Sally Hunters: Los pecados del mundo Noche 16

Noche 16: reencontrando lo perdido, el ataque sádico de los hermanos.

Luego de la ardua batalla que tuvo que enfrentar Sally, seguía estando inconsciente viendo solo una oscuridad absoluta que la absorbía lentamente hasta su centro, podía escuchar los ecos de los creepypastas que yacían en su interior, como si quisieran advertirle acerca de algo, podía escuchar varios "detente" o "no sigas" y muchos "quédate con nosotros", palabras que solo retumbaban en la mente de Sally pero que esta no le encontraba ningún tipo de sentido. Fue cuando unas enormes garras comenzaron a salir de la oscuridad y comenzaron a envolver el cuerpo de Sally casi por completo, se podía ver una sonrisa diabólica que parecía estar disfrutando con el dolor que Sally estaba sintiendo.

-"¿Qué pasa? ¿Acaso ya estoy muerta?"-Sally pudo abrir los ojos viendo como la encerraban en una oscuridad más profunda, de la cual ella alguna vez pudo vencer, pero que ahora la está volviendo a reclamar como el trofeo que alguna vez quiso-"así que ya llego mi hora, ¿no es así? Ni siquiera pude decirle adiós a mi pequeña… pero creo que así ella no tendrá que seguir sufriendo… ya la debieron haber salvado…"

-Mamá… ayúdame…-la voz de Deyna hizo que Sally despertara de golpe sintiendo como su sudor le caía por el rostro, las sombras habían desaparecido de golpe y todo había vuelto a la normalidad, o por lo menos eso era lo que Sally creía.

-¿Qué? ¿Dónde demonios estoy?-Sally vio a su alrededor para ver donde se encontraba, parecía a una especie de cúpula rupestre que tenia varios elementos que ella distinguía, desde un refrigerador hasta un tocadiscos, un lavabo una cama, un segundo piso de madera y ramas, además de colores muy tropicales, lo que explicaría él porque Sally escuchaba desde afuera el mar y el canto de las gaviotas-no lo entiendo, no pude haber llegado aquí en el estado que me encontraba, ¿Cómo fue que llegue?

-Si quieres yo puedo responder a esa incógnita…-al escuchar la voz de la mujer, Sally saco casi por instinto la espada que había conseguido al absorber a Judge Angels, colocando sus ojos negros en cuanto hizo esto, la mujer comenzó a sonreír a la vez que tomaba un sorbo de su café con tranquilidad y sin inmutarse por la reacción de Sally-por lo visto has podido absorber de manera correcta tus nuevos poderes… me impresiona el ver lo poco que tardaste en adaptarlos a tu cuerpo… por lo general los cazadores se demora casi 2 semanas o quizás más en poder controlar esa cantidad de energía que tu acumulaste… pero a ti, a ti solo te tomo 3 horas el lograr controlar el poder del pentagrama de Avaricia… eso es impresionante…

-Espera, ¿conoces acercad de mi poder y acerca de Avaricia? ¿Eres una cazadora? O quizás...-Sally acerco más su espada a la mujer hasta dejarla casi tocando la frente de esta, pero sin hacer que esta se inmutara, era casi como si no le preocupara lo que Sally pudiese hacer-¿eres una de las secuaces de Avaricia?

-Esas son varias preguntas, pero antes de respondértelas…-la mujer hizo un movimiento con sus manos haciendo que la espada de Sally desapareciera al igual que sus ojos negros, era casi como si un poder abismal se hubiese presentado en el lugar y que casi mata a Sally-me gustaría que te sentaras a tomarte un café conmigo… no creo que sea algo tan difícil, ¿no?

Sally no tenía muchas opciones, sabia que si intentaba atacarla de cualquier forma ella se iba a defender y no sería un buen augurio para esta, por lo cual decidió sentarse a tomar el café que esta él había ofrecido, a su vez saco unos cigarrillos que tenía en su bolsillo.

-Espero no te moleste que fume dentro de tu hogar…-la mujer negó con la cabeza mientras Sally encendía el cigarrillo y miraba detenidamente a la mujer que se tapaba el rostro con la capucha de su chaqueta, lo que la hizo recordarse a ella misma-bueno, entonces te escucho…

-Bien, al fin nos estamos entendiendo, bueno primero que nada estamos en una isla muy lejana cercana al océano del pacifico que no tiene un nombre conocido, segundo no trabajo para esa tal Avaricia, no caería tan bajo…-la mujer saco también un cigarrillo de su bolsillo encendiéndolo con uno de sus dedos, sorprendiendo a Sally que solo lo había encendido con un encendedor común y corriente-ahora, a tu otra preguntas, si soy una cazadora mucho más experimentada que tú y créeme se más cosas que solo ese punto de que absorbes los poderes de esas criaturas conocidas como creepypastas…

-Pues son varios que creen conocerme más de lo que yo me conozco… ¿Qué te hace a ti tan especial?-Sally se metió el cigarrillo en la boca y luego boto una gran bocanada de humo que hizo que la otra mujer hiciese lo mismo directamente al rostro de esta-y, otra cosa, ¿Por qué me ocultas tu rostro?

