otras pruebas, mas esas pruebas serán secretas para ustedes pues son pruebas creadas por Dios que no debo revelar, además así los dejo picados con la historia, por lo pronto encontrar ese mar le es prioritario a Antonio de la Cruz "el despiadado" como se le conoce en las galaxias aledañas, sí, como leíste.

Antonio ha caminado por el gran desierto durante mucho tiempo, sintiendo sed y cansancio y no ha encontrado ese mar, se ha preguntado cuando lo encontrara mas aun así no lo ha hallado, Antonio se pregunta si en verdad existe ese mar.

Como sus crímenes son muy famosos y a este lugar todo el mundo puede entrar y salir excepto Antonio (como quizas hallan adivinado en tres segundos), ha recibido muchas visitas de gente que le odia y le desprecia y no ha recibido mas que insultos y escupitajos, merecidos si muy merecidos se los tiene mas entre todas esas personas ha recibido la visita de un ser misterioso que le ha obsequiado algo...

"Si siguieras la dirección que marca la flecha de esta brújula encontrarías el mar" le ha dicho y después ha desaparecido.

¿Quien habrá sido ese sujeto tan extraño que le ha obsequiado tan preciado articulo?

No lo sabe, más como ha sido la primera persona que ha venido al desierto y lo ha tratado bien y además es su única esperanza seguirá la ruta que indica la brújula.

Mas fuera de esto y ya sé que te estabas preguntando donde demonios esta la bruja.

A unas galaxias más alejadas se encuentran tres entidades inmortales discutiendo entre otras cosas la tardanza de cierta bruja que nunca llega a la hora prometida.

-¡¿Donde esta esa condenada bruja?!-demanda saber Ursula la pequeña hija menor de Rentika - ya se ha tardado bastante se supone que debíamos haber empezado esta fiesta del té hace casi dos siglos...me estoy empezando a desesperar-Ursula mira desesperada el lugar donde se encuentran, un hermoso jardín repleto de flores, una enorme mesa con un juego de te y muchísimos pastelillos de muchos sabores y ahi ella sin podérselos comer.

-tranquila tranquila-dice Rentika, su padre despreocupado- ya llegara, somos inmortales otro siglo que nos esperemos no nos afectara mucho ¿De todas formas tú que te sabes de todas todas en el vasto universo Scarlette; no sabrás por donde estará la bruja?

-Hum déjame ver… acaba de pasar por ese planeta donde reina el hombre del maletín-

-Ah entonces ya no esta tan lejos, ves Ursula no debe tardar en llegar-sonrió Rentika- apropósito Scarlette ¿Que no era por ahi por donde estaba el despiadado Antonio de la Cruz?-

-Si de hecho puedo sentir que esta muy cerca ojala y no se le ocurra pasarse por ese lugar-menciono preocupada Scarlette.

-¿El despiadado?-pregunto Ursula curiosa-¿De que quien están hablando papa?

-¡¿Queeeeé?! Ursula ¿¡No te sabes la historia del despiadado?!-exclamo sorprendido Rentika- pues en que era vives Ursula ¡¿Que no ves lo que pasa en la tierra en estos días?!-

-No realmente-sonrió la niña inocentemente- después de todo no nací allí como tu, papa. (Por tanto no me es especial)

-Ah bueno...cuéntale tu Scarlette eres mas mejor para contar historias que yo-

-Esta bien, mira Antonio...-

Mientras ellos conversaban, la bruja intergaláctica viajaba en su escoba a toda velocidad por el espacio sideral.

