En una gran ciudad donde los grandes depredadores viven sus vidas sin tomar conciencia la pequeña vidas que rigen bajo sus pies, en un viejo árbol destrozado donde solo quedan las raíces donde vemos a una familia de ratones pero el más joven en particular se destaca al recorrer los túneles que conforman su hogar.

Punto de vista del ratón.

Siempre he recorrido estos pasillos oscuros cubierto de tierra, raíces y rocas, siempre en la buscada de que perduren toda la vida, aun así, sé que en nuestras vida corremos peligro por los depredadores del exterior de nuestro hogar, a la hora de ir en busca de comida, siempre sentimos los diversos peligros que nos rodea pero para mí, el mayor peligro son aquella raza que conocemos como humanos, son extraño crean cosas de forma única y abierta, a su vez nunca nos toma en cuenta, pero ellos nunca se rigen bajo el orden natural no siguen la ley de la naturaleza a la cual yo y las otras presas están sujeto.

Por esos lo envidio tal vez sea esa emoción que siento cuando lo veo en una de la salida de mi hogar.

Pero cada vez que ellos se percataba de nosotros nos mostraban un gran odio, repulsión, asco y desprecio con la intención de acabar con nosotros, debido a nuestro instinto nos ocultamos y catalogamos a los humanos como depredadores, aun con el paso de es estos túneles quedan los recuerdo de mi padre que fue el encargado de hacer nuestro hogar.

Mi padre murió hace una temporada atrás en busca de traer comida para todo nosotros, nuestro deseo de vivir un día más, nos hace tomar riesgo en busca de alimento, superando los retos de la naturaleza tales como tormenta, gatos, máquinas y claro humanos, no entiendo ¿Por qué nos odian?, en las veces en que los veo pasar sin un rumbo fijo, poca fueron las veces en que ellos se percataron de mi presencia y caer en el anonimato al ignorarme.

Fin del punto de vista del ratón.

Al terminar de reflexionar sus pensamiento el roedor continúa su labor diaria de despejar y mantener los túneles de su hogar, a cada tanto se encuentra con uno de su hermanos y hermanas que cumple con firmeza la órdenes de su madre, en las tareas de recolectar, buscar y almacenar alimentos tales como: restos, insectos, lombrices y cualquier otra cosa comestible.

Con el paso del tiempo esta es una vida de rutina para el pequeño ratón curioso, cuya vida sigue su destina predeterminado a la vida silvestres en que se encuentra, pero la vida siempre nos dará la sorpresa únicas alguna buenas, otras malas, algunas sin sentido o lógica.

Un mes después en la madriguera.

Nuestro ratón ha crecido un poco ahora teniendo nuevas tareas siendo recolector y a la vez que se mantiene como cuidador de túneles, a su vez su familia crece siente un nueva emoción de cual nunca estuvo presente antes al observar las crías que son la nueva camada de hermanos, al tener un deseo de proteger a los suyo. Aun así se mantiene corriendo hasta una de las salidas y entradas de la madriguera aprovechado la noche donde los grandes depredadores descansa y los ruidos que los rodean disminuyen a su vez los peligros existen en las sombras.

Punto de vista del ratón.

Es curioso uso mi sentido en busca de alimento para mi familia con facilidad percibo algunos olores únicos reconozco algunos debido que son procedentes de los humanos, pero me mantengo alerta usando mi oído para cualquier enemigo oculto, por mi pelaje se acumula el Roscio del camino la humedad aumenta seguido del frío vientos que pasa por mi cuerpo, a lo lejos sonido de las maquinas infernales seguido de su luz infinita pasan por delante de mí, algunos segundo hasta vuelva a surgir la oscuridad, hay veces que ayudan a ver futuros peligros en mi trayecto y esta es una a poco metros ya se los restos de un alimento humano lo bastante grande para darnos varios días más por vivir.

Uso todo mis fuera para arrastrar dicho alimento a paso lento voy manteniendo mis sentidos al máximo en posible rivales o enemigos, por mi mente pasa motivo por llevar lo que recolectado para el bien de otros, a su vez medito los diversos cambio que he sufrido con el pasar de los tiempo tan corto, antes poco me importaba si mis hermanos o hermanas estaba bien solo me preocupaba hacer mi trabajo, nunca interactuaba con los pequeños de la colonia solo cumplía lo que me pedía mi madre sin rechistar, pero todo cambió al tener este sentimiento de cuidar a otros, en parte lo he visto en los humanos que pasa por las horas que protegen a los pequeños de otros humanos o cualquier peligro ajeno.

