Aun sin una referencia clara del tiempo, he decidido amarte hasta la eternidad. Egoístamente te he prometido una felicidad plena que, sinceramente, yo solo conozco a ratos. Te he mentido tantas veces al decirte que estoy bien cuando me saludas, que, si bien no tengo más problemas que la mayoría, "bien" no es una palabra para describirme. Te he ofrecido mi consuelo llorando por dentro y he mentado madres a grito abierto para compartir la catarsis contigo mientras a carcajadas describiría tu estado. He luchado con todas mis fuerzas para no quedarme dormido solo para seguir escuchándote en la madrugada aunque a veces soy más débil que un cuerpo agotado.

No sé si hago lo correcto, ni si tú sabes lo que hago, pero es lo único que sé, nunca había estado de alguien como tú enamorado. Ser firme a promesas que tal vez no pueda cumplir, amarte por sobretodo hasta la eternidad, sin referencias claras de la dimensión del todo ni del tiempo.