Mi hermano y yo nunca tuvimos una buena relación. Él y yo siempre hemos sido un tanto más fríos que los demás niños de mi sociedad. A pesar de que todos a nuestro alrededor creen que nuestro amor fraternal es infinito, él y yo sólo dejamos de atacarnos cuando de obtener algo se trata.

Cuanto nos encontrábamos solos, era normal que nos insultásemos y golpeásemos. Por eso siempre trataba de no encontrarme con él.

Debo admitir que siempre he sentido una gran envidia de él. Digo, él siempre me ha superado en intelecto, físico, y muchas más cosas. De vez en cuando creo que yo soy su gemela idéntica, pero una gemela idéntica nacida mucho después y con menor gracia, ya que, al parecer, tendemos a proponernos las mismas cosas (aunque, claro, a él siempre le salen mejor).

Así es como empecé a dejar de manifestar mis verdaderos gustos. ¿Cómo? Bueno, si él decía que haría algo, yo decía que lo superaría haciendo algo más fabuloso, pero al fin y al cabo hacer lo mismo. Así, dejé en el pasado mis acuarelas, pinceles y lienzos de papel, mis libretas de dibujo, lápices, colores y borradores, mis libretas de escritura, mis lapiceros,… mis fantasías, para meterme al mundo de la Ciencia Informática y la Biología.

Admito que soy un fracaso en todo ahora. No desarrollé mi habilidad con el dibujo y la escritura cuando y como era debido, y todo lo que estudié (ciencias) ha quedado cerrado bajo llave y candado en un lugar oscuro de mi mente, negándose a salir para demostrar que sí puedo ser mejor.

Me metí tanto en el estudio que… que… ¡ya ni siquiera recuerdo el nombre exacto de todos los huesos del cuerpo! Porque sí, me los había aprendido, pero ahora simplemente el conocimiento ha escapado de mí.

Siempre que me preguntaban qué quería ser de grande, una imagen de mi hermano venía a mi mente y cada vez contestaba cosas diferentes con el paso del tiempo.

"Quiero ser pediatra." "¡Quiero estudiar Química y tener mi propio laboratorio!" "¡Estudiaré Geografía y trabajaré en la NASA! ¡Ya verán que descubriré mi propio planeta!" "Me gustaría estudiar Cirugía Plástica…" "Mmmh. Sería… bueno… si estudio Física." "Pienso que sería una experiencia gratificante el poder llegar a hacer hasta post-grados en algún campo científico, digo, Física o Química experimental, al igual de bueno que sería, no sé, la neurología, la hematología… incluso sería interesante entrar a la Facultad de Psiquiatría…"

Pero nunca llegué a las expectativas.

Y por eso ahora estoy intentando recobrar mi habilidad en las Artes típicas de la pintura y la literatura, pero no puedo. Porque cada vez que regreso a mis antiguos pasatiempos, recuerdo a mi hermano aquella vez diciéndome: "No eres nada y nunca lo serás. Sólo llegaste a arruinar a MI familia. Eres inútil, ignorante y torpe. Lloras por todo. Nadie te quiere por inepta. Morirás pobre, ¿y sabes por qué?, porque eres una fracasada y así será toda tu maldita vida. Haz el favor de matarte a ti misma ahora mismo.". Recuerdo también que, después de eso, lo abofeteé y mi madre me golpeo por tal.

En ese año de mi vida pasaron muchas cosas que volvieron a cambiar mi forma de pensar.

Fue la primera vez que hice caso a las palabras de mi hermano.

Fue la primera vez que intenté quitarme la vida.

Tal vez en una próxima entrada te pueda describir cómo fueron mis intentos de suicidio, doctora.


Edad: 5 años.

Fecha: Olvidada.