Buen día, lectores.

Aquí les traigo un pequeño prólogo de lo que podría ser mi próxima historia. Ojalá les guste. ^_^.

¡Saludos!

EuRiv.


Loup Garou.

Prólogo.

Cuando era niño, siempre he sido un niño débil, enfermizo y muy tímido con las personas que me rodeaban. Intenté hacer amigos desde la niñez sin mucho éxito; intenté romper con ese ciclo odioso de timidez siendo un poco más atento, más comprensivo, más comunicativo, pero nada. En la adolescencia intenté ser popular y en lugar de eso me convertí en la "botana" o víctima del bullying durante la secundaria y la preparatoria, y todo por causa de mi timidez, de mi ligero sobrepeso, por mi pasión por la literatura y por mi fascinación hacia cosas que para los demás era una mierda.

A eso tenía qué agregar el hecho de que no tengo padre, pero sí tengo una madre a quien adoro por ser muy dulce, comprensiva y cariñosa, a un hermano pequeño a quien también adoro y a unos abuelos que los quiero con toda mi alma.

Es extraño cómo las cosas no se daban de esa forma con los demás; es decir, no le he hecho nada a nadie, ni siquiera me atreví a mirarle los pechos a una chica o de mirarle sus partes nobles a un hombre. Ni siquiera pude agredir a tanto infeliz me ha agredido física y verbalmente porque mi naturaleza y mi conciencia me dictaba que no me rebajara a su nivel si no quería buscarme pleito ajeno.

Soy recatado y reservado en esas cosas, y si bien he intentado abrirme y ser un poco más aventurero, nunca entendí bien qué era lo que la gente esperaba de mí. Y eso que nunca he sido un fiel seguidor de la frase "la primera impresión es la que cuenta", sino un fiel seguidor de "sé tú mismo".

No obstante, en los últimos cinco meses muchas cosas han cambiado en mi vida, empezando por mí mismo. Ahora mismo, a mis 20 años, he descubierto cosas que ignoraba por entero… Y no hablo de las cosas de la vida, sino de las cosas de otro mundo, de lo sobrenatural, de lo inimaginable, de lo imposible, de lo sobrehumano.

No, no es algo sobre fantasmas, ovnis, zombies y otras patrañas. Es algo más que eso: es algo que raya entro lo mítico y lo real, entre lo asombroso y lo absurdo. Es algo que a mí me pone entre lo humano y lo animal, entre el hombre y el lobo.

Me llamo Lucas D'Arante, tengo 20 años y soy un hombre lobo… Un Loup Garou.