Me alegro de a poco metro la entrada de mi hogar aprovechó el momento para llamar a mis hermanos para que me ayuden, que rápidamente viene a ayudarme, una vez dentro mi madre me felicita y nace mi orgullo seguido de la admiración de mis hermanitos por mi esfuerzo, al separar para ir a la cámara donde descanso y un pensamiento surge y este se refiere a humanos seres capas de mucho de acciones ilógicas para mí, a la vez comparte de cosa por igual como proteger a los nuestros de los peligro del mundo que nos rodea.

Unos días después nuestro ratón trabaja arduamente para una nueva salida, sin darse cuenta de que su esfuerzo le revela la luz día al mostrarse su cabeza y mirar el andar ajetreado de los humanos nuevamente sin que ellos le preste atención, algo nuevo siente el ratón al sentirse siendo observado, su instinto actúa en busca del posible peligro, usando su vista busca con alerta a los poco segundo regresa a la madriguera con preocupación una nueva sensación parecida al miedo con prisa recorrí los túneles hacia otra salida en busca de seguridad pero nuevamente a mirar el exterior sentí esa mirada.

Me volví a ocultar necesitaba respuesta ignorando los exclamo de mis hermanos y hermanas corría sin para hasta una nueva salida hasta el cansancio pero todo fallaba en cada una sentía aquella mirada sobre mí, reunir toda mi voluntad para encarar el peligro junto con mis instinto de sobrevivencia, fui al lugar donde percibí aquella mirada, al mirar al cielo en busca de mi observante lo descubrir…

Es un humano pero al encararlo perdí todo mis frustración, preocupación, voluntad bajo aquella mirada tan rara, muy diferente a los que nos han lanzado antes, todos mi impulso de lucha se fumó con mi respirar, no sé cuánto tiempo lo observe hay parado mirándome con aquella mirada única, tal era curiosidad como la mía o tranquilidad, no lo sé, ya que de un momento a otro se fue antes mi vista uniéndose al mar de personas pero me dejo algo que no comprendo, movió su boca y me sonrió como mis hermanos pequeños, siendo inocencia o feliz.

Fin del punto de vista ratón.

Después de esa misterioso contacto los días continuaron seguidas de las temporadas a su vez el tiempo de crecer e olvidar, pero para nuestro ratón la duda callo sobre él, en busca de respuesta, le pregunto a su madre para no poder obtener una respuesta, sino que siga con su trabajo, aun así su otros hermanos partía de la madriguera para seguir su curso de vida tan corto para ellos, después de todo 2 años no es mucho para esto seres, aun con suerte logran llega todo dependiendo de los azares del destino.

Aun así vemos que en esta ocasión nuestro ratón se enfrenta a su primera cruzada para el bien de sí mismo como su familia, después de varias falla en recolectar en las noches pasadas, ahora le toca intentar un desafío de su especie, frente a él una gran cantidad de comida capaz resolver su problema de temporada, pero debía cruzar las pisadas de humana y volver por el mismo camino los riesgos de ser pateado y pisoteado era grande.

Punto de vista del ratón.

Respiraba para mantener en claro mi mente y concentrarme toda capacidad era yo, el mayor al tener 7 meses edad, debía ser el que me arriesgara por el bien de los míos, además temo por la posibilidad de que el tiempo de mi madre acabe y nos dejes, aunque mire con determinación algunos de mis hermanos menores están a mi lado asustados por el ruido de la ciudad de los humanos y las constante sonido del tambor de sus pisadas, algunos de mis hermanos mayores que nos acompaña están alerta de que la inexperiencia de los más jóvenes me sigan a este trayecto mortífero.

Confió en mis habilidades, velocidad, capacidad, que he logrado obtener a través de las cada noche de recolección, regulo mi respiración miro con detalle cada pisada a la vez que me prepara mi carrera, al subir la última pisada frente a mi salgo con una buena velocidad, cada sentido se amplifica por el impulso de peligro esquivo las pisada con rapidez veo frente a mi meta, salto los obstáculo, aprovecho cada fisura que dejan para atravesar por ella, lo había logrado llegue a cruzar, mire con satisfacción mi logro y mi premio.

