"A veces la vida nos lleva por caminos sinuosos, nos da todo y nos lo quita en un suspiro, pero también nos abre paso a un nuevo mundo."

"Uno puede caer pero debe levantarse, no hay nada interesante en el suelo, lo interesante esta en el camino que tenemos por delante."

Robert Rodhe

Capítulo 1

-Dean... quieres waffles?.- pregunto Robert desde la cocina.

-No papá, llego tarde.- respondió Dean vistiéndose a las apuradas.

-No pusiste la alarma?.- pregunto nuevamente Robert preparando un café para su hijo.

-Si pero no sonó... adiós papá.- dijo Dean acercándose a él.

-Bebe un poco... toma...- dijo sacando su billetera y unos dólares. -compra algo y llámame cuando termines el examen.-

-Gracias...- Dean tomo el café y bebió un poco. -te quiero.- dijo besando su mejilla y saliendo de la pequeña casa.

Dean se dirigía a universidad, vivía en el puerto, su padre cuidaba de los barcos que eran de alquiler, trabajaba de día y de noche para pagar la universidad, él estudiaba todo el día y los fines de semana le ayudaba, su hermano mayor Jonh era todo lo contrario a él, no le importaba nada, solo salir con su amigo, un sujeto que su padre no quería porque siempre estaba envuelto en situaciones extrañas.

Con sus veinte años sabia de todo un poco, su padre le enseño varios oficios, él quería ser doctor pero sabía lo difícil que era estudiar en la universidad. No salía mucho, tenia algunos amigos pero no era de ir a clubes.

Cuando tenía catorce años descubrió que estaba enamorado de un compañero de su colegio, jamás lo dijo en voz alta, sabían cómo trataban a los gays y temía terminar todo golpeado, aunque en la universidad había conocido a un joven sumamente atractivo con el que tuvo su primer beso, pero eso fue todo, no se animo a mas y tampoco estaba allí para ligarse con muchachos sino para estudiar. Él se parecía físicamente a su padre, tenia ojos claros y cabellos castaños, aunque no creía que era atractivo, en el campus había jóvenes dignos de ser llamados dioses.

Salió bien en el examen y se inscribió en otro, la carrera de medicina era larga y recién llevaba un año en ella.

Llamo a su padre para darle la noticia, estaba muy contento, regreso a su casa más tranquilo, pero cuando entró oyó a su padre discutir con su hermano, eran habituales esas discusiones pero ésta vez su padre parecía que se sentía defraudado de John.

-No entiendo... en que falle?, porque en algo debí fallar para que eligieras esta vida.- dijo Robert de pie en la cocina.

-Si, fallaste al pensar que trabajando de día y de noche tendríamos una vida mejor, que valía la pena ser el trapo de piso de otros por unos dólares.- le respondió John sentado en la mesa.

-Todo lo que hice fue para que tú y Dean tuvieran una vida decente, un futuro mejor y no para terminaran como yo...-

-Y que obtuvimos?, eh?, nada... vivimos en ésta mierda por el honor de ser decentes... yo prefiero los dólares al honor.-

-Dólares... los que obtendrás con tu amigo?, esos que están manchados...-

-No empieces... tú nunca tuviste el valor de hacer algo para cambiar de vida... yo si... decidí hacer lo necesario para no terminar como tú.- dijo John y se puso de pie para salir posteriormente hacia la calle.

Dean estaba en su habitación, escuchando, le dolía oír cómo le hablaba John a su padre. Salió lentamente y miro a su padre que tenia la mirada perdida.

-Hola papá.- dijo Dean con una media sonrisa triste.

-Dean... llegaste temprano... así que salió todo bien?... sabía que lo lograrías.- Robert intentaba ocultar su amargura y Dean lo sabía.

Se acerco a su padre y lo abrazo, siempre fue muy expresivo con él, no tenia vergüenza de abrazarlo, creció sin madre porque ella murió cuando él nació, y Robert era padre y madre a la vez.

-Vamos a comer... mejor iremos al local de comidas, hoy estamos de festejo y lo haremos como debe ser.- dijo Robert tomando su chaqueta.

Dean le sonrió y tomó una chaqueta también, ese día dejarían las penas a un lado y festejarían.

Esa noche escucho nuevamente a su padre discutir con John, llovía como hacía meses que no sucedía y su hermano quería salir con un bote, era sumamente peligroso hacer eso con el mar como estaba.

-Te pedí que te alejes de ese joven, no anda en cosas buenas.-

-Hago lo que quiero, tengo treinta años papá, además no voy a perderme el negocio de mi vida por tus estupideces.- dijo John colocándose un sobretodo naranja.

-Hablare con Matt, le diré para que usa tú amigo el bote, le diré lo que hacen...- dijo Robert a su hijo.

-Charlie y yo no hacemos nada... sabes?, dile lo que quieras.-

-De quiénes son esos barriles?, eh?!, de que son?.- preguntó Robert a su hijo.

-No te importa, no te metas en mis cosas.- respondió John enojado y salió por la puerta delantera.

Robert suspiro y se sentó en la silla, Dean lo observó desde la puerta de su habitación, salió y camino hacia él.

-Papá?, todo está bien?.-

-Si... si no te preocupes... tengo que salir, regreso en seguida.- respondió éste colocándose otro sobretodo naranja.

