I wanna be a boy

N/A: Yokoume, como se explicó antes, es una niña rubia de ojos azules, muy hermosa y sonriente, con una única cosa que la distingue de las demás personas,"ella quiere ser un hombre". De niña conoció a nuestro anterior protagonista Shou, que explica como la conoció, pero vamos a otro punto de vista esta vez, ¿Cómo fueron los pensamientos de ella? Esta vez la historia será contada desde su punto de vista. ¡Espero les guste!

Personajes: Shou & adelante se integraran mas personaje o eso espero.

-o-o-o—o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Capítulo 2: La primera vez.

Las estrellas son hermosas, desearía poder convertirme en una de ellas. Pero no puedo, porque soy una chica mala, o eso hago parecer. Un día deseo poder ser una y ser la que tenga mas fulgor. Mi habitación esta desordenada por la pelea que tuve, pero eso es algo normal. ¿Poder cambiar en el mundo en el que estoy ahora? ¿Qué debo hacer para brillar?

A mis seis años solo pensaba en jugar y divertirme, como los otros niños. Sonreír y tontear, ensuciarse y hacerse el súper héroe, o como quieran hacerlo saber.

A la mañana siguiente fui a la escuela como cualquier niña. No hablaba con muchas personas en realidad, mejor dicho esas personas no se me acercaban por las diferentes heridas que se hacían notar en mi cuerpo. Los profesores siempre me preguntaban ¿Qué es lo que te pasa? ¿Es algo que paso en tu familia? Yo siempre responda con un No. Para mí era importante mantenerme como estaba.

Ver a los niños jugar era muy entretenido, realmente, no podía hacer amigos, aunque quisiera, siempre nos separaban nuestros padres. Pero igual podía jugar sola, no me molestaba para nada, ya estaba acostumbrada. En la tarde de regreso a casa mire un enorme parque, mire a unos enormes guardias en la entrada y una familia entrar y lo hacían con una tarjeta. Me aventure entonces a otro lado donde podía caber una persona pequeña como yo.

Muchas personas clase alta estaban en ese lugar. Yo me sorprendí al verlas reunidas en ese hermoso parque, tan lujoso, tan delicada todas esos detalles, tan alejado de mi mundo, pero de igual manera entre. Busque por muchas partes y me encontré con unos trillizos, eran muy graciosa su forma de vestir parecida. Otros gemelos de cabello marrón, con un chico de cabello grisáceo, Un extraño niño de cabello de dos colores. Pero no era lo que buscaba.

Hasta que lo vi.

Era un chico de cabello oscuro y piel bronceada, jugaba con un balón de Básquet. Su mirada era un poco sombría y estaba solo. Sus alborotados cabellos me decía que no podía arreglárselo. Su ambiente destacaba del de todo los demás ya que no era un ambiente alegre como el de cualquier niño. Su cara taciturna decía otra cosa. Sus ojos café me miraron un poco curiosos. Yo intente mirar para otro lado ya que no quería que me descubriera. ¿Pero por qué lo estaba viendo?

Y así comenzaron los días en que iba después de clase a ese parque solo para ver a aquel chico. Jugando solo en aquel parque con ambiente risueño. Yo siempre iba con una sonrisa, porque eso era lo que podía hacer, lo único que me quedaba lo que me animaba en mi corta existencia.

Un día de estos decidí acercarme y le hable con una sonrisa. Un libro decía que la sonrisa es la mejor cura para todo. Realmente no entiendo por qué no deseaba que esa persona siguiera con ese rostro de tristeza y soledad. Yo pensé "Seguro así me veo yo", pero no dejare que alguien más sufra como yo. Le tome la mano y fuimos juntos a un lugar alejado para jugar.

Le sonreía cada día que pasaba con él. Era mi único amigo, nunca dudo de mí, siempre mentía acerca de mis moretones. Estaba en otra clase social, teníamos distintas personalidades, éramos opuestos, pero nos unía era la soledad que sentía uno del otro, porque seguramente sentía lo mismo.

Y así pasaron los días, cada día era hermoso y divertido mientras estuviera con Shou-chan, y no me preocupaba mucho llegar tarde a mi casa ya que, no creo que a mi madre le importase mucho y deseaba apartarme de mi hogar un poco más, solo por estar con aquel niño de extraña presencia.

Pero esto no le agrado a mi madre, mi extrañas ausencias en la tarde...

Cada día era peor, ya que... Las correcciones de mi madre incrementaban. Porque tenía que ser una buena chica.

*o*o*o*o*o*o*

Deidara-Inuzuka: ¡Aquí termina el capitulo! ¿Les gusto? Espero que si, ya que esta historia apenas esta empezando por eso los capítulos son algo cortos. ¡Seguiré adelante! Aunque no me dejen reviews :3.