Tres semanas habian pasado desde ese encuentro y su partida, tres semanas en las cuales encontro un lugar donde quedarse, aun dentro de la misma ciudad pero lo suficientemente lejos para que nadie la viera, estaba tecnicamente en las afueras de la ciudad aunque la frontera estaba un tanto mas lejos, asi que era dificil saber si estaba o no dentro de la misma, consiguio un empleo en la presa donde nadie la conocia, de hecho los que trabajaban ahi muy raras veces se enteraban de lo sucedido en el interior de la ciudad, puesto que la presa estaba en las afueras, vivir alla era dificil por eso mismo nadie de ahi sabia lo que se rumoreaba, aunque estos rumores estaban tocando fin aun asi Nia quien incluso volvio a cambiar un poco su apariencia, habia pretendido haber olvidado a todos en ese lugar, se habia enfocado en seguir adelante sin mirar nunca mas al pasado, dejo sus practicas nocturnas, no interferia en ningun pleito (ya sea callejero o en el trabajo), por mas injusticias que veia tan solo observaba como el resto de los demas, dejo de pensar en Cris, Rene, Rafa, Minos, su entrenador, en que era perseguida por la organizacion Mahamari, se desconecto de todo lo que conocia, y esta vez inicio de cero, la gente la conocia por el nombre de Lila, por algun motivo no podia dejar los nombres de las flores a un lado, de ahi en mas era lo unico que la conectaba al pasado y unas cuantas visitas nocturnas para comprobar que su familia siguiera su consejo, lo cual si hicieron pues ya no vivian donde mismo, ¿a donde se fueron?, no tenia ni idea, y eso era lo que buscaba, pues solo asi los mantendria a salvo de ellos; miro el cielo azul que se extendia sobre ella y suspiro, hacia mucho tiempo que no trabajaba, por eso mismo estaba bastante cansanda, suspiro y se acosto en el suave cesped que rodeaba esa aerea de su casa, ciertamente no era un lugar muy grande que digamos, contaba con una habitacion, una baño completo, un pequeño patio, una cocina algo chica pero comoda, asi de pequeña era su casa, estaba cerca de una especie de campo, por lo cual solia pasarse la mayor parte del tiempo observando el cielo para despejarse de sus "problemas" de ahi en mas se la pasaba en la presa trabajando, no era tampoco un gran trabajo, solo debia mantener la presion del agua estabilizada y verificar cada cierto tiempo la temperatura y velocidad a la cual se bombeaba para servir de suministro a la ciudad, pero era agotador pues las maquinas con las cuales debia vigilar estaban separadas, es decir estaban en polos opuestos y debia ir y vigiarlos continuamente, lo cual era lo mismo que decir que se la vivia recorriendo todo el santo lugar cada hora y media, de ahi en mas no era mucho lo que hacia, salvo las ocasiones y muy raras a decir verdad en las que debian cambiar los filtros de los tanques para que el agua siguiera limpia y eso era todo un show, asi que realmente no podia quejarse mucho, ya que la casa en donde vivia era del trabajo por lo cual no pagaba el alquiler, se levanto de la suave yerba y camino a su casa hoy tendria que hacer una visita a un lugar el cual esperaba pasara desapercibida, hoy era su dia libre y se encaminaria a la universidad de su hermano, tan solo queria saber que estaba bien, de ahi en mas una vez que lo viera no lo volveria a hacer hasta dentro de tres semanas mas, tomo su mochila que ultimamente se habia echo inseparable, las llaves de su casa y se marcho con paso firme, no entraria a la ciudad pero habia una manera de pasar sin ser vista, se puso su gorro y camino con la mirada baja, su cabello lo tiño de negro otra vez, su ropa no se volvio negro de nuevo, sin embargo solo usaba shorts algo cortos, blusas de resaque de diferentes colores, unas botas que le llegaban a media pantorrilla, tenia un guante en la mano izquierda sin dedos, y una pulsera gruesa en la mano derecha, se quito los pupilente que solia usar dejando sus ojos verdes a flote, con su mochila en el hombro derecho, pasaba como una estudiante mas, y nadie la miraba con curiosidad, camina por las orillas de la ciudad hasta que debia internarse en ella para llegar a la universidad de su hermano; Cuando por fin llego, se quedo un momento pensativa, necesitaba un lugar donde observar que nadie la viera, pero no lograba dar con uno, se recargo en un árbol frondoso de espeso follaje a pensar, tras estar asi unos minutos se golpeo con la plama de la mano en la frente, podia subirse al arbol y vigilarlo vaya que se habia oxidado, se trepo como pudo y espero, tardo varias horas en poder divisarlo entre la multitud, suspiro aliviada al verlo sano, cuando se dispuso a irse sus amigos y el se acercaron al arbol y se sentaron a su sombra, Nia maldijo para sus adentros, ¿ahora como se iria sin que la vieran?, facil debia esperar.

