Capítulo cinco Arriba!

Agradezco a todas las que se han pasado por esta historia, en serio chicas, me hacen querer seguir escribiendo


Capítulo Cinco

De vuelta al Juego.

Las cinco de la mañana llegaron demasiado pronto, y Aileen dejo la cama con mucho pesar, había llegado pasadas las dos, y no había podido dormir, se la había pasado dando vueltas en la cama y pensando en Andrew. Realmente se sentía eufórica, había acudido al bar sin pensar en ligar con nadie, su encuentro con Andrew había sido totalmente fortuito y no había anticipado lo mucho que se divertiría charlando con él en el muelle.

Además después de lo que habían hablado antes de despedirse se daba cuenta de que no había sido su imaginación; Drew había iniciado el beso…

Después de una ducha fría estuvo lista para enfrentar las ocupaciones del día…

— ¡Lamento llegar tarde! — Se disculpó al llegar al establecimiento, con sus empleados, pero estos lo minimizaron y ya habían iniciado con la producción del día, ya que los sábados eran días de mucha afluencia…

Eran cerca de las ocho cuando al fin pudo darse un respiro para tomarse un café, estaba desvelada, pero después de un expreso bien cargado y sin azúcar y un brownie de chocolate con cerezas se sintió renacer; estaba a punto de ponerse a hacer madeleines cuando una de las chicas que estaban atendiendo en la caja entró en la cocina y le dijo:

— Hey Linne, te buscan…

El primer pensamiento de Linne fue Andrew pues tenía fresco en la memoria su ofrecimiento de la noche anterior, pero se llevó un chasco pues momentos después un sonriente Kurt entraba campante en la cocina como pedro por su casa…

—Uy pero que cara traes, ¿Esperabas a alguien más? — agregó Kurt riendo por su broma pero la mirada de culpabilidad de Aileen le confirmó sus propias palabras…

— ¡Esperabas a alguien más! ¡Cuenta O'Connell! Por favor dime que no volviste con Craig…

—Por supuesto que no idiota, no bromees con eso…

— ¿Entonces? ¿A Becca? No creo que tus padres o Ethan estén en la ciudad…

— No, Becca dudó que se levante antes del mediodía y visitaré a mis padres el próximo mes…

— ¿Entonces?

—Conocí a alguien ayer… y pensé que… olvídalo…

— ¿Pensaste que era él? Oh pobre Linne y solo resulte ser yo, tu viejo amigo Kurt —Agregó Kurt haciéndose el ofendido.

—Admito que me paso por la mente… ¿Qué te digo? Me gustó y la verdad es que me gustaría verlo de nuevo.

— ¿Me contaras los sucios detalles?

—No hay sucios detalles Kurt, solo hablamos y yo… le debo una camisa…

— ¡Le debes una camisa! Uy menos mal que no hay detalles sucios…

— Oh deja de fastidiar, tengo trabajo, estas madeleines no se harán solas, hablamos más tarde ¿sí?

— Bien, pero no te escapas yo también tengo noticias…

—Ven a buscarme a las dos y vamos a almorzar por aquí cerca, tengo que volver porque estoy corta de personal…

—Bien, nos veremos más tarde— Kurt se despidió dejándola seguir con la preparación de los pastelillos.

—0—

Era cerca del mediodía cuando Drew despertó, le dolía la cabeza y sentía la boca pastosa pues después de dejar a Linne había estado bebiendo hasta que se quedó dormido en el sofá. El insistente repiqueteo del celular era lo que finalmente lo había hecho levantarse, se estiró un poco, le dolía el cuello de haber dormido en una mala postura.

Vio en la pantalla del aparato el nombre de su primo y contestó:

—Hey Cal ¿Qué quieres?

— Buenos días para ti también Drew—Dijo Cal con sarcasmo —Ya veo que alguien no tuvo suerte, pero no dejare que me contagies tu mal humor porque a diferencia de ti, yo si me la pasé muy bien anoche…

— Si, que bien pero no me has dicho aun que quieres…

— Solo quería invitarte a almorzar pero con esa actitud, bien puedes comprarte el almuerzo tú solo…

— ¿Tu invitándome el almuerzo? Wow si debiste pasártela muy bien… no seré yo quien cuestione tu buen humor ¿Por qué no vienes hasta el hotel? Podemos almorzar en la terraza, me temo que yo tengo una resaca descomunal.