Iba tarde y lo sabia si se retrasaba otro siglo seguramente Ursula le reñiría, conociéndola seguramente estaba desesperada, por no poderse comer los panecillos de ambrosia hechos por los dioses del olimpo, ah que buenos eran esos panecillos rellenos de néctar sabían a gloria y a triunfo como decían los comerciales en la televisión intergaláctica publicidad de dioses si que funciona, aunque esa es otra historia que luego les contare…

De todas formas la bruja estaba algo perdida, como el universo es muy basto y extenso una fácilmente podría perderse o llegar a otra dimensión por culpa de un agujero negro o cosas por el estilo para ese tipo de casos siempre contaba con su queridísima y arcaica brújula de cobre, se la había regalado una entidad muy, muy especial hacia ya muchos ayeres y le había servido desde siempre indicándole con su manecilla brillante hecha de rayos, la dirección correcta, que siempre inamovible la manecilla marcaba hacia el norte, siempre seguía esa dirección nunca fallaba siempre llegaba al lugar destinado por eso quería tanto a esa brújula.

Así que la saco de su bolsillo izquierdo, vio hacia donde indicaba la manecilla: hacia el norte, siempre hacia el norte solo había dos direcciones una hacia el norte y otra hacia el sur y la manecilla siempre indicaba hacia el norte.

Nunca había indicado en lo que llevaba de existencia inmortal, hacia el sur y eso era muy raro, mas aun así no le daba mucha importancia, "las manecillas de las brújulas no deben nunca ir hacia el sur, conduce a direcciones equivocadas" le había dicho esa persona tan especial que le había obsequiado la brújula, ¿Donde estará esa persona?.

La extrañaba tanto, era un ser muy querido para la bruja quizas el ser más amado para ella pues desde siempre esa persona había estado con ella tanto en las buenas como en las malas, la bruja sabia que ese ser nunca le fallaría, aunque tal vez ya nunca podría acordarse de ella. Paradójico, cierto.

Siguiendo la dirección que le indicaba la brújula, Miriam Deyioba: la bruja intergaláctica se dirigía a una velocidad de la tercera escala de la velocidad de la luz hacia la fiesta del te.

Sin saber bien cuando ni porque en la travesía por el enorme espacio llego a un gran desierto, seco y áspero y muy, muy caliente, lo sabia porque sentía los rayos pegándole en la nuca haciéndole sudar.

Ah, que calor sentía sin duda se iría por otro lado sino fuese porque la brújula indicaba que debía de cruzar el gran desierto para poder llegar a su destino.

Tenía que aguantar, aunque fuese la única existencia que cruzaba este gran y caluroso desierto. Si, seguramente seria la única persona aguantando este inmundo calor, en eso estaba pensando cuando de repente y sin saber porque miro hacia abajo como queriendo comprobar sus teorías y vio algo que le llamo la atención.

A cientos de metros abajo había una persona caminando lentamente en la arena en dirección contraria a la suya.

¿Quien seria esa persona?

Se pregunto e inmediato empezó a cavilar.

¿Porque una persona estaría en medio de la nada?

¿Se había perdido?

¿Alguien lo había abandonado aquí?

Que motivo oculto podría haber hecho que estuviese ahi, caminando con pasos cansados, haiga sido como haiga sido seguramente tendría una sed enorme.

"Eso es malo" pensó la bruja intergaláctica "No es bueno que una persona tenga sed y no pueda saciarla" pensó inocentemente, así que pensando que tal vez lo animaría tomo la decisión de llevarle agua y de paso ofrecerle un aventón en su escoba para que llegara mas pronto al lugar donde fuera.

Quizas se tardaría otro siglo en llegar con los demás pero ¿Que inmortal en su sano juicio no ayudaría a alguien que necesita ayuda?.

Así pues separo sus manos y pronunciando las palabras sagradas hizo que de la punta de sus todo los dedos de sus manos saliera agua cristalina hasta formar una pequeña esfera, cuando tuvo la esfera con ayuda de su escoba y flotando ella misma en el aire la bateo tal fuese una pelota de béisbol con todas sus fuerzas en dirección al espacio, la hidrosfera se elevo y se elevo cruzando las nubes, entonces se elevo un poco mas alto y llego a rozar el espacio pero como todo lo que se quiera que se suba tiene que bajar la hidrosfera fue cayendo en picada en dirección a la arenosa tierra del desierto, cuando la vio venir de regreso, la bruja con su mano en forma de pistola apunto hacia la esfera.