-Sigues siendo la misma niña curiosa que quería saber todo de golpe… nunca creí que mantuvieras esa esencia…-la mujer se levantó mientras seguía con el cigarrillo en su boca y se puso a mirar directamente por la ventana sacándose la capucha de golpe, dejando ver una cabellera rojiza por una mitad con otra mitad negra, lo más curioso era que las puntas eran blancas y doradas intercaladas, era como si se estuviese viendo en un espejo a ella junto con su hermana Ruby, lo que hizo que dejara caer el cigarrillo al piso-¿Qué me hace especial? ¿De verdad quieres saber? ¿Podrás aceptar cualquier cosa?

-Creo que ya me estas asustando un poco extraña mujer… es mejor que me vaya de aquí lo antes posible…-Sally comenzó a correr hacia la puerta, pero se detuvo al ver que en esta se encontraba una especie de tótem de esos típicos que hacían los indio americanos, pero este tenía cuatro cabezas, la de debajo representaba un oso, luego venía un lobo, más arriba un alce y por último un águila-¿un tótem? ¿acaso no me dejaras ir si yo quiero…?

Sally se voltio para recriminarle a la mujer el porqué la había encerrado en ese lugar, pero solo quedo con la boca abierta al ver que el rostro de la mujer era del mismo color que el de ella, solo que esta tenía uno de sus ojos plateados y el otro lo tenía de color azul cristalino, realmente las cosas no se podían poner más extrañas de lo que ya eran, no tenia sentido alguno que esa mujer tuviese un parecido con ella y con su hermana Ruby, no había ningún tipo de posibilidad, solo se puso a la defensiva esperando cualquier ataque de la mujer.

-Al parecer te da algo de miedo el saber la verdad, ¿Qué te parece esto? Si me derrotas te dejare salir de aquí sin retenerte más, pero si yo gano escucharas todo lo que tenga que decirte…-la mujer se quito la chaqueta dejando ver una camiseta blanca de tirantes que se asemejaba un poco a la camiseta negra de tirantes que utilizaba por lo regular Sally, aunque en ese momento se encontraba aun usando la camiseta roja que le había indicado Cervantes antes de enfrentarse al pentagrama de Avaricia-pero, solo puedes usar los creepypastas que has atrapado, sería una trampa si utilizaras el poder de las Twisted Princess, ¿no?

-Como gustes…-Sally comenzó a formar una densa neblina que cubrió cada rincón del lugar dejando poca vista a la mujer que miraba expectante por cada uno de los rincones, esperando cualquier ataque que Sally pudiese propinarle, mientras que esta hacia aparecer el enorme martillo que había ganado al derrotar a Zero anteriormente fue cuando se dispuso a atacar por la derecha-"primer golpe…"

-Muy lenta…-la mujer detuvo con un solo dedo el martillo de Sally haciendo que quedara impactada al ver la fuerza que la mujer tenía, más al ver que desde la neblina aparecían unas telarañas que envolvieron sus brazos y piernas con fuerza sin dejar que se moviese ningún centímetro, además de hacer que esta desapareciera el martillo casi de golpe-si hubieses estado más concentrada en tus alrededores quizás no hubieses caído en la trampa de las telarañas… creí que serías más lista…

-Esto recién comienza…-Sally comienza a silbar con ritmo comenzando a cortar los hijos que la tenía atrapada haciendo que la mujer se impactara por este movimiento tan arriesgado, esto se debía a que Sally pudo haberse cortado las extremidades si salía algo mal con su silbido, pero luego ignoro esto al ver esta formaba dos hachas naranjas-me toca atacar…

-Veamos como lo haces…-la mujer pudo ver como Sally se movía rápidamente y golpeando con más fuerza que esta bloqueaba o esquivaba los ataques, las hachas de Sally cortaba parte de su camiseta, haciendo que Sally se emocionara al pensar que le había dado al fin, pero luego se percato que no al recibir una fuerte patada en la quijada que la lanzo al techo haciendo que botara una gran cantidad de sangre, haciendo que la mujer golpeara sus puños uno con el otro-terminemos con esto…

-"Es demasiado fuerte… ¿Cómo demonios tiene tanta fuerza?"-Sally pudo ver como en uno de los puños de la mujer se podía ver una gran cantidad de energía que se desbordaba por casi todos los lados, lo que hizo que esta se asustara más de lo que ya estaba, porque ese golpe de seguro que la haría trizas en cuanto la tocara-"maldita, me siento demasiado débil como para poder contrarrestar ese golpe… estoy acabada…"

-Se termino…-la mujer casi detiene su ataque, pero algo la hizo continuar, pudo ver como una oscuridad envolvía a Sally y que de esta salía un ser totalmente distinto que detuvo su golpe como si fuese algo simple, haciendo que la mujer retrocediera viendo como toda la neblina se disipaba y podía ver con más atención a la criatura, se trataba de una mujer con una cabellera larga de color negro, una mascarilla negra, con ojos rojos, garras en las manos, un traje negro y unos cuernos en su cabeza, esto hizo que la mujer diera una carcajada-vaya, vaya, no creí que te conocería tan pronto… pero creo que era inevitable con lo inestable que esta Sally… ¿no es así Necrosight?