— Cielos Drew, sonaste tan patético... bien estaré ahí en diez minutos…

Andrew colgó y se dirigió al baño para tomar una ducha, sabía que Cal no llegaría tan pronto y que esos diez minutos se convertirían fácilmente en cuarenta…

Después de 20 minutos bajo el agua tibia Andrew se sintió revivir, aún tenía un poco de jaqueca y muchísima sed pero ya no le dolía el cuello y se sentía renovado. Como había previsto Caleb llegó cerca de la Una de la tarde y ambos hombres fueron hasta el restaurante que estaba en una Terraza. No intercambiaron palabras mientras les asignaban mesa, lo primero que hizo Drew fue ordenar jugo de naranja, pues estaba sediento.

— Oye Drew, lamentó haberte dejado colgado ayer pero tú sabes… soy hombre y tengo necesidades…

—No importa, pague mis tragos y me fui a casa ¿Es porque te sientes mal de haberme plantado en el bar que me estas invitando?

—Sí, bueno… ojala hubieras conseguido a alguien tú también, así no me sentiría mal…

—Si no fuera tan ridícula tu disculpa me reiría, lo entiendo Cal, somos adultos, no es como si esperara que te quedaras conmigo toda la noche, no tengo quince ¿sabes?

—Tienes razón, ya no me siento mal no es mi culpa que estés atrofiado socialmente y no te hayas conseguido a alguien y volvieras solo a tu habitación a beber…

— Hey, no estoy atrofiado socialmente…

— Lo único que te pedí anoche fue que te divirtieras… no que te embriagaras tu solo…

—Pero si me divertí—Agregó Drew con el recuerdo de Aileen y la charla en el muelle.

—Si beber y estar conmigo es divertido pero sabes a lo que me refiero. Lo que te hace falta Andrew es conseguir un poco de acción; te cambiaría el humor…

—Sí, no me digas…

— Cielos si, primo — agregó Cal con una sonrisa de suficiencia.

—Se nota que te la pasaste muy bien con Becca anoche…

—Si la verdad es que no me puedo quejar y… —Se interrumpió y vio a Andrew con asombro

— ¿Y tú como sabes que la chica con la que me acosté anoche se llama Becca?

Drew se golpeó mentalmente por haber cometido la imprudencia de mencionar el nombre de Becca, porque sabía que Caleb no lo dejaría en paz hasta que le revelara como y porque sabía algo que supuestamente debería ignorar y no quería hablarle de Linne… ¿Por qué? No estaba muy seguro pero sabía que no quería hablarle de lo cómodo que se había sentido charlando con ella y de cómo había deseado besarla y al final cuando ella le correspondió se había asustado y terminado con todo solo para regresar al hotel a beber solo, tratando de olvidar que se había sentido intensamente atraído por esa mujer, era su secreto y una vez que Cal lo supiera dejaría de serlo…

— ¿Y bien? No me voy a creer que esto haya sido una casualidad, y no creo que estuvieras espiándome y sé que nunca la abordaste por lo que ella no pudo decírtelo…

Andrew suspiró derrotado y le dijo:

— Yo también conocí a alguien anoche… Aileen… y resultó que me señalo a su amiga Becca… la del cabello morado; quien en ese momento estaba muy ocupada besándose contigo… por eso lo supe.

Drew sintió ganas de golpear a Caleb al ver la sonrisa de suficiencia que ponía…

— ¡No juegues! Drew creo que me provoca abrazarte…

— No seas imbécil por favor

—No soy un imbécil pero por fin decidiste hacerme caso y darte la oportunidad de pasártela bien ¿Y qué paso?

—Nada, no pasó nada —dijo Drew con tristeza —Nos conectamos y me dio pánico, hacía tiempo que no me sentía tan… bien, con una mujer.

— ¿Recordaste que se siente el estar con una mujer al menos?

— Recordé muchas cosas, recordé que a pesar de todo estoy casado…

— ¡Vamos Drew! No te pongas denso, solo era pasar un rato, nada más… no es como si Amy fuera a enfadarse, ni siquiera vives ya con ella…

—Tú no entiendes, Linne realmente me gustó, es divertida, lista, hermosa… nos besamos y estoy seguro de que ella me habría permitido llegar más lejos pero fui yo el que termino con todo…

—-Creo que el imbécil eres tú Andrew… tu matrimonio está muerto desde hace años, tus hijas son adultas, ya no puedes ponerlas de excusa.