-Papá está lloviendo mucho.- dijo Dean preocupado.

-No te preocupes, regresare en seguida, ve a dormir, mañana tienes clases... yo regresare en unos minutos.- Robert le dio un beso en la frente a Dean y salió de la casa.

Le costó dormirse, pero el sueño llego y despertó de un salto cuando tocaron insistentemente a la puerta muy de mañana, se levanto y fue hacia la misma, tres hombres que no conocían estaban tocando.

-Si?.- pregunto Dean cuando abrió la puerta.

-Buenos días, soy el detective Levingston, usted es Dean Rodhe?.- preguntó el hombre.

-Si, soy yo.- respondió éste mirándolo con curiosidad.

-Esto es de su padre?, Robert Rodhe.- dijo el detective mostrándole una billetera.

-Si, es de mi padre!, se la robaron?, él no está, espere tal vez regreso...-

-No, su padre... encontraron ésto junto a un cuerpo en la playa, un hombre de más de cuarenta años...-

Dean no pudo procesar nada, su cerebro se quedo en esas palabras, "un cuerpo", lo siguiente que lo trajo a la realidad es cuando corría por la playa, llego hasta donde estaba la policía pero no lo dejaron pasar, pudo ver el cuerpo desde lejos, el sobretodo naranja y luego todo dejo de existir, lo único que oyó luego de eso, fue su propio grito. Era su padre.

... … …

Pasaron tres meses desde el entierro, John se fue al día siguiente, él vendió todo lo que pudo de la casa los pocos días que lo dejo quedarse el dueño, no tenía dinero para la renta, y lo poco que consiguió mas el dinero que tenia ahorrado su padre no alcanzaban para otra renta.

Se sentó en la arena de una playa, solo tenía un bolso y su celular, abrió la billetera de su padre y miro la foto que tenía en ésta de él y de Robert, la habían sacado días antes de su muerte en una feria. Eso y su recuerdo era todo lo que tenia de su padre, no tenía nada mas, ni casa, ni familia, ni universidad, nada, estaba sólo.

Había recorrido gran parte de la costa caminando y pidiendo aventones en la carretera, a veces limpiaba algún jardín para tener algo de dinero, la gente de los pueblos era amable.

El calor era fatigante por momentos, bebió de su botella de agua y decidió seguir camino a Cayton Dress, una zona bastante concurrida, se puso de pie y camino por la playa mirando la gente, el pueblo estaba muy cerca, había estado allí, era pequeño pero lindo, vio una pareja descansando y tomando sol, se preguntaba que se sentiría eso, tener una pareja con quien compartir esos momentos, desde que era adolescente se preguntaba eso, cuando le dijo a su padre que era gay, éste lo miro preocupado pero lo acepto como era porque lo amaba.

Le llamo la atención dos muchachos como de su edad que estaban bajando por los escalones hacia la playa, uno de ellos sostenía un niño de unos dos años, el otro venía detrás con las reposeras y una pequeña conservadora, el que sostenía al niño lo dejo de pie en la playa mientras ayudaba al otro joven, pero el niño salió corriendo hacia el mar a unos pasos de él, el muchacho que lo traía en brazo salió corriendo tras él.

-Alex!.-

El niño siguió corriendo y riendo, el muchacho lo alcanzo alzándolo en brazos.

-Al mar solo no, ya te lo dije...- dijo el joven.

El otro los miraba mientras acomodaba las sillas.

-Ponle el gorro Derek.-

El que llevaba el niño le colocó una gorra al pequeño y éste al llegar al otro joven estiro los brazos hacia él riendo, el joven lo tomo en brazos y beso su mejilla, y luego el otro le dio un beso en los labios. Él caminaba lento pero se detuvo al ver ésto, eran pareja, y ese niño parecía su hijo, eran una familia, no podía creer que estaba viendo una pareja del mismo sexo, en un lugar tan apartado del mundo, entonces pensó que él tenía alguna oportunidad, que tal vez podría tener una familia así.

Siguió su camino mirando hacia atrás, a esa joven pareja, podía notarlos felices. Camino hasta el anochecer, llego a la carretera y camino esperando a que pase un auto y lo acerque a su destino, pero vio una camioneta blanca de último modelo varada, se acercó y pudo ver a un joven de color intentando alumbrar con el celular el motor de la misma.

-Necesitas ayuda?.- pregunto Dean.

El joven de color lo miro desconfiado.

-Sabes algo de motores?, o de computadoras?, porque realmente no se que tiene.- respondió éste.

-Algo.-

Dean miro el motor de la camioneta y abrió la boca asombrado.

-Es china.- dijo el joven de color.

-Es... es... mucho cable.-

-Llame al servicio pero llegarían en dos horas.- dijo el jóven con una mueca en su rostro.

-Y eso cuando fue?.- preguntó Dean.

-Hace quince minutos... a donde ibas?.-

-A Cayton Dress... soy Dean.- dijo dándole la mano.

-Michael...- respondió el muchacho dándole la mano de nuevo. -que hay en Cayton?.-

-No sé, solo sé que pagan bien los trabajos por temporada.- respondió Dean.

-Si me ayudas a hacerla andar te alcanzo hasta allí.- dijo Michael.

-Bien, intentémoslo.-