Puf paf tu tu tu parabara bara ta ta la pa pa puf pa puf pa puf. Ese maldito día de Octubre, me encarnicé en tomar una grapa en un bar, rodeado de borrachos y gente desconocida, de la cual siempre te llevas un poco de aliento a vino tinto.

Era jueves loco, de tomar mucho y trabajar poco. Salí con la camisa desprendida de la oficina, y busque algún bar abierto, donde no halla timba, porque si la hay, de seguro, no hay borrachos. Vivos, no estúpidos Encontré una cueva, desde donde podía mirar toda la ciudad marchar lento como un tractor al cual parecería le están soplando el tanque.

La ciudad ya hoy en día marcha sin ganas, en eso, me pedí una grapa y le pregunte al veterano que atendía la hora, yo tenia hora, pero quería saber si veía bien o estaba atendiéndome alcoholizado. Luego de varias horas, y varias grapas una ficha me toca el hombro. Me doy vuelta, sin saberlo, y era un compañero de trabajo, que casualmente hacia mi misma labor. Se sentó y pidió dos grapas mas, pago el, ya que yo ya tenia deuda en el bar.

Este hombre, de unos 40 años, recién casado por segunda vez, era fanático del eterno rival, vestía siempre pantalones anchos, y pulverices hippies. Pasaba haciendo bromas y estaba algo gordo. Tenia lentes grandes, peinado al estilo Pedro el Escamoso y una gran barba, que le tapaba casi en su totalidad la cara. Me comenzó a hablar un poco del trabajo, a hacer preguntas, las cuales, no suelo contestar. Aburrido de la conversación me di cuenta que tenían que cambiar los roles, y el preguntón debía ser yo.

Lo invite a fumar un cigarro afuera, para que saltara el tema de la nicotina inmediatamente, y con esto, poder hablar de la marihuana. Él fumaba Océano, algo particular, porque no mucha gente lo hace, así que no tuve que convidar de mis Marlboro Argentinos. Luego de unos minutos le pregunté directamente ¿Solo cigarro Me quedo mirando fijo y luego de unos segundos, soltó una risa sincera, seguida de unas palabras que creo que nunca se me van a olvidar

–Maxi. Con criterio y sabiduría, todo se puede.–

Indirectamente entendí que sí fumaba makkonia. Eso no cambiaba mi opinión sobre él ya que fumador conoce fumador. ¿O no chicos Luego de varias charlas, y varias grapas mas, salio el tema de otras drogas, donde me dijo que se había metido hace mucho tiempo, y que había logrado salir, debido a una paliza enorme que le habían dado.

El casamiento es algo muy importante para algunos, como lo es para el. Y estuvo en una gran depresión luego de su primer divorcio, seguido de eso, casi lo asesinan en un cante, por seguir malos pasos y para re matarla sufre de cáncer en la sangre, y como todos sabemos, eso es incurable. En esas situaciones, una persona, esta totalmente perdida, siendo del interior, sin tener donde vivir, sin trabajo, con una enfermedad mortal, sin poder tener hijos, por otra enfermedad, sin la persona que amas, y metido en las peores adicciones. Eso, es una perdición.

Es admirable, como hoy, el hombre salio adelante, sin claro está curar sus enfermedades que no tienen solución pero se volvió a casar, tiene una casa, y un trabajo para vivir. No roba, no se droga con químicos de los que hay en todas las esquinas, se controla en el alcohol y vive muy, pero muy bien.

Luego se fue y pedí una grapa más. Y me puse a pensar. ¿En que momento uno toca fondo Cuando tocas por completo el piso y decís una y otra vez que no te pueden pasar cosas peores. Pensemos. ¿Nos esta pasando lo peor ¿Nos quejamos de guarangadas ¿Valoramos lo que realmente tenemos Comenzando por el cuerpo.

Esos sábados a la noche. ¿Lo cuidamos ¿O nos tomamos todo lo que se nos cruza, nos fumamos un porro, mierda, como odio esa palabra, y nos creemos los mejores. Al otro día resaca, dolor de cabeza y mil mierdas más que apuesto, sus madres, que no tienen idea, lo que es una ojilla, vienen a traerle todo a la cama, para que estén bien.

Conocí a esta persona y la admiro, su flexibilidad y personalidad para no volver a lo más jodido, su cordura, para expresar lo que le paso, sin dar ni un poco de lastima, su cabeza, para tener en claro, lo que esta bien, y lo que esta mal. Y no estoy hablando de malas palabras, no sean ingenuos. Falso es el que le miente a las personas y no se muestra ante sus padres cuando fuma un cigarro, eso es falta de personalidad y las relaciones no llegan a concretarse si no nos mostramos tal cual somos.

Éste hombre se mostró tal cual, compartimos unas medidas de grapa y se fue. Con la frente en alto, y sabiendo bien, que cometió errores, le toco la entrepierna a zatanas y de ella misma se hizo de fuerzas, para levantarse del piso y luego treparlo, pasarlo por arriba, y mirarlo desde lo mas lejos posible. Tanto nos quejamos, tanto nos quejamos.

No existe un mundo perfecto, pero tampoco intentamos acercarnos.