Engilram


Había pasado una semana, una semana sin salir de casa. La verdad, como siguiéramos así me volvería loco, nunca me habían gustado los encierros. Pero salir así por las buenas era imposible, toda la mansión estaba rodeada por esas cosas. ¡Maldita sea la hora que mi padre se dejó el portal abierto!

Miré a Laira que seguía sentada en la cama pensando. Tampoco había mucho que cavilar, habíamos consumido toda la comida aun incluso tras racionarla cuidadosamente. Nosotros quizás aun podríamos aguantar unos días, pero dudaba que los niños fueran tan resistentes y pacientes. No teníamos muchas alternativas.

— Laira...

— No, Engilram no lo digas.

Ignoré su suplica y seguí hablando, era estúpido seguir intentando eludir lo evidente.

— No podemos quedarnos aquí por más tiempo y lo sabes. ¿Cuánto podemos aguantar sin comer? ¿Y cuanto aguantarán los enanos?

Me observó con esa mirada que me decía todo lo que pensaba. Aunque en los últimos años no habíamos sido capaces de soportarnos, la verdad era que aun teníamos esa conexión que nos permitía prácticamente leernos la mente. Nos conocíamos más de lo que me gustaría admitir.

— Tampoco sobrevivirán ahí fuera, las probabilidades son escasas. Es decir, si fuera por Nila no habría problema, pero Jacob...

Jacob era un gran problema, me giré para verlo sentado en el otro lado de la cama. Nos miraba, pero no nos veía, estaba completamente ausente. Me recorrió un escalofrío. Me avergonzaba admitirlo, pero mi hermano a veces me resultaba demasiado tétrico con esas miradas vacías que me dirigía.

— Ahora está tranquilo, pero como algo le moleste al salir no dudará en gritar. — Resopló mi hermana abatida. — Es un gran problema.

Me pregunté si el niño sería consciente siquiera de lo que acontecía a su alrededor. ¿Sabría que mamá había muerto? Tampoco parecía dar muestras de pena o miedo. Probablemente ni siquiera supiera que nosotros estábamos allí, ni que unos muertos vivientes habían rodeado la casa, devorado a su madre y traumatizado a su melliza.

Dirigí entonces la vista a la enana de la familia, que a su lado, se mantenía quieta y muda. Había perdido el habla y su hiperactividad, eso no me gustó. La cualidad más irritante de Nila siempre había sido su labia para hablar sin descanso y a gritos. Sin embargo verla ahora completamente en silencio en vez de alivio me produjo miedo.

Miré a Laira decidido, había tomado una decisión.

— Vale, haremos esto. Yo iré a por comida y vosotros os quedaréis aquí. Regresaré lo más pronto que...

— ¡Y una mierda! ¡Tú no te vas a ninguna parte!

— ¡Laira!

— ¡Si sales ahí te matarán en seguida! ¡Estás cojo y medio ciego!

No me sorprendió en absoluto sus insultos, me había llegado a decir cosas peores y yo no me había portado mejor con ella.

— ¡Gracias por recordarme lo inútil que soy! ¡Pero permíteme rememorarte que con tu maldita torpeza acabarás atrayendo hasta a los zombies de la ciudad!

— ¡Engilram no vas a salir de esta casa!

— ¡Y tú menos! ¡Aun si tengo que atarte para evitarlo!

Me acribilló con la mirada y se la devolví apretando los dientes. Estaba claro que ninguno de los dos cedería tan fácilmente.

Un estridente ruido detuvo nuestros gritos. Jacob había empezado a llorar y berrear histérico mientras, encogido en su sitio, se tapaba los oídos y cerraba los ojos con fuerza. Por esto mismo era un completo peligro sacarlo fuera de casa.

Ni Laira ni yo nos movimos, realmente no hizo falta. Nila reaccionó antes que nadie y lo abrazó con fuerza transmitiéndole la calma que necesitaba. Había visto esa escena tantas veces que ya no me resultaba nada nuevo. El niño dejó de gritar.

