Primero que nada, muchas gracias por leer.

La verdad, esta historia es producto de una tarea que tuve en literatura de cuarto año de secundaria (en el 2009), donde se nos pidió contar o "Romeo y Julieta" o algún tipo de interpretación que tuviéramos de la misma antes de leer la obra en sí, y de eso salió la primera versión de esta obra. Después, una ves leímos la obra de Shakespeare, la tarea era rehacer lo que habíamos escrito antes, y así es como llegó a crearse esta historia.

Disclaimer: "Romeo y Julieta" es una obra original de William Shakespeare y los derechos le pertenecen a quien sea que los tenga en la actualidad (la verdad no tengo ni idea). Esta obra es tan solo inspirada en la famosa historia del famoso escrito ingles.


Inspirado por:

"Romeo y Julieta" de William Shakespeare


Personajes:

Ángel "Angy" Whitestar

Andrés "Andy" Starmorris, su mejor amigo

Escuderos y sirvientes de Ángel

Alejandro "Ale" Allison

Alma Montez, su mejor amiga

Sus abuelos

Emina, regente del lugar

Ángelo, pariente de Emina y "amigo" de Ángel

Narrador

Cura


Capítulo I:

Narrador: Por las calles de una ciudad, va caminando Ángel junto a sus escuderos.

Ángel: (mira raro al narrador, pero lo ignora y sigue su camino) "Que bella es esta ciudad en la que vivo, ninguna se le compara. Cruel sería el destino si me apartase de estas calles, pues mi corazón es y siempre será de esta, mi ciudad"

Escudero 1º: ¿Qué se te da por hablar así?

Ángel: ¡Bueno! ¿Qué no puedo ponerme romántica de vez en cuando?

Escudero 2º: Recordá que vinimos a buscar tu traje para el baile, y ya vamos de por si retrasados para el sastre.

Ángel: No es mi culpa haber chocado la carroza ¡Esa viejita apareció de la nada!

Narrador: Mientras dice esto, cruza la esquina y se encuentra con su mejor amigo, Andrés

Andrés: (mira curioso al narrado, pero lo ignora y habla con Ángel) ¿No será que sos una irresponsable? Hace rato que te espero

Ángel: (sarcástica) Yo también te quiero Andy. Además no llegue TAN tarde.

Andrés: (entre sarcástico y enojado) Cierto, perdón, olvidé que en tu mundo, "una hora después" no es tan tarde.

Ángel: (cambiando de tema) ¿Sabes si ya está mi traje?

Andrés: ¿Para qué? Como si un vestido te hiciera más bonita.

Ángel: Ja-ja ¿Por qué me quedo a escucharte? Tengo una fiesta a la que asistir.

Narrador: Ángel sigue su camino y Andrés va tras ella.

Mientras tanto, del otro lado de la ciudad, los abuelos de Alejandro lo preparan para la fiesta.

Alejandro: (ignorando al Narrador) ¡¿Tengo que ir?!

Abuela: ¡Por supuesto! No vas a dejarme sola con tu abuelo.

Alejandro: Pero no quiero…

Abuela: No seas terco, todos iremos. Además mira lo lindo que te vez.

Alejandro: (refunfuña) ¿Pero por qué?

Abuelo: Recuerda, nieto, que somos los invitados de honor. Sería una descortesía además de un desperdicio no ir.

Abuela: Tampoco es como si pudiéramos faltar, perderíamos una gran oportunidad de amigarnos con la regente Emina.

Alejandro: Pero no tengo ganas de ir.

Abuela: Deja de quejarte, además te vez muy lindo como para no ir.

Narrador: La abuela trata de abrazar a Alejandro, pero este se echa para atrás y en ese momento entra Alma, su mejor amiga.

Alma: (mira raro al narrador, pero lo ignora y se dirige a Alejandro) Veo que ya estás listo para la fiesta, Ale.

Narrador: Los abuelos salen de la habitación, dejándolos solos.

Alejandro: (mira por un segundo al Narrador, pero vuelve a hablar con Alma) No quiero ir a la fiesta.

Alma: ¿Por qué no?

Alejandro: Todos los que van a esas fiestas tienen la edad de Matusalén, y no me interesa bancarme una conversación sobre cosas que pasaron hace siglos.