-¡Bang!- pronuncio y la hidrosfera exploto.

Y de repente una tormenta se desato en aquel desierto.

¿Era la primera vez que llovería en ese lugar? se pregunto la bruja. Sea como sea que bien le había resultado este pequeño truco, que fácil era hacer llover ese truco que le había enseñado Rentika en verdad funcionaba.

Y ahora que seguramente la lluvia estaría refrescando a ese hombre era el momento preciso y perfecto de ofrecerle su ayuda para llevarlo al lugar donde quisiera ir, se subió de nuevo a su escoba y apunto con dirección hacia donde esa persona se encontraba al parecer desconcertada por tan impresionante lluvia.

-¡Alla vamos!- exclamo y cruzo los cielos a través de la lluvia que le empapaba por completo.

¿Que era esto?

Se preguntaba Antonio "el despiadado" de la Cruz , en lo que llevaba de existencia recorriendo este horrible desierto nunca había pasado semejante suceso.

Cuando de repente y sin explicación alguna empezó a llover.

¿De donde venia esta lluvia? no sabia muy bien porque pero por alguna razón la lluvia recorriendo su cansado y maltrecho cuerpo le hacia sentir de maravilla, ¿Se debería a que no era una lluvia ni caliente ni helada sino a la temperatura adecuada?, ¿O seria acaso que por alguna razón que desconocía muy bien sentía que su alma maldecida por dios con cada gota gruesa y cristalina que tocaba su piel blanca se iba limpiando poco a poco?

Sin duda alguna esta no era una lluvia normal, podía sentirlo seguramente seria una lluvia sobrenatural.

Pero incluso si fuese una total alucinación la sensación de que su alma se estaba limpiando le hacia sentir mucha felicidad.

Tan feliz se sentía que extendió sus brazos al cielo cerro los ojos y sintió la lluvia que le mojaba con más fuerza.

Agradeciendo a quien fuese el culpable de tal lluvia el regalo que le estaba otorgando aun en su condena eterna.

Realmente no merecía tal regalo mas aun así sonrió.

-¡Hola!-Antonio escucho una voz suave que le hablaba y entonces vio frente así a una señorita vestida de manera peculiar que flotaba montada en una escoba en el aire, su primera reacción fue gritar de manera patética y caer al suelo de espaldas.

-¿Ah , te he asustado?- pregunto inocentemente la señorita- lo siento- sonrió- no pretendía asustarte.

-No, no-dijo disculpándose el mientras se ponía de pie y se sacudía la arena de su ropa- es solo que me ha sorprendido.

La extraña muchacha lo miro a los ojos sin entender.

-Je, lo que pasa es que sos la segunda persona que viene aquí y no me ha insultado o escupido-explico al ver su cara llena de interrogantes.

-¿Porque habría de hacer eso?-dijo sorprendida de tal hecho la muchacha y se bajo de un salto de su escoba aterrizando en la arena tal gato de manera elegante y precisa.

-¿Es que acaso no sabes quien soy yo?-le pregunto impresionado pues era común que la mayoría de las entidades buenas y malignas supieran de su existencia, su historia y de su condena eterna, incluso los bajos y altos mandos de los cielos incluidos el gran arcángel Geibreline sabían de su existencia, sus crimenes contra el gran altisimo eran bien conocidos en cualquier galaxia, las personas siempre evitaban pasar por su lugar de condena temiendo volverse impuros con solo mirarle o bien los mas valientes por lo general familiares de sus victimas venían y le insultaban, incluso lo golpeaban.

Al parecer esa muchachita en verdad no sabia nada de el porque solo negó con la cabeza.

-Pues bien la historia es muy larga pero veras en vida cometí muchos crímenes contra el gran altísimo-le explico.

-Ah ya entiendo-afirmo sin estar sorprendida la muchacha- y por eso estas aquí, cuando salgas de este desierto se acabara tu condena ¿no?.