— ¡Yo soy la mayor!

Laira volvió a la carga y puse los ojos en blanco ante semejante excusa.

— ¡Solo me llevas veinte minutos de ventaja, tenemos la misma edad mamona!

— ¡Pero sigo siendo la mayor y por ende me hago responsable de vosotros!

No pude evitarlo, estallé en carcajadas burlándome de ella.

— ¿Responsable? ¿Tú? — Volví a reír fuerte. — ¡Ni aún en un apocalipsis zombie podrías dejar de ser tan ridícula! ¡Si tuviéramos que depender de ti ya estaríamos muertos!

— ¡Como si tú fueras mejor que yo!

— En ningún momento he dicho que lo fuera, más bien diría que estamos a la par. — Me miré las uñas que cada vez tenían más manchas blancas. — Sea como sea, uno de los dos tendrá que salir ahí fuera y no quiero que seas tú.

— ¿Y eso por qué?

— ¿Tú que crees?

La observé sin darle más respuesta que mi propia mirada. No lo diría en voz alta, porque mi orgullo siempre había sido más poderoso que mi alma, pero no quería perderla a ella también. Y lo entendió, pero no le pareció respuesta suficiente, lo supe en el momento en el que alzó su puño para darme el golpe que me hizo ver estrellas y me dejó aturdido en el suelo.

— ¡Lo siento, pero iré yo!

Otra cosa que tampoco me ha gustado admitir nunca es que mi hermana resultaba ser más fuerte que yo, sobre todo si me pillaba desprevenido, agarré el rifle con las dos manos, apunté y... salí disparado hacia atrás cayendo de culo, enseguida escuché las carcajadas de Laira disfrutando de mi desgracia, volví a intentarlo asomándome de nuevo a la ventana para tratar de dar a una de esas cosas que pululaban por el patio. Escogí a una mujer, de deplorable estado, que reconocí en seguida como mi profesora de biología. Sí que había caminado rato largo la tipa para llegar hasta allí, en el siguiente disparo pude contener un poco el retroceso, pero aun así estuve apunto de caer de nuevo. Disparar un arma no era tan fácil como lo pintaban en las películas y para rematar mi desdicha, ni siquiera le había dado, practiqué una hora más hasta que logré contener por completo el retroceso y también mejoré un mínimo mi puntería, pero no lo suficiente como para quedarme tranquilo.

— Laira no creo que esto sea una buena idea.

Ella se me acercó para señalar a uno de los que estaban más lejos.

— Dale a ese.

Apunté, disparé y... le di al de al lado. Tragué saliva imaginándome como esa podría a ver sido mi propia hermana.

— Laira en serio, esto no me parece una buena idea.

Posó su mano sobre mi hombro apretándolo levemente para darme consuelo y apoyo moral.

— Ya no podemos esperar más, confío en ti.

Me giré en redondo para verla aterrado, yo no confiaba en mi mismo ni en mi puntería para nada buena.

— Laira...

— Vamos, no es para tanto. Lo harás bien. — Me mostró una de sus amplias sonrisas, de aquellas que hacía tiempo que no me enseñaba. — Volveré, te lo prometo. Pero sino he vuelto al caer la noche tendréis que dar por supuesto que no hay comida.

— Si no has vuelto para la noche saldremos con todo el riesgo para conseguir comida y después iré en tu busca.

— ¿Qué harás con los niños entonces?

— Encontraré a alguien que pueda ocuparse de ellos, cualquier persona será mejor niñero que yo.

Soltó una risotada asintiendo con la cabeza, dándome toda la razón.

— Doy fe de ello.

Fue hasta los enanos entonces y los abrazó a los dos con fuerza. Finalmente se dispuso a irse.

—Espera.

La agarré de la muñeca, me habría gustado detener el tiempo y retenerla allí para siempre. Perder a mi madre había sido duro, pero perder a mi gemela, por mucho que no me llevara completamente bien con ella, sería como arrancarme una parte de mi.

— Por favor... por favor no mueras.