Alma: Ay, no exageres, también hay chicos de nuestra edad.

Alejandro: Huf, tontos niños mimados que solo se preocupan por como se ve su peinado. Por cierto ¿Cómo se ve mi pelo desde atrás?

Alma: (aguantándose la risa) Bien. ¿No me acompañas al mercado? Me faltan unos pendientes que combinen con mis zapatos.

Narrador: Así ambos salen de la habitación. A la tarde, Ángel se encuentra con Andrés y su "amigo" Ángelo.

Ángelo: (mira divertido al narrador, pero después dirige toda su atención en la chica, hablándole con un tono insinuante) Hola, Angy.

Ángel: (incomoda) Ángelo (voltea a hablar con Andrés) ¿Por qué lo invitaste?

Andrés: El insistió.

Ángelo: Oh, me lastima tu molestia Angy, vos sabes que te quiero…

Ángel: Por mi plata.

Ángelo: Es una forma de querer.

Ángel: Como sea… ¿A dónde vamos?

Andrés: Quería ir a un bar, pero sos menor de edad. Así que pensamos en ir a una Iglesia y "pedir" el vino de la comunión.

Ángel: ¿Pero nos lo darán?

Andrés: Idiota…solo sígueme.

Narrador: Los tres empiezan a caminar y al rato llegan a la Iglesia. Frente a las puertas de la misma, Andrés le explica a Ángel el plan.

Andrés: Muy bien, es muy simple, vos vas y hablas con el cura para distraerlo, mientras yo y Ángelo robamos el vino ¿Entendido?

Ángel: ¿Pero qué le digo?

Andrés: No se, Algo sobre que te preocupa tu alma mortal, ese tipo de cosas. ¡MIENTE!

Ángel: Bueno.

Narrador: Ángel entra a la iglesia, a pesar de que no tenía la más mínima idea de cómo distraería al cura.

Ángelo: Nos van a atrapar.

Andrés: Ya se…

Narrador: Dentro de la Iglesia, Ángel se encuentra con el cura que va a recibirla.

Cura: Buenos días ¿Qué te trae por aquí jovencita?

Ángel: (sorprendida) ¿"ta"? Mucha gente tarda en darse cuenta.

Cura: ¿Puedo saber que problemas aquejan a tu mente?

Ángel: Ahhh… (Duda) Estaba…pensando en el… ¿matrimonio?

Cura: Eso es muy sabio para alguien de tu edad, no hay nada más importante en la vida de una jovencita que preservarse pura hasta la noche de su boda.

Ángel: Ah, bueno…es que…yo…tal vez no…soy "tan" pura.

Cura: ¿Qué has hecho?

Narrador: Ángel se acerca al cura y le susurra al oído sobre esa noche que pasó en la casa de Ángelo, de la cual no quería acordarse.

Ángel: (avergonzada) Bueno…lo que él dijo.

Cura: Entiendo tu preocupación, pero créeme que si rezas por perdón, el señor en su infinita grandeza te exonerará de tus pecados.

Ángel: Lo que pasa es que…yo no creo.

Cura: (guarda silencio un momento) Oh…

Narrador: Ante esta respuesta tan equivocada, el cura empieza a perseguir a Ángel por profanar un recinto sagrado con su falta de fe.

Ángel: (nerviosa) Ehh…creo que debería empezar a correr.

Cura: ¿Te parece?


El tema del "narrador" como personaje fue porque, al presentar mi primera versión (que había hecho en formato más de cuento que de obra), a mi profesora le confundió un poco la forma tan particular de narrar que tengo (yo tengo un narrador muy, muy omnisciente, que incluso llega a ínteractuar con los personajes) y me dijo que buscara una forma de solucionar eso, por lo que, al rehacer la obra, agregué al narrador directamente como un personaje que está ahí viendo y contando todo (a veces incluso antes de que los personajes realicen dicha acción), pero a quien los demás simplemente tienden a ignorar.

Nuevamente, gracias por leer, espero que les haya gustado.

Estaré subiendo el segundo y último capitulo la semana que viene.

P.D.: Si les confunde un poco la forma de hablar, está escrita en jerga local argentina, osea, que los verbos están conjugados en "vos" en vez de en "tu", además de uno que otro coloquialismo. Cualquier cosa, son libres de preguntar.