Tome mi premio con mi garra, le di un bocado sabía una delicia única mire retorno los pasos se hicieron más difíciles, no había contado el peso del alimento, pero debía intentarlo o morir, cargue en mi espalda la comida volví a correr, pero no era lo mismo había perdido velocidad, me costaba moverme con agilidad, no podía volver usar las fisuras ya que alimento no cabía ahí, hasta que vi alrededor mío venia una pisada de humano hacia mí, debía dejar atrás mi premio o perecer junto a él, instinto actuaron por mí, deje atrás lo valioso, aun así por mi vista llegaron un mar de recuerdo sobre mi vida, seguido del impulso de fuerza.

Sin poder créelo seguía vivo bajo la tierra suave de la entrada de la madriguera, me faltaba la respiración, está feliz y triste a la vez, una mezcla rara, contento de seguir con vida pero destrozado por haber fallado a míos, sabiendo que varios moriríamos en el futuro por falta de sustento. Mi primer fracasos un dolor extraño era diferente a una herida de la cual podría ignorar la molestia, escozor y el dolor, pero esto es diferente es interno, sé que nunca desaparecerá.

No me había movido de la entrada pensado en mí falla, que no me percate que todos los que me acompañaban había entrado con miedo a la madriguera, cuando salido de mi auto reproche, frente a mi cayo lo que había perdido, no lo podía creer ¿no había lógica, razón y ni circunstancia? Para tal sucesos se cumpliera mira hacia arriba, para volverme encontrar aquella mirada de ese único humano que me observo, me volvió a sonreír como la última vez que lo vi, no entiendo ¿Por qué me ayudo? ¿Por qué hizo eso? ¿Por qué se va?

Quería respuesta pero no fui tras ellas algo me detenía sujeto, mire detrás de mi eran mi hermano, asustado por mí, no solo los otros se demostraban por la mirada, cuando volví mi vista hacia el humano nuevamente había desaparecido.

Fin del punto de vista del ratón.

Hay veces que los eventos que nos ocurren en la vida pueden darnos duda en nuestra vida, hay cosas que nos ata a las cosas que nos rodean, en este caso su vínculo con la familia, pero al cumplir su primer año de vida recae en los estándar de la adultez a su vez, que es fin de su madre, rompiendo las cadenas que los unía a sus hermanos y hermanas tomando su camino en la vida, pero nuestro ratón no tomo esa decisión prefirió quedarse en busca de aquel que dejo aquella mirada, en espera de su respuesta.

Punto de vista del ratón.

Es raro estar solo en estos túneles es una anhelo a mis hermanos, las paredes que una vez fueron cálidas ahora son frías, aun no entiendo ¿porque me quede aquí?, ya nada me queda solo, los recuerdo de mi pasado, ahora soy un adulto, pero sin una razón por la cual aferrarme o tal vez si, la incógnita de aquel curioso humano, pero el hambre me sacude recordando a mis instinto de sobrevivencia seguir mi curso.

Me dirijo almacén de comida en espera de algunos frutos secos o cualquier cosa aun comestible, oh y que gran sorpresa nada me queda, respiro con fuerza es hora de recolectar. Toma la vía hacia la superficie sabiendo que aún es día, y los humanos están en lo suyo, después de todo siempre ha sido unos vecinos muy ruidosos. Curioso me he adaptado ellos sin darme cuenta, observo sin mostrarme tranquilo a lo lejos veo un premio, a su vez los recuerdo de mi falla pasada viene a mí de un golpe pero en esta vez estoy más que listo, fácilmente me dirijo hacia el mar de pisadas sin mucho esfuerzo llego a mi premio, cual devoro con gusto y satisfacción, a lo poco minutos de haber terminado estiro mi cuerpo para regresar a mi hogar.

Pero antes de partir presiento aquella mirada nuevamente, que me congela en mi lugar, disparando hasta los cielos mi ansias de respuestas, miro hacia arriba en busca pero no logro ubicarlo, sin aquellos que me detuvieron una vez, puedo tomar más riesgo, ya que solo yo serie el perjudicado, sin más decido tomar altura al escalar aquellas paredes de colores, es difícil su superficie es resbalosa me cuesta tomar altura pero a poco voy lográndolo.

