Yo entraba a un nuevo local en la ciudad, era muy lujoso y raro, el día anterior parecía no estar ahí. No pegaba con la ciudad, pero por curiosidad entré, era un restaurant & Spá, con venta de objetos extraños adelante. Recuerdo que tenía que pasar por ahí para ir a una convención. O algo así, la cosa es que pasé y estaba atendido por las tías gemelas de algún amigo mío.
Yo pasé con extrañeza, me indicaron un pasillo extraño que llevaba al otro lado, en el camino, habían varios lockers y una máquina expendedora de bebidas, las pasé por alto. Llegué al otro lado, un local lujoso, edificio d pisos, con pileta incluida. Recuerdo que había un show de televisión donde una chica famosa ganaba una increible cantidad de plata, no recuerdo su nombre. Solo recuerdo que desapareció, que nadie quiso escuchar su nombre y que ese día traía mala suerte, o algo así. La cosa es que terminé no sé como en una calle, con sergio y otros chicos y chicas que no recuerdo, esperando a que pase el camión que iba a traer la convención. Pero había un par de calles cerradas y el camión seguía en una especie de hangar gigante, dando vueltas, suponía que había gente, luego de que un camión que levantaba gente nos asustara y nos haga separar... ya era de noche. Y yo fui a buscar al camión. En el camino me encontré a alguien, no recuerdo quien era pero al parecer había confianza, vimos salir al camión del hangar a toda marcha.. por una calle de asfalto y doblar en la primer esquina a la derecha. Mi compañero agarró una bicicleta y yo corría a todo lo que podía, pero no alcanzamos el camión. Solo alcanzamos a oir: No volveré a hacer convenciones acá! No había ningún humano! No había nadie!
Terminé siguiendo la calle y saliendo a una casa, que parecían conocerme, al llegar me recibieron bien y un chico hasta me dio un regalo, al parecer era un día festivo, y me sentí mal al no tener nada para darle. En realidad tenía algo en el bolsillo, una especie de mensaje, pero no quería regalarselo, era para una chica del spa. Salí corriendo y de repente llegué a la puerta del restaurant, entré y hablando con las dueñas estaba una chica, que reconocí de antes. Ella estaba con la chica que yo buscaba. Cuando entramos por el pasillo ella se detuvo en la maquina expendedora y le dije el nombre de la chica, me empujó y me dijo que no mencione ese nombre, que podía traer problemas, me dio una llave pequeña, y se fue. Yo la sguí, instintivamente. Al llegar al otro lado del pasillo, había una fiesta, donde estaban mis ex compañeros de colegio, que apenas me reconocían, y se burlaban de mí por estar con medias y ojotas.
De repente, todo comenzó a moverse, como si estuviesemos en un barco, un par de vidrios se rompieron, una fuerte tormenta rompía los vidrios y dejaba entrar todo el agua que caía con violencia. La gente empezó a subir, y a bajar. Mucha gente en las escaleras, en ese momento vi a un viejo, que había dejado caer una llave similar a la mía, fui corriendo y agarré la llave, era la llave que me faltaba para abrir el locker de la chica que yo buscaba, de la cual no recuerdo el nombre. Me dijo que era al pedo, que llame a mi amigo, que me iba a traicionar, cuando quise darme vuelta, la gente lo había aplastado, y atrás de él, estaba una puerta de vidrio cerrada, con la gente golpeandola, Pero no duraron mucho tiempo vivos, algo así como un tentaculo gigante los arrasó, no entendía nada, era todo irreal, solo pude subir las escaleras desesperado, miré para abajo, y la gente lloraba, me decía que mire para arriba, que el fin del mundo estaba aquí. Tiburones caían del cielo, penetraban por los vidrios de ese lujoso spá lleno de ventanas gigantes. Caían, y se movían sobre tierra, yo no lo podía creer. Fue en ese momento cuando trepé lo más alto que pude, dije que estaba en una película de terror y que no sobreviviría. Fue ahí cuando vi a una extraña pareja. Diciendo que nos iban a salvar, eran mitad hombre, mitad pez, o pulpo. Eran algo raro, y sobrehumano. Algunos teníamos la esperanza sobre ellos. Se besaron, y se despidieron. y yo me despedí.
Lo último que recuerdo es estar parado frente al lugar donde estaba ese nuevo restaurant. Pero no había nada, hasta que me di vuelta, vi moverse las paredes, modificandose y haciendo la puerta del nuevo restaurant, pero era distinto. Al entrar, era todo más antiguo, y la gente que estaba, con sus modas, también. Me di cuenta que estaba en la película original, estrenada muchos años antes.