Capítulo VII:

Thoughts in the Shade

Viernes 05 de Agosto:

...


El grupo salió de la casa de Clarie, moviéndose rápidamente, siguiendo el plan y tratando de no advertir a los devoradores de su presencia. Clarie se alejó un poco del grupo, corriendo por la pista y no por lo acera como lo hacían los demás.

-¡Clarie, no te alejes!- le gritó Sarah.

-Estoy bien, Sarah. Yo...- le respondió Clarie.

-¡Clarisa!- gritó Sarah, mientras fue a socorrer a su amiga, la cual estaba siendo atacada por un mordedor.

-¡Sarah, hazte a un lado!- le ordenó Kevin, sacando su pistola y apuntando al devorador. Le dio en el abdomen, haciendo que la criatura cayera al piso y dejara a Clarie en paz.

-Uf... Gracias...- exclamó Clarie. Luego de unos segundos para recobrar el aliento, dijo:- Sarah, ¿cómo sabes mi nombre?

-Bueno...

-¡No hay tiempo para esto! ¡Más devoradores se acercan!- gritó Alex.

Todo el grupo siguió corriendo. Por suerte no había muchos devoradores en su camino. Alex giró la cabeza para ver si los devoradores de atrás los seguían, pero se sorprendió al ver algo inesperado.

...

El grupo se dirigió a un callejón, cinco casas más allá de lo ocurrido con Claire, donde hay unas escaleras que llevan a una puerta para entrar a aquel edificio. Era una especie de mini supermercado.

-Podemos guardar refugio aquí. Está anocheciendo...- comentó Kevin.

-Por mí está bien- dijo Sarah.- No sin antes revisar el lugar.

-Las puertas de en frente están cerradas. Tendremos que entrar por esta- dijo Clarie, disponiéndose a entrar.

-Espera. Yo iré primero- exclamó Kevin, sacando su pistola. Se mantuvo en la defensiva mientras abría la puerta. No había nada detrás. Solo unos estantes con pocas cajas de cereal, carne de dudosa procedencia regada por el piso, y algo de sangre que dejaba un rastro hasta otra puerta. Esta puerta tiene algo escrito: "ALMACÉN. PROHIBIDA LA ENTRADA AL PERSONAL NO AUTORIZADO".

...

En toda la tienda no había cadáveres o algo parecido, excepto por el rastro de sangre. Además, no se mostraban indicios de más sobrevivientes que pudieran estar viviendo en aquel establecimiento.

-Dormiremos aquí. Mañana por la mañana seguiremos nuestra ruta en dirección al hospital, tal y como planeamos- dijo Sarah.

Kevin y Alex movían un estante para obstruir el paso al almacén. Temían que hubiera algo detrás, algo peligroso, pero con el estante como barricada, se sintieron más seguros.

-Listo. Ahora, ¡a dormir! Nos espera un largo día...- ordenó Kevin. Clarie se disgustó con el tono en como lo dijo. No le gustaba recibir órdenes de él.

-¿Quién lo nombró líder? Actúa patéticamente...- pensó.

...

Todos dormían. Por suerte, en las mochilas, además de traer armas y algo de comida también habían empacado mantas y linternas, ideales para el frío y la oscuridad de la noche. Alex era el único que se mantenía despierto.

-Lo vi...- pensaba. –Yo lo vi. ¡Lo vi! ¡Vi como ese mordedor se levantaba! ¿Es que no mueren con un simple disparo?- luego de perturbarse con sus pensamientos, cerró los ojos y se dispuso a dormir.


Notas del Autor:

¡... Y otro capítulo! He de confesar que, a pesar de tener ya varios capítulos, no hemos avanzado mucho en la historia que tengo planeada. Pero no quiero escribir historias muy largas, para que no se aburran. Comprendo eso (a veces me pasa...).

No olviden reviewear, como siempre se los agradezco mucho. ¡Hasta el próximo capítulo!