"Antes, cuando el muro no existía, las visitas estaban permitidas hasta cierta hora"

-Interesante…- susurró Maeve Hassi.

Era domingo, y al no tener nada que hacer, se quedó en su cama, escuchando música. Al cabo de unos minutos comenzó a tener sueño, y escuchando la canción "Time That Remains", se quedó profundamente dormida.

Estuvo soñando con los recuerdos de su llegada a la academia, un tanto distorsionados por ser un sueño, claro. Lo último que vio antes de despertar, fue al asesor de dormitorio diciéndole: "Antes, cuando el muro no existía, las visitas estaban permitidas hasta cierta hora…". Ya despierta, comenzó a pensar sobre el muro, hasta que la curiosidad se apoderó de ella y la hizo levantarse de la cama, en busca de alguien que pudiera resolver su duda.

-…No. A decir verdad no sabría cómo explicarte el por qué. Ni siquiera yo lo tengo muy claro. Lo mejor sería ir a preguntarle a uno de los superiores, o a algún profesor; sin embargo dudo que los superiores sepan toda la historia, y creo además que los profesores no tienen muy permitido hablar de eso.

La respuesta dada por Isaac decepcionó un poco a Mae. Le había citado en uno de los jardines para platicar.

-Pero, ¿por qué quieres saber?- preguntó Isaac un poco extrañado.

-Oh, solo…. Me dio curiosidad. Es decir, yo creía que la academia había sido construida con todo y el muro, pero el asesor me dijo que antes se permitían las visitas. Quiero suponer entonces que la construcción del muro es reciente.

-Podríamos decir que si. La escuela se fundó hace 30 años, y el muro lleva ahí tal vez 5 años. Lo único que puedo decirte es que su construcción fue una especie de castigo. Algo pasó hace cinco años que provocó la furia del director en ese entonces.

-Pues vaya castigo… Tener que esperar hasta vacaciones para ver a un amigo o amiga.

-Te diré… No es necesario esperar. Puedes recargarte en el muro y hablar con alguien del otro lado. Bien no lo puedes ver, pero de menos puedes hablar sin la necesidad de un teléfono o una computadora.

-Ohhh... Nee, Isaac, ¿has ido al muro a hablar con alguien en especial?- preguntó de manera un tanto burlona, dándole pequeños codazos.

-Ehhh, esto...- titubeó levemente sonrojado- S-si, hay alguien. Se llama Lotti... Bueno, en realidad se llama Charlotte, pero yo le digo así.- terminó de decir soniendo.

-Lindo.


-¿A quién le podría preguntar?- murmuró Mae.

Había vuelto a su habitación. Recostada en su cama, le quitaba el envoltorio a un chocolate, mientras pensaba en quién podría responderle. Se metió la golosina a la boca y abrazó au almohada. Tenía opciones, si. Pero para todas había un pero:

Le daba pena preguntarle al asesor de dormitorio. Tanto Claude Como Alexandre eran de primer semestre como ella, y por ende no podrían saber mucho. Dudó que Luka le pudiese dar una respuesta entendible. Y en cuanto a Eirian... simplemente le daba un poco de miedo preguntar. Debido a que no conocía a nadie de 5° o 6° semestre, y que no parecía buena idea ir a preguntarle a algún profesor, Mae pronto se quedó sin opciones. Se dio por vencida y dejó de darle tantas vueltas al asunto. No obstante, pensó que sería divertido ir a preguntarles a sus "amigos" (entre comillas porque más que tratarla como a una amiga, la creían un juguete) si tenían a alguien especial del otro lado del muro. Con algo de suerte, hasta el mismísimo Eirian tendría una reacción parecida a la de Isaac. Así pues, se metió otro chocolate a la boca, se levantó de un salto y salió en dirección a la habitación de Luka Suominen y Eirian Arecs, donde supuso que estarían los tres.

Tropezó un par de veces corriendo por los pasillos, pero finalmente llegó. Se detuvo a respirar un poco, y una vez recuperada tocó la puerta. Nadie respondió, y volvió a tocar sin obtener respuesta. Intentó girar el picaporte, y descubrió que estaba abierto. Poco a poco, abrió la puerta casi por completo, para luego cerrarla bruscamente. Se recargó en la puerta, cubriéndose con las manos su rostro sonrojado a más no poder. La puerta se volvió a abrir; Eirian, levemente sonrojado pero un poco molesto también, se asomaba por la puerta.