— Pero solo porque este muerto no significa que no exista, yo no puedo ser un cínico como tu Cal, Aileen me gustó…

—Eso es bueno Drew, quiere decir que si te dejaras podrías volver de nuevo al juego…

— ¿Volver al juego?

— Si, volver a salir, tener citas… podrías dejar de ser un amargado y volver a disfrutar de los sencillos placeres de la vida; Sé sincero conmigo Drew, Esta chica… ¿Te gusto lo suficiente como para querer conocerla mejor?

—Sí— contestó Andrew sin dudar

— ¿Qué te detiene entonces?

—No lo sé, que ya no se hacer esto, ya no se jugar el juego…

— Volver al juego es fácil, solo tienes que ir y conocer a alguien, podemos salir de nuevo hoy, si tuviste suerte una vez puedes tenerla dos…

— Linne me dio su número…

— ¿Y que estas esperando entonces para llamarla? ¿Un aplauso? ¿Palabras de ánimo? Dime por favor y te juro que lo hago primo…

Andrew no dijo nada pero sacó su teléfono del bolsillo de su chaqueta, buscó el número de Aileen y antes de que pudiera razonar lo que hacía presionó el botón de llamar…

"¿A qué estoy jugando?"

—0—

Kurt Volvió puntual a buscar a Aileen para salir a tomar un bocadillo, la encontró aun metida en la cocina sacando charolas de brownies que eran de lo más vendido en el establecimiento.

—Vengo por la chef, necesitas un descanso Linne…

—Hey Kurt, ya salgo, faltan diez minutos para que salga la próxima tanda, termino y nos vamos.

El rubio asintió y vio cómo su amiga sacaba con destreza varias charolas y las dejaba en las rejillas, como se quitaba la filipina y el delantal y daba algunas instrucciones antes de reunirse con él.

—Listo Kurt, ¿A dónde iremos?

—Pues vamos al bistró que está a un par de calles de aquí, así podremos volver caminando de nuevo aquí para que continúes con tu honorable labor de proveerle panecillos a la sociedad…

—Eres un idiota Kurt, pero estoy segura de que antes de irte asaltaras mi cocina y te llevaras unos brownies…

—- Oh si, tu sabes que sí, anda deja de rezongarme y andando que tengo hambre.

Salieron del Sweet Dreams y comenzaron a caminar animadamente hasta llegar a un pequeño restaurante, tomaron una mesa al aire libre y ordenaron un té helado para Kurt y cola de dieta para Linne.

—Ahora si O'Connell vengan los detalles sucios ¿En dónde lo conociste? Y lo más importante ¿Por qué no fui requerido en esa salida?

—Yo no quería ir pero Becks me emboscó y sabes que nunca he podido resistirme a su poder de convocatoria.

Kurt ante eso solo se echó a reír porque era cierto Becks era capaz de arrastrar a Linne y por consiguiente a él a un antro de mala muerte sin que opusieran resistencia…

— ¿Y a donde te arrastró Rebecca?

—Fuimos al Morning Glory, la verdad está bastante bien y te lo juro Kurt, que no iba en plan de ligue, yo solo iba a una noche de chicas con Becks…

—Oh Linney tonta, tu sabes que nunca es una noche de chicas con Becks…

—Sí, debí preverlo, claro Becca en cuanto se lio con un tipo me dejó y como te dije yo no iba en plan de conocer a nadie pero bueno simplemente pasó…

— aja, aja ahora dime cómo fue que a pesar de que no ibas en plan de conocer a nadie terminaste debiéndole una camisa al tipo en cuestión…

—No quiero… te vas a reír de mi…

—Dime…

—Bueno, básicamente lo bañe en vino tinto… —agregó apenada Aileen.

Tal como lo vaticino la rubia Kurt comenzó a reírse, realmente fue un milagro que no se ahogara con el té helado.

— ¡Oh por Dios! ¡Eres una torpe! ¡Cómo fue que me perdí eso! ¡Y yo que creía que le debías la camisa porque se la habías arrancado violentamente para tener sexo desenfrenado!

— ¡Ojala! Drew está buenísimo…

— En serio Linne a veces te pasas de atolondrada; hay no pongas esa cara pero te recuerdo que no es tu primer desfiguro en un bar.

—Muy gracioso y te recuerdo que fue tu culpa que me cayera en aquella ocasión…

—Ah pero la que se cayó fuiste tú, no yo… ¿Y ahora vas rociando vino tinto a la multitud?