Todo los que rodea comienza a rugir son rugidos humanos, me han descubierto corro peligro mis sentido me indica que escape pero el miedo me lo hace imposible, el ambiente se llena de odio, repudio, asco, desprecio y aquella mirada es opacadas por muchas otras de llena de odio, temo que este sea mi fin, miro mis espalda para observar algo venir hacia mí a lastimarme. Cierro los ojos en espera del dolor.

…...

…...

…...

…...

Nunca llegó la oscuridad me envolvió pero no es fría como mi hogar, sino al contrario me recuerda a calor de mi madre, mi nariz cata un sutil aroma tranquilizador, me relaja, oigo y siento movimiento en mis patitas son suaves sacudidas, seguido de fuerte rugidos, abro los ojos en busca de la luz en un pequeño orificio parecido a una entrada apenas logro asomar mi cabeza y noto que soy sujetado por aquel humano, que me muestra un cara de ira hacia los suyo, no entiendo lo que dice pero lo que transmite son varios rasgo animales, un deseo de proteger, un deseo de empatía, un deseo compresión, un deseo de tranquilidad.

Pasan los minutos en el que intento comprender a este humano, él me había salvado de sufrir un dolor, noto como él logra calmar a los suyo, a su vez que me mira con aquella mirada única de felicidad, curiosidad, cariño, inocencia, lo miró con la misma curiosidad que el transmite, poco a poco noto como nos comenzamos a mover, miro hacia donde una vez fue lugar donde nací y crecí verlo alejarme de él, no sé lo que me depare pero ha sido mucha emociones para mi pobre cuerpo ingresó otra vez, esta oscuridad tan cómoda.

Fin de punto de vista del ratón

Nuevamente evento ha surgido dos posibilidad podrán seguir, dejando como esta pequeña nos lleva hasta un nuevo destino para nuestro ratón solitario, aun así su travesía no ha concluido, solo le depara un nueva decisión, que veremos muy pronto mi lectores.

Punto de vista del ratón.

Había despertado por la luz del sol me había arrebatado el manto cálido de la oscuridad para hacerme levantar abrir mi ojos con pereza desde cuando me sentía tan renovado, fue poco para darme cuenta del nuevo lugar que me encontraba un gran extenso mar natural vegetación, conocía el césped por mi travesía nocturna pero era pequeño tramos esto era gigantesco, mire al humano con sorpresa y asombro, no se si noto mi gesto.

Ya que hizo un gesto gracioso para después descender hasta nivel del suelo dejarme con suavidad, con una de sus extremidades me acaricio para soltar un suave rugido.

"Bueno pequeño, aquí estarás a salvo" transmite el humano sonriendo con tranquilidad.

Veo cómo se va levantando parece irse, me doy la vuelta y observo el extenso campo verde por mis sentidos me indica toda las señales de seguridad, pero que es este sentimiento de tristeza, cada vez siento como se aleja aquel humano.

NO quiero sentir este sentimiento, NO, NO, me doy la vuelta a perseguir al este humano aprovechó un momento para escalar su pierna para detener su avance, me sujeto con firmeza tras la sacudida de sorpresa de mi acción, nuevamente es me sujeta con delicadeza y suavidad, ruge nuevamente.

"¿Qué sucede pequeño? ¿no te gusta tu nuevo hogar?" pregunta el humano con extrañeza.

No entiendo su palabra muevo mi cabeza en busca de poder decir lo que siento, pero solo género más duda hacia él, no quiero estar solo, no quiero separarme de este humano, sigo negándome a separarme de él.

"vaya, pequeño, ¿no quieres irte de mí?" pregunta el humano revelación.

Aun sin detener mi cabeceo hasta sentir la suave caricia de aquel humano cuya mirada me afirma mi egoísta petición, lo miro espera de su respuesta, lo veo asentir frente a mi seguido de un nuevo gesto, no entiendo como llegue a esto pero aún me queda un año de mi vida, ahora con una nueva frontera.

Fin del punto de vista del ratón.

Como vemos la vida nos darán momentos únicos de los cuales algunos estaremos preparados otros no, ya sea grande o pequeño, la decisiones que tomamos nos darán un camino infinito que no vincula con uno y otro todo depende de nuestro deseo. Ahora lectores ¿Cuál es su deseo?...