Buenas noches, mis queridos lectores.

Espero que disfruten de este cuento-idea... Bueno, en realidad es un relato corto sobre un personaje que se está formando en mi mente y cobra fuerza cada vez más hasta animarme a escribir una historia con él como protagonista. :-).

Un saludo.

EuRiv.


El Lobo de Londres.

Cuando nací, mi madre tenía los minutos contados. Al ponerme a su lado, ella me dio su primera y última bendición con el último suspiro de sus labios, los cuales dibujaron la más triste de las sonrisas.

Al morir, la comadrona se dispuso a llevarme al orfanatorio, pero mi padrino, John Belford, me arrebató de sus brazos diciendo que me llevará con él sin que nadie se lo impida.

Él desapareció de Inglaterra sin dejar rastro alguno… Y yo con él.

Ahora, 22 años después de aquella tragedia que permaneció en el olvido, que sus cómplices callaran el crimen, y que la familia de mi madre quedara en la ruina para luego levantarse nuevamente gracias a las habilidades de un miembro suyo…

Me hallo aquí.

Aquí, frente a la tumba de mi madre, con una daga en una mano y la otra sangrando por la cortada que me hice en su presencia. Con la mirada retadora y decidida, demostrando respeto y a la vez haciendo un juramento de venganza y justicia contra todos aquellos que le hicieron daño.

Jurando ser como un depredador, un lobo para ser más exacto; jurando cazar a todos los que se involucraron en su sufrimiento y hacerles pagar con creces por cada lágrima, cada gota de sangre, cada tortura a la que estuvo sometida mi madre. Jurando que sus cabezas rodarán tanto social como físicamente.

Jurando que el último de los Harlowe, la última empleada de Madame Sinclair, y hasta ese tal Tomlinson caerán ante mis pies sin clemencia de mi parte. Lo juro por mi sangre y por la memoria de mi madre, Clarissa Harlowe, que no descansaré hasta lograrlo.

Me llamo Michael Morangias, nacido Michael Lovelace Harlowe… Y soy el Lobo de Londres.