Saludos queridos lectores les doy la bienvenida oficial a esta nueva historia centrados en uno de los seres favoritos de la noches, en otras palabras hablamos de los vampiros.

Pensaran que será la típica historia instaurada durante los últimos años en relación a ellos, pero en esta ocasión les traigo algo distinto mediante una investigación en algunas mitologías, desarrolle un concepto nuevo, esperando que sea de su agrado.

Eso me recuerda que los clásicos elementos para destruir un vampiro, los dejo completamente de lado, eso han sido incluidos en la moderna visión dada por algunos autores reconocidos alrededor del mundo. Elementos como la estaca en el corazón, el ajo, agua bendita, exposición al sol lo aparto completamente, es totalmente una opinión personal e incluso tomo algunos datos interesantes que se irán mostrando según se desarrolle la historia.

Como solo se permite incluir dos géneros esta historia podemos incluir ademas de misterio y drama, supernatural, fantasía, romance, humor, thriller y entre otros.

Ahora vamos con el capitulo.

Nota al margen: Las nombres, ubicaciones, situaciones e incluso sucesos involucrados en esta historia son completamente ficticios con el único fin de entretener a los lectores principalmente.( En ocasiones T a M, dependiendo del capitulo).


En New Hope es una ciudad ubicada hacia el norte de la ciudad de Quebec, Canadá. Tan solo a 3 horas de viajar en automóvil o autobús, según deseen los viajeros.

Aquel lugar fue fundando a mediados del siglo 17 por comerciantes de diversos orígenes entre los cuales estaban ingleses, franceses y escoceses en su mayoría, con el tiempo se sumaron alemanes, polacos, austriacos, por ultimo algunos portugueses como españoles aprovechando los tratados comerciales con los nativos de la región.

La ciudad de New Hope es un autentico mestizaje de diversos estilo arquitectónico, actualmente los habitantes se muestran orgullosos por su herencia y por tan particular mezcla que se han producido en los últimos 200 años.

A pesar que la ciudad Quebec cuadriplica en población y tamaño a New Hope, una población para nada insignificante ha desarrollado diversas áreas económicas entre ella la turística aprovechando sus paisajes naturales, bancaria, inmobiliaria y entre otras en los últimos 40 años.

Pero como toda ciudad del mundo existen leyendas locales en algunas de las residencias más antiguas, como en cierto vecindario donde en su mayoría son antiguas casas del siglo 18 e incluso se han conservado intactas pero adaptadas a los nuevos tiempos incorporando diversos servicios como eléctricos, calefacción, hidrosanitarios y recientemente de internet, solo por mencionar algunos.

En la avenida Saint-Bartholomew Street número 13, existe una antigua casa perteneciente a la familia Adler. En el pasado fueron importantes comerciantes de la región e incluso recibían productos exclusivos de Londres, París y Berlín. Convirtiéndose en personas de renombres en la ciudad pero las malas lenguas hablaban de una maldición sobre los Adlers, en relación a Johan Adler y sus dos únicas hijas.

La leyenda afirmaba que la primogénita estaba comprometida con un joven aristócrata de apellido Henderson, ambas familias habían pactado un matrimonio arreglado pero la primogénita de Johan, era reconocida por ser una mujer con rasgos inusualmente hermosos, provocando que hombres de las diversas clases sociales se rindieran a sus pies.

En cuanto a la segunda hija se decía que estaba enamorada del prometido de su hermana,siendo un sentimiento correspondido entre ambos pero en cuanto a la hija mayor mostraba nulo interés en contraer nupcias.

La leyenda habla sobre un importante baile organizado por las familias adineradas de la zona, con la excusa de atraer a importantes hombres de negocios de la época, en medio de la velada la hija mayor de Johan fue cautivada por un enigmático hombre de las afuera de la ciudad aparentemente proveniente del viejo continente de las tierras del Este.

El hombre y la primogénita comenzaron al poco tiempo una relación romántica e incluso Johan estaba al tanto de aquella situación.

Lo siguiente mencionado por la leyenda al poco tiempo ambos se fugaron en medio de la noche a finales del verano.Tras esta situación la segunda hija de Johan y Henderson contrajeron nupcias.

La leyenda avanza casi 12 años después, específicamente en el cumpleaños número 60 de Johan, aquella tarde de otoño luego de una lluvia ocasional teniendo una pequeña celebración junto a su hija, yerno y nietos, se vio interrumpida por la inesperada llegada de la hija mayor regresando exactamente igual a como se fue.

