Sally Hunters: Los pecados del mundo Noche 18

Noche 18: el reencuentro del grupo A, el momento de la verdad se acerca.

Ya han pasado 6 días desde que Sally y los demás comenzaron con su intenso entrenamiento para enfrentarse a los pecados, no era para menos, sabían que si no podían aumentar su poder el mundo entero seria destruido por estas y ya no habría marcha atrás. Aunque, aun con esta consigna, el entrenamiento de todos los miembros de grupo A no fue nada sencillo, tuvieron que aumentar más la dificultad de los ejercicios, algunos tuvieron que aumentar su grupo de criaturas, otros solo perfeccionaron nuevas habilidades que servirían para poder estar a la par con los pecados. Sally se encontraba meditando en uno de los montes que se encontraban en las cercanías de la playa, se le podía ver muy distinta tanto en actitud como en su forma física, se le podían ver nuevos accesorios, nuevas partes de su vestimenta y un cabello un poco más largo en comparación a como lo tenia antes. Había un aura poderosa que rodeaba a Sally, era como si se estuviese creando una especie burbuja gigante que la rodeaba completamente a esta, lo que hizo que Alma sonriera tomándose una taza de café mientras miraba por la ventana.

-Increíble, jamás pensé que esa pequeña podría lograr tantas cosas en tan poco tiempo, sigue sorprendiéndome la manera en que aumenta su poder con tanta velocidad…-Alma seguía tomando su café sintiendo como Cervantes se acercaba su lado mirando también a Sally, no era de extrañarse que estos viesen con tanto orgullo a la cazadora, siendo que estos estuvieron en una situación parecida muchos años atrás-si mal no recuerdo, me contaste que le habías dicho a Sally que tenia que recolectar 20 nuevos creepypastas, ¿no es así?

-Correcto, era el plan principal que tenía para que ella pudiese aumentar su fuerza a la misma que tuvo hace mucho tiempo, pero creo que ha superado mis perspectivas…-Cervantes se levanto su mascarilla y prendió un cigarrillo para sorpresa de Alma, era extraño ver que este hiciera eso después de tanto tiempo, ya que, como no quería mostrar su rostro tras lo ocurrido en el pasado, fue lo que más le llamo la atención a la mujer, pero prefirió solo seguir escuchando a Cervantes-la cuenta quedo en 41… esa chica de verdad que esta loca por tener más poder…

-Guau… 41 creepypastas, si sumamos a los que debe recuperar de la mano de ese estúpido de Kartox su numero queda en 61…-Alma sabía que habían muchas criaturas, asesinos, espectros y demonios que Sally no había podido capturado ni nada por el estilo, pero el numero que tenia era casi inigualable, nunca antes un cazador había capturado a tantas criaturas en tan poco tiempo-¿y sabes cuantos tiene Ruby?

-Si mal no recuerdo tenia 16, ahora tiene 21 nuevos miembros en su equipo… o sea 37…-Cervantes no veía en menos la cantidad de creepypastas que había capturado Ruby, era muy sorprendente que sus dos hijas tuviesen la capacidad para dominar el poder de tantas criaturas en su interior, ya que mucho que lo habían tratado de recolectar esa cantidad o se volvieron monstruos, habían perdido la cordura o se habían quitado la vida, eso era lo que más le preocupaba a Cervantes y Alma-es mucho poder que controlar, más para Sally que es la que tiene que volver a absorber a sus antiguos creepypastas… aunque puede ser que también me equivoque…

-Nuestras hijas nos han sorprendido bastante en este tiempo, no creo que sean consumidas por esas cosas…-Alma dejo su taza en la mesa que había puesto cerca de la ventana y prendió un cigarrillo sin apartar la mirada de Sally, quien seguía meditando botando una gran cantidad de energía que hizo que sus padres quedaran impactados al ver todo el poder que esta liberaba, esto hizo sonreír a Alma-¿ves? Te lo dije, ella no es la misma que llego contigo…

