Disfruten de esta historia.

Dejen sus comentarios por favor.


.

.

Querido Desconocido

Carta

1

~.~

.

A veces la vida resulta una mierda.

.

14 de Febrero del 20XX, 2:23pm.

Querido desconocido…

Hoy es un día horrible, de esos en los que de plano no quieres ni recordar pasados los años, para empezar estoy escribiendo esto en la destrozada tarjeta de felicitaciones que planeaba darle a mi novio, si, planeaba dársela al ahora ex novio que quiero matar con mis propias manos, además de que te la estoy escribiendo a ti, el chico que se encuentra sentado a unos metros de mi garabateando incansablemente sobre una partitura; sí, yo también creo que estoy loca, pero verte con tu guitarra enajenado en tu propio mundo, me ha hecho querer contarte todo.

Primeramente querido desconocido, me llamo Lizbeth, llámame Liz si no quieres salir herido.

No sé ni cuál es el principio en esta revoltura de sucesos, quizás es que al despertar me caí de la cama y me golpee el trasero horrorosamente. Después me queme el pelo con la plancha y tuve que cortar toda intención de arreglármelo por la rabia, seguido de que mi estúpido hermano Greg me sacó de la casa a empujones para quedarse a solas con su novia, como si no supiera que le he oído cuando la mete a escondidas y pasan TODA la maldita noche haciendo cochinadas.

Mi mejor amiga, Amy, pegó chillidos que casi me dejan sorda y con una necesidad de cirugía cuando su novio llegó con un ramo enorme a la clase de física, por cierto voy a la Academia S, por poco y pierdo un ojo con las asquerosamente melosas rosas que no paraban de bailar de un lado a otro entre sus pequeños brazos, lanzando miradas de "Muérete de la envida perra" con esos ojitos negros a todas la celosas que la observaban.

Derramé toda la gelatina de frambuesa sobre mi uniforme haciendo un batidero nauseabundo con mis manos, me puse el deportivo y cuando fui al lugar donde creí que estaría Bruce, el bastardo de mi ex, lo encuentro casi tragándose por la boca a Miriam, la chica que se cree muñeca barbie y pasa por los pasillos del instituto con un aura de diva ochentera diciendo "Nadie me merece en esta vida, arrodíllense y laman mis zapatos putos. Si osas hablarme serás conocida como la zorra facilona de la esquina roja" era la traición más grande de mi vida, o sea me habían visto la cara de idiota ese par de jodidos, ojalá se pudrieran en el infierno. Lo siento por tanta grosería de mi parte. Es que no logro entender por que de entre toda la bola de chicas que había para engañarme tenía que ser la arrastrada esa que estoy 100% segura pasa de año por acostarse con los profesores. ¿No había algo más decente? Digo, él era estúpido, no me podía esperar menos de su cerebro de cacahuate.

Para rematar pise mierda de perro al salir corriendo para acá.

Que tengas un buen día querido desconocido. Ojalá me dejes escribirte de nuevo en otra ocasión.

PD: Olvidaste una plumilla al irte, se ve bastante desgastada y tiene un garabato, casi como una firma, te la regresare si es que nos volvemos a ver.

Dejó de escribir y se puso de pie, sacudió su pantalonera con poca fuerza, su largo pelo castaño bailo en el aire por sus movimientos arrítmicos y restregó el pie contra el pasto para quitar los restos del excremento canino que iba pegado a su suela. Alzó el rostro y frotó sus ojos azules para enjuagar la lagrimas que corrían y le habían hecho escribir medio chueco sobre el trozo de papel, el cual arrugó y metió en su bolcillo, soltó un largo suspiro y se dispuso a ir a su casa a ver una película de Sandra Bullock con un gigantesco balde de nieve de chocolate que compraría de camino a casa, tomaría fotos de su hermano para amenazarlo y lograr que se largara con su novia a un maldito hotel y lloraría como María Magdalena el resto de la tarde.

Solo agradecía que ese chico, sin saberlo, fue su interlocutor en esa carta de desahogo que quien sabe si quemaría o no, después de todo al otro lado había un corazón magullado con"Te amo Bruce" escrito por ella.

.

.

Continuara

.

.