-¿De verdad no sabes nada acerca de ella?- pregunto uno de sus amigos algo preocupado, Nia agudizo el oido y trato de escuchar la conversacion

-No, desde ese dia, no sabemos nada de ella, y temo que algo malo le haya sucedido- Nia estuvo a punto de caerse, afortunadamente se sujeto a tiempo pero al hacerlo unas hojas cayeron, para su suerte el viento habia soplado en ese mismo instante

-¿Por que se fue?, segun creia estaban en buenos terminos- otro de sus amigos hablo

-Es una larga historia, que no puedo contar sin su permiso, mamá la extraña mucho, seguido la oigo llorar en la cocina

-Maldita sea- se quejo Gardenia desde el arbol- ¿ahora como diablos me voy?, no quiero seguir oyendo esto- penso mientras miraba en todas direcciones una salida

-Bueno, no es necesario que nos digas mas, te entendemos, es doloroso

-Si, pero estoy seguro que nos cuida desde las sombras

-Tsk, ¿por que diablos mi pelo se atoro aqui?- dijo quejandose porque una rama se enredo con su pelo y no podia soltarlo- bueno que mas da, cortare la ramita del demonio y me ire de aqui

-Oye Thomy, ¿por que se mudaron de casa?, tal vez ella decida volver y no los va a encontrar

-Un asunto personal nos hizo mudarnos-un grito los hizo voltear al arbol y se sorprendieron bastante de encontrar a una jovecita de pelo negro, ojos verdes y ropa que cubria lo justo, colgando de una rama que por cierto estaba por quebrarse- Nia- dijo en un susurro

-Rayos, maldito gusano del demonio- la muchacha que en si era Gardenia se quejo de una oruga que se le trepo por el hombro y se adentro a un lugar muy privado de ella, la rama crujio y su mirada se torno palida- no, todo menos eso por favor

Sin embargo sus suplicas fueron en vano pues la rama cedio ante el peso de la jovencita quien cayo de puro sentonazo en uno de los amigos de Thomy, adolorida se levanto de inmediato y se sonrojo, no precisamente por lo que ocurrio si no por la oruga que seguia caminando por su pecho y no podia sacarla pues al menos a eso si le tenia no miedo pero si asco, miro a los chicos que la miraban algo preocupados por la caida y tambien por su amigo, algo la hizo bajar la mirada, y ese algo era su hermano, quien al parecer la confundio, puesto que la Nia que el conocia jamas se caeria de un arbol de esa manera, con algo de verguenza les dijo a los muchachos si le podian ayudar a sacar una oruga de su blusa, a lo que los muchachos le respondieron

-No es que no podamos, pero seria algo, mmm ¿como decirlo?, inapropiado que lo hagamos

-Lo se, pero es que- sintio como de nuevo caminaba y se hinco- no puedo sacarla yo

-Descuida Maria te ayudara- dijo uno de los muchachos, de echo a el lo conocia, fue el que fue por ella en el lago cuando se encontraba con Minos

-Chicos ¿que le hicieron a la muchacha?- una voz femenina se oye detras de Nia quien con los ojos esperanzados le dijo

-¿Podrias sacarme una oruga por favor?