-Así veo querida mía… creo que ya ha llegado la hora…-Cervantes lanzo su cigarrillo y volvió a taparse la boca y comenzó a caminar a donde se encontraba Sally, Alma seguía con su cigarrillo y comenzó a seguir a este con una enorme sonrisa, se notaba que la gran energía que emanaba del cuerpo de Sally era como si tratasen de caminar a través de un enorme huracán, para cualquier persona normal hubiese sido un verdadero problema el poder llegar a esta en una sola pieza-sus fuerzas han aumentado exponencialmente… es mucho de lo que alguna vez en su juventud… debe haber una forma de acercarnos a Sally sin salir heridos en el intento…

-Por favor, eso es solo un juego de niños…-Alma hizo sonar sus dedos y luego solo dio un pequeño rápido poniéndose al lado de Sally haciendo que Cervantes quedara algo impactado al ver que la mujer aún mantenía todas sus fuerzas sin ningún tipo de cansancio, fue cuando pudo ver como Alma se le acercaba a Sally y comenzaba a susurrarle algo en el oído-querida mía… tu hija y amigos te esperan...

Las palabras de Alma hicieron que Sally abriese los ojos de golpe, pero solo podía ver una intensa oscuridad, no había dudas de que aun se encontraba dentro de su mente y que aún no podía despertar del todo, podía escuchar como la voz de su madre resonaba por los rincones de su mente, aunque también podía escuchar otras voces que rondaban el lugar, no podía ver de quien se trataban estas voces, pero si podía sentir que se encontraban muy cerca de esta.

-Se que están ahí, no es necesario que se oculten ni mucho menos… si quieren vengarse de mi por lo que les hice…-Sally pudo ver como una sombra se acercaba a la luz donde esta se encontraba, se trataba de Judge Angels quien miraba a la cazadora con sus enormes ojos oscuros junto con una leve sonrisa-sabes que no me dejare tan fácilmente… no puedo rendirme… no voy a perder a mi hija y…

-Esta bien… lo entiendo…-Sally quedo impactada al oír esto, jamás se habría imaginado que otro creepypasta que no fuesen con los que vivió tanto tiempo tuviese ese tipo de reacción tan cooperativa o alegre, fue cuando pudo ver otras tantas sombras que solo mostraban su silueta y rodeaban a Sally-ahora somos parte de ti… te seguiremos a donde sea necesario…

-Judge Angels…-Sally quedo más impactada al ver que esta se arrodillaba en frente de esta y fue seguida por todos los demás creepypastas que Sally había atrapado en su jornada de entrenamiento, era algo inimaginable, esto no había pasado nunca con sus anteriores creepypastas, todo era tan extraño, pero eso solo hizo que Sally mirase sus manos y las apretara con fuerzas mientras miraba a sus nuevos creepypastas-por favor… bríndenme su poder para liberar a mi hija, salvar al mundo y acabar con esa maldita de Avaricia…

-Hecho…-todas las criaturas hablaron al unisonó haciendo que una enorme cantidad de energía comenzar a rodear a Sally, lo que hizo que fuera de su cabeza lograse concentrar toda su fuerza y abrir los ojos de golpe para luego enviar una fuerte cantidad de energía al mar haciendo que este se partiera por la mitad, fue un impacto para Cervantes y para Alma el ver la descomunal fuerza que ahora poseía Sally, más considerando que este poder iba a aumentar mucho más cuando recolectara el poder de sus antiguos creepypastas, se había vuelto igual de fuerte que un pecado.

-Maravilloso, nunca nadie en la historia de los cazadores había liberado tal cantidad de energía… ha de haber sido muy difícil para ti mi pequeña…-Alma pudo ver como Sally miraba hacia el lugar donde lanzo esa gran cantidad de energía y daba una enorme sonrisa, se notaba que hace mucho que no sentía así, no solo por poseer un poder como ese, sino que por fin había logrado recobrar a la persona que alguna vez fue, la persona que tenía un espíritu guerrero y no le tenía miedo a nada, esto hizo que Alma y Cervantes reaccionaran de la misma forma-bueno pequeña, ¿estas lista para que comience el juego?

