Dulce Arrogancia

No digas lo que ya sé.

No digas lo que no quieres oír.

No digas que quieres huir.

Siempre así,

nunca cambiamos,

¿Nunca huimos?

Lúcida frontera

que separas verdad y realidad,

dime ¿Qué es sinceridad?

Mi arrogancia abierta

o sus enigmas perpetuos.

La alegría va pasajera,

igual que las penas,

igual que la ironía,

igual que la arrogancia.

Todo es pasajero

lo que hace a la vida un velero

más valioso que el dinero


Poema bastante antiguo que encontré en un cuaderno hace unos días.

¡Gracias por leer!