Capítulo 6

Terminadas las clases, los alumnos salían de las aulas y los talleres. Jean y su grupo de amigos iban caminando hacia el parqueadero. Charlaban sobre los estudios, sus planes para ese año y trivialidades. El joven nigromante se percató que evitaban hablar sobre lo que hicieron en sus vacaciones por empatía hacia él. Cada quien estuvo en sus planes, pero seguramente pudieron reunirse en un par de ocasiones. Una parte suya lo agradecía y otra se sentía mal por incomodarlos.

Cuando llegaron al parqueadero, Jean fue tomado por sorpresa por el repentino abrazo de Alejandra. La Dragonoide tuvo que inclinarse para poder rodearlo con los brazos.

–Nos alegra verte de nuevo – le dijo y volvió a rozarle la mejilla con su hocico.

A penas lo soltó, Leonor lo atrajo hacia ella por el cuello con su fornido antebrazo y lo despelucó mientras reía. Y al soltarlo, Ela y Lucy le dieron otros abrazos. Las chicas tomaron caminos separados. Alejandra subió a su auto y lo echó a andar. Jean solamente sonrió y agitó la mano, despidiéndose. Fue entonces que sintió un golpecito familiar en el hombro.

–El viejo yo te estaría envidiando ahora – dijo Neil –. Ahora vamos.

–¿Qué?

Jean vio con perplejidad a Neil ir al auto de su familia.

–Puedes dejarme en un centro comercial camino a tu casa – respondió –. Debo comprar la prueba.

Neil pasó el pulgar por la superficie de una pulsera negra y una Monomoto roja de último modelo se encendió y se acercó a ellos por sí sola, en perfecto equilibrio sobre su única rueda que era prácticamente la mitad del vehículo. Al igual que Alejandra, Neil había conseguido su medio de transporte propio, pero aun así optaba por ir con Jean una parte del trayecto seguramente para charlar. Jean suspiró y subió por el otro lado. El poltergeist chofer echó a andar el auto mientras el piloto automático hacía ir a la Monomoto detrás de ellos. Neil se aflojó la corbata del uniforme y movió su cuello haciéndolo crujir.

–No puedo creer que siempre haces ceder a Ale – dijo Jean.

–Sabes que soy carismático.

–Pero si resulta que la puntuación de la prueba es muy baja es porque de seguro solo quieres ver donde acaban las plumas de su cuello.

–Como si tú no quisieras ver qué tanto de "blanco" hay en el cuerpo rojo de Ale.

Jean juntó sus labios con algo de fuerza y Neil sonrió, victorioso por el contraataque exitoso.

–En serio, ella te adora – siguió hablando Neil –. Deberías arriesgarte.

–No es tan fácil – contestó Jean, mirando por la ventana.

–¿Lo dices por lo que ocurrió con su ex? –Hubo un breve momento de silencio incómodo entre ambos hasta que Neil volvió a hablar –. Eso es parte de su pasado; tú eres parte de su presente. Y si quieres ser parte de futuro, tienes que arriesgarte un poco más.

–Yo no soy como tú.

–No tienes que serlo, ni tampoco ir al mismo ritmo que voy yo. Sólo tienes que ser tú mismo CERCA de ella ya que te mantienes muy distante. Todo lo demás caerá en su sitio a su debido tiempo.

Jean pensó que ese sería un consejo más convincente si no viniera de alguien que quiere algo con su maestra de escuela, pero optó por no volver a señalar ese asunto. Dejaron de paso a Neil en un centro comercial y el poltergeist chofer siguió su camino. Al llegar a su hogar, Jean fue recibido por los trabajadores de su hogar que también eran espíritus. Como era típico, su padre no cenó con él. Se apresuró a terminar y asearse. En su cuarto tomó asiento en el escritorio. Siempre había creído que ese cuarto de luz era un refugio ante los problemas y exigencias de la familia. Pero las palabras de Neil resonaban en su mente. Sí era verdad que había estado mucho tiempo distanciado de ella, por el temor y por los planes de su padre, para no atreverse a hacer algo. Jean tomó de su escritorio su teléfono celular. Este era una pequeña placa traslúcida que se activaba al tacto de su dueño. No eran permitidos en la escuela, por lo que la mayoría del tiempo casi no lo usaba. Tecleó y escogió la opción de marcarle al contacto de Alejandra. Luego dejó el dispositivo sobre su escritorio. Proyectó una pantalla en la que aparecía una foto de la Dragonoide en el contacto grabado y el símbolo para cancelar la llamada. Luego de unas tonadas que parecieron muy prolongadas, Alejandra contestó.

–Hola, Jean.

Jean otra vez sufrió de parálisis. A un grado mucho mayor que otras veces al ver en la pantalla holográfica a Alejandra usando una bata de baño color lila.

–Eh…

–¿Necesitas algo?

Jean espabiló.

–Ah… olvidé lo que iba a decir.

Se miraron fijamente y después la Dragonoide estalló en carcajadas. Jean rio nerviosamente.

–Perdón si llamé en mal momento – dijo, apenado.

–Claro que no – respondió Alejandra –. ¿Llamas preocupado por lo de Neil?

–No, eso no. Sólo… quería verte.

–¿Verme? … ¿Acaso quieres que hagamos sexting?

–¡¿Cómo?!

Ella volvió a estallar en carcajadas cuando vio la expresión de Jean. El joven esperó que no se notara su sonrojo por la transmisión, aunque esta fuera en alta definición. Alejandra hizo un esfuerzo notable por dejar de reír.

–Lo entiendo – dijo ya calmada –. Yo también quería verte. Fueron dos meses en los que no supimos nada de ti. Todos nos preocupamos.

–Si… sé que acabamos de empezar clases y todos están en sus planes, pero… podríamos organizar grupos de estudio como siempre y si avanzamos… podríamos hacer algo juntos para divertirnos.

Jean se avergonzó por lo egoísta que sonaba esa petición. Además, se suponía que esa era una llamada para hablar con Alejandra y no hacer actividad en grupos. El joven se recriminaba mentalmente por muchas cosas.

–Bueno… hubieras mandado un mensaje a nuestro grupo de chat. En lugar de eso ¿me llamaste sólo a mí?

Ella sonrió mientras enarcaba una ceja. Jean se atragantó con sus palabras. Abrió la boca y movió sus labios sin producir sonido al principio.

–Es que… pensé en hablarlo contigo primero, siendo tú como la líder del grupo.

Alejandra rio por lo bajo.

–Está bien, veremos que se puede hacer este fin de semana.

Le guiñó un ojo y se despidió, debían estudiar. A penas la llamada finalizó y la pantalla holográfica desapareció, Jean dejó caer repetidas veces su cabeza sobre el escritorio, golpeándolo con su frente.