Frío. Sientes frío. Pero no es un frío agradable, como el que sientes cuando tomas la nieve para lanzársela a tus amigos, o el que sientes al tirarte de cabeza a la piscina. Ese frío que te despierta y te hace sentir vivo, que parece que no se acaba nunca, pero que siempre terminas por acostumbrarte y disfrutas de él.

Pero está vez es diferente, no es agradable, nunca termina, no puedes acostumbrarte a él. Te mueves, corres intentando encontrar una fuente de calor, te sirve cualquier cosa: una manta, una vela… ¡incluso una simple bufanda! ¡Algo! Necesitas algo urgentemente, porque si no jamás terminará ese frío. Pero no llega, y sabes que nunca llegará, que sentirás ese frío durante toda tu vida.

Este drabble es una cosa rara, me salió así. Lo publiqué en mi blog ( ), y en el foro Lorem Ipsum ( ), como The Dreams. Por el momento solo en esos sitios, si lo veis en otro os pido que aviséis.