Hola lectores de Mademoiselle Robín, les saludos cordialmente trayendo un nuevo capítulo.

Saludos cordiales, queridos lectores. No creo que ha pasado tiempo sino algunas semanas y espero que estén tomando las correspondientes medidas que se han decretado en todo el mundo. Por mi parte sigo en mis asuntos y todo eso.

Bien correspondería la publicación titulada "Asistiendo a Edmund". Pero decide tomarme una pequeña pausa con este capítulo titulado "Cartas de Londres a Castle-Crane y Cartas a Castle-Crane a Londres", una forma de hacer un pequeño "recreo" y continuar con los próximos eventos que vendrán a partir de actualización que implican sucesos importantes... en el siguiente arco argumental o tercer arco por decirlo de alguna forma.

Puede que cada carta sea algo más extensas o breve. Dependiendo de quién escriba y responda pero aborda aproximadamente las cartas un total de 22 años a 23 años. O mejor dicho, la edad correspondiente a Edmund.

Sin mayores palabras, comenzamos:


Cartas de Londres a Castle-Crane y Cartas a Castle-Crane a Londres

Carta fechada, 1 de enero de 1840:

Querido Arthur:

Te deseo un feliz año nuevo y lamento profundamente. Lo indicado en el testamento de nuestro difunto señor padre.

A pesar de mi posición como hija menor de la familia Delaney, intente persuadir a nuestro hermano mayor y por lo menos entregarte lo que te corresponde por derecho a la herencia familiar. Algunas de tus amistades me han relatado sobre tu primer encuentro con tu nueva esposa, Katherine Sinclair.

Personalmente, no le profesare odio o desprestigiar. A diferencia de nuestra madre o hermano… desearía conocerla y poder entablar una relación de hermana por ley. La tachan de una mujer propensa al libertinaje y cierta conducta completamente contraria a la esperada de una dama de la sociedad inglesa.

Al menos mi persona puede sentirse algo más tranquila. Nuestra señora madre estaba enfurecida por recibir una carta de nuestro fiel y envejecido mayordomo familiar, Jasper. Te siguió hacia esa ciudad olvidada por el mundo. ¿Cómo es aquella ciudad?. ¿Requieres algo de dinero?... o ¿Comodidades?...

Amado hermano, solo deseo obtener una pronta respuesta a mis inquietudes y deseo que puedas venir a verme junto a tu señora-esposa como mis invitados.

Tú hermana, Charlotte.

Carta fechada, 3 de marzo de 1840:

Querida Charlie:

Quizás me estés odiando, por decirte "Charlie". Odiabas que te llamara de esa forma y nuestra señora-madre me solía reprender constantemente por tal terrible broma. Es irónico… nunca aprobó ninguna de mis decisiones o me dijera alguna palabra "agradable"… solo Jasper, la vieja cocinera Gwendy o la sirvienta personal. Solían ser agradables conmigo e incluso tú.

Posiblemente, mi nombre fue borrado de los registros familiares y cualquier imagen fue quemada. Sobre tus inquietudes puedo afirmar que esta ciudad que limita con la frontera escocesa, es un lugar tranquilo y en estos meses me he relacionado con la aristocracia local. A diferencia de la aristocracia londinense y sus excesos... me agradan bastante... especialmente William Crane, el hijo del alcalde de la ciudad.

Los nativos de Castle-Crane carecen de mundo y se aferran a las viejas tradiciones. Fuera la familia, partidas de cacerías, asistir a los domingos a la iglesia, dialogar en el espacio público, visitar el club de caballero o el burlesque local. Las clases más bajas suelen quejarse en menor medida, ni existen rebeliones de la clase trabajadora o buscando una excusa para enfrentar a la clase aristocrática.