-¿Así que también me conoces? Es curioso, no muchas personas son conscientes de mi existencia, pero eso no quiere decir que eso te dará alguna ventaja conmigo…-Necrosight saco sus garras y con un movimiento rápido le dio un fuerte golpe en el pecho a la mujer que quedo incrustada en la pared de la cocina, haciendo que esta diera una sonrisa, lo que hizo que Necrosight quedara algo anonadada por esto-no lo entiendo, ¿Qué tiene de gracioso el recibir un fuerte golpe?

-¿Fuerte? No me hagas reír pequeña…-la mujer salió de la pared y antes de tocar el suelo desapareció en el acto haciendo que Necrosight mirara por todos lados tratando de determinar por donde iba a salir la rápida mujer, pero era inútil se escuchaban sonidos de choque en cada rincón de la casa y fue tarde cuando pudo ver que se encontraba frente a esta dándole un fuerte golpe en la quijada dejándola en el piso casi inconsciente, lo que hizo que la mujer se pusiera de rodillas frente e Necrosight-bueno, hubieses sido tu o Sally, las dos perdieron el reto… por lo cual no podrán irse de aquí y deberán escuchar lo que les tengo que decir sin ningún tipo de pero… y espero que no tenga que volver a golpearlas a ambas de esta forma para que entiendan las cosas, ¿no?

-Tú… ¿Quién rayos eres?... ¿Cómo es que tienes más fuerza que yo?-Necrosight estaba aguantando para no desmayarse, ya que si lo hacia la que escucharía la total verdad sería solamente Sally y no ella, pero esa posición ella podía escuchar todo junto con Sally que aún seguía medianamente consciente-¡habla!

-En serio que son despistadas las dos, no puedo ser más obvio de quien soy yo, hasta tengo tu mismo color de cabello Sally y el de tu hermana, y para que hablar de los ojos… ¿en serio aun te cuesta entender quien soy?-Necrosight abrió sus ojos de par en par al igual que Sally lo hacia en el interior, era casi algo imposible que la persona que tenían al frente fuese eso que tanto miedo le daba a Sally y que se impregnaba en el ser de Necrosight a la vez-haber… si tanto te cuesta aceptarlo con solo verme, entonces te diré mi nombre… me llamo Alma Hunters, soy su madre…

-Ma… ma…-Necrosight comenzaba a desvanecerse a la vez que le salían unas lágrimas que nunca le habían salido anteriormente y siguieron cuando volvió a ser Sally, pero salieron con más intensidad de sus ojos plateados que hicieron que su madre pusiera una cara de asombro-mamá… mamá… ¡mamá!

-Ya era hora…-Alma recibió en sus brazos a Sally que seguía llorando intensamente, no podía creer que después de tanto tiempo ella estuviese viva y que pudiese tenerla en sus brazos, más el dolor que Sally había sentido al pensar que con la muerte de sus padres adoptivos no le quedaba nada más que solo su hermana y su hija, pero al parecer se había equivocado-mi pequeña bribona… has crecido tanto…

-Mamá…-Sally sentía como Alma le daba cariños en la cabeza delicadamente, era algo que Sally había olvidado después de tanto tiempo solo combatiendo a monstruos y creepypastas, creía que esa esencia la había perdido para siempre-¿Por qué me dejaste sola?

-Lo siento mucho pequeña… lo hice para protegerte a ti y a tus hermanos…-Sally levanto de golpe su cabeza mirando de reojo a Alma, creyó que quizás había escuchado mal, pero luego recibió otra caricia de esta junto con una sonrisa, lo que hizo que pensara que no se había equivocado en nada-al parecer tampoco sabias de la existencia de tu hermano mayor, ¿no?

