Frío

No puedo sentir el calor.

Tiemblo aún cuando mi piel está roja,

y no puedo parar este dolor.

Este frío que ha anidado en mis venas

corre libre por mi ser, impune.

Este que sin descanso me atormenta

y no parece querer dejarme.

Mis pensamientos ya no son míos,

no logro recordar cómo era

yo, quien vivía en otro mundo,

pero ahora con los pies en la tierra.

No puedo sentir el calor,

no logro recordar lo que era

no sentir este frío

ni estar feliz tanto por dentro

como por fuera.

Tiemblo aunque mi piel está roja

cierro los ojos y sigue ahí

este frío glacial en mi interior.

Tengo mucho frío aquí sola.