El título viene de la hermosa canción de Ed Sheeran, creo que le queda bastante bien.

Todo es mío-mío-mío.


Déjame poner mis brazos alrededor de tu cuello, acurrucarme junto a ti, ¿qué importa quién nos vea?

Sé que lo que te pido es mucho, puedo ver el dolor en tus ojos. Estás consciente de que yo quiero algo más; pero yo sé que tú solo me ofrecerás una sincera amistad. No habrá problema, lo prometo.

Que a ti no te importe que luego me eche a llorar en la cama, que mi cabeza de vueltas y que los sentimientos me abrumen hasta que me conviertan en nada.

Tú no pienses en eso, por favor.

Yo solo quiero estar junto a ti, volver a sentir tu aroma, hacer que el mundo desaparezca y que solo existamos tú y yo.

Sé que es lo que no quieres que pase, sé que tú no quieres que yo te quiera. Ya te lo he dicho, no hay problema: yo tampoco quiero quererte. No puedes culparme por eso, es algo que soy incapaz de controlar.

¿Me dolerá después? Sí, lo hará. Probablemente llore, me grite y me reclame; probablemente tenga mal humor durante todo el día siguiente, y me sentiré confundida. Probablemente llegue a albergar una falsa esperanza en mi corazón…

Pero eso no importa; solo déjame abrazarte una vez más, te prometo que será la última.

Te prometo que será la última.


Oh Amor, búscate otro jugador que yo ya estoy cansada...

Faith Chassier.