Hace unas semanas posteé esto en mi Facebook a raíz de lo que ha acontecido en México, mi país, en estas últimas semanas desde el hecho de que validaran el fraude electoral llevado a cabo por el Partido Revolucionario Institucional, el partido político con mayor número de represiones en la historia de mi patria.

Sé que es algo sin sentido, cursi y estúpido, pero aún así sentí la necesidad de trasladarlo a esta página.

Ojalá les guste.

EuRiv.


Una reflexión brevísima.

Una vez más retomo lo que dijo LaFayette: La rebelión es el derecho más sagrado y el deber más indispensable de todo pueblo.

Si lo traducimos aquí en México: Todo mexicano que sabe lo que se vendrá una vez que un grupo odiado regrese al poder tiene el derecho y el deber de rebelarse le pese a quien le pese, incluyendo a la familia y a los amigos que no estén muy de acuerdo con la forma de pensar o de actuar o que se opongan a esta clase de pensamiento "rebelde".

Ya no hablemos de rebelión por las armas solamente, sino hablemos de la rebelión de toda clase, desde la desobediencia civil hasta la huelga de hambre. Si México quiere VIVIR y NO MORIR, entonces o se rebela contra el opresor, haciendo valer así su derecho y deber, o resignarse a darle la bienvenida a la era de "Ceasuscu y Borgia", es decir, a la nueva era de los niños que sirven de orejas, de los adolescentes que, por envidia o por dinero, te denuncian y te caen encima los judiciales para "desaparecerte" con todo y familia, por no decir otra cosa (y sin exagerar, pq hay gente que piensa que exagero).

Yo no quiero eso para mi patria, ni siquiera para mis hijos y nietos. Antes muerta que ver a mi patria pisoteada.