Un prólogo

.

.

Te fijas en el reloj que cuelga en la cocina, son las tres de la madrugada. Das un sorbo a tu humeante taza de café. Sigues mirando el reloj.

Si tuviera que describir el lugar es en una cocina, de pisos blancos como la leche y con un extraño diseño de manchas rojas.

Oh espera, no es el diseño.

También hay una mesa, las paredes de un color pastel y una silla donde estas sentado. Un lavaplatos y el triturador. A su lado, el tacho de basura.

Hay más cosas que no son importantes que diga.

Otras sí.

Como las ollas llenas de cabello y el plato sobre la mesa con un filete sin cocinar encima ¿Qué clase de carne será? Solo tú, el chico de la taza humeante de café lo sabe.

— Tick, tak, tick, tak, tick, tak…—dice el chico de cabellos blancos y ojos rojos, albino, mirando el reloj.

¿Quieren una descripción más detallada de él? Se las daré: él levaba puesto unos vaqueros, una camiseta gris y una chaqueta de cuero

Si ignorabas su cabello blanco, sus ojos rojos y que era extremadamente pálido, parecía un tipo normal con la mirada pérdida.

La escena parecía normal. Un adolescente bebiendo café tranquilamente en la cocina con un filete sobre la mesa y la estufa encendida con algunas ollas encima.

"Parecía."

Si no tomamos en cuenta los cabellos pelirrojos en las ollas remojados en agua hirviendo, las manchas rojas que en realidad es sangre, qué el filete era parte del muslo de su preciada victima.

Y que la victima (o lo que queda de ella) está en el lavaplatos.

Dejo la taza a medio terminar y, tarareando una melodía pegajosa, se acerco al lavaplatos.

Rojo sangre chocaron con aguamarinas falsos.

Tomo la cabeza calva de ella, (los cabellos seguían hirviendo) y acerco su dedo a los ojos, extrayendo los lentes de contacto que ella usaba, mostrando unos marrones muertos.

Levanto la cabeza y acercándola a él y besando dulcemente los labios fríos de su amor. Se separó y miro con dulzura la cabeza, sonrió tiernamente.

Un extraño acto llamado necrofilia.

Luego esa bella sonrisa se trasformo en una mueca de disgusto.

Tomó la cabeza, se acercó a la estufa y tiró la olla hirviendo, situó la cabeza en el fuego, una vez prendida, salió de la cocina. Se acercó a la ventana más próxima y tiró la cabeza por ahí.

Ahora estaba en busca de su próxima víctima.

Pero antes decidió dar un paseo para despejar su mente y ordenar algunas ideas para luego planear el siguiente asesinato.

Lo único que le molestaba de salir eran las personas. Todo el mundo lo catalogaba de bicho raro y lo miraban como si tuviera alguna enfermedad contagiosa.

Echaba la culpa a su albinismo, maldito albinismo ¿Por qué tuvo que nacer así?

Pero esa madrugada no había nadie, solo el silencio lo acompañaba.

Eso y la cabeza ardiente fuera de la casa.

Describamos un poco el exterior. Mucho y mucho pasto, flores, un enorme jardín

Y nada de civilización.

Estaban en una casita, él y ella habían ido a la casa de campo en el bosque, esta pertenecía a los padres del de ojos rubíes.

No había pasado una semana desde que llegaron.

El siempre odio a todo el mundo, incluso a el mismo, y creyó que sería mejor si todo el mudo desaparecería...sus razones ha de tener.

Pero, ¿a quién mataría? no había nadie. De por si antes se sentía aislado y ahora, con mayor razón.

Estaba decidido, mañana volvería a la ciudad. Se preguntaran ¿alguien preguntara por la chica? Claro que no, su querido amor no tenía amigos y familia.

Ellos ya no existían gracias a él.

Bueno, él no los mató, de hecho, fue su pequeña hermana de nombre Liesel. Quien sigue en la ciudad.

Y sobre a quien mataría…

Sacó una fotografía de su bolsillo. En él estaba plasmaba la imagen de un chico con cara de póker, piel nívea salpicada de pecas, ojos azules ocultos detrás de unos lentes de fina montura roja y cabello negro.

— Llego tu hora Eizen Foster—murmuro el albino sonriente, un par de alas negras membranosas como el carbón surgieron de su espalda desgarrando su ropa.

Y yo…yo solo observaba a la persona quien me asesinó y quemó mi cabeza.

.

.

.


N/A:

Créditos (lel :v ): Esta historia, antes que nada no es solo mía. Lo hice con una amiga,(saludos Daneri! ^w^) hay algunas partes escritas por ella, otras por mi.

Espero que haya sido de su agrado. Cualquier comentario, critica constructiva, amenazas de muerte, comida y bombas es bien recibida.

Sin nada más que decir...¡Byebye!

^w^