Te miro y suspiro.

Me miras y cierro los ojos.

Desvío la vista.

Te escucho suspirar.

Murmuras algo inteligible.

Giras la vista.

Bajo la cabeza y abro los ojos.

Suspiro más sonoramente.

Golpeas la mesa con el puño repentinamente.

Todos te miran, no te importa.

Volteas y nuestras miradas se encuentran.

Me miras con intensidad.

Mis manos se mueven con nerviosismo.

Intento desviar la mirada, pero no puedo.

Te levantas de pronto y me sorprendes.

Todos te miran de nueva cuenta, serán chismosos.

Te acercas manteniendo mi mirada atrapada.

"No quiero seguir con este estúpido juego" dices con voz grave.

Se congelan mis músculos aunque mi corazón late con fuerza.

Escucho algunos suspiros, netamente femeninos.

Te inclinas, colocando tus manos con suavidad en mi rostro, sin liberar mi mirada.

Me besas, te apoderas de mis labios de manera dulce.

Escucho silbidos y aplausos.

Mis manos cubren las tuyas, al tiempo que tu lengua juega con la mía.

Mi corazón se desboca, me falta el aire.

Te separas con la respiración agitada.

Vuelves a mirarme.

Mis mejillas y mis labios arden.

"Si ya terminaron quizás podríamos volver a la clase" dice el profesor.

Te disculpas, algo avergonzado.

Bajo la cabeza, apenada.

Vuelves a tu asiento y prestas atención al profesor.

Miro al frente y rozo mis labios con la yema de los dedos.

Te miro y suspiro.

Me miras y cierro los ojos.

Desvío la vista.

Te escucho suspirar.


Un pequeño experimento, la idea era hacer un conjunto de frases que juntas formaran una historia. ¡Se aceptan comentarios y críticas constructivas!