Se que esto no es una historia en sí, pero quiero saber si realmente puedo escribir algo que aunque sea a una persona le agradé eventualmente si subiré historias propias.

Un tema por el cual existe una interminable discusión es la vida, ayer escuche dos opiniones muy bien fundamentadas y para muchos válidas. Los dos coincidieron en que nosotros no tenemos el control absoluto sobre nuestras vidas, la diferencia fue que uno culpo al destino y el otro cree en el acertado juicio divino.

Yo no estoy de acuerdo con ninguno de los dos, yo creo en libre albedrio, que somos nuestras decisiones. Que aunque erremos, porque somos humanos, lo que importa es poder haber elegido. Que no existe una razón de ser, que existen motivos por los cuales vivir, porque el espíritu humano vive de la esperanza en uno mismo y en los demás. Creo las infinitas oportunidades, y que no solo no debemos ni tenemos el derecho de juzgar a nadie, sino que no estamos en capacidad de. Que solo podríamos llegar entender, tal vez, el motivo que a otros les lleva a tomar las decisiones que toman en el ahora. No podría creer que el pasado nos puede revelar más que el carácter de una personalidad, que fue propia de alguien. Por eso creo que no una persona, sino una intención se puede juzgar por las decisiones que toma la persona en el momento, aunque eso solo nos enseñe quien es ahora, no buena o mala, sino quien es ahora. Pero también sé que ser terco esta en nuestra naturaleza. Es absurdo querer crear una imagen de alguien más allá de lo físico, como si tuviéramos el derecho de crearle un historial y crear una enfermedad de calumnias, como si existieran límites donde clasificar a alguien. Como, por un error humano la sociedad cree tener el derecho de juzgar, creyendo que un ser humano realmente puede llegar a ser solo algo. Yo me considero inexperta en la vida, y quien sabe tal vez mi juicio también sea errado.

Por eso es que escribo, quiero crear mundos con oportunidades y realidades infinitas, eso me da esperanza y me inspira a seguir.