-¿Hermano? ¿De que hablas mamá?-Alma hizo aparecer un espejo que mostraba un lugar que le resultaba muy familiar a Sally, se notaba que era un bar, pero no sabía específicamente de cual se trataba, menos solo viendo algunas partes casi oscuras, fue cuando vio a un tipo que le resulto muy familiar-no entiendo…

-Mira más de cerca Sally… tu sabes quien es el en realidad…-Sally siguió mirando como le había dicho Alma, hasta que se dio cuenta de quien se trataba en realidad y fue casi como si otra verdad oculta se hubiese revelado-te presento a tu hermano mayor, Chad Hunters…

-Chad… ¿Chad es mi hermano mayor?-Sally no podía creerlo, al ver detenidamente pudo ver que en realidad se trataba de Chad arreglando algunas cosas del bar, lo que hizo que esta siguiera botando algunas lágrimas que hicieron que Alma la abrazara por la espalda-ahora entiendo porque sentía que se preocupaba tanto por mi…

-Pues no lo culpo, estuvo al pendiente de ustedes dos todo este tiempo para que no les pasase nada… aunque tuvo sus descuidos al dejar que a Ruby se la llevara Lucifer… pero eso la hizo más fuerte…-Alma cerro el espejo y se fue a sentar prendiendo un cigarrillo mientras invitaba a Sally a sentarse con ella, esta no lo dudo ni un segundo y limpiándose la cara fue a sentarse junto a su madre-lamento haber sido tan agresiva contigo, pero nuestra familia siempre a sido así, aunque eso no quita que también entreguemos amor a quien corresponda…

-Aun no puedo creer que seas tú… el viejo nos dijo que habías muerto…-cuando Alma escucho como Sally decía viejo se preocupo por unos segundos hasta que pudo entender lo que estaba pasando, cosa que preocupo a Sally-¿mamá?

-Dime una cosa, ¿de casualidad conociste a tu padre?-Sally quedo algo anonadada por la pregunta de su madre, aunque no era nada descabellado siendo que quizás ella sabía sobre el entrenamiento de su hermana y sus amigos-¿y bien?

-Pues sí, Kartox Hunters, es el hombre que esta entrenando a mi hermana y al resto de mi equipo…-Sally vio como Alma se paraba y le daba un fuerte golpe a la pared casi traspasándola, cosa que preocupo mucho a Sally porque no pensó que ella iba a reaccionar de esa manera-¿mamá? ¿Está todo bien?

-Ese grandísimo hijo de puta se aprovecho de mi supuesta muerte y ahora esta haciendo lo que se le plazca… no permitiré que ese maldito se salga con la suya…-Alma mostraba una ira enorme hacia Kartox o por lo menos eso demostraba, se notaba que algo no esta bien dentro de todo lo que había ocurrido y Sally solo tenia más dudas que soluciones-hija… necesitamos hablar con tu hermana de inmediato…

-Pero, no se como comunicarme con ella, están en un lugar que ni yo misma se dónde está específicamente…-Alma hizo aparecer otro espejo, pero este era más grande que el que le había mostrado antes donde estaba Chad, en este se podía ver el cuerpo completo de las personas al otro lado de este-¿y ese espejo?

-Para proteger a mis niñas, cree unos espejos especiales que me permiten verlas en todo momento… por eso super que te fuiste con Cervantes…-Alma mostro como Ruby estaba rodeada por otros espejos de diferentes tamaños, era casi como una casa de la risa, pero Sally denoto que esos espejos se parecían en algo a los que tenia Kartox en su poder cuando converso con ella aquella vez-ya veo… así que ese es su supuesto entrenamiento… sus métodos son algo estúpidos, pero funcionales… pero no acepto que se haga pasar por su padre…

-Espera, entonces el sujeto que se nos presento como nuestro padre…-Sally pudo ver como Alma negaba con la cabeza haciendo que el ambiente se pusiera algo tenso, Sally apretó los puños con fuerza por saber la verdad y por descubrir que por algo no confiaba en su totalidad en su supuesto padre-me encantaría darle una maldita paliza a ese idiota…

-A su tiempo lo harás, por ahora hablemos con tu hermana para que este al tanto de todo…-Alma comenzó a hacer movimientos con las manos haciendo que Ruby se quedara mirando fijamente al espejo que Alma había formado, fue algo increíble de ver-creo que ya está hecha la conexión… ahora podremos hablar con ella y a su ella podrá vernos… comienza tú querida…

-Si, ¡Ruby, Ruby soy yo Sally! ¿Puedes oírme?-Sally pudo ver como los ojos azules de Ruby se quedaron posadas en el espejo hasta que pudo verla al fin, dando una pequeña sonrisa, lo que hizo sonreír a Sally-Ruby, ha pasado tiempo…

-Sally, es un gusto saber que aun estas bien, aunque me apena el no poder tenerte tan cerca de mi…-Ruby siguió mirando directamente al espejo sin perder el contacto con los otros espejos, por si algo salía a atacarla o peor-aunque no estoy en el mejor momento como para hablar como puedes ver… nuestro padre nos ha dejado un entrenamiento muy estricto a cada uno y…

-No ha de haber sido fácil, ¿no es así mi niña?-los ojos de Ruby se abrieron al escuchar otra voz que no era la de Sally, haciendo que ignorara los demás espejos y solo se centrara en el espejo donde había visto a si hermana, en esta ocasión vio a una mujer que tenia su cabello del color de esta junto con el mismo de Sally, pero con las punas intercaladas entre el blanco y el dorado, además de tener un ojo del color de cada una de ellas-al parecer tu te diste cuenta antes que tu hermana de quien soy… por algo eres la más astuta de las dos…

-¿Mamá? ¿De verdad eres mi mamá?-Ruby pudo ver como hacia una proyección de si misma que se puso frente a esta, las lágrimas comenzaron a caer por el rostro de Ruby mientras acercaba sus manos para ver si podía tocar a Alma, para su fortuna el reflejo se sentía como si estuviese tocando a la real-¡mamá!

