Por un momento en su vida gozó de fama, encarnando a una dulce, irreverente y alegre joven que podía ver el futuro por medio de sus sueños en una de las tantas series juveniles cargada de moralismos que se estrenaban de forma simultánea por la caja boba.

Las quinceañeras devoraban aquella serie y productos derivados, la joven actriz pasó de ser una ciudadana más a toda una celebridad a nivel nacional; su personaje, según los autores de la serie, parecía ser hecho a su medida, por la fluidez con la cual lo desarrollaba. Aquella serie pasó del bloque sabatino a semanal en poco tiempo, la primera serie que se lanzaba en las vacaciones escolares en alcanzar tanta aceptación.

La primera temporada terminó dejando en suspenso a sus espectadores, la protagonista tuvo una visión impactante, alguien de su círculo de amigos estaba por pasar por un embarazo precoz, pero como fue despertada por su gata no llegó a ver el rostro de esa persona cercana. Y la polémica no se hizo esperar, los padres paranoicos más preocupados por la caja boba que por sus hijos elevaron sus gritos, los guionistas querían ofrecer algo llamado "contenido" en su acartonada serie. Las entrevistas no se hicieron esperar, desde los programas de variedades, las típicas "doctoras" que resuelven problemas familiares, la prensa y algún que otro cronista de blog. La joven actriz comenzó a ver el lado feo de su fama y todo estaba por comenzar.

Sus salidas a restaurantes, cines, teatros o visitar a un familiar pasaron de actividades normales con algún autógrafo de por medio a delirantes sesiones de fotos no deseadas y persecuciones con algún daño colateral. Estaba en las columnas de chismes, en los programas mañaneros de variedades, su vida estaba ante la lente de una cámara de forma constante.

La serie que la llevó al estrellato culminó, la chica embarazada resultó ser la protagonista y no hizo lo que siempre hacía el personaje para evitar lo que veía en sus visiones ocurriese, su meta de ser "la más genial y mejor intérprete de sueños" fue saboteada por ella misma. Aquel extraño final marcó el comienzo de la actriz en una tarea casi imposible, demostrar sus dotes actorales y quitarse esa marca de estrella juvenil.

La primera puerta que tocó fue la del teatro, no le fue bien en la primera obra que consiguió, probó suerte en la radio donde estuvo estable por un buen rato.

En sus días en la radio la fama la azotó nuevamente, en la figura de un acosador. El individuo le remitía fotos modificadas del personaje que la llevó a la fama, en lo que "argumentaba" era la nueva etapa de aquella chica.

A la actriz convertida en locutora de radio se le ocurrió pedir protección, pero fue tal su delirio de sentirse segura que comenzó a aislarse de todos sus familiares y amigos, su comportamiento se volvió errático, desorientado y polémico. Desde sus controversiales comentarios en la radio, su comportamiento fuera de horas de trabajo, aquellos videos donde se mostraba ida, desvariando, haciendo shows de comedia donde su faceta más oscura y deprimente era el centro de atención.

Para unos había tocado fondo, pero lo triste de todo el asunto que el único contacto que conservaba con otro humano era con el acosador. Unos pensaron que después de que la policía encontró al acosador y lo llevó a juicio las cosas con la actriz se calmarían, pues se decidió a ejecutar una última y memorable racha de mal comportamiento para que así jamás fuese olvidada. Primero una serie de multas por manejar en estado de ebriedad por las avenidas más lujosas de la ciudad, luego unos improperios en contra de los creadores de la serie que la llevó a la fama cayendo en la difamación, una serie de apariciones en programas de entrevistas haciendo de las suyas, lanzando sus tacones a una de sus ex compañeras de trabajo durante una entrega de premios y todo acompañado por visitas al juzgado y reflectores.

Luego de su confinamiento en un centro especializado y luego en su casa, poco se escuchó hablar de ella nuevamente. Su madre, su manager dieron autorización al canal superficial llamado SBT para emitir un especial sobre la biografía de la actriz con material nuevo, las entrevistas de sus seres queridos.

Desde ese día no se supo más de ella, su madre ya no quiere hablar más de su hija siendo la única persona que mantiene contacto. Se especuló que en sus días de confinamiento conoció a alguien, un empresario viudo quien se ofreció voluntariamente a terminar la construcción de la casa de la actriz y del centro donde estaba recluida. La madre nunca se opuso a la unión a pesar de que el empresario era varios años mayor que su hija, ya que sentía que él era el único que lograba hacerla sentir bien. La chica que creció sin la figura de padre, con una chispa para la actuación que después de un tiempo decidió presentarse como candidata para el rol protagónico para aquella serie.

Jacqueline Montoya salió del ojo público de la misma forma en la que llegó, fugazmente. Aunque unos creen que la han visto en películas independientes actuando nuevamente, a ciencia cierta no se sabe. Se dice que vive en una casa con vista a un lago en un condado rupestre, el sueño de su esposo y ayudándolo con "su gran plan".