Lector-Z, para servirles. Bienvenidos todos a este espacio de crítica literaria, donde se darán opiniones acerca de libros de distintos géneros. Sin embargo, yo no soy una persona que se interese en dar críticas, así que la encargada de todo será mi nueva empleada, Magnolia Parks.

Yo solo diré: espero que lo disfruten. Tienes el mando, Magnolia.

Gracias, jefe.


¿Qué motiva a una persona a convertirse en un amante de la lectura, cuando antes solo veía en un libro, un aburrido montón de hojas con letras? ¿Acaso será que descubren ese escape de la realidad que tanto buscaban, y que otros medios nunca lograron satisfacer? ¿Será talvez que en periodo escolar, al sentirse obligados a leer libros en lugar de hacerlo por voluntad propia, perdieron todo interés en la escritura, pero la recobraron al tomar un libro sin presión alguna?

Sea cual sea la razón, el hecho de leer un libro significa un enorme incentivo a la imaginación, la cultura y la curiosidad. He sabido de gente que durante sus lecturas, sienten interés por otros temas y se deciden a investigar y aprender porque así lo desean. Pero aun dicho todo esto, al igual que otros artes como la música, la pintura y la televisión, existen ciertos exponentes que dejan mucho que desear en cuanto a calidad se refiere. Esa es la razón por la que inicio esta sección, apoyada con el patrocinio de Lector-Z, para encontrar aquellas historias que son grandiosas de aquellas que no lo son.

Mi nombre es Magnolia Parks, sean bienvenidos.

—ΜΛΦΛΜ—

Quiero innaugurar esta sección, hablando en detalle sobre la creación de una historia mediocre. Principalmente se produce por la evidente falta de talento del autor, pero no es el único factor. A veces, con el descaro de aprovecharse de una franquicia exitosa, crean una cosa simplona y sin pasión llamada historia, poniendo el nombre exitoso encima con tal de exprimir los bolsillos de los fans. He notado casos en donde la historia falla por la indecisión de su ejecución, el no tener claridad en cómo llevarla a cabo, termina por convertirla en un híbrido sin sentido y pierde calidad. La falta de emoción es otro componente clave, es malo cuando la narración no te genera algún sentimiento en los momentos principales.

A mí en particular, me gustan las narrativas coherentes y atrapantes, con formatos narrativos que detallen cada aspecto en una historia. No obstante, si ésta se dedica a explicar algo innecesario por mucho tiempo o no lo explica, si no es capaz de llamar mi atención, no se merece llamar una historia digna. Sin embargo, estos factores no le importa a ciertas personas (entre esas, mi jefe, el Lector-Z, él lo considera algo secundario, quizá por eso es que le gusta esas cosas de autoayuda o de Philip K. Dick). Aunque en mi humilde opinión, el contexto es lo que hace una buena historia y dará importancia a estos y otros factores, si no se crea un contexto o si no te adecúas a éste, la historia será un completo fracaso artístico.

Ese es el criterio que uso para descubrir esas narrativas mediocres, que también aplico para otros medios fuera de la literatura. Lamentablemente, la historia nos enseña que una gran obra maestra no es sinónimo de ganancia. En este apartado son otros componentes los que juegan en favor o en contra, los cuales no deseo mencionar en este artículo para ahorrar tiempo. Libros buenísimos que quedan al margen del reconocimiento del público en el momento, pero que el tiempo les da la razón y pueden convertirse en obras de culto a futuro.

Ya no tengo nada más que decir por el momento, supongo que debería describirme para que se hagan una idea de mi persona… Hola, soy Magnolia Parks, soy rubia de ojos azules, mis medidas son 90-60-90 y soy potencial Miss Universo… ¡Ja ja ja!, es broma. En mis próximos artículos, comenzaré de lleno en las críticas a aquellos libros que he leido.

Expandan la lectura, fomenten la cultura.

—ΜΛΦΛΜ—

LZ: ¿Así que conoces factores concretos para crear historias mediocres? Vaya, eres más esnob de lo que pensé.

MP: Veo que no le agradan las críticas, jefe.

LZ: Te equivocas, toda crítica es bienvenida. Lo que no me agrada es que se le de más importancia de la que en verdad merece, porque para mí, criticar es fácil.

MP: ¿Fácil?

LZ: Piénsalo: cualquier tipo va a dar su opinión, incluso si no es participante activo de lo que está criticando o si es un completo ignorante en la materia. Son pocas las personas que se preocupan en preparar una crítica bien argumentada.

MP: Entonces… si piensa así, ¿por qué me contrató en primer lugar, sabiendo que me especializo en críticas literarias?

LZ: Necesito audiencia, urgente. Y como no he visto muchos críticos literarios por estos lados, te contraté para enganchar al público. Eso sí, trabajarás bajo mis términos.

MP: ¿Términos? ¿Cuáles términos?

LZ: Ya lo sabrás, Maggie, ya lo sabrás… ¿Te puedo decir Maggie?

MP: ¡No!