-Claro- dijo algo sorprendida por la reaccion de la chica, Nia se le acerco y le dijo que estaba en su pecho, Maria sonrio y con cuidado le saco la oruga, haciendo que mas de un muchacho se sonrojara y pensara algo pervertdio- listo- le dijo mostrandole la oruga

-Gracias, ya debo irme, adios- pero fue detenida por un impulso de Thomy quien la sujeto por la muñeca, Nia volteo algo asutada pero se tranquilizo cuando Thomy le dijo

-Perdon no se por que lo hice, es que te pareces a ella- lo ultimo lo djo casi en un susurro, los ojos de Nia se enternecieron pero volvio a su actitud de niña traviesa- ¿puedo saber tu nombre?

-Claro, me llamo Lila, un gusto...-miro a los demas y se dio cuenta de que no la soltaba y en su mirada se formaba la esperanza de que ese nombre fuera falso-... por algun motivo me siento igual que cuando me encontre por primera vez con Cris- pense bajando la cabeza

-Nia- dijo firmemente- ¿eres tu, verdad?- ante esto el cuerpo de Lila se estremecio- lo eres

-Te equivocas, me dio un escalofrio no me gusta ese nombre, lo usaba la persona que me arrebato todo lo que tenia- su voz se escuchaba quebrada- ¿podrias soltarme?, yo no soy ella

-Perdon, lo siento mucho- dijo soltandole la mano y dejando que se fuera, no miro a nadie mas tan solo se dio la vuelta y echo a correr- crei que era ella- penso deprimido

-Venga Thomy no estes tan triste, ya veras que un dia vuelve- todos trataron de animarlo, sin resultado aparente, por su parte Nia iba corriendo con lagrimas en los ojos, aun cuando se prometio no llorar mas, ver el daño que les ocasionaba la destrozaba interiormente, pero era eso o arriesgarlos de la manera mas estupida posible.

Llegando a su casa, se sento en el piso temblando, eso estuvo demasiado cerca, estupida oruga pervertida, a decir verdad no le tenia ni miedo ni asco, tan solo se soprendio perdiendo el equilibro, y asi termino por caer, sin contar que por culpa de esa ramita que se atoro fue que la maldita oruga esa se metio en su pecho, se toco la frente y respiro tranquila, suprimio las lagrimas que se escaparon despues de su despedida, se levanto y se dijo a si misma "bien, esto sera lo mejor", puesto que se habia decidido a no volver ahi, al menos no hasta que lograra evitar que sus emociones la traicionaran, el resto del dia se la paso acomodando cosas sin sentido alguno, tan solo para no pensar en lo que paso esa mañana, cosa que resulto demasiado bien, pues se le olvido incluso comprar algo para la cena y termino yendo a un restaurante y por ende gastando un poco de sus ahorros, todo por andar tratando un poco de olvidar las cosas, suspiro resignada en su asiento esperando a que le trajeran su pedido, una simple orden de arroz con un poco de carne y un vaso de soda; un fuerte murmullo proveniente de las calles saco a Gardenia de sus pensamientos tan solo para darse cuenta que lo que sucedia ahi afuera ella lo podria evitar si no fuera porque decidio dejar eso atras, habia un muchacho de mas o menos su edad peleando contra una pandilla, y todo por defender a su novia, francamente estaba en desventaja y tambien algo herido, al verlo se quedo en shock, sin embargo desvio su mirada ese problema no era de ella, y por tanto no debia meterse, su orden llego y se dispuso a cenar sin importar nada mas, un grito proveniente de afuera detuvo su primer bocado a mitad de camino, la chica estaba sobre el cuerpo de su novio quien habia sido golpeado con un bate en la cabeza y habia caido inconsciente y ella trataba de protegerlo para que no lo mataran, sin embargo eso no sirvio de nada ya que un muchacho la empujo y la sostuvo para que no interfiriera, ante esto y sin saber de donde llego, el tipo del bate se vio de pronto tirado en el suelo sangrando de la nariz, levanto su vista y encontro la pierna aun en alto de una muchacha de pelo negro, ojos verdes, y no muy alta a decir a verdad, lo miraba con odio y sin miedo, los demas intentaron golpearla tambien pero nadie logro tocarle si quiera un cabello, de toda la pandilla solo dos quedaron ilesos pues fueron lo suficientemnte inteligentes para mantenerse al margen, los demas intentaron pelear contra ella, sin embargo todos su golpes eran detenidos o esquivados, Gardenia pateo a uno en el estomago aprovechando que este se hinco puso un pie para impulsarse y patear a otro en la cabeza al caer, a un tercero lo golpeo en la cara y al darse la vuelta detuvo el bate del cuarto para despues arrojarlo por los aires, al quinto y sexto los derribo con una misma patada baja, una vez en el suelo Nia apoyo con algo de fuerza en sus abdomenes mientras termina la voltereta para golpear medio hincada al septimo, tras eso ninguno continuo, era imposible hacerle algo, Nia se levanto y sacudio sus manos, se acerco a la muchacha quien sostenia su novio quien se estaba medio despertando, la muchacha en medio de su temor le grito a Gardenia

