¡Hola!

Bueno, ahora iniciando con esta nueva historia. La verdad es que este capítulo en especial tiene ya muchos meses de estar escrito, y la verdad he modificado poco. Menos de lo que me hubiera gustado modificarlo. En fin, la historia originalmente iba a ser subida cuando estuviese terminada, pero qué demonios, ya estoy aquí.

Advertencias: MUCHO gore, incesto, temas religiosos tratados sin ninguna delicadeza, muchas muertes, tortura, necrofilia, lemon, violaciones y lo peor... intentos de humor barato en algunas escenas (?)

Rating: +16, quizás roce el +18


Prólogo: Misión para 412.

Estoy aburrido mientras me recargo en esta pared de ese callejón tan oscuro y frío. La capucha que cubre mi cabeza y gran parte de mi rostro y mi capa no son suficiente abrigo. Pero, son necesarias para mantener oculta mi identidad. No puedo ni fiarme de mis propios superiores.

¿Quién diría que el trabajo de cazador era tan peligroso? Yo apenas y tengo quince años. Tengo que ser especialmente cuidadoso si pretendo vivir más que sólo eso.

La lluvia de esta fría noche es incesante, este oscuro cielo cuyas estrellas son invisibles no quiere brindar más luz que la que proporciona la luna, la poca iluminación del lugar me hace sentir que en cualquier momento podría emerger alguien de las tinieblas y atacarme y el desagradable olor de este lugar penetra mi nariz me repugna en sobremanera. Pero, debo dejar mis miedos infantiles atrás y concentrarme. Esta misión podría ser peligrosa o la última.

Escucho unos ruidos, alguien se acerca. Me mantendré alerta para saber si es un atacante o uno de mis superiores.

—Número cuatrocientos doce, ¿es usted? —preguntó una figura que no puedo observar bien y que aparentemente se mantiene al margen del alcance del único poste de luz. Doy dos golpes con el pie en el piso, dándole a entender que soy quien busca. El extraño sujeto, arroja un fólder recubierto de plástico para que no se moje cerca de mí y se retira rápidamente.

Volteo hacia los lados y me aseguro de que no haya nadie cerca. Cuando me aseguré que no hubiera nadie, tomé el fólder y me retiré rápidamente.

Debo abrirlo hasta llegar a casa, por ahora sólo debo concentrarme en que no vean quién soy.


Abro la puerta de mi habitación. Ahora estoy viviendo temporalmente en un hotel muy barato. Aunque me paguen lo suficiente como para vivir bastante bien, tengo que ahorrar y no puedo mantenerme en un mismo lugar. Dejo mi capa que uso para proteger mi identidad de lado y me lanzo sobre la cama. Suspiro pesadamente. Todos los días es una constante huida.

Desde que tengo este trabajo, que son aproximadamente ya dos años, siempre he estado huyendo. Aunque antes tenía a mi mentor, ahora debo valerme por mí mismo.

Intento quitarme estos pensamientos de la cabeza que sólo me hacen revivir el pasado negando con la cabeza enérgicamente. Debo ver quién es mi objetivo ahora.

Abro el folder que me habían entregado.

Cuatrocientos doce, a usted se le ha asignado el ya conocido caso "Masacre de los Exterminadores del Norte". Sabemos que este caso ya se le ha asignado previamente a otros cazadores, pero ninguno ha logrado dar con el culpable. Así que, por esos motivos, se le deja en sus manos el caso ya que estuvo bajo la tutela de ciento cuarenta y seis.

La única pista que hay sobre el caso es:

Su ubicación seguramente es Airon, ya que es la ciudad más cercana a la aldea de los Exterminadores y la única a la cual pudo huir. No hay vestigios de magia en el lugar, por ende no pudo tele transportarse. Existe un registro que indica que sólo hay una persona que llegó ese día, sin embargo, esta persona reside con otras dos personas que pudieron ser igualmente culpables debido a su condición sobrenatural.

Esperamos que usted pueda dar con el culpable, sabemos que usted mejor que nadie podrá dar con el ejecutor de la masacre y llevarlo ante la justicia.

El pago que se le dará será de: Tres millones de dólares.

¡¿Cómo?! ¡¿"El caso Masacre de los Exterminadores del Norte"?! ¡Ese caso es casi imposible de resolver! Bueno, no sé por qué me hayan dejado tan importante caso. Y que ella haya sido mi tutora no me parece suficiente motivo.

¿Será peligroso? ¿Y si fallo? Debo rechazar esto. Aunque, la recompensa es una suma bastante fuerte. ¿Valdrá la pena? ¿Y si realmente soy lo suficientemente capaz como para atraparlo?

Todo ese dinero... ¿podría salvarlo?

Lo haré, llevaré a cabo esta misión. No creo que me acarree tantos problemas, ¿o sí? Soy un cazador de rango ocho. Pero no debo confiarme, alguien que pudo contra todos los exterminadores del sur era alguien bastante fuerte. Hasta me atrevo a decir que era sobrenatural.

