Waazzaaaaaaa!

Aprovechando las convulsiones de mis vacaciones, pues éstas se encuentran agonizando, me metí en el reto de una nueva tabla y en esta me enfocaré en otro personaje poco conocido; Alastor. Este... individuo es un ángel, y eso es lo único que sé. La primera historia que comencé de él se quedará para siempre en Argentina, en un cuaderno bonito con portada de Jack Skellington (así es?)

Pero necesito conocerlo más, así que le dedicaré 30 vicios. Por supuesto, no estará solo ya ven que a mí no me gusta dejarlos solitos. Con él vendrá Aikanáro y Esmeralda (Obviamente) No sé si se juntará con más, no me parece posible, pero en mi mente cualquier cosa puede pasar. Espero lo disfruten.

Enjoy!


De ahora en adelante…

Repitió las palabras en su angelical mente un par de veces más. Aparentaba estar sereno, con la mirada perdida en la tormenta a sus pies. Por supuesto, sus pensamientos eran igual de caóticos que el clima; no podía estar tranquilo de ninguna manera dadas las condiciones actuales.

De ahora en adelante… recitó de nueva cuenta en sus pensamientos, profundos y perdidos más allá de las nubes oscuras, montañas, lagos, océanos y toda la geografía de la mitad del mundo.

Antonio estaba allá, agazapado en la esquina de una habitación acolchada por culpa del ángel y su terrible descuido, por no haber prestado atención a las señales, clarísimas además, colocadas delante de él para cumplir su misión. Su única función había sido dejar morir al muchacho.

El error de Alastor había sido tomarse su trabajo de Ángel Guardián muy enserio. Él y todos sabían que el contacto directo con los humanos estaba prohibido. No por ellos, claro, si un humano se daba cuenta que los ángeles existían, nadie a su alrededor le creería, y eso era bueno.

No obstante, había otras criaturas en la tierra además de los humanos y los animalitos creados por Dios. Mucho más inmundos y despreciables que las mascotas favoritas del Padre. Y si esas criaturas llegaran a descubrir que había ángeles caminando entre los humanos, éstas podrían hacer todo para obtener un poco de su Gracia.

Inaceptable, por supuesto. Era algo que no podía ni debía suceder jamás y el error de Alastor era imperdonable. No podía asignársele ni una sola misión sin que la echara a perder. Eso no estaba bien, por eso ahora había sido degradado. Alastor no sería más un Ángel Guardián, había quedado claro que su incompetencia podía costarles milenios de esfuerzo por mantenerse ocultos de las criaturas de las sombras.

De ahora en adelante… se repitió y desplegó las alas. El frío viento del Everest acarició sus plumas, llenándolo de ánimos para no fracasar de nuevo.

De ahora en adelante haría las cosas bien y su Padre estaría tan orgulloso de él como todos sus hermanos.

Batió las alas y se tiró en picada hacia la tierra de los humanos. Volvería al luga donde lo habían asignado y practicaría a diario. Quizá, en algún momento, podría mostrarle a su Padre lo bien que tocaba el violín.


2229hrs
21/12/12

Ese violín también está en una historia exclusiva para Mely... pero fue una aparición corta, espero aclarar todo acá sin mandarlos a leer esa historia inexistente, porque no pueden, listo. Creo que podré hacerlo, después de todo, tengo 30 vicios para aclararlo todo y aclarar mis dudas acerca de este angelito.

**DEaMiMaZy**

«-( H.S )-»™