-Por favor, ya no mas, el esta herido perdonalo por favor-al verla no pude evitar sonreir tiernamente, ella daria la vida por el sin dudarlo

-Tranquila, no le voy a hacer nada, pero no deberian andar tan noche en las calles, sobre todo en esta- les dije sonriendo, para que no me tuvieran miedo

-Gracias por salvarnos- me djo el muchacho medio moribundo- pero ¿como los derrotaste?

-No fue muy complicado, si ves a donde se dirigen sus golpes, y no pierdes de vista sus movimientos- ambos me miraron algo sorprendidios- tome clases de autodefensa y kickboxing, por eso lo se- ante esto ellos se aliviaron y yo tambien, realmente perdi el control al ver esa escena,y me deje llevar, pero al menos no mate a ninguno y tampoco los lesione demasiado- bueno debo irme, no he cenado nada

Sin dejar que me siguieran sacando platica me fui, no sin antes decirles que fueran a un hospital y que no volvieran (sobre todo el) hacer algo como eso de nuevo, entre al restaurant de nuevo mis manos estaban algo adoloridas, e incluso puedo decir que sangraban un poco, el mesero que me vio salir corriendo con una mirada asesina me guio de nuevo a mi mesa y trajo una orden caliente para mi, no me dijo nada y en su rostro no se notaba el miedo o la desconfianza por mi comportamiento, si no ¿agradecimineto?, bueno no se, lo que se es que la comida estaba buena y me dejo satisfecha, cuando sali de ahi era cercana la media noche, ese restaurant abria hasta tan tarde por algunas personas que trabajaban cerca de ahi y les quedaba en corto para comer algo en su hora de "almuerzo", camine sin mirar la calle, miraba el cielo, ese maldito y bendito cielo oscuro que tantos recuerdos me traia, choque contra alguien y cai de senton, me queje y al escuchar unas risitas me di cuenta de quienes eran, sonrei por la bajo y sin pararme les dije

-No tienen remedio ¿verdad?- cruce mis piernas y me apoye en una rodilla y mi cabeza en la palma de mi mano, esperando a que dijeran alguna idiotez

-Vaya que tienes agallas muchachita, pero tu suerte se acabo ahora que estas en el piso- me dijo un hombre de mediana edad, unos 22 a 27 años, tiene un cuerpo fornido y sus musculos estan bien trabajados

-¿Ah si?- fue lo unico que dije, otro muchacho, de hecho el del bate se acerco y me miro, el era de mi edad mas o menos un año mas tal vez, estaba muy recentido por su mirada hacia mi- a ti te reconozco, yo te hice eso en la nariz ¿te la quebre?