-Aun no mamá, todavía me queda un asunto pendiente que resolver antes de estar completamente lista… sino lo hago, no podré ver a mi equipo a la cara como una verdadera líder-Sally saco de su bolsillo un cigarrillo y lo prendió rápidamente mirando al mismo punto que ya había visto con anterioridad, aunque en esta ocasión sus padres pudieron sentir esa mirada de tristeza, se notaba que realmente extrañaba a sus antiguos compañeros, no solo a los otros cazadores-no dejare a nadie atrás… nunca más hare…

-Esa es mi niña…-Cervantes abrió su chaqueta haciendo que Sally lo mirara en esta ocasión para ver que estaba haciendo, fue cuando este hizo aparecer un traje nuevo para Sally, era una variante de su chaqueta blanca, pero se notaba que estaba hecho con una tela nueva, una camiseta negra de mangas cortas, pantalones cortos de jeans negros, medias negras algo largas y zapatillas rojas de estilo converse, era como ver su antiguo atuendo que alguna vez la había ser conocida como una temible cazadora, esto hizo que diese una sonrisa-tarde un poco en hacer el nuevo diseño y encontrar las telas para hacer más resistente tu nueva vestimenta, aunque la gran parte del diseño fue idea de tu madre.

-Que puedo decir, soy una fanática de moda y debo decir que tu antiguo traje era algo increíble, no podía perder la oportunidad de que lo pudieses usar otra vez…-Sally le dio un fuerte abrazo a Alma haciendo que esta respondiese de la misma forma, luego hizo lo mismo con Cervantes, haciendo que este le acariciase la cabeza tiernamente, haciendo que esta sonriera como si fuese una niña pequeña otra vez-bueno, creo que es mejor que vayas a buscar a tu equipo de una buena, ya solo queda 1 día para que comience la verdadera batalla…

-Lo se…-Sally, en un movimiento rápido, se coloco su nueva ropa, prefirió quedarse con los guantes que había usado en su entrenamiento para seguir con la tradición que ella misma había formado en su adolescencia, Sally se sentía increíble con su nueva vestimenta, sentía como si un nuevo poder recorriese su cuerpo-vendrán conmigo, ¿no es así?

-Hay cariño, como lo siento, pero no podemos acercarnos al lugar donde se encuentra Kartox… tiene un hechizo que prohíbe el paso a todos los ex miembros del grupo A…-Sally quedo algo sorprendida al escuchar esto, no se había imaginado que sus padres hubiesen sido miembros de ese grupo, siendo que Chad había comentado que esta junto a Ruby, Emily, Joseph, Danielle y Gregory, eran los únicos que habían llegado a ese grupo-tu cara me dice que no pensaste que hubo otros miembros del grupo A antes que tu y tus amigos, ¿no?

-Es cierto que no muchos llegan al grupo A, es solo para personas con un poder descomunal y que puedan adquirir un poder fuera lo antes visto…-Cervantes comenzó a caminar hacia la playa, cerca de la casa, y comenzó a tomar algunas piedras de un tamaño especifico, haciendo que Sally quedara algo confundida por esto-tu madre y yo pertenecimos a ese grupo junto con nuestro antiguo escuadrón, cada uno representaba a un pecado en fuerza, pero nunca logramos llegar a transformarnos en esa leyenda de la que tanto habían hablado… si te lo preguntas, yo representaba al pecado de la pereza…

-Ya ves que le queda como anillo al dedo, a mí me toco el pecado de la vanidad y ya debes de haber visto porque…-Alma dio una risa algo burlesca haciendo que Sally la mirara algo extrañada, aunque esto la hizo esclarecer que ese poder del que tanto habían hablado se venia viendo desde hacia muchos años, pero que aún no se podía liberar por completo-aunque, los pecados a los que nos enfrentamos eran muy distintos, se trataban de demonios muy poderosos dirigidos por el mismísimo Lucifer…

-Aunque, nosotros logramos derrotar a 6 de esos demonios, solo Lucifer fue el único que logro liberarse de su cruel destino y formo a los nuevos pecados que están relacionados directamente con ustedes…-Cervantes comenzó a mover las piedras en distintas partes de la arena y luego solo cruzo los brazos rápidamente para hacer aparecer una enorme puerta negra de madera, era un truco muy vistoso considerando que Sally creía que su padre solo era un creador de criaturas-pero, el punto es el mismo, acabar con los pecados para así lograr una paz en el mundo o por lo menos a encaminarla…