-Al parecer aun siguen igual que siempre, reaccionando de la misma forma-Alma recibió el fuerte abrazo de Ruby que seguía llorando al ver por fin a su madre luego de que le dijesen que esta había fallecido-ya mi niña, estoy demasiado feliz de poder volver a reencontrarme con mis pequeñas niñas… pero ahora tenemos que hablar cosas más serias… necesito que me respondas unas cosas hija…

-Lo que tu quieras mamá, solo pídeme lo que sea y seré sincera en todos los sentidos…-Sally estaba muy feliz de ver como Ruby también pudo conocer a su madre, era como si la familia se estuviese reformando después de tanto tiempo, lo que la hacia tener más ganas de rescatar a Deyna-¿Qué necesitas saber?

-Por lo que tengo entendido dices que estas entrenando con tu padre, ¿no es así? Un supuesto Kartox Hunters…-Alma pudo ver como Ruby asentía con la cabeza haciendo que los pelos de Alma se levantaran con furia, lo que hizo que Sally y Ruby se preocuparan de la forma en que se estaban tornando las cosas-admito que en estos minutos quisiera arrancarle la cabeza con mis propias manos… pero lo haré luego de que los ayude con su entrenamiento… pero creo que cambiaremos un poco las cosas…

-¿Cambiarlas? ¿A qué te refieres con eso?-Alma con un solo chasquido hizo que los espejos tuviesen portales por donde Ruby pudiese movilizarse, esto para que pudiese entrenar desde dentro de los espejos y así adaptar una nueva técnica a su haber-increíble… jamás se me hubiese ocurrido hacer algo como eso…

-Es mi regalo para que te vuelvas más fuerte… y lo otro que te pediré es que tengas vigilado a ese Kartox, hay algo de él que hay que vigilar… ¿queda claro?-Alma comenzó a desaparecer, pero antes le dio un fuerte beso en la frente a Ruby haciendo que esta dejara salir unas lágrimas, mientras también lo hacia al despedirse su hermana que también dejaba caer unas lágrimas-no se preocupen, volverán a verse muy pronto… por ahora cada una debe concentrarse en su entrenamiento si quieren vencer a los pecados…

-Me esforzare mamá, ya verás que me volveré mucho más fuerte, ¡no te decepcionare!-las últimas palabra de Ruby hicieron sonreír a Alma antes de que cerrara el espejo y volviese a haber un silencio profundo en la habitación, fue cuando Ruby con una mirada desafiante comenzó a ver los espejos viendo como los espectros volvían a tomar su forma-hora de que comience la fiesta…

El espejo se cerro casi de golpe haciendo que Sally quedase sorprendida por el poder que tenía su madre, tenía claro que ella había heredado la gran parte de su fuerza gracias a ella, aunque igual seguía con la duda de quien era su verdadero padre, aunque este pensamiento se disolvió al ver su madre se arrodillaba botando un poco de sangre por la boca.

-¡Mamá! ¿Qué ocurre mamá? ¿Por qué estas botando sangre?-Sally pudo ver como Alma se limpiaba la sangre de la boca y le devolvía una sonrisa a su hija, haciendo que esta se preocupara más de lo que ya estaba-mamá… si te pasa algo…

-Son las heridas que me quedaron luego de la batalla final que tuvimos junto con tu padre… aunque yo salí casi ilesa… tengo algunas lesiones internas que me hacen botar sangre cuando utilizo demasiado poderes de desdoblamiento o fuerza muy exagerada… solo puedo usar mis poderes por poco tiempo y no sobre exigirme demasiado… pero no es nada grave…-en cuanto escucho esto Sally se preocupó aún más y más cuando pudo entender que la peor parte de todo esto la había tenido su padre al parecer o por lo menos eso podía sacar por deducción luego de escuchar la explicación de su madre-veo por tu cara no crees que este por completo bien… además de saber sobre tu padre, ¿no?