Apartó su mano y me abrazó con fuerza acariciando la zona rapada de mi cabello.

— Tú tampoco.

— Laira...

— No. — Me interrumpió de nuevo, como tantas veces había hecho ya, porque sabía lo que le iba a decir. — Me lo dirás esta noche.

Solo quería pedirle perdón, perdón por todo lo que le había hecho, perdón por haber sido un completo cabrón con ella todo ese tiempo. Pero Laira me había dado un motivo para guardármelo, disparé a todos los que se iban acercando a ella errando más de una vez. No sabía cuantas balas podría gastar y cuantas quedaban de repuesto, pero esperaba que fueran suficientes,mientras tanto ella avanzaba caminando sin pausa, pero sin prisa y procurando hacer el menor ruido posible. Entre su sigilo y el sonido de los disparos que despistaban a los zombies, lograría cruzar el portal perfectamente. A partir de ahí tendría que apañárselas sola para adentrarse en el bosque, atravesarlo y llegar hasta la ciudad, sería más rápido ir por el otro lado, recorriendo la carretera general, pero también un completo suicidio pues es de donde procedían todos los muertos vivientes, vi como uno se aproximaba demasiado, prácticamente lo tenía encima, aunque el propio ser no se daría cuenta hasta chocar con ella. Apunté sin pensar y disparé antes de que le hincara el diente, ahogué un grito a la par que ella caía de rodillas sujetándose el brazo con fuerza. Había errado, había errado de la peor manera. Apunté nuevamente para acabar con el monstruo que ya estaba por abalanzarsele ahora consciente de que tenía a su presa al lado, pero ese no había sido el único que se percató. Recurrí al plan B aunque no me hacía ninguna gracia llevarlo a cabo. Me giré para ver a Jacob, que aun estaba siendo consolado por la enana, tiré el rifle a un lado, agarré a Nila del brazo apartándola del niño con total brusquedad y lo sujeté de los hombros para empezar a sacudirlo. Mientras formulé las mimas palabras por las que le había roto la cara a mas de uno de los mocoso gilipollas de su escuela.

— ¡Eres un retrasado!

Funcionó. Comenzó a gritar a todo pulmón, empezó a patalear con fuerza... se puso completamente histérico, tuve que apartarme para no llevar yo un golpe y también alejé a Nila. Los zombies en seguida cambiaron su dirección, ahora la histeria de Jacob era más fuerte que los alaridos de mi hermana, me asomé de nuevo a la ventana para verla allí tirada todavía sujetando su brazo ensangrentado.

— ¡Laira levantate y corre por el amor de Dios! — Cogí aire y grité más fuerte para hacerme oír entre los berreos de Jacob. — ¡Laira corre!

Me escuchó e hizo caso a mis palabras. Por fin atravesó el portal y alcanzó la primera explanada del bosque, me volví para ver a Nila suplicándole con la mirada que calmara ya al mocoso. ¡Me iba a explotar la cabeza! Laira no llegó esa noche. A la mañana siguiente me desperté antes de lo habitual, cogí una mochila y comencé a meter las cosas que me parecieron más esenciales. Dos botellas de agua, una manta pequeña, un cuchillo, todas las cajas de balas de repuesto que pude encontrar y dos pistolas, nunca entendería como a un doctor podía gustarle las armas. ¿No se supone que deberían tener el deseo de ayudar? Pero fuera como fuese, en esos momentos la aficción de mi padre por esos instrumentos me resultaba una gran ayuda. Si conseguía manejarlos bien, claro. volví a la habitación en la que habíamos permanecido la mayor parte de nuestro tiempo en esa semana y vi a los dos renacuajos que aun dormían. No estaba seguro de que esto fuera una buena idea, menos con Jacob, pero tampoco me quedaba alternativa, sacudí un poco a la enana hasta que logré sacarla de su sueño.

— Nila despierta a tu hermano y álzate.

— ¿Vamos a alguna parte?

Me llevé la mochila al hombro y cogí el rifle del suelo.