-Veo que hay cosas de las cuales no estaba enterada, pero hay algo que me ha dejado algo pensativa… ¿Qué tiene que ver Kartox con ustedes?-Sally vio como sus padres se juntaban en la puerta y la miraban seriamente, al parecer había algo relacionado con Kartox que no era muy agradable de hablar para estos-esperen, no me digan que él…

-Su apellido no es Hunters como aparentaba, su apellido es Chaines, fue miembro de nuestro grupo y representaba al pecado de la ira…-mientras Cervantes hablaba las cosas se iban aclarando para Sally, era de esperarse que ese sujeto tuviese una actitud tan explosiva y agresiva, pero sin entender porque Kartox se había hecho pasar por su padre-el no era el más agradable del grupo, pero nos ayudaba en situaciones claves, no por nada te derroto y te quito a tus creepypastas, por desgracia aun no logro entender la razón por la cual Kartox decidió entrenar a tu equipo…

-Será mejor que Sally lo descubra por si misma, no creo que sea prudente arruinarle la sorpresa que le tiene ese malnacido…-Alma le dio un beso en la frente a Sally haciendo que esta le diese una sonrisa, solo con ellos podía ser un poco distinta y no tan espeluznante como lo es con el resto-esta puerta te llevara directamente al bar de Chad, es el único lugar por donde se puede ingresar al lugar donde se encuentra tu hermana y los demás, además de que necesitaras esto…

-¿Una llave?-Sally tomo la llave de las manos de su madre, estaba hecha por una energía muy densa y tenia la forma de una flor con un buda en medio, era algo extraña considerando que el lugar donde se encontraban no se veían tan pacifico ni mucho menos-gracias por la ayuda mamá, también muchas gracias a ti papá por entrenarme y enseñarme como controlar mejor mis poderes…

-Es un honor hija mía, lamento que no podamos ir contigo en tu nueva aventura, solo dile a tu hermana que pronto estaremos con ella también, ¿sí?-Sally le dio un fuerte abrazo a Cervantes haciendo que este respondiera de la misma forma, Alma se incluyó en el abrazo para no sentirse tan apartada, luego de unos minutos abrió la puerta y entro sin ninguna espera, pero cuando Cervantes intento cerrar la puerta sintió como si una gran energía lo interrumpiera y no dejara que cerrara la puerta hasta que esta pasara, aunque esto no sorprendió mucho a Cervantes-con que tu también te volviste más fuerte, ¿no pequeña criatura?

Sally por fin se encontraba en el lugar de inicio de todas sus aventuras, el bar de Chad, un lugar donde todos los cazadores se reunían para beber algo, para realizar reuniones o simplemente para matar el tiempo en combates en la arena, aunque a juzgar por la luz de las ventanas, era aun muy temprano como para que la gente llegara, era algo extraño considerando que donde esta se encontraba junto con sus padres se estaba ya poniendo el sol en un hermoso atardecer. Pasaron algunos minutos, Sally solo miraba a sus alrededores viendo cómo se habían modificado algunas cosas, se veía un poco más ordenado de lo que esta recordaba, se notaba que Chad le ponía todo su corazón en hacer que su negocio estuviese a flote.

-¿Puedo ayudarle? Aun no tenemos abierto el lugar…-al fin la escucho, la voz de Chad, su hermano mayor, era un momento algo diferente a la primera vez que se vieron, ya que ya no eran completos extraños, era hermanos de sangre, aunque al parecer este no se había dado cuenta de quien se trataba-¿señorita?

-Disculpe, no sabia que no estaba abierto, estoy buscando a una persona…-Sally no quiso voltearse aún, sentó en una de las mesas y miraba a sus alrededores sin mostrar su rostro, al parecer quería que Chad descubriese por sí mismo de quien se trataba y averiguar si este era más lento para descubrir de quien se trataba-bueno, en realidad busco a mi hermano mayor…

-¿Hermano mayor? Bueno, viene mucha gente al bar, así que lo más probable es que si me lo describes te pueda decir si lo conozco o no, soy muy bueno con los rostros-Chad trataba de mirar a Sally a la cara, pero no podía, esta se movía con el movimiento de Chad para así mantener su identidad aun en secreto-por lo visto eres algo tímida, ¿no?

