El bosque es peligroso.

No se debe entrar.

Te puedes perder.

Y puedes desaparecer.

No son humanos.

No son lobos.

No son osos.

No comen carne.

No beben sangre.

No te destripan.

No te disparan.

Solo te tocan.

Solo te matan.

Quieren tu corazón.

Tienen tu corazón.

No son malos.

No son buenos.

No viven.

Solo sobreviven.

No piensan.

Solo actúan.

No los puedes ver.

Pero sabes que están.

No los puedes oír.

Pero sabes que se acercan.

No los puedes notar.

Pero sabes que te han tocado.

Y que todo se ha acabado.