— Sí, tenemos que buscar comida.

— Pero Laira...

— Laira no va a volver Nila. El trato era esperar por ella hasta la noche. ¿Tú la ves? Porque yo no.

La pequeña agachó la cabeza sin decir nada más y se resignó a acatar mis ordenes. No me gustaba nada ese comportamiento, una semana atrás se me habría puesto caprichosa y me habría dado más de un argumento ridículo por el que aun deberíamos esperar, pero ahora se había vuelto muda y obediente. Es increíble como lo que menos soportas de una persona luego lo puedes echar en falta, en cuanto estuvieron los dos listos me arrodillé a su altura para coger toda su atención, aunque solo capté la de la niña. El otro seguía ensimismado mirando a la nada.

— Escúchame bien, vamos a salir ahí afuera, cruzaremos el portal y llegaremos hasta el bosque. Y lo haremos todo en completo silencio. ¿Vale? No podéis ni respirar fuerte. — Suspiré. — Me gustaría decirte que esto es un juego, pero sé que eres lo suficientemente inteligente como para entender que no es así. — Hice un gesto con la cabeza señalando al otro chiquillo. — Hacérselo entender a él también. ¿Quieres?

Asintió con la cabeza sin decir palabra y se dispuso a conseguir la atención de su hermano. Curiosamente ella era la única persona capaz de comunicarse con Jacob, ni siquiera mamá lo había conseguido, al llegar a la puerta de entrada me fijé en los guantes sin dedos que mi hermana había dejado en el mueble del espejo. Me los puse, no sé por qué, pero me sentí más a gusto llevando encima algo suyo, saqué las llaves y con sumo cuidado de no hacer ruido le quité el pestillo y abrí la puerta. Los zombies pululaban por el alrededor ajenos a nuestra presencia. Trague saliva algo intimidado por la situación.

— Vale chicos, ahora sí que no podemos hacer ruido. En cuanto crucemos el umbral estaremos completamente expuestos. — Susurré antes de dar un paso al frente.

Los niños siguieron mis pasos, de momento todo iba bien, no podían percibir nuestra presencia. Quise cerrar la puerta, pero al virar me percaté de un zombie que ya se había escurrido detrás nuestra. Ya no había manera, no podríamos dar vuelta y volver a dentro para estar seguros, tragué saliva de nuevo mientras mentalmente le suplicaba a los demonios que se pusieran de mi parte. Pero al parecer, ya les había puteado bastante, porque hicieron caso omiso a mis plegarias, uno de los monstruos tropezó con Jacob manchándole la ropa de sangre. No tardó ni un instante en soltar uno de sus gritos de histeria al verse sucio e incómodo. Cogí el rifle, que llevaba sujeto a la espalda con un cinturón, y disparé a todos los que se nos acercaban con ansia ya conscientes de que tenían a sus presas justo al lado, miré hacia el portal, aún estaba a unos siete metros de distancia y estábamos siendo rodeados, el rifle no nos iba a salvar la vida.

Mi mente comenzó a cavilar desde los planes más ridículos hasta los más atroces. Se me pasó por la cabeza usar un cebo y estuve a punto de lanzarme contra los zombies para dar una oportunidad de escape a los dos renacuajos. Pero si hacía eso, también era consciente de que ellos solos no sobrevivirían ni de coña.

Seguí pensando mientras los nervios afloraban en mi interior haciéndose notar con mis disparos que ya perdían por completo la poca puntería que podían alcanzar a tener.

Y exploté. Hice lo único que se me ocurrió más fácil y eficaz, acabar con todos los problemas presentes y futuros de raíz.

Me arrepentí al instante de actuar, pero para cuando quise dar vuelta ya había agarrado a Jacob y lo había lanzado contra los monstruos que no tardaron en abalanzarse todos a uno sobre la tierna carne puesta en bandeja.

Me quedé paralizado por un instante al darme cuenta de lo que acababa de hacer, sin creerme siquiera que lo que veían mis ojos fuera cierto. Pero el grito agudo cargado de puro horror que Nila profirió, fue suficiente para devolverme a la Tierra.