-¿Qué es lo que quieres?- preguntó con ese tono de voz ligeramente intimidante suyo.

-E-ehh, yo... v-venía a preguntarles algo, a Luka, Claude y a ti.

-Luka y Claude están en la estancia, y como has podido notar...yo vengo de la ducha.

Y es que al entrar, Mae se había encontrado con Eirian semi desnudo; solo tenía una toalla cubriéndole de la cintura para abajo. Ya le había sucedido algo parecido con Claude; solo esperaba que no se convirtiera en una costumbre.

-¡L-lo siento mucho! De verdad que no era mi intención...- se disculpó sin ser capaz de verlo a la cara.

-No ha sido para tanto. Peor hubiera sido que ni la toalla tuviera, ¿nee?

Eirian sonrió de manera medio burlona, como rara vez lo hacía. Mae siguió sin verle a los ojos, pero igual sonrió. El chico le dijo que esperara afuera, se vistió y acompañó a Mae a buscar a los otros dos.

-¿Qué es lo que nos quieres preguntar?

-Ohh, jejeje... algo sobre el muro.

-¿El muro? ¿Qué tiene?

-El muro, nada. Yo tengo curiosidad por las personas que están del otro lado.- Dijo Mae, deteniéndose. Se dio la vuelta para mirar a Eirian, y conforme se iba acercando, el chico iba retrocediendo, extrañado. Hasta que la pared le impidió retroceder más.

-¿Del otro lado? ¿Te refieres a las chicas?

-Sipi

-Ehh, ¿qué hay con ellas?

-...¿Has ido al muro a hablar con alguien en especial?- preguntó esperando ansiosamente la respuesta.

-...Solo con Renée. Es una buena amiga.

-¿Solo eso?

-Claro. ¿Con quién más tendría que hablar?- Eirian notó que Maeve tenía una expresión de incredulidad en el rostro- ohh espera, ya entendí. No, no hay nadie especial... ¿Por qué la pregunta?- ahora era él quien acorralaba a la chica.

-Simple curiosidad- contestó Mae sin perder la calma.- Una conversación con Isaac en la mañana me hizo preguntármelo.

-Ah, con que es eso. Pues, si les preguntas a Claude y a Luka, te contestarán lo mismo. De las chicas, solo con Renée hablamos; bueno, igual y Luka habla con otras chicas, ya que es un mujeriego... pero creo que solo es Renée. Aunque, también está Alika...

-¡Eirian! ¡Claude y Luka se están peleando otra vez!- un chico de nombre Elliot vio al chico junto a la pelirroja y corrió a avisarle.

-Genial, ¿y ahora por qué?- dijo Arecs mientras empezaba a correr a la estancia, seguido por Mae y Elliot.


-¡¿Pero a qué hora has tomado esa foto?! ¡Imbécil!

-¡¿A quién llamas imbécil?! ¡Tan solo ha sido una broma, idiota!

Luka tenía contra el suelo a Claude. Estaban rodeados por unos 20 chicos que también estaban en la estancia, quienes no detenían la pelea por miedo a la fuerza de Suominen y el temperamento de Fairfax. Cuando estaban molestos, los dos eran de temer; Luka pasaba de ser un chico divertido (y pervertido) a ser una máquina de matar, mientras que Claude de ser un chico tranquilo e inocente, se convertía en alguien sin corazón.

Recapitulando, ambos estaban en el suelo a causa de una foto.

Hace 10 minutos aproximadamente, los dos estaban sentados tranquilamente en un de los sillones; el castaño escuchaba música -a Breaking Benjamin, específicamente hablando-, mientras que el rubio leía un libro -El vuelo del Hornet-. De pronto, Claude recibió una llamada, e interrumpió su lectura para atender su teléfono.

-¿Alika?

-¡Claude! Ehh, ¿recibiste el mensaje de Renée?

-¿Mensaje? ¿Cuál?

-Oh, no creo que tarde en llegar. Es una foto, y está causando escándalo aquí en la división femenil. Tal vez quieras hablar con Luka sobre esto...- Dicho esto, colgó. Unos instantes más tarde, recibió un mensaje de Renée:

Luka nos envió esta foto. Quisimos esconderla, pero la compañera de cuarto de Alika tomó su celular "prestado", y al ver la foto se la envió a medio mundo. Estoy segura de que te enfadarás, pero por favor... no mates a Luka... al menos hoy no.