— Como dije lo bañe en Pinot y me disculpe como una loca y bueno al final congeniamos, nos fuimos juntos del bar, charlamos y… nos besamos… sin dudas yo habría ido por algo más pero creo que Drew no estaba listo y ya fue todo… le di mi número y tenía esperanzas de que él me llamara pero no lo hizo, supongo que al final no le interese de la misma manera…

—Auch Linne, lo lamento, hace mucho que no sonabas interesada en alguien…

—Hey, no siempre se puede ¿Verdad? Pero dejemos de hablar de mí y de mi mala suerte y hablemos de ti ¿No dijiste que tenías noticias?

Kurt sonrió como bobo y asintió

—Sí así es, bien Linney te habrás dado cuenta que estos meses he estado un tanto… ausente.

—No me digas, si casi ni lo he notado —Agregó Aileen con sarcasmo —Escupe ya y dime porque andas de misterioso ¿Estas saliendo con alguien?

— Err, si Linne así es, estoy saliendo con alguien.

— ¿Y eso que tiene de raro Kurt? ¿Por qué tanto misterio? ¿Te vas a declarar gay o qué?

— ¡No!

— ¿Entonces? Nunca antes has tenido tantos empachos en presentarme a tus novias…

—Precisamente Linne, nunca antes, tu sabes… te he presentado novia tras novia, una mala relación tras otra ¿Qué credibilidad podía tener? Si me reserve esto es porque ya no quería hacerlo más, ella no es como las demás…

— ¿Estás enamorado?

—Sí, mucho, estoy seguro de que ella es la adecuada Linne, su nombre es Josie hemos estado saliendo desde hace tres meses, lo hemos llevado tranquilo y sin presiones, si no te dije nada antes y lo mantuve en secreto es porque quería estar seguro… y ahora lo estoy, estoy enamorado de Joss y quiero que la conozcas…

— ¡Kurt! Pero esto es importante ¡Oh por Dios! Mi hermanito está enamorado, te felicito Kurt en serio que sí y por supuesto que me encantará conocerla…

Aileen se levantó de su asiento y abrazó a su amigo feliz de la vida, no podía creer que por fin alguien hubiera sido capaz de domar a Kurt…

— Esto vamos a tener que celebrarlo, podríamos organizar una velada en tu casa y yo llevare una lasaña y tu compras vino y… — Aileen interrumpió su perorata cuando su celular comenzó a sonar escandalosamente, cuando vio el nombre en la pantalla su mirada se ilumino involuntariamente…

Andrew se sorprendió gratamente al escuchar la voz de Linne, no quería darle la razón a Cal y no se la daría; pero internamente agradecía que lo hubiera presionado a llamarla…

Hey Linne, soy Drew…

Lo sé Drew… Me alegra que llamaras…

Creo que nos merecemos una cita ¿Qué dices? Podemos ir a cenar… ¿Paso por ti a las ocho?

Kurt sonreía con suficiencia al ver como Linne sonreía como colegiala, no tenía dudas de que la llamada era del hombre que su amiga había conocido la noche anterior.

— Y ¿Buenas noticias? ¿Tienes una cita?

—Si... tengo una cita con Drew…

—Hey eso es genial ¿Ya ves? Y tú que creías que habías perdido el toque…

—Estábamos hablando de ti Kurt de la cena que organizaremos para conocer a la mujer que prueba que tienes un corazón…

—Si definitivamente lo haremos…

Kurt pagó la cuenta y volvieron de nueva cuenta al negocio de Linne una vez ahí se despidieron y quedaron de verse una vez más, pero una vez que su amigo se fue Aileen solo pudo pensar en Andrew y en que lo vería una vez más…

—0—

— ¿Era tan difícil marcar un número Drew? — Le preguntó Caleb con Sorna

— No Cal, eso no era lo difícil… lo difícil fue dejarme llevar…

— ¡Pero hombre! Si esa es la parte más sencilla si pudieras ver la sonrisa que tienes ahora que por fin la invitaste a salir, es más puedes verla— Cal sacó su celular y le mostró a Drew una foto que le había sacado mientras él estaba hablando con Aileen y este se sorprendió al verse feliz, porque si se veía feliz y lo mejor era que así se sentía…

"¿A qué estoy jugando?" Volvió a preguntarse Drew con dudas.

"No lo sé, pero de lo que si estoy seguro es de que quiero jugarlo hasta el final" se respondió a si mismo dejando atrás su indecisión.


Pues hasta aqui va la historia, gracias por leer y no olviden dejar un review!