No había envejecido ni un solo día. En la última parte de la leyenda se habla, tras el regreso de la hija primogénita extraños sucesos comenzaron a caer sobre la residencia Adler, sirvientes hablaban del extraño comportamiento de la mujer en especial sus largos paseos por lugares pocos usuales en medio de la noche.

Algunos vecinos como amigos cercanos comenzaron a sentirse intimidados por ella e incluso notaban en Johan Adler.

Un gran debilitamiento lo afecto a pesar de tener una avanzada edad para la época, era reconocido entre sus pares por ser un hombre vigoroso y capaz de montar sin ningún problema.

Pero lo más extraño fue la llegada de un hombre escoltado por el sacerdote de la ciudad, en esa misma noche una extraña tormenta se desato en la ciudad y gritos provenientes de la residencia Adler se escucharon como extraños cánticos.

Nadie sabe lo que sucedió esa noche, pero unos meses después Johan Adler falleció en medio de la noche pero la extraña atmósfera del lugar continuo hasta nuestros días.

En cuanto a la hija mayor algunos dicen que desapareció como regreso, otros dicen que fue encerrada en un lugar secreto o en la creencia de los más escépticos simplemente, fue una chica que se hizo pasar por la hija mayor. Por último la segunda hija y su esposo con sus hijos continuaron con sus vidas como si nada pasara.

En la actualidad es común en ver a los más jóvenes merodeando por la propiedad y espiar por las ventanas tratando de ver algo, pero algunos vecinos afirman que en las noches de luna llena una extraña presencia se percibe en todo el sitio.


Arco I: Doscientos Años Después

Capítulo I: El Secreto Del Sótano

Vincent Lancaster hace un par de semanas había cumplido los 28 años de edad con un rostro ovalado completamente afeitado, el cabello rubio en una tonalidad oscura, de ojos color verde apagados, teniendo una estatura de 1.79 cm, de complexión atlética y acostumbrado a vestir de diversas formas según a merite la ocasión, ya sea trajes o ropa casual.

La familia Lancaster Jones compuesto por Michael Lancaster y Charlotte Jones propietarios de una tienda de antigüedades, instaladas en el corazón de la ciudad a pocas calle de la estación de policía y la biblioteca pública.

Criaron a sus dos hijos comenzando por la hija mayor de nombre Chloe dedicándose a estudio de enfermería y sobre Vincent obtuvo su diploma en arquitectura pero este último, se podría deducir como el poseedor de una vida casi perfecta, pero por inesperado sucesos del azar su prometida de nombre Zoey Long, se le diagnostico cáncer a la sangre, afectando en gran medida a la pareja y provocando un profundo quiebre en la personalidad de él.

En el 5 de agosto del 2019, la familia Henderson propietario de la antigua residencia Adler se puso en venta por necesidades económicas.

Unos días después del anuncio, fue el propio Vincent Lancaster en presentarse y pagar la suma exigida por los descendientes de Johan Adler. Tras firmar los papeles, las restauraciones como las reparaciones de la antigua casa fueron supervisadas por él y a finales de septiembre se mudo a su nuevo hogar. Los amigos más cercanos a Vincent especulaban a sus espaldas, que la compra de aquella casa fue por cumplir un deseo de su difunta prometida.

El padre, la madre, hermana y su cuñado se mostraron sorprendidos por la compra de la residencia, pero de todas formas ellos lo ayudaron en la mudanza.

(Residencia de Vincent).

En sus primeros días habitando la residencia Adler, se sentía extrañamente acosado a pesar de su soledad. Algunas ocasiones tenía la extraña idea de ver una sombra merodeando por los rincones de la casa o en el momento de mirarse en el espejo del baño notaba sobre su hombro una extraña figura, esfumándose enseguida al momento de girarse.

Lo atribuyo a la sobrecarga de trabajo recientemente había sido contratado para reformar la facha sur de la biblioteca de la ciudad, pasando en ocasiones algunas noches en vela e incluso la mudanza y las reparaciones de su nuevo hogar había consumido por completo gran parte de su tiempo libre.

En resumidas cuentas solo seguía un ciclo interminable de soledad y recuerdos.

Aquel viernes 4 de octubre por la noche con la primera lluvia de otoño cayendo a cantaros, continuaba revisando unos planos en una de las habitaciones acondicionadas como su estudio personal. Comenzando con su mesa de dibujo capaz de ajustar a diversas alturas según su necesidad, una silla ajustable y algunos estantes con planos debidamente clasificando.

-Me equivoque- se dijo viendo el plano en cuestión y recargándose en la silla. -Este plano debe estar para fines de mes- lanzando un suspiro.

Cuando cerró los ojos y respiro profundamente, una extraña sensación se apodero de él. Sacándolo de sus pensamientos teniendo la impresión de ser observado.