Creo que te debe sorprender completamente recibir una respuesta de mi parte. Bueno, recibí la carta cerca de la quincena de enero, dudando severamente en contestar la carta que me enviaste. Katherine descubrió la carta hace una semana y me pregunto, ciertamente sobre las razones de mantener por tanto tiempo guardada la carta. En resumen, mi señora-esposa "me gobierna" y he dormido hace tres días en mi sala principal. Debería conocer mi casa que pude comprar con el dinero de mis comisiones obtenidas en el tiempo que trabaje dentro de la compañía familiar.

Es una casa de dos planta, un desván, un sótano y dos patios, ubicada en una zona residencial para miembros de la aristocracia local que prefieren tener residencias... un tanto más modesta pero con los lujos necesarios acorde a la respectiva familiar.

Solo deseo llevar mi vida y posiblemente intentar hacer algo de fortuna en mi nuevo negocio. Os deseo buena fortuna en años venideros. Y Katherine recientemente ha quedado en cinta.

Arthur Delaney.

Carta fechada, 18 de marzo de 1840:

Querido Arthur:

Felicidades. Realmente veo que no han perdido el tiempo y espero que tengas hijos e hijas por montón.

Son un matrimonio joven y es normal, le comunique a nuestra madre sobre tu carta y ella solo manifestó una mueca y cambiando la conversación sobre cierta moda que ha surgido recientemente, en Londres.

Reconozco que me sorprendió ver la respuesta a mi carta, querido hermano. Solo deseo tener regularmente más carta y leerlas junto a una taza de té. Por supuesto que no soportó que me llames "Charlie"… llevó el nombre de nuestra madre y difunta abuela. Con orgullo.

Charlotte.

Carta fechada, 25 de marzo de 1842:

Arthur y esposa:

Debo manifestar que la noticia de un "nieto" me fue comunicado, hace algún tiempo y realmente me pregunto qué clase de vástago has tenido con esa mujer española-inglesa de dudosa reputación. Después de todo deseo conocer algo de mi nieto, Edmund.

Y debes presentarlo a la familia Delaney.

Tu madre, Charlotte.

Carta fechada, 10 de abril de 1842:

Querida madre:

Fue una grata sorpresa, ver una carta proveniente de su distinguida persona. Debo recordarte que fui expulsado de la familia por elegir casarme con Katherine y romper mi compromiso matrimonial.

Mi hijo acaba de cumplir, el primer año de vida pero veo que lo consideras una especie de decepción y espero que esta sea la última carta que me haga llegar.

Arthur.

Carta fechada, 25 de abril de 1842:

Estimada señora Charlotte:

Le escribo esta carta para comentarle brevemente sobre su nieto Edmund Delaney-Sinclair. Tan solo tiene un año de edad y pronto cumplirá los dos años, a pesar de su corta edad es un niño sano, robusto y alto… incluso nuestras amistades de Castle-Crane. Están sorprendidos por ver a un niño tan sano y fuerte.

Suele ser un poco gruñón, inquieto, explorar su entorno, desea montar a caballo o jugar con los perros de los vecinos. El principal motivo de esta carta. Es invitarla formalmente a Castle-Crane y conocer nuestro hogar como a su nieto.

Espero ansiosamente su respuesta.

Katherine Sinclair.

Carta fechada, 19 de septiembre de 1848:

Querido hermano:

Exijo que a la brevedad puedas responder esta carta y escucharme sobre cierta propuesta de negocios. Y si cumples lo propuesto puedo permitir que regreses a la familia.

Jace Delaney.

Carta fechada, 1 de octubre de 1848:

Jace:

Sea lo que sea… no me interesa. Y puedes quedarte con tus planes.

Arthur Delaney.

Carta fechada, 20 de noviembre de 1850:

Querido Jasper:

Mi hijo, su esposa y mi nieto, ni han dado señales de vida o al menos enviarme una carta. Siempre has sido un hombre de convicciones, procurando especialmente el cuidado de mi hijo, Arthur.

