Capitulo único.


Si me hubieran contado que existían demonios y entes de otro tipo cuando era más joven me hubiera reído de tal comentario y burlado. Por el simple hecho de lo absurdo y delirante que uno llegase a creer en tales cosas, ya que solo sucedían en esos grandes libros de terror o en películas con exagerada imaginación de un director realmente ingenioso.

«Jajá... ¿Yo creer en ese tipo de cosas?»

—¡Si claro!

Pero sé mejor que nadie que los demonios te pueden atormentar en sueños y que le volvieran a una loca.¡Sí!, pero tratas aun así tratas de convencerte que no es real, que es algo ilógico y que tu mente te está jugando una mala pasada, pero fallas irremediablemente, sin darte cuenta de ello unas misteriosas voces hacen acto de presencia, y que en pequeños susurros lleno de maldad tratan de sacarte de esa pequeña y casi extinta cordura que te queda.

"Solo faltas tú"

"Tú serás mía, ya has caído bajo"

"Nadie te podrá ayudar"

Aquellos susurros que escuchas noche tras noche que te hacen estremecer completamente y despiertas exaltada , con gotas de sudor en la frente escurriéndose y tu respiración a mil, escuchas otras vez la misma voz aterciopelada y sombría repitiéndose una y otra vez , no sabiendo de donde provienen, pero para ti , aunque sea algo absurdo ya son conocidas, pero aun no obtienes aquella respuesta que estas buscando de forma desesperada. ¿Por qué a ti? Y a la vez no te dejan conciliar el sueño.

«Esas malditas voces».

Y cada vez que ellas reaparecen son con más intensidad, tratas de despertar rápido y a la vez salir de aquella oscura y fría habitación en la que estas, para que no seas absorbido completamente en aquello que no quieres. Pero ¡no!, no lo puedes hacer sientes como si alguien te impidiera despertar de aquel mal sueño teniéndote sujeta con cadenas, apretadas fuertemente a tu cuerpo, forcejeas una y otras vez, sigues buscando la manera de librarte de aquello, cada forcejeo que haces parecen inútiles ,sientes que te falta el aire, como si te estuvieran asfixiando y te desesperas ,los minutos para ti son horas que parecen eternas deseas que termine de una vez, y que con ellas aquellas voces se alejen y no vuelvan nunca más.

Sientes que poco a poco aquellas cadenas que te tienen atrapada van aflojándose, y el aire vuelven a ti nuevamente, te reincorporas lentamente de la cama, pasas una de tus mano por la frente sintiendo que esta fría , tratas de negar que solo fuera un mal sueño y solo uno pasajero, pero observas atentamente la ventana, y los confirmas negando con la cabeza que no es un sueño y que nuevamente volvió a pasar, notas los primeros rayos del sol que van saliendo y te alistas para comenzar nuevamente tu día. Dejas de pensar en ello por un momento y te das ánimo sabiendo, que cada día que pasa vas cambiando tú, escondiendo aquello que te está atormentando, son mínimas las personas que notan que algo malo te está sucediendo pero aun así no se animan a preguntarte que te sucede solo te miran desde lejos y solo continúan su marcha como si nada. Aquel brillo que te caracterizaba, va desapareciendo poco a poco, solo muestras una simple sonrisa sin vida vacía, aquellos ojos alegres y llenos de sagacidad se ven opacados por unas líneas negras que se van acrecentando más y más de cada una de las noches que nos has podido dormir por las constantes luchas con aquel ser que trata de absorberte completamente.

Que más te queda que seguir fingiendo que todo está bien, y seguir buscando aquella respuesta que aun es desconocida para ti.