-Si… ya que me libero de que mi padre real no era ese tal Kartox, me gustaría saber quien es realmente mi padre… y bueno saber de donde se encuentra…-Sally pudo ver como su madre la miraba con una cara de preocupación y algo de tristeza, lo cual hacia que esta se sintiera de la misma forma, se sentía preocupada por saber si le había pasado algo grave a su padre o no, fue cuando su pensamiento se vio interrumpido cuando sintió que alguien había tocado con fuerza la puerta, cosa extraña porque Alma le había dicho que se encontraban en una isla desierta-creo que tenemos invitados no deseados…

-Curioso, que yo sepa no había hecho más invitaciones para la fiesta…-Alma se levantó y se dirigió a la puerta con total calma, como si nada le estuviese molestando ni nada, Sally sabía que era alguna especie de estrategia por cualquier cosa que se encontrase detrás de esa puerta, fue cuando su madre abrió la puerta y pudo ver a una pareja de chicos, los vestían casi igual y eran algo coloridos los trajes, aunque sus rostros y pelos eran normales, de color rubio claro y tenían una extraña sonrisa que los hacia en un cierto sentido algo escalofriantes-¡hola chicos! Disculpen la tardanza para abrirles la puerta, es que como verán estaba con mi hija conversando y se nos paso un poco el tiempo.

-No hay problema señora, tampoco era nuestra intención el molestarlos…-el chico fue el primero en hablar, se notaba que era alguien muy educado para hablar al igual que la chica que lo acompañaba, aunque algo hacia que Sally estuviese a la defensiva, aunque su madre era la que más tranquila-solo pasábamos con mi hermana para ver si nos podía ayudar con una taza de azúcar o quizás con algo de café, verá nos quedamos varados aquí luego de una incursión y quisiéramos poder calentarnos un poco…

-No se preocupen, me imagino por lo que deben estar pasando, pero si quieren yo les ofrezco una taza de café y me cuentan con más lujo de detalle que fue lo que les paso, así quizás junto a mi hija podamos ayudarlos…-la pareja asintió con una enorme sonrisa a la vez que Alma los hacia entrar, Sally solo encendió un cigarrillo y miro detenidamente a la pareja que miraba a sus alrededores y luego se le quedaron mirando a Sally como si la conocieran de alguna parte, cosa que hizo que Alma se pusiera a la defensiva y se acercara de golpe a donde estaban los chicos con Sally-disculpen a mi hija, ella es un poco malhumorada, pero es mala chica, tome asiento que en seguida sirvo el café, no me tardo nada…

-Muchas gracias señora por su hospitalidad, fuimos muy afortunados de justo naufragar en una isla que no estaba tan desierta…-los chicos seguían mirando a Sally que aun tenia el cigarrillo en su boca mientras se lo sacaba y botaba una gran bocanada de humo que hizo que la pareja diera una pequeña carcajada lo que hizo que Sally se pusiera algo más a la defensiva-veo que eres muy experta con ese cigarrillo, jamás había visto que alguien botara tal cantidad de humo con solo una inhalada del cigarrillo.

-Se podría decir que es algo de práctica, me gusta el poder saborear los cigarrillos, no solo inhalarlos y botarlos a la rápida, se pierde todo el sentido del cigarrillo, hay que hacerlo de manera lenta y calculada-Sally se quedo mirando a la pareja y fue cuando ver un cabello de color de azul casi llegando a casi calipso, lo que no tenía ningún sentido con el peinado rubio de esta, fue cuando el chico vio esto y le arreglo rápidamente el cabello a la chica-¿está todo bien?

-Si, es solo que ayudaba a mi hermana a arreglarse el cabello, es algo despistada la verdad…-Sally pudo ver como la chica movía ligeramente los labios a la par del chico como si estuviese queriendo sincronizarse o algo por el estilo, fue cuando Alma apareció con el café y con algunas galletas con formas algo extrañas, como si se tratasen de animales de circo lo que puso una enorme sonrisa en la pareja de oreja a oreja, lo que hizo que Alma y Sally les devolvieran la sonrisa-se ven deliciosa las galletas, espero que no seamos una molestia para ustedes… solo veníamos por una taza de café y azúcar…

-Descuida pequeño… estaba guardando estas galletas para dos personas especiales que iban a llegar, por lo que he oído se trata de una pequeña pareja de payasos que les gusta jugar con los pequeños y hacerlos reír…-Alma se sentó al lado de Sally mientras miraba detenidamente a sus invitados con una enorme sonrisa, mientras se servia un poco de café y le servia una taza a los dos invitados, lo que hizo que Sally diera una sonrisa-aunque, no faltan las malas lenguas que decían que en realidad estos payasos eran en realidad asesinos seriales con poderes increíbles que jugaban con la mente y el corazón de los niños para luego matar a su familia como si fuesen, no lo sé, ¿unos psicópatas o algo por el estilo? Yo no sé, son los rumores que a uno le llegan de la nada… ¿Qué piensan ustedes acerca de eso?

