Murder

Tal vez piensen que estoy loco. Tal vez piensen que este relato es producto de una mente retorcida o enferma, quizá...Pero eso no importa. No me interesa lo que piensen de mí. Porque no me arrepiento de nada. Tan solo escribo esto para que sepan la razón de mis acciones. Es lo menos que puedo hacer...es lo único que puedo hacer...

Soy un escritor. A través de la pluma y el papel creo mundos, personas, vidas... Soy capaz de trasmitir todo lo que quiero, todo lo que pienso, todo lo que soy... El trabajo de un escritor es estudiar la naturaleza humana, describirla, comprenderla. Ser solo un observado; y sin embargo, ser capaz de comprender mejor que nadie todas las motivaciones humanas. Dar vida a seres invisibles que reflejan esos sentimientos, seres que aunque no existen físicamente, son tan reales como cualquiera. Personajes que viven más allá de su propio creador. Aquellos que son eco de la voz de sus autores...

Pero ahora es distinto. Los odio...A todos ellos, hijos míos, fruto de mi imaginación. Que no dejan de torturarme, noche tras noche, rogándome en silencio que ponga fin a su existencia. Todos quieren morir. No soportan ser inmortales, no aguantan el peso de tener que cargar con los pecados de su autor por toda la eternidad...¿Acaso no entienden? No puedo... Como podría destruir mi propia creación...Aunque termine siendo una tortura para mí, aunque acabe odiando lo que una vez ame. Aquellos personajes que me dieron una enorme felicidad y que ame desde el primer momento en que los conocí...¿Sera que Dios no es capaz de destruirnos y por eso nos mata para que no lo atormentemos más?¿Por eso nuestra existencia es tan efímera? Ojala pudiera poner fin a su existencia que no deja de atormentarme.

Desde hace tiempo, es la única idea que está en mi cabeza. Que fácil seria todo...Solo tengo que deshacerme de ellos...solo tengo que matarlos...

Matar...Mi mente no deja de pensar en ello.¡Oh, matar...! Ese delicado arte, que muestra la faceta más oscura de la naturaleza humana. El instinto más primitivo del hombre. La acción que requiere de la mayor sutileza y el conocimiento. Porque matar no es solo dispararle a alguien y ya. Eso es solo para las personas que no comprenden su belleza. No soy un simple asesino. Soy un delicado ejecutor de tan fino acto. Asesinos son solo los estúpidos que se manchan las manos sin una buena razón. Para matar debes hacerlo con un buen motivo, no solo como un acto implosivo. Va más allá de todo, incluso de nuestro instinto de supervivencia. Porque las personas disfrutan matar... Todas esas tontas leyes de la moral y de la religión solo son para ocultar la simple verdad. Los seres humanos disfrutamos matar. Es parte de nuestra naturaleza. No hay nada mejor. Sentir esa sensación de superioridad al ver el terror en los ojos de tu víctima. Observar la sangre que mancha tus manos, su esencia escurrir entre sus dedos, su vida cayendo en pequeñas gotas hasta el suelo. Oírla suplicando clemencia, regodearte de su horror. Sentir ese poder sobre ella. Disfrutar de ese infinito placer que llena cada una tus fibras.

He matado a tantas personas, de mil formas distintas. Porque para matar no solo existe un solo método. El acto de matar tan variado y diverso como la propia vida. Por eso nunca lo hice de la misma forma. Siempre encontréla forma más fina y artística posible. Mis homicidios eran verdaderas obras de arte…Pero como todo buen artista llega el momento de pensar en el retiro. Es por eso que hice esta carta, para que sepan porque lo hice. Para reconciliarme con mis fantasmas internos. Para dejar en libertad a todos aquellos hijos míos que me pedían su libertad. Vuelen libres mis creaciones…ya no tendrán que cargar más con ms pecados…. Porque yo al igual que ustedes he sido liberado a través de cada vida que arrancaba de esos inútiles cuerpos…Vivan más alláde la eternidad…. Porque yo también lo hare por medio de mi arte…Soy completamente libre….

Es por eso que no temo a la muerte. Porque séque seguiréexistiendo por medio de este escrito…No tengan piedad ni compasión de mí, porque yo no la tuve con ellos. Tampoco me juzguen porque ustedes son iguales que yo…todos somos iguales…aunque no quieran aceptarlo. La gente desea quitarle la vida a los demás, la gente adora matar…

Hasta aquíllego yo, ya he cumplido mi misión…

Sonrióy jalo el gatillo…