Dysclaimer: Todo aquí me pertenece, si lo tomas, te mato. Bajo aviso no hay engaño.


Prejuicios.


Los prejuicios, son creencias previas a la observación.


Mi sangre.

·

Me mira expectante. Esperaba una respuesta, pero yo...estoy en shock; mi hermano acaba de confesarme que es...Diablos necesito una cerveza. Pase mi mano por mis cabellos, desvié la vista; ¡Joder, porque es tan difícil! Es mi hermano y lo amo. Pero yo siempre he estado en contra de todo eso, es anormal, he estado en manifestaciones en contra de ellos. Ahora entiendo porque Johan nunca quiso participar.

— ¿Y?—me dice. Le miro, me encuentro con sus ojos azules, está asustado. Soy su hermano mayor, siempre lo he protegido, y ahora él acaba de confesarme el que debe ser su más grande secreto; tiene miedo de que le odie, no, no, yo nunca podría odiarlo; es mi hermano. Sin embargo...no sé qué hacer. ¿Cómo nunca lo vi venir? Siempre hemos sido muy unidos, ¿Cómo es que, nunca me di cuenta? No quise hacerlo. Di por hecho muchas cosas, de las cuales nunca estuve completamente seguro. ¿Qué es lo que debo hacer? ¿Hacer como si nunca me hubiera dicho? No, imposible, no puedo simplemente olvidarlo. — ¿Leo?—me llama, le vuelvo a mirar, sus labios están fruncidos. Sé exactamente lo que debo hacer.

El viento soplo con fuerza, metí las manos en mi chaqueta. Odio el invierno. Mi madre lo sabe, y aun así me mando a mí, en vez de a Diana. Odio a mi hermana. Están cayendo pequeños copos de nieve, acomodo mejor mi bufanda y trato de cubrirme toda la cara, a excepción de los ojos. El frío es la peor cosa que puede existir en el mundo, pero ya queda poco camino, pronto estaré entre las calientes mantas de mi cama. Tal vez pueda llamar a Cynthia, es una zorra, pero puede mantener bien el calor en mi cuerpo, muy bien debo decir.

— ¡Romero!—gritan detrás de mí, «ese es mi apellido» me dije. Pero en estos momentos lo único que quiero es llegar a mi casa. — ¡Hey, te estoy hablando!—me detuve y lentamente me di la vuelta, ahí estaba Dylan, con su gorra roja y una chamarra de cuero que pienso yo apenas le cubre, sus amigos están detrás de él, Corín y Héctor.

— ¿Qué sucede?—pregunto lentamente. Quiero irme, no me apetece estar parado en medio de la nieve, y menos aun con este pobre intento de bravucón.

— Nada. Solamente quiero preguntarte por tu hermano—dice. Esto no va por buen camino. — ¿Cómo está el mariposon?—pregunta burlón, se echa reír al igual que sus amigos, aprieto los puños con fuerza, este idiota no va a burlarse de mi hermano. No, señor.

— Oh, pues puedo apostar que mejor que tú madre—digo. Sus carcajadas cesan, es un golpe bajo de mi parte; su madre murió hace dos meses, pero no me importa. Dylan se acerca a mí, mi instinto me dice que retroceda, pero no voy a hacerlo, no voy a actuar como un cobarde; voy a defender a mi hermano, es mi deber, es lo que siempre he hecho.

— Vas a arrepentirte—me espeta, le doy una sonrisa llena de sorna, cuando su puño esta a escasos centímetros del mi rostro; tomo su brazo y usando su fuerza en su contra, lo doblo, Dylan maldice en voz baja, y yo no puedo ocultar mi sonrisa, con mi pierna hago que uno de sus pies ceda, y por ende que vayamos a dar al suelo, el de frente y yo sobre su espalda, le aprieto más fuerte el brazo por detrás con una de mis manos, con la otra jalo su cabeza con fuerza para que lo siguiente que le diga, lo escuche muy bien.

— No vuelvas a meterme con mi hermano. —me levanto, doy media vuelta y sigo mi camino. No tardo más de dos minutos en llegar, Diana me abre la puerta, entró rápidamente en la sala, ahí está mi hermano Johan y su novio Adrian.

—Tardaste mucho. —dice mamá saliendo de la cocina, me regala una sonrisa. En momentos como estos, es cuando más agradezco no haberme dejado llevar por mis prejuicios, mi hermano a pesar de todo sigue siendo mi sangre, y esos es lo único que importa.


Los prejuicios son la razón de los tontos.


Hola. ¿Cómo están? Bueno he aquí esta pequeña viñeta, espero les guste. Salió después de una pequeña pelea con dos chicas, acerca de si Bob Esponja es gay. En mi opinión lo es, por eso me encanta, pero cada quien con sus pensamientos. :D Espero les guste y comenten.