-Pienso que esas personas no tienen idea de lo que están hablando, pienso que solo quieren llamar la atención y alejar a los niños de la diversión, de la alegría, de la pasión, son personas que no entienden el verdadero sentido de la felicidad…-por primera vez de todo lo el tiempo que llevaban ahí, la chica hablo y puso algo intranquilo al chico, lo que no dejo de hacer que Alma y Sally sonrieran mientras esta última botaba lo que le restaba de humo de su cigarrillo, apagándolo en el cenicero con fuerza, lo que hizo que esta ocasión se viera un cabello de color azul marino que se le mostraba al chico, hasta los ojos azules que tenia cada uno se estaban alterando casi por completo mostrando un color violeta mas intenso en el chico que en la chica-¿Qué piensan ustedes acerca de esos "payasos"?

-¿Hija?-Sally prendió otro cigarrillo mientras su madre la miraba esperando una respuesta, la pareja también estaban ansiosos por saber su respuesta, se notaba por la forma que apretaban los puños mirando intensamente a Sally-están esperando tu respuesta… no lo hagas esperar más…

-De acuerdo… pues mi opinión es la siguiente…-Sally dejando ver como brillaban sus ojos plateados formo sus dos hachas naranjas mientras mantenía su cigarrillo en su boca, haciendo que su madre volviese a tomar otro sorbo de su café-pienso que son solo asesinos amateur que no tienen idea de cómo hacer mejor las cosas, siento que serían unos inútiles sin sus poderes…

-¡Eso es mentira!-la chica dejo que se cayera su peluca y sus lentes de contacto mostrando de quien se trataba, era una chica con un peinado abultado de color calipso con los ojos violeta y dos mejillas dibujadas del mismo color que sus ojos, también en su cabello llevaba cascabeles en las puntas de cada una de las coletas tan abultadas, además de llevar una vestimenta de payaso muy llamativa, fue cuando esta saco un enorme martillo y trato de darle un golpe a Sally, pero esta lo bloqueo sin mayores problemas, lo que enfado más a la chica-¡muere de una vez!

-Ya veo, con que se trataba de Candy Cane… entonces el chico aquí…-Alma pudo ver como el chico se había sacado también la peluca junto con los lentes de contacto dejando ver unos horribles ojos rojos junto con un pelo de color azul marino que tenían las mismas trenzas que las de Candy Cane, solo que este tenia cascabeles negros en vez de dorados como la chica, también utilizaba un traje de payaso con colores llamativos e intento atacar a Alma con un martillo haciendo que esta sonriera-Candy Pop…

-Ni se te ocurra tocar a mi madre, maldito payaso…-Sally le dio una fuerte patada a Candy Cane para luego darle una patada a Candy pop para que se alejara de Alma, cosa que no hizo más que esta última prendiera un cigarrillo mientras miraba a su hija-por lo visto no te quieres meter en la pelea, ¿no es así mamá?

-Yo hace mucho que deje de ser cazadora, este tu minuto de gloria cariño… quiere ver que tanto has crecido en el tiempo que no te he visto…-Alma botaba una bocanada de humo mientras veía como saltaba y guardaba sus hachas cerrando los ojos, esto dio paso para que Candy Can y Candy Pop volvieran en si y se pusieran en frente de esta esperando la oportunidad para poder aplastarla con sus enormes martillos-yo en su lugar no me arriesgaría tanto…

-El riesgo es algo virtuoso cuando se hace de dos y no solo de uno…-Candy Pop y Cane comenzaron a hablar al unísono haciendo que Alma se volteara viendo detenidamente lo que estaba pensando Sally hacer en esos instantes, fue cuando Candy Cane comenzó a correr por la izquierda y Candy Pop corría por la derecha para poder aplastar a Sally con sus dos martillos-hora de morir de una manera atroz, cazadora de la maldad…

-Tiempo…-Sally hizo que las criaturas se quedaran quietas en su lugar sin poder hacer ningún tipo de movimiento lo que hizo que estos comenzaran a ponerse nerviosos por no saber lo que les podía pasar en esos instantes, fue cuando Sally saco su espada poniendo los ojos negros, haciendo que Alma sonriera más de lo que ya estaba sonriendo-corte…

-¡Espera!-Candy Pop y Candy Cane pudieron ver que con un rápido movimiento Sally les había cortado las manos para que no pudiesen usar sus enormes martillos, para luego con una patada hiciera que estos dos quedaran clavados en la pared, esto hizo que dieran un fuerte grito de dolor luego haber notado que ya no estaban bajo los efectos del reloj de Sally-¿Cómo mierda…? Creíamos que estabas débil por todo ese poder absorbido… no eres alguien normal…

-¿Y que esperaban de una Hunters? Ustedes fueron los idiotas que pensaron que una cazadora herida seria presa fácil… ¿Qué acaso no aprenden nada de las peleas que han tenido con cazadores más inferiores que Sally?-Alma se levantó y miro detenidamente a Sally, quien estaba arrodillada botando algo de sangre, lo que entro a preocupar a Alma, pensando que quizás uno de los ataques de las criaturas le hubiese dado-¡Sally!