-Lamento las molestias, pero puedo decirte como es mi hermano, es alto, musculoso, cabello castaño, ojos grises…-Sally sentía como la descripción que daba hacía que Chad se impactara mucho, aunque tal vez solo podía ser una coincidencia muy grande y la persona que buscaba tenía características parecidas a este, esto hizo que Sally sonriera-aunque, si lo miras desde lejos, parece un enorme mamut enojado…

-¿Un mamut? ¡Soy una persona normal! ¡no un maldito animal!-Chad reacciono casi por inercia, esto hizo que Sally se volteara y le mostrara su rostro con una enorme sonrisa, lo que hizo que cazador dejara caer su paño de platos y un vaso que estaba limpiando-Sally… pero tú…

-Gracias Chad… me ayudaste a encontrar a mi hermano perdido…-Sally se levanto de golpe y le dio un fuerte abrazo a Chad, este solo dejo caer algunas lágrimas, nunca pensó que llegaría ese día, siempre pensó que seguiría estando solo y esperando a que su familia se pudiese reunir al fin, pero por suerte fue otro el destino que le esperaba a este-al fin pude conocer a toda mi familia…

-¿A toda? ¿quieres decir que estuviste con mamá y papá?-Chad miro a Sally y pudo ver como está la asentía, era un reencuentro muy hermoso, era, como bien había dicho Sally, era una reunión de familia-al menos sé que están bien, no me molesta que no hayan venido a ver, conozco ese maldito conjuro que hay en la dimensión donde esta Kartox… pero, ¿Cómo pudiste salir de ahí Sally?

-El mismo me tiro fuera de ese mundo, me envió a entrenar con papá, le mintió a él y a todo mi equipo, además de ocultarme que mamá estaba vivía…-Sally apretó los puños mientras se apoyaba en una silla y prendía un cigarrillo, haciendo que Chad sacase un puro y lo encendiese casi al mismo tiempo-nunca voy a perdonar a ese imbécil por lo que hizo y ahora voy a ajustar cuentas con él en su territorio… aun primero tenia que venir a verte hermano…

-Es una alegría que nos reencontremos de esta forma hermanita, no sabes lo difícil que fue para mí el fingir que solo las conocía como cazadoras populares…-Chad tiro una enorme humareda mientras miraba como Sally hacia lo mismo, pero a menor escala, se notaba que el fumar venia de familia-aunque, aunque aun estoy con una duda querida hermana, ¿Cómo llegaras a un lugar que solo Kartox puede abrir?

-Con esto… fue un regalo de mi mamá…-Chad vio con asombro la llave que tenia Sally, una llave muy extraña que hizo que la tomara y la observara detenidamente, se notaba que no era un pieza tan normal como pensaba Sally-¿crees que funcione?

-Definitivamente, esta es una llave maestra del cazador, abre cualquier puerta de otro mundo, pero solo si no tiene ningún tipo de contrato en especifico en tu contra…-las palabras de Chad comenzaron a resonar en la mente de Sally, existían la posibilidad de que Kartox hubiese agregado su nombre para que no pudiese volver a entrar a ese lugar, esto solo hizo que la preocupación de Sally fuese en aumento-sin embargo… esta tiene un pequeño truco…

-¿Truco?-Sally vio como Chad se acercaba a la puerta cambiadora y ponía la llave, esto hizo que reaccionara rápidamente e hiciera aparecer la puerta blanca por donde se llegaba al lugar donde estaba Kartox o por lo menos Chad sabia que se trataba de esa puerta-eso fue fácil, ¿Por qué te referiste a un truco?

-La llave de buda es una llave perdón, independientemente de quien la use libera todo tipo de reglamento hacia una persona en particular, así que pedí que se te diera el perdón a ti…-Chad le entrego la llave a Sally y le entrego una enorme sonrisa, haciendo que esta también respondiera de la misma forma, aunque por dentro de la cazadora pensaba en que esa llave podría haber ayudado a su madre a poder pasar por el portal y poder estar con ella, Chad y Ruby, pero dejaría atrás a su padre, lo cual tampoco era una opción muy conveniente, por lo que prefirió continuar con el plan que tenia desde un principio-pero Sally, sabes que no podrás enfrentarte a Kartox, él es…