-No, pero yo ti te quebrare no solo la nariz sino todo el cuerpo- ni me inmute ante esa amenaza, ya me habian roto todos los huesos de mi cuerpo en diferentes ocasiones, asi que no me asuste

-¿En serio?

-Deja de burlarte, pequeña basura- otro joven de unos 22 años hablo, creo que fue a quien golpee al ultimo, en fin me vi rodeada de varios sujetos que iban dese los 18 hasta los 28 años, con claras intenciones en sus cabezas

-Oigan, les dire algo y no me lo tomen a mal pero- mi semblante cambio drasticamente, ultimamente habia logrado controlar esos instintos asesinos que me caracterizaban- no podran hacerme mucho daño- me levante lentamente y los mire desafiantemente- he perdido algo de practica, pero como dicen- trone mis nudillo y termine- lo bien aprendido jamas se olvida ¿verdad?

Todos temblaron por un momento, sin embargo ninguno de ellos desistio, vaya que la gente es demasiado persistente y terca tanto que a veces creo que que la organizacion es algo mas mmm, ¿como decirlo?, ¿conciente?, bueno da igual estos tipos aparte de ser descerebrados no saben ni pelear, tiran golpes a lo idiota y no saben cubrirse, los esquivo con suma facilidad y al hacerlo dejan muchos espacios abiertos para golpes certeros, golpeo a uno en el pecho, al otro en la cara, pateo a dos con una patada alta y una al pecho, me agacho para evitar un golpe en la cara y con el pie golpeo a otro en la cara, y dado que soy flexible hacer eso no es nada, ya han salido fuera de combate 5 de ellos, y aun me falta 10, de lo cuales tres son derribados al usar el cuerpo de uno para desequilibralos y al correr hacia ellos para dar un golpe mas fuerte los dejo en el piso quejandose, bien ya van 8, al noveno de ellos me toma mas tiempo pero igual logro vencerlo, debo decir que eso de no haber seguido entrenando me dejo secuelas, pues ya he recibido varios golpes fuertes, mi labio sangra, mi frente igual uno de ellos me corto con una navaja, pero no me han tirado, uno tipo me sujeta por la espalda junto con mis brazos, pero usando mi cuerpo hago que su propio compañero lo golpe en la espalda mientras yo termino cayendo sobre el dejandolo fuera de combate, al ponerme de pie, un fuerte golpe a mi estomago hace que me hinque y una rodilla termina haciendo que ruede por el piso, pero logro mantenerme hincada y respirando con dificultad, me quedan 6 y ya me estoy hartando, tomo un palo algo grande y firme y entonce si... tras pasar por un momento de agonia Nia se repuso rapido, hizo girar su palo en las manos y golpeo con un extremo a uno deteniendo la patada de otro con el extremo sobrante, dio medio vuelta y golpeo a otro, se impulso un poco colocando el palo en el suelo y dio una patada certera en la cabeza de uno de ellos, aterrizo y miro a su alrededor, solo 4 y terminaria con ellos, pero algo andaba mal, lo sentia y no sabia que era esa sensacion, rompio el palo y avanzo hacia los demas se agacho para evitar el primer golpe dando ella un golpe con el palo en la mano de su atacante, giro para evitar una patada y le devolvio el golpe en la cara, brinco un poco para dar impulso a su segundo golpe el cual fallo, derrapo un poco y se puso de pie, 3 mas; suspiro cansada, mañana tendria muchos golpes y moretones, aparte de ir a trabajar temprano, detuvo a nada la patada a su cara y empujando lo un poco y girando despues lo golpeo en la cara con el talon para despues golpearlo con el palo, los dos que hacian falta eran el tipo de 22 años y el mas viejo, ambos sonrieron y la atacaron al mismo tiempo, al primero lo detuvo con la pierna pues lo pateo estando el de frente, se agacho y dio una voltereta para evadir el siguiente golpe, una navaja salio a la luz y le desgarro la camisa que tenia, se sujeto el abdomen y vio que no la habia cortado, el tipo no tardo en dar varias estocadas con la navaja y Gardenia solo la evitaba, tras un momento aprendio los movimientos y encontro una abertura, esquivo la navaja moviendo ligeramente el cuello y la navaja rozo su mejilla sin ocasionarle daño alguno, aprovechando la cercania y la abertura lo golpeo en el estomago y sujentando su brazo lo elevo y lo tiro al suelo rompiendole el brazo al caer sobre el con la rodilla, un grito estridente se oyo en esa calle, pero nadie salio de sus hogares, solo quedaba uno, y este era el mas viejo de todos