Cogí a la niña en brazos y eché a correr todo lo rápido que mis piernas me lo permitieron. Ni siquiera vi si había más zombies cerca o delante mía, solo podía correr al frente y aguantar las nauseas que ya me embargaban. Aunque los golpes y patadas de mi hermana no ayudaban mucho con esto último.

Alcancé por fin el monte y no paré de correr hasta que me quedé sin fuerzas. Caí de rodillas, escuchando el fuerte chirrido de la pierna mecánica al doblarse tan bruscamente, y solté a la niña. No tardé en sentir su rabia, me tironeó del pelo y me dio unos golpes en la cabeza con sus pequeños puños aunque no me hicieron mucho daño. No me moví, la dejé actuar hasta que se calmó sola.

— ¡Te odio! ¡Te odio! ¡Te odio! — Me miró apretando los dientes con la cara manchada de lágrimas. — ¡Has matado a Jacob! ¡Lo has matado!

Apreté los puños, pero no dije nada. ¿Qué podía argumentar? Ella tenía razón, lo había matado. Había reaccionado por impulso y lo había empujado contra los zombies para usarlo de carnada. No merecía perdón.

Alcé la vista al percatarme de que Nila había dejado de gritar y entonces comprendí por qué. La niña se acariciaba en el muslo una herida, una herida claramente realizada por una buena dentada. No era grande ni grave, pero ese no era el problema.

Ella me vio llena de terror con los ojos más inundados mientras yo me encontraba completamente tieso.

— ¿Cuando? ¿Cuando te han...?

Se me tiró encima para abrazarme con fuerza, le temblaba todo el cuerpo. Estaba aterrada, tanto como yo. No era para nada estúpida, sabia lo que esa herida significaba.

— Engilram tengo miedo. No... no quiero ser una de esas cosas.

Llevé la mano a su cabello acariciándole la cabeza, tratando de darle consuelo. Esto no podía estar pasándome. ¿Por qué no me había fijado más en mis hermanos? Había sido una completa estupidez salir de casa, habría preferido morir de hambre a tener que pasar por esto.

— ¿Engilram, me cuentas un cuento?

Se había dado cuenta de lo que estaba haciendo con la otra mano, eso me entristeció.

— Claro. ¿Cual quieres que te cuente princesa?

— Peter Pan.

— Está bien. — Rememoré ese cuento que tantas veces me había leído mi madre de pequeño, al igual que a ella todas las noches, y comencé a narrar con voz temblorosa. — «Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy bonitas... »

Con delicadeza apoyé la pistola en su nuca, tratando de no hacérselo notar aunque ella ya percibía mis intenciones. Si no fuera así no me habría pedido que le narrase su cuento favorito antes de irse a "dormir".

— «La noche en que comienza nuestro cuento les contaba las aventuras de Peter Pan...»

Seguí narrando un poco más con mi voz cada vez más temblorosa hasta que pude sentir un peso mayor, en cuanto supe que se había quedado dormida... apreté el gatillo.

Su cuerpo resbaló de mi regazo completamente inerte y falto de vida. Y entonces ya no lo soporté más. Dejé escapar todas las emociones que había guardado dentro.

Y a mi llanto lo acompañó un gran grito lleno de rabia. Había perdido a mi familia... Y me había quedado completamente solo.

Agarré la hierba del suelo y comencé a arrancarla y a golpear la tierra llevado por la histeria, hasta que mis nudillos quedaron embarrados y probablemente rojos bajo la tela de los guantes.

Al verlos un recuerdo fugaz pasó por mi mente, aun tenía algo que hacer. Los demonios se debían estar burlando de mi desde el infierno.

Me derrumbé sobre la tierra húmeda sin fuerzas para avanzar más. Si podía al día siguiente alcanzaría la ciudad, sino dejaría que esos demonios que tanto se reían de mi se llevaran también mi desdichada alma.