-Tengo hambre- se dijo Vincent sacudiendo la cabeza. -¿Hambre?-se pregunto.

Dejando de lado su lápiz y compás, salio de la habitación y bajando las escaleras en dirección de la cocina,el reloj marcaba las 9.45 pm de la noche, decidiendo tomar un pequeño descanso de sus largas tareas.

Al tomar lugar en su sala principal con un sándwich de queso y jamón de pavo, gaseosa en mano. Se acomodo en su sillón encendiendo la televisión en principio viendo el noticiero de las 9 pm,pero cambiando rápidamente de canal, hasta dar con una de sus películas favoritas.

-Es Drácula de Coppola- se dijo tomando el control remoto y subiendo el volumen. -Tengo algo de tiempo, merezco un descanso después de tanto trabajo y la mudanza.

Desde que tenía uso de la razón siempre sintió cierta atracción hacia las criaturas del horror o todo aquello que fuera inexplicable para el ser humano.

Autores como Lovecraft, King, Bram Stoker, Mary Shelley, Robert William Chambers y entre otros, se habían vueltos sus favoritos leyendo vorazmente todas sus publicaciones e incluso películas protagonizadas por Vincent Price, Christopher Lee y Peter Cushing conocido como el legendario trió del terror, fueron sus películas predilecta en gran parte de su niñez y adolescencia pasando las noches de los viernes en vela disfrutando de las antiguas películas.

Su padre le había bautizado en honor al legendario actor, e incluso su madre se molestaba por llevar aquel nombre, pero en lo personal lo consideraba un honor dándole una distinción sobre el resto.

La película continuaba su curso pero lentamente comenzó a sentirse cansado y lanzando un bostezo, trataba de no caer en el mundo de Morfeo, acomodándose en su lugar pero nuevamente el cansancio comenzó a reclamar

-He pasado varias noches en vela- se dijo y centrando su atención en el televisor.

Solo un simple parpadeo fue suficiente para enviarlo a dormir cayendo tumbado en el sillón, en principio solo percibió la lluvia adquiriendo más fuerza en el exterior d su nuevo hogar.

-Zoey- pensó en aquel instante y murmurando el nombre de su prometida, con el reloj marcando las 12 de la noche un extraño sueño lo invadió, en principio solo estaba rodeado de oscuridad luego voces surgieron en medio.

-Es un castigo de dios- se repetía constantemente.

-No, mi buen amigo- contesto una segunda voz. -Siempre han existido pero los símbolos sagrados no funcionan, solo objetos arcanos o de gran poder surten efecto.

-¡Es mi hija!- exclamo la primera voz.

-Ella es peligrosa y no podemos poner en riesgo a la comunidad.

-¿Quiénes son ellos?- se pregunto Vincent. -¿Dónde estoy?- se preguntaba.

Tratando de entender toda la situación lo siguiente en percibir en medio de aquel extraño sueño, fueron los gritos de una mujer y sus gritos.

-¡No padre!- fue una y otra vez. -No me hagas esto- continuando con sus suplicas.

La última parte del sueño fue un bombardeo de imágenes confusas, había una mujer cargando a un recién nacidos, un hombre leyendo un extraño libro, un segundo hombre sosteniendo un extraño símbolo entre sus manos y por último fue su prometida.

-¿Zoey?- se pregunto.

Su difunta prometida estaba frente a él con un hermoso vestido blanco como la nieve y sonriendo como de costumbre.

-Vincent- hablo en un tono dulce,tratando de acercarse noto la presencia de una sombra alzándose sobre ella y riendo de forma macabra.

Zoey!- grito.

-Ayúdame, Vincent- dijo ella.

La sombra cayó sobre ella devorándola por completo mientras él se quedaba sin poder hacer nada, lentamente fue tomando la apariencia de una mujer de cabello negro como la noche y ojos dorados.

Eres mío!- exclamo aquel ser.

(Living de la residencia).

El reloj marcaba 10 minutos para la 2 de la madrugada de aquel sábado, la película de Drácula había concluido hace varios minutos y él estaba completamente cansado.

-Eso fue real- se dijo y reincorporándose en ese instante. -Genial, me quedo dormido y sueño cosas raras- apagando el televisor, las luces de la sala principal y caminando en dirección de la escalera antes de subir hacia la segunda planta se detuvo y recordando algo importante en ese momento.

-La caja con basura- se dijo.

Cuando abrió la puerta hacia el ultimo nivel de la residencia, un viento frió lo sorprendió teniendo un extraño presentimiento como si algo le dijera que bajar hacia ese lugar, era peligroso.