-Eres buena, no lo voy a negar

-Gracias, pero no tienes oportunidad contra mi, mejor rindete

-¿Quien te enseño a pelear de esa forma?

-No tienes porque saberlo- aparte de no querer decirlo

-Da igual, yo no soy tan debil como ellos, podre contra ti ahora que estas cansada- la miro triunfante

-Oye, te digo una cosa- el la miro dandole a enteder que la escuchaba- me he estado conteniendo mucho durante esta pelea, pero mi control esta decreciendo, y su brazo roto lo prueba

-¿Que quieres decir con eso?, si lo haces para intimidarme no lo lograras

-No, lo digo en serio, veras hace tiempo que no peleaba y creeme que mi sangre esta deseando ver la sangre de alguien mas correr por mis manos aun caliente- Nia por mas que queria mantener oculta esa faceta suya, no lograba, y esa sed de sangre estaba comenzando a salir y eso le aterraba

-Deberias escucharla, por su mirada puedo adivinar en que piensa- esa voz, ¿por que tenia que aparecer ahi, en ese momento?, el tipo giro su vista a un muchacho de su edad mas o menos, (aunque la distancia y oscuridad no le permitieron ver bien) y luego todo se oscurecio para el, pues una espada le atreveso la garganta enfrente de Nia quien lo miraba atonita

-¿Por que justo cuando me encuentro debil apareces?, ¿por que cuando creo que todo estara bien lo arruinas todo?- habla mas para ella misma que para su visitante- ¿por que no puedo olvidar que fui? ¡¿dime por que?!- le dijo con rabia al ver que no podia dejar de desear la sangre de los demas

-Porque eres una asesina, como nosotros, pero te empeñas en negarlo y pelear contra eso- le contesto muy tranquilo, como si no le afectara verla despues de bastante tiempo

-¡Te equivocas!, yo no soy una asesina- al inicio grito pero despues se voz se fue apagando- no lo soy, deje todo eso, yo cambie

-No, no lo has hecho ni lo haras, dentro de ti siempre estara esa niña deseosa de aprender a matar que disfrutaba ver la sangre fluir como la de el- lentamente camino hacia ella- esa pequeña que entro dispuesta a todo, soporto el mas cruel entrenamiento que hemos dado, soporto las palizas para ser mejor, logrando ser una de las mejores, esa niña que admiraba ver como la gente era degollada y practicaba todas las noches- la distancia se acorto mas rapido de lo que parecia, Nia tenia la cabeza gacha, no queria verlo a los ojos- ¿ya la olvidaste?

-¡NO!, ¡ya te lo dije, deje de ser...!- la mirada que tanto habia querido evitar era diferente, no habia lujuria, ni deseos pervertidos en ella, tan solo odio, rencor, muerte- ...