-Un antiguo miembro del grupo A, lo sé, mamá y papá ya me lo dijeron… aun así…-una enorme energía comenzó a reunirse alrededor de Sally haciendo que Chad quedara demasiado impactado, no podía creer que en tan poco tiempo su hermana hubiese recobrado toda su fuerza y aumentarla a un nivel casi indescriptible, Sally se metió las manos en los bolsillos bajando poco a poco su energía-voy a ser que ese estúpido pida clemencia por su vida…

Chad no pudo decir nada, sabía que no había manera en la cual pudiese convencer a Sally, la chica estaba dispuesta a todo para poder terminar de una vez por todas con Kartox y se podía notar que había muchas posibilidades de que pudiese lograr derrotar al antiguo guerrero. La puerta blanca se abrió lentamente mostrando el enorme portal por donde debía pasar Sally, la ansiedad por encontrarse con su antiguo equipo estaba aumentando, aunque Chad pudo sentir que en el bar había una presencia casi igual de poderosa que la cazadora, una que hacía sonreír a Sally a cada paso que daba para entrar en el portal, esto dejo algo sorprendido y confundido a Chad, aunque no pudo evitar el dar una sonrisa mirando como el portal se cerraba de golpe.

Por fin había llegado el momento, Sally sintió la energía que emanaba el lugar, una energía poderosa que no podía ser de nadie más que no fuese su equipo, ni siquiera Kartox podría compararse a esa cantidad tan enorme de poder, fue cuando una voz le susurro en el oído a Sally mientras esta miraba la enorme entrada a lo que parecía ser un templo.

-Jamás pensé que llegaría este día… ese maldito a estado oculto mucho tiempo…-la voz de la criatura retumbaba en la mente de Sally y más con cada paso que esta daba, se notaba que a la cazadora no le molestaba nada el escuchar esa voz, había una costumbre por parte de Sally-¿crees que sea conveniente el mostrarnos así de fácil? Él debe estar esperando que hagamos eso…

-Si eso llegara a pasar, sé que tú me ayudarías para acabar con cualquier cosa que nos lance, ¿no es así Nix?-una enorme criatura apareció al lado de Sally, con unas enormes alas parecidas a las de un demonio, el cuerpo de un toro combinado con el de un león y su rostro tapado por una enorme mascara que solo dejaba ver sus enormes ojos dorados parecidos al de una serpiente, se podía sentir la furia que estos emanaban y de como se escuchaba su gruñido que a cualquier ser mortal haría temblar de miedo-aunque recuerda que vinimos por mis antiguos camaradas y para darle una lección a ese idiota de Kartox… no debe haber ninguna muerte…

-Como tu lo ordenes, aunque por lo visto ya tenemos compañía…-dos sombras aparecieron enfrente de estas dos, se notaban que eran los guardaespaldas personales de Kartox con las que alguna vez se enfrentó, aunque esta sabia que ahora seria diferente si tenia un nuevo enfrentamiento con estas-siento un enorme poder de parte de esas dos cosas, aunque no es tanto como el que me imagine…

-Tu criatura tiene la boca muy larga, ¿lo sabias?-una de las mujeres saco un arco y una flecha cubierta de fuego que lanzo rápidamente a Sally, aunque esta no movió ninguno de sus músculos, por el contrario, seguía manteniendo sus manos en los bolsillo haciendo que la chica se molestara-¿acaso bromeas conmigo?

-Lo siento, yo no hago ese tipo de cosas…-Sally comenzó a silbar invocando varias cuchillas que a simple vista no se podían ver, aunque por las capacidades que poseían las guardianas de Kartox no les costaba el ver estos cuchillos con un poco de facilidad, aunque eso no quito que algunos de estos cuchillos les hicieran un daño en sus brazos-nada mal… aunque en realidad no me interesa el enfrentarme con ustedes, ¿Por qué no te diviertes tu con ella Nix? De seguro será más interesante para ella el luchar con una criatura de tu tamaño…

-Será un placer…-Sally comenzó a caminar hacia donde se encontraban las guardianas sin ningún tipo de protección, estas se acercaron a la cazadora para darle un golpe que la dejaría en el piso, pero con la cicatriz que tenia en su nunca hizo un rápido movimiento que la dejo en la entrada del templo y esas cayendo en las garras de Nix, fue un golpe brutal que envió a las guardianas al piso sin alcanzar a protegerse-ve con los demás Sally, yo me encargare de que estas torpes no se metan en tu camino…

-Te lo encargo Nix…-Sally siguió caminando mientras levantaba una de sus manos haciendo que la Nix se pusiera en frente del templo y diese un fuerte rugido que hizo que las guardianas se volvieran a levantar con mucho miedo, sabían que no sería nada fácil el vencer una criatura del tamaño de Nix, aunque esto era lo que más le emocionaba a la enorme criatura.