-Eso es en lo que creo-

-Ah, que bien entonces ¿que te parece si te saco de aquí?-sugirió apuntando con su dedo índice la escoba que sostenía con su mano izquierda- te puedo llevar en mi escoba ¿que dices? Te doy un aventón si tú quieres.

¿Acaso esta muchacha le estaba ofreciendo su libertad? a el Antonio el despiadado no sabia quien era el, de saberlo nunca sugeriría tal posibilidad.

Acaso era una trampa, el sujeto del otro día le había dicho que alguien le ofrecería algo realmente impresionante, lo más impresionante, que no debería aceptar ya que sin duda alguna estaría condenado el resto de su existencia como alma al desierto. Pero al ver su sonrisa afable e inocente no pudo mas que pensar que eso no era posible, pero aun quedaba una gran duda, quien era ella y porque estaba aquí, ¿Será que ella fue quien creó esta lluvia que les mojaba a ambos.

Si es así ¿Quien era esta muchacha misteriosa que podía crear lluvia de la nada fácilmente? seguramente era una inmortal se sabe pues que los inmortales por lo general tienen la costumbre de pedirte algo de igual valor por cada acto "desconsiderado" que hacían por cualquier entidad humana o no humana.

-¿Tu creaste esta lluvia?-pregunto para salir de dudas.

La joven solo movió la cabeza de arriba para abajo afirmando que si.

-¿Porque alguien como tu un ser que obviamente es un inmortal ayudaría a un alma maldecida y maligna como la mía?-

-"Todas la almas nacen limpias"...-respondió la bruja como si con eso contestara a todas sus dudas- además, tú no sabías lo que hacías.

Ah deberías arrepentirte ¿sabes? Todas las almas nacen limpias...l-e habia dicho la misma muerte momentos antes de morir.

"es una frase incompleta, antes de morir todo humano debe saber completarla para poder entender la grandeza de tan sublimes palabras"

Esta era la segunda vez que escuchaba tal frase y nunca desde que había muerto y llegado al infierno había podido completarla, como un rompecabezas al cual le faltaba la ultima pieza quizas esta mujer pudiera decirle la otra parte que le faltaba a la frase.

-Oye...-

-apresúrate- interrumpió ella mientras montaba la escoba y le ofrecía su mano para subir el también- ahora que lo pienso no dispongo de todo el siglo y ya voy tarde.

Ah, que alma humana tan extraña le estaba ofreciendo su libertad y ahi estaba titubeando.

Oh ha dejado de titubear y a tomado mi mano, y nos empezamos a elevar en mi escoba.

-¡Sujétate fuerte!- le ordeno y el me abraza de la cintura, pongo la quinta escala en la velocidad de la luz, apunto hacia el espacio y salgo disparada a los cielos junto con el alma humana que me sujeta con fuerza.

Pero en el intento de escapar al espacio sideral no he contado con que me encantaría semejante obstáculo que me he pegado con alguna barrera invisible como si de un gran cristal se tratase y estamos yendo en picada, la escoba, el muchacho y yo santo golpazo celestial que me voy a dar, lo bueno es que soy inmortal aun así.

-¡AAAAAAAAHHHHHH -chillo la bruja mientras iba desplomándose por el cielo nublado junto al muchacho y la escoba dirigiéndose a un doloroso destino, mas algo extraño paso antes que la bruja tocara tierra arenosa, la arena mojada formo una gran mano gigante y la atrapo a ella y a la escoba mientras que el muchacho choco con toda velocidad contra el suelo arenoso y húmedo.

La bruja se bajo de la mano colosal de un salto.

-¡Alma humana! ¿Alma humana estas bien?- la bruja tomo de los hombros a un Antonio semiinconsciente mientras lo sacudía de un lado a otro salvajemente-¡ALMA HUMANA!.

-Ah...que bueno... que ya estoy...muerto-murmuro moribundo Antonio mientras su mente aun daba vueltas.