-Fantástico- oprimiendo el interruptor del sótano y sacando su teléfono celular encendiendo la linterna incorporada. -Debo cambiar la bombilla quizás también el sistema eléctrico- abriéndose paso en la oscuridad.

Con celular en mano ilumino todo el lugar percibiendo el frió, el olor a húmeda y las sombras por doquier, se abrió paso en búsqueda de la caja que debía deshacerse antes de las 9 de la mañana o cuando el camión recolector de la basura pasara a la hora indicada.

-¿Dónde está?- se pregunto.

El sótano no era un lugar tan amplio a pesar de ser una edificación de inicio del siglo diecinueve. La familia Henderson siempre fue realizando reparaciones cada cierto tiempo e incluso se modernizo la edificación sin contar con aquella leyenda de la familia Adler.

-Papá, siempre me decía que este lugar estaba maldito, no es extraño que el viejo Adler casara a su hija menor con un Henderson, luego de la extraña muerte de la hija mayor- recordando las palabras de Michael. -¡Aquí esta!- encontrando la caja.

(Sótano de la residencia).

Quizás fuera simplemente curiosidad o algo más, pero luego de dejar la caja con basura aún lado de la puerta principal, regreso nuevamente al sótano para continuar explorando. En la facultad de arquitectura aprendió bastante sobre antiguas edificaciones como su nuevo hogar, pero ese lugar le causaba verdadera intriga según sus cuentas y las dimensiones de la casa. El nivel subterráneo debía ser más grande y hasta tener un segundo nivel subterráneo.

-Quizás un tesoro- bufo. -Los Adler fueron bastante adinerados, según recuerdo- en su exploración y dando la con pared.

Vincent se quedo de pie sosteniendo su celular e iluminando hacia la muralla, sintiendo un extraño escalofrió, mirando sobre su hombro y teniendo la sensación de ser observado.

-¿Niños?- se pregunto. -O debo estar loco por creer que alguien me está observando, tomando lentamente distancia hasta llegar al otro extremo del lugar enfocando la linterna. -Estoy realmente seguro que este sótano deber ser aun más grande- acercándose a la pared.

Por unos minutos estudio el muro detenidamente y pasando su mano por la superficie recorriendo cada centímetro.

-Nada- admitiendo de mala gana su derrota.

Cuando dio el siguiente paso en dirección de la escalera, el sonido de engranajes antiguos capto su atención girándose nuevamente hacia el muro del sótano.

-¿Qué demonios?- se pregunto.

(Lugar desconocido).

Ni día o noche solo era un tiempo muerto sin sentido alguno, ella solo estaba tranquila reposando mientras el mundo continuaba girando hasta el fin de los tiempos.

-Ivanovic- pensaba en esos momentos.

Estaba completamente impedida de hacer lo que fuera, ni siquiera podía ir por alimento para saciar su hambre en aumento, en principio percibió algunos sonidos pero solo fueron por unos instantes pero solo el silencio era su compañía.

-¿Quién soy?- se preguntaba en ocasiones y trataba de mantener la cordura. -¿Dónde estoy?, ¿Cómo llegue aquí? y ¿Dónde voy?- se volvía a repetir.

-Traición.

-Hambre.

Era sus pensamiento todo se repetía en el mismo orden, soñaba con tiempos diferentes e incluso un hilo de sangre le recurrió el rostro por completo como lagrimas carmesí por sus ojos.

-¿Yo soñando?- se pregunto. -Es ridículo, yo no puedo soñar eso queda atrás…- en el momento de continuar vagando por aquel lugar, se percato de algo aún más inusual. -¿Quién es ella?- se pregunto.

Era una mujer con extrañas ropas junto a un hombre disfrutando sus vidas, ella solo se quedo viendo la escena.

-Mortales- se dijo.

Aquella felicidad solo duro unos instantes, la muerte en persona se alzo sobre la mujer reclamándola, ella solo se quedo de pie mientras aquel hombre continuaba su camino.

-Es triste pero ellos pueden descansar- pensó.

Lo último en soñar fue ver a su padre, hermana y aquel hombre de abrigo negro alzando un símbolo arcano de poder.

-No puedes estar con los mortales- dijo. -Tú lugar corresponde en las sombras con tus congéneres, el mundo no es lugar para ti- comenzando el ritual.

-Yo solo grite y lo maldije- recordando sus palabras, todo se volvía a repetir nuevamente en un ciclo sin fin, parecía una obra de teatro de Shakespeare con un acto final sin concluir.

-No puede ser- dijo una voz.

-¿Quieres eres?- se pregunto.