El camino de Sally se veía tranquilo, no había tenido la mala suerte de encontrarse con alguna de las criaturas de Kartox, era una situación algo extraña, como si no hubiesen tenido previsto el que la cazadora llegaría al lugar de una manera tan rápida. Aunque a Sally esto no le importaba, solo quería encontrar a sus creepypastas y luego llevarse a su equipo para ver cómo lograrían derrotar a los pecados, la cazadora pudo sentir como en una de las habitaciones que cruzaba se sentía una enorme energía que estaba completamente contenida, en un minuto Sally dudaba que se trataran de sus antiguos creepypastas, pero cuando abrió lentamente las puertas pudo ver como 20 esferas se encontraban volando en el techo, lo que hizo que esta diese una enorme sonrisa, mientras se metía en la habitación y cerraba la puerta de golpe. En el otro lado del templo, específicamente en el medio del lugar, el equipo de Sally se estaba reuniendo por solicitud de Kartox, se notaba que su entrenamiento había dado frutos y ya todos habían mejorado en gran cantidad sus poderes, además de haber cambiado un poco su vestimenta. Danielle usaba los mismos pantalones negros, un poco más apretados que los anteriores, con una polera roja con encaje delante, haciendo que no quedara mucho a la imaginación de nadie, a su vez llevaba una chaqueta de cuero con algunos agujeros, Joseph usaba una camiseta dorada con rojo, cona algunas vendas blancas en sus brazos, una banda roja en su cabeza y con pantalones de color celeste con cadenas en los bolsillos, Ib usaba su clásico traje con su falda verde y su polera de manga larga de color blanco no transparente, además de usar un parche negro con un símbolo de una calavera de color verde, Emily usaba también una falta de color celeste, pero con pantalones debajo de esta, no era de las chicas que le gustaba llama la atención, además de usar una chaqueta de jeans de mezclilla que la hacía sonreír, Gregory usaba la misma bata de antes, con el cambio que ahora su camiseta era de color rosado y sus pantalones eran de jeans de color negro y Ruby usaba una vestimenta muy parecida a la de Sally, una capucha negra que no dejaba ver su rostro, pantalones cortos blancos, una camiseta de color violeta y unas medias algo más largas que las de Sally de color verde. Todos estaban esperando a saber de que se trataba la reunión, hacia mucho que Kartox no los reunían a menos que fuese para evaluar sus habilidades nuevas o para comprobar si su poder era lo suficiente como para acabar con los pecados, todos esperaban que la respuesta de este fuese que sí, aunque a Ruby era la que menos le importaba el saber que quería Kartox, ya que gracias a Sally y a su madre pudo saber la verdad sobre de quien se trataba ese sujeto. Las puertas de la habitación principal se abrieron y dejaron ver a Kartox caminando junto con Kali, se notaba que estaba muy preocupado de su bienestar personal y no quería que ninguna cosa le ocurriese.

-Ya era hora de que aparecieras… hemos estado esperando una eternidad…-los ojos azul cristalino de Ruby se quedaron mirando directamente al Kartox, aunque este no parecía inmutarse por esta acción ni mucho menos, no era como si esta esperase que tuviese otro tipo de reacción, solo no podía verlo de otra forma-es mejor que hables de una buena vez…

-Sigues siendo igual de irrespetuosa que la primera vez que te vi hija mía, creí que ya te había quedado claro lo que podría pasarte si seguías con esa actitud, ¿o se te olvido lo que le paso a tu hermana?-se notaba que Kartox quería descontrolar a Ruby y a los demás, no era para menos, toco una fibra algo delicada, si seguía hablando del tema se podría terminar enfrentando a todos juntos y seria un problema-en fin, no los reuní para quejarme de ustedes de la conducta de mi hija… vine a felicitarlos por todo el esfuerzo y la dedicación que han dado en el último tiempo para hacerse más fuertes… estoy orgulloso…

-Vaya, bonitas palabras viniendo de la boca del sujeto que casi nos mata en cada día de entrenamiento-Danielle tomo su katana y la puso en el piso cerca de esta, solo le entrego una sonrisa a Kartox de una manera irónica haciendo que este frunciera el ceño con furia-vamos viejo, ¿no aceptas una broma de mal gusto?