Lamentablemente, él decidió abandonar a la familia y echar raíces, en esa ciudad olvidada por el mundo. He escuchado historias sobre esa mujer de dudosa reputación… desearía conocer más detalles de quien es realmente.

Charlotte (Madre).

Carta fechada, 25 de noviembre de 1850:

Estimada señora Charlotte:

Me resulta sorpréndete cierta preocupación hacia el amo Arthur, la señora Katherine y el señorito Edmund. Confieso que mi corazón se ha llenado de gozo y me he procurado centrarme servir completamente a su hijo.

Han conformado una familia apropiada y superando ciertas expectativas. Solo pido que intente retomar su relación madre e hijo, conocer a la señora Katherine y mimar a su nieto, Edmund. Mis respuestas son algo breves e intentare enviarme una que otra carta.

Jasper.

Carta fechada, 14 de febrero de 1853:

Querida "hermana por ley" Charlotte:

Mi hijo Edmund resulta ser un niño... algo complicado de carácter. Es hijo de su padre y el parecido es innegable en todo sentido.

E intentado hablar con él o establecer un diálogo. Ese niño llega incluso a cuestionar nuestra autoridad como padre en el caso de Arthur. O Jasper ha intentando razonar con él, suele recibir comentarios cargados con un desmedido sarcasmo… Arthur ha considerado enviarlo a una academia militar con la esperanza a ponerlo en regla.

Katherine.

Carta fechada, 1 de marzo de 1853:

Querida Katherine:

Por amor al cielo… es como Arthur a esa edad y solía tener habitualmente discusiones con mi difunto padre o Jace. Lo importante que sea un hombre apropiado y carente de vicios mundanos que suelen corromper a los hombres de rectitud.

Es tiempo, solo es cuestión de tiempo y él mejorara su carácter.

Charlotte.

Carta fechada, mayo de 1857:

Querida hermana:

Recientemente han surgido ciertas novedades en mi hogar. Comenzando por contratar una nueva sirvienta o en este caso una chiquilla flacuchenta de nombre Caroline e intenso cabello rojo. Una historia personal demasiado desdichada y esperamos que lentamente vaya superándolo.

Y tengo planeado tomarme unas pequeñas vacaciones y conocer el norte de África, en lo posible participar en un safari y creo que puede pasar un buen tiempo antes de concretar el viaje. Dentro de un año o dos… máximo tres años.

Arthur.

Carta enviada a mediados de otoño de 1863:

Querido Edmund:

Posiblemente esta sea la carta número cien que escribo, en estos últimos años y esperando cada semana una respuesta. Tal vez, la soledad ha sido una ingrata compañía en estos años y cada noche pido a nuestro señor por su seguridad e integridad. Tu tío Jace ha enviado varias cartas y nunca respondes a ellas.

No me extrañaría que esta carta fuera arrojada a la chimenea o las leas antes de arrojarla a la chimenea. Sí llegas a leerla deseo manifestar mi intención de pasar una semanas en tu hogar y hacerte algo de compañía por lo menos. Tu abuela se sumara al viaje de manera imprevista y poder charlar contigo personalmente. Olvida completamente a tu tío Jace y los asuntos de la compañía Delaney.

Es una agradable visita familiar a un miembro de la familia que ha elegido apartarse por completo. Nos veremos pronto, querido sobrino.

Firma, tu tía Charlotte.


Y continuara en el próximo capítulo. El cual se titula "Asistiendo a Edmund", este capítulo solo fue un breve recreo abordando especialmente eventos del pasado y levemente lo que vendrá en el siguiente arco argumental. Solo queda de disfrutar de las siguientes publicaciones y concluir el denominando segundo arco.

Ahora vamos con los reviews:

Sugar: Puede que exista otra referencia aún más descarada dentro de los siguientes capítulos. Sobre el cabello rojo creo que puede ser aún más rojo oscuro a diferencia de Anne de las Tejas Verdes.

Espero que disfrutara de la nueva actualización y a final de este mes tendremos novedades, nos vemos.