-Amen por eso- la bruja lo soltó bruscamente y Antonio cayo al suelo golpeándose de nuevo la cabeza quedando aun mas peor que antes.

-¡Ay!-susurro al golpearse contra el piso duro de arena.

No dándole la menor importancia la bruja se puso de pie-bueno, intentémoslo otra vez-le dijo sonriente mientras la mano colosal de arena le entregaba cordialmente su escoba-gracias- le agradeció a la mano y esta regreso a tomar forma de arena plana y mojada.

-Hum pues ya que-dijo Antonio abatido.

Así, la bruja y Antonio se posicionaron en la escoba una vez mas, ella al frente y el abrazándola de la cintura.

De nuevo la bruja encendió su escoba intergaláctica y la arranco esta vez con la sexta escala en la velocidad de la luz.

Salieron disparados esta vez con una fuerza aun mayor de empuje mas nuevamente sus esfuerzos fueron inútiles cuando chocaron con la barrera y cayeron de nuevo al suelo arenoso, Antonio chocando con la arena y la escoba y la bruja atrapadas por la mano arenosa.

-¡Bien dicen que la tercera es la vencida!-exclamo levantando el puño la bruja con la ira llenando sus furiosos ojos castaños.

Nuevamente lo mismo.

-¡Bien dicen que es la cuarta!-

Lo mismo.

-¡Arggg, La quinta!-

Después de veinte intentos, Antonio en el suelo desplomado y ella mirando al cielo mientras seguía cayendo la lluvia llego a una conclusión.

.

-Sabes-dejo que el agua escurriera entre los dedos de sus manos- se me hace que el desierto no quiere dejarte ir.

-Ah..Apenas se había dado cuenta-dijo para si mismo Antonio poniéndose muy apenas de pie sobandose su oscura nuca.

-Oye ¿Y no te dijeron cuando te trajeron aquí cual era la forma en que podrías salir de este lugar?-

-Pues...-Antonio rodó sus ojos verdes- Asmodeo me dijo que saldría de aquí hasta que encontrase un mar.

-¿Mar?-

-Si, pero en todo el tiempo que he estado aquí no he podido encontrarlo-dijo algo desilusionado.

-Oh ya veo y… ¿No te dieron una pista o algo así?-observo la bruja intergaláctica.

-Pues en verdad no, pero al menos tengo esto-de uno de los bolsillos de su mojado pantalón Antonio saco un objeto.

-¿Una brújula?-pregunto extrañada la bruja.

-Si-el joven miro el objeto de manera cariñosa- una entidad muy amable me la regalo me dijo que saldría de aquí si seguía la dirección que marcaba esta brújula.

-hum... ¿y como era esa entidad?-

Anthony le explico de manera eficiente la apariencia de esa entidad.

-Ah...ya veo-la bruja cerro los ojos- eso explicaría muchas cosas "ese sujeto si que odia a los humanos ¿verdad gran altísimo?"-pensó- déjame ver esa brújula, Antonio

El muchacho le entrego el objeto y la bruja empezó a observar con detalle el objeto.

-¡Ah con razón no encontrabas el mar!-exclamo la bruja sorprendida- Esta brújula indica hacia el sur-se guardo el objeto en una de sus botas.

-¿Al sur?- pregunto el joven sin entender.

-Sip-afirmo la bruja y buscando debajo de su sombrero saco su brújula y se la entrego al joven- toma- le dijo- "si siguieses la dirección que marca esta brújula nunca mas irías por el camino equivocado"- sonrió y se monto de nuevo en su escoba preparándose para irse.

-Ah, ¿Pero no la necesitaras tu?-pregunto preocupado viendo la nueva brújula que le habían obsequiado.

-No, yo ya se la dirección correcta - Dijo mientras se elevaba por el aire y apuntaba en dirección al espacio sideral- además "Todas las almas nacen limpias..."