(Cuarto secreto del sótano).

Vincent con celular en mano se topo con aquella extraña caja de enormes dimensiones, luego que la muralla se abriera para detrás suyo y explorando esa nueva sección de su sótano

-¿Un ataúd?- se pregunto.

Inspeccionando de cerca el féretro estaba fabricado de alguna clase de material muy similar a la madera, reforzado en algunas partes con lo que parecida ser plata de la mejor calidad y un enorme circulo estaba grabado alrededor de este.

-Dicen que la hija mayor conoció a un hombre extraño ambos se fugaron en medio de la noche, pasaron cerca de 12 años regresando exactamente igual como se fue- recordando la leyenda local de la familia Adler. -¿Es broma?- se pregunto.

En un rincón de la cámara secreta observo un baúl antiguo completamente abandonado, camino tranquilamente teniendo en todo momento presente al interior de su cabeza que todo aquello solo era una broma de pésimo gusto.

-Morgan Adler- leyó en la placa del baúl y abriéndolo con mucho cuidado. –Y Johan en medio de su desesperación trajo a un hombre, el cual lo ayudo a controlar aquel ser.

En el interior del baúl se encontró con el retrato de una mujer en sus veinte años, tenía el cabello negro, la piel blanca, labios carnosos, ojos color ámbar llevando un vestido rojo y negro por ultimo sostenía en sus manos un abanico.

-¿Morgan Adler?- se pregunto estudiando detenidamente el retrato.

Continuando con su inspección encontró otros objetos de uso personal había un espejo de plata, un peine, dos muñecas antiguas, una caja con algunas joyas y por ultimo un crucifijo.

-Quizás papá pueda evaluar estas cosas- pensó y posando su mirada en el ataúd pero en el momento de cerrar el baúl pasando la mano por la placa de bronce, un corte en su mano lo obligo apartarse rápidamente examinando su herida con detenimiento.

-Genial- se dijo.

Cuando Vincent regreso junto al féretro algunas gotas de su sangre fueron a dar a la cubierta mezclándose sin la menor intención alguna ignorando por completamente este suceso y con la herida aún sangrando decidió salir de ese sitio.

-Para ser un simple corte, está sangrando demasiado- caminando hacia la salida.

Aquel sonido pesado y gruñidos lo obligaron a girarse viendo en ese momento aquel ser arrastrándose, lamiendo cada gota de su sangre. En el momento de enfocarlo con la luz de la linterna de su celular misteriosamente la carga se agoto por completo quedando solo con las tinieblas.

-No puede ser- se dijo.

Con gran dificultar se coloco de pie mostrando sus dientes afilados resplandecientes y rompiendo las ataduras de sus brazos.

-Morgan Adler- dijo Vincent mientras ella se abalanzaba.

(Primera planta de la residencia).

Bebió toda la sangre posible tratando de calmar su hambre de los últimos años pero lo necesitaba con vida por el momento, antes de dejarlo completamente seco.

-¿Cuánto estuve encerrada?- se pregunto arrastrando a su presa completamente inconsciente. -Eso no importa ahora, finalmente soy libre y puedo caminar por el mundo nuevamente-se dijo.

El sótano se mantenía como recordaba pero los estantes habían sido retirados dándole poco importancia, estudio detenidamente al hombre teniendo poca delicadez en arrastrarlo de sus ropas e incluso ascendiendo las escaleras.

-Aún tengo hambre- tratando de controlarse. -Este sirviente me deberá bastar por un tiempo pero necesito saldar cuentas con mi familia.

Morgan se quedo sin palabras viendo el nuevo inmobiliario y los extraños artefactos que estaban ocupando su hogar. Recorrió cada centímetro tratando de entender lo que estaba sucediendo dejando de lado su presa, sin importar que fuera a la cocina o la planta superior en búsqueda de alguna respuesta pero solo más preguntas surgieron en su mente.

-¿100 años?- se pregunto y buscando nuevamente a su presa que estaba inconsciente. -Ese sirviente debe darme algunas respuestas.

En el momento de regresar a la primera planta de la residencia y sin la necesidad de hacer algo de fuerza arrastro nuevamente a su presa comprobando sus signos vitales por medio de sus ojos, permitiéndole ver los latidos de su corazón.

-¡Despierta!- ordeno. -Humano es tiempo de regresar al mundo- dándole una bofetada.


Hasta aquí llegamos con el primer capítulo, espero que sea de su agrado queridos lectores. Imagen tomada de pinterest agradecimiento a su dibujante por todo el agradecimiento correspondiente a su trabajo y esfuerzo.

¡Atentos y pueden visitar otras de mis historias!