-Renée

La foto adjunta era la misma que Suominen le había tomado la madrugada en que fue por Mae para entrenar. Aparecía dormido, con un ajustado pijama y abrazando una almohada. Como era de esperarse, se enfureció; le quitó los audífonos a su compañero y comenzó a reclamarle. En un principio, Luka lo tomó como un asunto de risa, pero cuando Claude soltó el primer golpe, respondió furioso. El mayor tomó a su oponente por el cuello de la camisa, y el otro le dio una patada en el abdomen. Y así, terminaron en el suelo.

-¡Claude, Luka! ¡¿Pero que rayos les pasa?!- gritó Eirian bastante molesto. Fue y separó al castaño del otro, aprisionándolo por los brazos. Mae, por su parte, intentó calmar a Claude, tomándolo por los hombros; no obstante, el chico cegado por la ira, e inconsciente de que Maeve era quien estaba detrás de él, golpeó a su compañera en la cara usando su codo. Un par de gotas de sandre brotaron de su nariz.

Todo se volvió silencioso.

-¡Mae!- Eirian soltó a Luka y corrió hacia ella. El castaño miró completamente sorprendido el golpe marcado en el rostro de la pelirroja. Claude, al escuchar el grito de Eirian, se giró aterrado. Vio como la chica se frotaba la parte afectada, se acercó a ella, apoyó la frente en su hombro y se disculpó unas 6 veces, susurrando. "Está bien" susurró ella también.


-Luka, ¿es que no te cansas de hacer estupideces?

Eirian había arrastrado, literalmente, al par de enojados hasta llegar a su cuarto. Una vez ahí, comenzó a regañarlos.

-Oye, yo envié la foto solo a Alika y a Renée, no sabía que se enviaría a media división femenil.

-Pero seguramente tenías planeado hacer eso en algún momento.- refunfuñó Claude.

-Admito que en un principio, tomé la foto para poder chantajearte, pero sabes que todo lo hago en plan de broma.

-Pues la broma fue muy lejos. De la pelea, hasta las chicas se enteraron. Además, alguien salió lastimada...

Los tres volteaton a ver a Mae, quien estaba sentada en el rincón. Claude se sentía la peor persona del mundo, y Luka también sintió algo de culpa; después de todo, la pelea fue por la foto que él tomó. Eirian realmente se había preocupado al ver como Mae caía al suelo, con la nariz sangrando. Esa era una de las principales razones de su enojo.

-No me miren así, no fue gran cosa. Entiendo que Claude lo hizo sin malas intenciones...-intentó despreocuparlos- ¡Oh, es cierto! Yo les iba a preguntar algo.-Los tres se sobresaltaron por su repentina emoción-¿Tienen a alguien especial al otro lado del muro?

-Renée.- dijeron los tres al mismo tiempo.

-¿Se puede saber quién rayos es Renée?- murmuró haciendo un puchero.

-Fue novia de Luka- habló Claude- y ahora es muy cercana a nosotros. Es tímida, pero buena persona... ¡Y tiene un bonito y largo cabello teñido de plateado!

-Siiiii... dijeron los otros dos.

-Ohhh, debe ser muy bonita- Mae trataba de imaginarla, emocionada.


Se sentó en el pasto, recargándose en el muro. Minutos después de ver como Luka y Claude hacían las pases, se aburrió y fue al muro.

-Si que dolió- murmuró, tocándose la cara. De repente, escuchó unos sollozos; volteó de un lado a otro, pero no vio a nadie. Debido a esto, y a que los sollozos parecían ser femeninos, supo que el sonido venía del otro lado.

-Ehhh... ¿estás bien?- lanzó la pregunta al aire. Entonces, el llanto se detuvo.

-...¿Quién eres?- preguntó la voz.

-Soy Maeve, Maeve Hassi. ¿Y tu?

-Me llamo Renée.


¡Hola!

Les agradezco que hayan tomado la molestia de pasarse por aquí y leer este capítulo, que espero les hay gustado~.

Cualquier crítica o sugerencia es bien recibida.