-Al parecer creen que porque aumentaron un poco sus habilidades se creen con el derecho de poder hablarme de esa forma, ¿no es así?-Kartox hizo un movimiento con su bastón haciendo que tentáculos aparecieran del suelo y agarraran a los 6 cazadores que no pudieron reaccionar a tiempo al ataque, era como si Kartox estuviese esperando un momento determinado para lanzar a esas criaturas-vaya, vaya, aun con toda esa fuerza nueva que poseen no son capaces de evitar un ataque tan simple como este, creo que solo logran decepcionarme cada vez más… no son más que basura…

-Eres un maldito, solo te aprovechas de nosotros como si fuésemos tus esclavos o juguetes…-Joseph pudo ver como seguían saliendo tentáculos que no dejaban de sujetarlos como si solo se tratasen de simples hormigas o algo peor, Kartox solo sonreía de una manera algo maquiavélica-¿Qué es tan gracioso?

-Al parecer sus poderes no son lo suficientes para enfrentarse a los pecados, es una pena que no lograse cambiarlos a tiempo, pero si puedo usar sus poderes para volverme el ser más poderoso de todo el mundo y así poder acabar con esas malditas mocosas que se hacen llamar los pecados…-Kartox comenzó a apretar los puños haciendo que los tentáculos comenzaran a aplasta el cuerpo de todos los cazadores, era un dolor horrible que hacia que todos mostraran un rostro de dolor que llenaban el rostro del anciano con una sonrisa-no se sientan mal pequeños… esto es lo mejor para todos… ¡serán parte del cambio del mundo y…!

-Tienes unos sueños algo psicóticos anciano… deberías hacer que te vea un especialista…-una voz dejo impactado a Kartox y a los demás, era una voz que iba acompañado de unos pasos lentos que retumbaban en cada uno de los rincones del templo, aunque lo peor era que el anciano sentía un aura demasiado poderosa casi cercana a la de los pecados o quizás algo peor, Kartox estaba sintiendo un miedo que jamás antes había sentido-ya sabia yo que solo eras una maldita basura… un ser despreciable que no le importa nada más que su propio bienestar… me repugnas…

-No es posible… se supone que deberías estar muerta… no deberías estar aquí…-Kartox reviso a través de uno de sus ojos especiales la habitación donde tenia los antiguos creepypastas de Sally, pero solo pudo ver una habitación completamente vacía, no había dudas, la chica con la que estaba hablando era la cazadora que fue capaz de derrotar al mismísimo Lucifer-aun con todo ese poder… aun con todo el cambio… ¡sigues siendo una maldita niña!

-¿Una niña? Es mejor que veas de nuevo anciano decrepito… porque ya no soy la misma chica que humillaste hace tiempo…-al fin se pudo ver la silueta de la chica, todos dieron una enorme sonrisa al ver de quien se trataba a pesar de que seguían siendo presionados por los tentáculos de Kartox, fue cuando este vio los enormes ojos plateados de la chica que hacían que sintiera como un escalofrío horrible le atravesara todo el cuerpo, lo que hizo que la chica diese una sonrisa algo siniestra-yo soy… Sally Hunters…

El momento había llegado, al fin Sally había al lugar donde se ocultaba Kartox y en donde se podría reunir con sus antiguos camaradas creepypastas, no solo eso, también podría volver a unirse al grupo A para así poderse enfrentar a los pecados capitales. Ahora solo resta que Sally acaba con Kartox antes de que les haga daño a sus compañeros, ¿será posible que el nuevo poder de Sally sea suficiente para acabar con Kartox? ¿tendrá Sally aun el control completo de sus antiguos creepypastas? La pelea del regreso esta por dar inicio.