-Así que pueden hacer sentir el mismo dolor que ustedes reciben a otros, ¿no? muy astutos…-Sally se levanto con algo de esfuerzo y miro directamente a Candy Pop y a Candy Cane que empezaron a reírse luego de ver que la cazadora desaparecía su espada y comenzaba a mostrar un aura dorada, un aura que impacto a Alma, no podía creer que Sally pudiese utilizar tal técnica, peor luego vio lo que estaba ocurriendo-creo que será mejor terminar esto de una vez… no puedo perder mi tiempo con ustedes…

-¡Maldita desgraciada! ¡Muere!-Candy Pop y Candy Cane formaron nuevamente sus manos, pero esta vez los llevaban con garras y sus bocas estaban cubiertas de colmillos horribles como si fuese pirañas o algo parecido, fue cuando Alma se entró a preocupar-¡Mataremos a Sally Hunters!

-Soñar es gratis…-Sally en un dos por tres desapareció dejando a todos boca abiertos, no se podía sentir a la presencia de la cazadora por ningún lado, ni siquiera Alma podía detectar su poder ni nada, pero no fue necesario al ver que dos látigos aparecieron del cielo y atraparon a las criaturas apretándolos con fuerza-pero, a veces los sueños se vuelven pesadillas…

-¡No!-Candy Pop y Cande Cane pudieron ver como Sally invocaba una pequeña muñeca que se ponía en la cabeza de Candy Pop haciendo que este sacase su formase su martillo aun estando atado, fue cuando este fue liberado y con toda su fuerza le dio un fuerte golpe en la cabeza a Candy Cane reventándola por completo y haciendo que la sangre, viseras, entre otras cosas salieran por todos lados, a su vez que Sally absorbía a la chica en el látigo derecho, haciendo que este se tornara de una combinación entre el calipso y el violeta, fue cuando Candy Pop fue liberado del hechizo para ver que ya no se encontraba Candy Cane, mirando con furia a Sally-maldita… ¡Maldita! ¿Qué fue lo que le hiciste a mi hermana?

-Primero, el que la mato fuiste tu Candy Pop… yo solo te entregue las herramientas para hacerlo… segundo…-Sally uso el látigo que aun le quedaba y amarro con fuerza a Candy Pop nuevamente, pero en esta ocasión utilizo su otro látigo que en su punta creo una hoz que movió con fuerza para arrancarle la cabeza a Candy Pop-a ti te matare con el poder de tu hermana… así los dos estarán a mano.

-¡Eres una hija de…!-Candy Pop no pudo terminar la frase, luego de que Sally en un movimiento fugaz le rebanara la cabeza como si se tratase de una manzana, haciendo que la sangre se comenzara a esparcir por todos lados como si se tratase de una regadera, pero fue cuando Sally absorbió a Candy Pop haciendo que su otro látigo tuviese otros colores combinados, en este el rojo con el azul marino, haciendo que Alma empezara a aplaudir de la nada.

-No lo puedo creer pequeña, de verdad que me acabas de sorprender… creí que ibas a perder el conocimiento o algo peor… pero que bueno que no fue así…-Sally se arrodillo mientras ocultaba los látigos en las palmas de sus manos, estaba jadeando fuertemente como si todo el combate le hubiese agotado más rápido de lo que esta pensaba, fue cuando Alma se acerco a esta algo preocupada-por lo visto aun no te has recuperado por completo de tu anterior combate y ahora estas mucho más cansada por haber peleado con los hermanos Candy, creo que lo mejor es que descanses, si no quizás no te puedas recuperar por completo…

-Creo que… tienes razón…-Sally no pudo mantenerse por más tiempo y se desmayo en los brazos de Alma, quien solo dio una sonrisa mientras le acariciaba el cabello lentamente para que esta durmiese más plácidamente, a lo que Sally solo respondía con una sonrisa casi por inercia.

-Mi pequeña Sally… estoy muy orgullosa de ti…Alma vio como la noche había caído y como la luz de la luna impregnaba la habitación haciendo que esta siguiese hablando sin pensar si Sally estaba escuchando o no-me pregunto si… tu aun recuerdas todo… mi querido Cervantes…

El reencuentro de Sally con su madre fue opacado por la repentina aparición de Candy Pop y Candy Cane, pero aun con eso la familia se estaba reuniendo nuevamente luego de tanto tiempo de separación y de algunas mentiras que nunca fueron reales en ningún sentido, sin embargo aún quedaba la duda sobre el padre de Sally y de Ruby, ¿se trataba realmente del maestro de Sally? ¿Acaso Cervantes lo supo todo ese tiempo? ¿Alma le dirá la verdad a Sally? La familia forma un lazo que no se podrá quebrantar con ningún tipo de poder.