-¿Sabes? hoy me siento generoso, cosa inusual pero siendo una ex miembro de nuestra organizacion, hare una excepcion, si me voy ahora todos ellos diran a la policia que tu lo mataste- dijo señalando al cuerpo de el otro tipo, sus ojos brillaron con malicia- asi que me deshare de los testigos

Gardenia abrio los ojos desmesuradamente, no era cierto, preferia al Cris que trataba de forzarla a ser suya, y no el asesino que estaba degollando, torturando y desmembrando a los muchachos que ya habia vencido y que no podian defenderse, giro su cuerpo y sin pensarlo sujeto el brazo de Cris quien estaba por apuñalar en el pecho por cuarta vez a el muchacho que golpeo en la nariz, sin embargo Cris la empujo y continuo con lo suyo, tras unos momentos todos los gritos de suplicas terminaron, la calle era un mar de sangre, todos los cuerpo mostraban una mueca de dolor inmensa, Nia temblaba ante ese nuevo Cris o mas bien dicho el Cris que ella habia conocido en ese lugar; Cubierto totalmente de sangre (sus manos, la ropa, las botas y unas cuantas gotas en la cara y cabellos), Cris la miro sonriendo sadicamente, levanto su espada y con un movimiento saco la sangre que la manchaba dejando la clasica linea de la organizacion Mahamari, por mas que queria frenar esas imagenes no lo lograba, el cuerpo de Nia se estremecia con cada paso que el daba al acercarse a ella, sus ojos no lo dejaron de ver un momento, esa masacre la recordaria toda su vida, esa mirada desprovista de emocion, salvo el deseo de matar, ese acompasado caminar que le helaba la piel, esa voz penetrante que tenia, ese cabello que brillaba ante la luz de la luna, Cris el asesino mas sadico y saguinario que habia pisado la tierra se hinco para ver sus ojos, su cuerpo se tenso al tacto de las manos ensangrantadas de la persona que tenia delante de ella, sus oidos no daban credito a lo que le susurro antes de perderse en la oscuridad de la noche, se quedo quieta unos minutos antes de percatarse de que debia irse de ahi, por fortuna ese lugar estaba alejado de su hogar, asi que de momento estaba libre de la vigilancia y a la visita de ellos, se levanto temblando y tantenado la pared huyo de ahi, pasando por entre los cuerpos de 15 personas brutalmente asesinadas; al llegar a su casa se desplomo en el suelo temblando, se aferro a sus piernas rodeandoloas con sus manos, no queria cerrar sus ojos, pues veria esa escena otra vez, se toca la mejilla y sintio la sangre que tenia, se la froto con fuerza para borrar cualquier rastro de ella lastimandose en el intento, su voz no salia, sentia un nudo en la garganta, ¿porque cuando trataba de reiniciar su vida pasaba eso?, ¿tan atada estaba su pasado que no importaba cuanto luchara siempre caeria en lo mismo?, se quedo dormida en el piso sin darse cuenta. Al dia siguiente se levanto algo adolorida, todo su cuerpo estaba lastimado y no podia olvidar lo sucedido anoche, aun a pesar de todo realizo su rutina diaria sin darle vueltas al asunto ni dejarse dominar por esa sensacion de culpabilidad, tomo un baño de agua fria, se trato las heridas fuertes, poniendo ungüentos en algunos moretones, se vistio como de costumbre (un shorts gris con bolsas a los lados y una trasera a medio muslo, botas ajustadas a media pantorrilla, una blusa sin mangas color beige, su cabello sujeto en una colita con dos mechones enmarcando su rostro), salio de su casa, y se dirigo a su trabajo, firmo la hoja de entrada y se fue a hacer sus deberes, llego la hora del almuerzo y como un sandwich con un jugo, regreso a su trabajo una hora despues, a las 9 de la noche firmo la hoja de salida y se fue un supermercado, compro algunas verduras, carne de res, un poco de pan dulce, leche, huevos y un dulce, pago la cantidad exacta y se fue a su casa, dejo las cosas en la mesa y se puso a cocinar, mas tarde cerca de las 12 se durmio y la rutina diaria regreso a su vida, se dijo no dejarse arrastrar por la culpa, despues de todo su lema era ese, sin piedad, ni remordimientos, por lo tanto siguio con su idea de reiniciar su vida.