Dibujante

Capítulo 1: Alguien nuevo.

¡*!

Ser el mejor de todos es extremadamente difícil por no decir imposible, en alguna parte del mundo, en cualquier clase social, en cualquier cultura alguien te superará. Por lo general pensamos que somos los mejores porque todavía no conocemos a esa persona, pero cuando la conocemos nuestro mundo está de cabeza haciendo todos los intentos por superarla. Una de las cosas más difíciles es que tu talento no sea nato y que el de tu competencia viene totalmente desde su nacimiento.

Ya había vuelto de las vacaciones de invierno, saludaba a todos y llegaba a su sala de clases. Se sentaba en su puesto en una sección donde estaban sus amigos, había un puesto totalmente libre a su lado, le sorprendió un poco el hecho que su mejor amiga, Charlotte Usher, sentara al lado de Eashell Diaz, no le tomaba importancia. En ese momento la profesora jefa pareció estar hablando con alguien a través de la puerta.

—Buenos días, alumnos. Espero hayan disfrutado sus vacaciones de invierno– dijo dejando solo su gran cartera en el escritorio del profesor —¿Cómo pasaron sus vacaciones? —realizó la pregunta retórica.

—Todo el día con mi novia en cama —dijo uno de los alumnos bromeando —Quise invitar a Scarlet pero no quiso —dijo bromeando viéndola, ella reía rodando sus ojos.

—Viendo anime —dijo un otaku tercero de la fila frente al profesor.

—Tus piratitas no se comparan al gore —dijo otro otaku detrás de él.

Y comenzaba la discusión, todos reían hasta que todo cesó y la maestra finalmente fue a la puerta. Abriéndola y esperando a que alguien entrara.

—Ven, pasa —dijo estirando los dedos de su mano derecha moviéndola de atrás hacia delante indicándole el paso a la persona que estaba en la puerta.

La persona pasó era un muchacho de alto, tez trigueña, delgado, cabello corto color miel y ojos negros el único problema era su acné, usaba el uniforme normal sin suéter y una mochila colgando de lado tipo cartero azul oscura con algunos detalles cafés como la cinta donde se cuelga o la cinta donde se puede abrir.

Scarlet de manera automática sacó su cuaderno de dibujos y comenzó a dibujar un corazón con alas, no supo la razón, solo lo hizo a manera de impulso.

—No seas tímido, cuéntanos un poco de ti —dijo con sus manos estiradas moviéndolas de él hacia el curso.

—Eeem, soy Dylan Brown —dijo tímidamente levantando su mano y extendiendo sus dedos —Y acabo de venir de Canadá.

—Mas les vale cuerda de vagos que no lo conviertan a él también en un monstruo —dijo señalándolos a todos en general —Puedes dejar tus cosas en ese puesto vacío —dijo señalando el puesto conjunto al de Scarlet.

Sin rechistar fue al lugar que le indicó la profesora. El corazón de Scarlet latía muy rápido sin razón conocida, estaba muy nerviosa sin saberlo, cerró lo más rápido que pudo su cuaderno. Él se sentó dejando su mochila al lado de su mesa, se giró para verla y le gustó lo que vio sorprendiéndose gratamente. Ambos mantuvieron contacto visual hasta que ella decidió romper el hielo.

—Mucho gusto, mi nombre es Scarlet —dijo extendiendo su mano.

—Dylan —dijo sujetando su mano.

La mano de Dylan era fría y un poco firme y la de ella cálida y rígida. Rápidamente separaron sus manos, una voz de alguna parte de la sala rompió el silencio del salón.

—Profe, ¿y física? —preguntó el encargado de curso. Y solo dijo "física" porque ya los alumnos ni le llaman por sus nombres a los maestros, solo dicen la asignatura a la que el profesor pertenece.

—No ha llegado y no me han comunicado que no viene, esperen aquí hasta que aparezca o me digan otra información —dijo recogiendo sus cosas y saliendo de la sala y cerrando la puerta, los pasos de sus tacones resonaban por los pasillos hasta que el ruido cesó y todos comenzaban a hablar sin parar.

Y todos los alumnos comenzaron a hablar, a jugar con sus DS, a caminar por el salón, cosas sin importancia de esa naturaleza.

Scarlet aburridamente sacó su cuaderno de dibujo evitando el corazón que recién había dibujado. No supo qué hacer, solo hacía rayas sin sentido, algo iba a salir de las rayas, arte abstracto o algo así. Dylan también saco un cuaderno de dibujos, aburrida y hasta concentradamente comenzó a dibujar, su dibujo era una versión propia de Robin, genial que estaba saliendo el dibujo.

En un momento cuando Scarlet buscó su sacapuntas vio el dibujo, lo vio por un rato muy largo hasta que él noto que lo observaban. Se volteó a ella y se volvieron a ver a los ojos.

—No sabía que dibujaras —dijo volviendo a ver el dibujo.

—Si, al parecer tú también —él señalaba las rayas que hacía.

—Estas son solo rayas, estoy muuuuy aburrida y no sé qué dibujar —dijo rascándose la parte trasera de la cabeza.

—A ver —dijo agarrando su cuaderno naranja.

—Si tú me muestras los tuyos —ahora era ella quien agarró el cuaderno rojo.

Su talento era nato y ella tuvo que aprender y practicar todos los días desde el quinto grado para poder hacer algo así y no quedaban tan bien. Miraba los dibujos maravillada y un poco celosa, él era bueno, pero ella se esforzaría por ser mejor y él no pudiera ser el mejor.

¡*!