-Eso me recuerda que…-

-Es una frase incompleta..-le interrumpió la bruja - "Todo alma debe saber completarla antes de volver a nacer...después de todo solo es cuestión de ir en la dirección correcta ¿No lo crees así alma humana?...-sonrió la bruja, encendió la novena escala en la velocidad de la luz- nos vemos- y salio disparada a toda velocidad al oscuro espacio cubierto de estrellas.

En cuanto la escoba cruzo el desierto para adentrarse al espacio en aquel gran desierto la lluvia se detuvo.

En el gran desierto de pie Antonio de la Cruz Esparza miro al cielo, y se percato de tres cosas en ese instante.

La primera es que había ido en la dirección equivocada todo este tiempo.

La segunda era que no le había preguntado su nombre a la extraña entidad.

Y la tercera que al final se dio cuenta que esa extraña muchacha le había llamado por su nombre.

No dándole importancia a tal hecho Antonio miro el objeto que le había dado y siguiendo la dirección que la manecilla de la brújula le apuntaba, dio media vuelta y caminando con un extraño optimismo perdido, con una esperanza que se había esfumado hacia ya muchos ayeres, se fue en busca de nuevo de ese mar nunca visto.

Mientras tanto

-Y es por ello que ese despiadado esta ahí, saldrá del desierto hasta que encuentre el mar- termino de contar Scarlette.

-Pero yo ya había visto ese desierto en uno de los libros del todo y no hay ningún mar ahi Scarlette-dijo extrañada Ursula mientras le daba una mordida a un panecillo de ambrosia relleno de nectar-hum...delicioso.

-Precisamente de eso se trata-explico Rentika encogiéndose de hombros- a poco te crees que un alma tan maligna como esa seria fácilmente soltada del infierno, el gran altísimo no lo permitiría.

-¡Ay si, ojala!-aseguro Scarlette- porque ese hombre merece estar ahi toda la eternidad antes del gran juicio, jejeje si supiera que no hay mar alguno, pobrecillo.

-¡Siiii! Que se pudra su cochina alma en el desierto-enojada Ursula mordió con cizaña otro panecillo.

¿Que era eso que estaba frente a el?

Azul inmensamente azul, el sol reflejándose en las aguas, extensas aguas preciosas.

Las olas rompiendo contra las rocas.

"Todas las almas nacen limpias y pueden regresar limpias"

-FIN-

Notas finales:

La lu li laaaa

Bueno pues el segundo capitulo se acabo, si alguien lo estaba esperando pues ahí esta

Podría disculparme, pero la calidad del capitulo se disculpara por mí.

Ah y los personajes también:

Todos: ¿¡ehhhhhhh!?

Rentika: Hey, nosotros no hemos hecho nada malo

Ursula: Siiii, porque habríamos de disculparnos con los lectores.

Scarlette: cierto….

¿Qué porque? La pregunta ofende es claro y es más que obvio: Porque quiero…

La niña: esa frase te la fusilaste de Junjou Romántica

Bueno quizas sea así pero…

La niña: y ahora que lo pienso la locura de verme en silencio de ese sujeto- apunta a Antonio- se parece a la del relato del cuervo de Edgar Allan Poe.

Antonio -O del corazón delator-

Ay, si, ay si ya solo faltaba que me dijeran que si tu- apunta a la niña- te alejabas y te acercabas eras entonces una copia de Slenderman, de todas formas me gustan más los relatos de Lovecraft

La bruja: hey, que tal si dejan de pelear y mejor hacemos algo que es mucho mejor que pedirles disculpas a los lectores.

Todos: ¿Que?

La bruja: hagan una bolita para que les diga.

Todos se hacen bolita y discuten en una esquina apartada, despues de un rato parecen llegar a un acuerdo.

La bruja: listos…1, 2, 3

Todos al unísono: ¡MUCHAS GRACÍAS POR LEER!

La autora: ¡hasta la vista, babies!

próximo capitulo: Quisiera poder morir.