Es lo más lógico, los exterminadores se dedican a exterminar seres sobrenaturales. Quizás fue en venganza o por miedo a ser exterminado algún día. ¿Habrá sido más de una persona? Las probabilidades no son nulas. Quizás, haya sido obra de algún grupo de criaturas que se hayan aliado para terminar con los exterminadores. No, no puede ser esto. ¿Si fuera así, por qué no ha pasado nada con los Exterminadores del Norte? No tendría sentido, el suceso tiene más de dos años. Ya hubiera habido otro ataque.

¿Qué podrá haber sido?

Bien, creo que debo dejar mis deducciones para mañana. Ahora sólo me dedicaré a dormir, mañana iré a Airon.


Camino hasta llegar a la ciudad, ya estoy aquí. Es un lugar bastante ameno. El cielo despejado, el aire puro y libre de contaminación, los gritos y risas de los niños del lugar... todo es tan pacífico.

¿Quién diría que esta es la posible ubicación de un asesino en masa?

Todo es tan tranquilo, demasiado. Nadie sospecharía. Que buen lugar para un asesino. Mantengo mi capa negra en su lugar, aunque llame más la atención, mi rostro está cubierto. Nadie me verá, mi identidad tengo que mantener protegida si quiero vivir. Las calles que tránsito, son demasiado tranquilas. Este lugar, tal vez ni supere los quinientos habitantes.

Escucho un ruido, parece un grito.

— ¡Tetsu, idiota! ¡Vuelve aquí con eso! —gritaba una chica castaña de aparentemente catorce años mientras perseguía con una escoba a un chico rubio de la misma edad que tenía en brazos un libro raro.

— ¡Janne, atrápame! —le contestó divertido, cómo si sólo estuviera jugando. Aunque a los ojos de la chica esto no era un juego. Pasaron corriendo ambos junto a mí, pero creo que esto no es algo que me deba interesar. Debo concentrarme en buscar dónde quedarme y de encontrar algún indicio sobre el paradero del asesino.

—Idiota... —escuché susurrar a la chica mientras se detenía a pocos metros de mí. Se ve cansada de tanto perseguir al otro chico. Por alguna razón me llama la atención y me detengo a observar qué hace.

—Catena… —la escuché susurrar, mientras señala al chico rubio. Del dedo con el cual lo estaba señalando está saliendo un rayo de color azul que va en dirección a él.

El chico rubio se da cuenta de esto y de inmediato corre detrás de un espejo, el hechizo rebota. La chica, al darse cuenta de que ese rayo va en su dirección se mueve y...


Abro mis ojos y encuentro dos pares de ojos cafés que me miran con curiosidad. ¿No son esos chicos que hace unos momentos me habían distraído?

— ¿Está bien, señorita? —pregunta el de cabello rubio y... espera. ¡¿Cómo de que señorita?!

—Eh, estoy bien —respondo, por mi voz, quizás ya hayan descubierto mi verdadero sexo. No es mi culpa tener una apariencia un poco afeminada.

— ¡Oh, lo siento, señor! —Se disculpa de inmediato ahora la chica —. Es que mi amigo es demasiado estúpido. ¡Imagínese, cree que yo soy una abusiva!

—Pero de verdad lo... —quiso decir algo el rubio pero la castaña le da un codazo tan fuerte que le quita las palabras. Aunque creo que él no se equivocó mucho en eso.

—No importa, ya me han confundido otras veces.

—Pues, no es mi culpa que usted parezca travesti —dice el chico recibiendo otro codazo de la castaña, que esta vez lo manda al suelo.

—En serio, Tetsu es estúpido —insiste la chica en la estupidez de su amigo. Aunque empiezo a estar de acuerdo con ella.

—Bueno, tengo algunos pendientes así que debo reti-

— ¡Espere, tengo que revisar algo! —exclama de inmediato la castaña interrumpiéndome. Ahora, está revisando mi antebrazo derecho, como si buscara algo en él.

— ¿Qué tienes que revisar? —pregunto algo asustado, ¿sabrán qué soy?

—Oh no... —dice mientras recorre mi manga. ¿Cuándo apareció esa extraña marca, que parece una pequeña estrella negra de cuatro picos?

—Eh... esto no está pasando... —niega ella al ver la marca que aparentemente fue causada por su hechizo.

—Janne, ¿acaso has...? —pregunta el chico pero al ver que la castaña mueve su cabeza en respuesta afirmativa detiene su pregunta.

— ¿Qué ocurre? —pregunto nervioso de no saber qué es lo que pasa.

—Te has convertido en un Chained...


Lo sé, a primera vista se ve como algo infantil, pero bueno, más tarde verán que no es así. En fin, me ayudarían dejando un review. Peticiones de continuación, amenazas de muerte, ataques terroristas, críticas constructivas... todo lo acepto detrás de este "seguro" escudo (Dice detrás de la tapa de un basurero)