Prólogo

Queridos lectores, antes de comenzar a leer esta recopilación de relatos cortos, son necesarias unas pequeñas aclaraciones al respecto.

Como bien sale en la sinopsis, Recovecos son las voces de personas comunes y corrientes que han dejado salir lo que sienten y piensan en pequeñas cantidades. Sus emociones, pensamientos, historias, vivencias y reflexiones están plasmadas en lo que leerán más adelante, buscando, de esta manera, emocionarte, a ti, lector, con cada una de las letras que fueron formando los relatos.

Estas personitas salieron de un mundo mágico, un mundo en donde todos pueden entrar pero que no cualquiera comprenderá, salieron de un mundo creado por mí. Cada uno de los relatos que aquí se cuentan son sentimientos de los personajes que aparecen en el mundo mágico que llevo en mi mente y que expreso a través de mis historias y que más de alguno se siente identificado al momento de leer, porque, al fin y al cabo, ellos son personas comunes y corrientes al igual que todos nosotros.

Es por eso que algunos de los relatos que verán más adelante sentirán que forman parte de un Universo más grande, porque así lo es, sobre todo en el apartado Historias, donde los que relatan no soy yo, la autora, sino que presté mis dedos para que los personajes salidos de mi mente pudieran expresarse con total soltura y desahogarse de la misma manera que lo hago yo: a través de las letras.

No es necesario haber leído las historias para comprenderlas, todo lo que se expresa en los relatos se comprenden por sí mismos, por eso era necesario dar esta aclaración antes que se embarquen en esta lectura.

Esta recopilación la pueden encontrar, también, a la venta para ayudar a una autora llamada Estrella Rubilar con el programa Una sonrisa para Marianita, que busca reunir dinero para el costoso tratamiento que la aqueja: autismo. Es por eso que mi antología de relatos fue maquetada, corregida y editada por Készlet Ediciones y ahora está a la venta y por donación. Todo el dinero recaudado por ello, será entregado a Estrella Rubilar. Si quieres saber más sobre esto, sólo contáctame.

Y sin más que aportar, los invito a entrar en mi mundo mágico, esperando que lo disfruten tanto como yo al crearlo.

Gracias por leer,

May Abiatti