RETO #15: "Escribe un relato en que tres personajes mitológicos (no importa la cultura) son los protagonistas."

Mitología seleccionada: Griega


"Maternidad Compartida"


Zeus no era lo que se dice un patriarca demasiado confiable (si no alguien pregúntele a su hermana/esposa y a todas sus amantes); pero le gustara a los dioses o no, seguía siendo su rey, y en algunos casos un padre, bastante terrible, pero a fin de cuentas un padre.

Pero ahora Zeus estaba haciendo de juez en el caso de maternidad compartida entre dos de sus hijas, quienes se peleaban por ¿un fantasma?

¿Qué demonios está pasando aquí?

Bueno, para explicarnos, hay que retroceder algunos años atrás.

Cuando Afrodita encontró un hermoso bebe, al que llamo Adonis; y cual niña asustada de llevar una mascota a casa, guardo al bebe en un magnifico baúl mágico; lo sé, la diosa del amor no empezó bien en eso de la maternidad; y se lo dio a guardar a Persefone, pues no podía llevárselo al Olimpo.

La diosa del amor ya tenía muchos problemas con su esposo Hefestos (impuesto por Zeus como castigo), y lo último que necesitaba era otro bebe oculto en el monte de los dioses; porque su amante Ares ya tenía suficiente trabajo como papá luchón, criando a sus niños en secreto.

Sin embargo, bien dice el dicho: "Nunca cuentes tus secretos a nadie, porque si tú no puedes guardarlos, no esperes que alguien más lo haga".

Y Perséfone, bueno, no tenía mucho que hacer en el inframundo; sobre todo cuando Hades hacia sus largas rondas por el rio de los muertos sin ella. Por lo que su curiosidad la llevo a descubrir el contenido dentro del baúl.

Y así fue como se llevó el primer juicio por la custodia de un hermoso bebe humano.

Zeus decidió que él bebe pasara un tercio del año con Perséfone, otro tercio con Afrodita, y el resto del año lo pasara con quien quisiera.

Suena bien, ¿No?

Para la desgracia de la "esposa trofeo del inframundo", este trato le exploto en la cara.

Y es que, por mucho que Perséfone alegara a que tenía un matrimonio estable, y un gran nivel de vida (inmortal), ahí viviendo en el inframundo; el pequeño Adonis no estaba impresionado por eso, y de hecho le daba bastante miedo estar ahí abajo rodeado de muertos y otras criaturas tenebrosas. Además Afrodita era más chévere.

Así que no es difícil adivinar con quien prefiere pasar el resto del año, Adonis.

Pero Perséfone no se dio por vencida, estaba dispuesta a ser la madre del año.

Si Adonis quería un perro, Perséfone conseguiría un perro infernal gigante de tres cabezas. ¿De dónde creen que salió el cerbero? ¿Que? No me digan que ¿creyeron que Hades realmente necesitaba un perro de tres cabezas como guardián del inframundo? ¡Ja!

Afrodita tampoco se distraía del objetivo, ¿De que servía un matrimonio impuesto si no puedes usar a tu esposo? Y así Hefesto se la paso fabricando juguetes mágicos por casi diez años.

Y Adonis simplemente disfrutaba de la situación.

¿Cuántos niños crecen con dos de las diosas más hermosas del olimpo compitiendo por sus afectos? Porque si eso no te da autoestima, la verdad, no sé qué lo hará.

Pero hay una razón para que haya tantas tragedias griegas en las que los dioses son participes, y es que, para ser seres divinos, eran muy susceptibles a crear dramas de la nada. Por ejemplo, el pequeño Eros, también conocido popularmente como "cupido", solía ser bastante celoso con su madre.

Así que no fue difícil para el joven ver una oportunidad para, como todo buen adolecente, manipular un poco a su padre. Porque cuando eres el hijo del temperamental y celoso dios de la guerra; y de la manipuladora diosa de la belleza; aprendes un par de cosas, como que solo necesitas un par de frases como:

"Adonis ha crecido para convertirse en un hombre muy hermoso, no me sorprende, después de todo debe pasar ocho meses con la diosa de la belleza cada año"

O la indirecta más directa del mundo.

"Mamá no sabe cazar y no le gusta estar al aire libre tanto tiempo ¿Qué tanto harán entre los arboles?"

Y bueno, Ares seguía siendo Ares; solo iba a revisar que su no-esposa y madre de sus hijos, y el adolecente adoptivo, estuvieran a salvo en los bosques. No era como si estuviera celoso, no.

Es más, para no molestarlos se disfrazaría de un jabalí, y jamás notarían su presencia; así no habría momentos incómodos.

Oh, mis pobres dioses del olimpo, ¿Acaso podrían ser más ingenuos?

Solo era darle una checada entre los árboles al dúo de madre e hijo adoptivo; y aunque inicialmente todo estaba perfecto, luego de que Afrodita, quien tenía que irse a resolver unos asuntos, le diera un valioso consejo de casería a Adonis, se marchó dejándolo solo.

El consejo se reducía a "no intentes cazar a los animales que no parezcan temerte", y nuestro querido Adonis hizo lo que todo buen hijo hubiera hecho: ignoro olímpicamente las sabias palabras de su madre.

Por otro lado, Eros estaba empezando a aburrirse entre los arboles espiando a su padre espiando al hijastro de su amante. Por lo que se quedó dormido cómodamente encima de una rama del árbol, y mientras el descansaba, accidentalmente dejo caer sus flechas mágicas que controlan las emociones.

¡Pero que conveniente!

¡Justo cuando Adonis vio a un jabalí que no le tenía miedo!, ¿No sería una gran coincidencia que ese jabalí fuera Ares? ¿Y no sería aún una coincidencia más grande que la flecha que pico a Ares haya sido la del odio?

No, francamente, no.

Solo fue una serie de eventos desafortunados que acabaron con un Adonis castrado y muerto, que en forma de fantasma llego a casa de su otra madre adoptiva, Perséfone, preguntándole si podía vivir con ella en vez de irse al rio de las almas.

Y así fue como llegamos al inicio, con Zeus haciendo de nuevo como un juez en un juicio de maternidad compartida; solo que ahora él bebe había crecido, y para su desgracia, sus torpes hijas lo habían dejado morir. ¡Se estaban peleando por un jodido fantasma!

Así que nuestro querido rey de los dioses hizo lo que debió haber hecho desde un inicio.

Seis meses con Perséfone y seis con Afrodita. Punto final.

No era como si se les pudiera volver a morir.

¿Todos felices y contentos?

Por supuesto que no, pero ya encontraran, como buenas reinas del drama que son, una manera de desequilibrar el orden del universo por sus berrinches y ganas de joderle la inmortalidad a otro Dios Griego.

Fin... creo.


¡Si te gusto deja review!