Hola lectores de la sección de romance les doy la bienvenida a mi pequeño proyecto titulado ¡Mi esposa es mi jefa!, básicamente la historia iniciaremos un par de años antes de los sucesos en torno al título para ver como nuestros protagonistas se conocieron en sus años de estudio, lo cual esta pequeña historia compuesta de varios One-Shots que dependerá su extensión de cada capítulo.

Aun no he decido cuanto capítulos sean pero cerca de lo capítulos que publique como maximo e incluye un epilogo pero sin duda las próximas actualizaciones serán algo más extensas, sin más adelanto más con el primer prologo de esta mini-serie.

Nota al margen: Esta historia se sitúa en la ciudad de Londres, Inglaterra. Los nombres como sucesos son completamente ficticios, con el único fin de entretener a los lectores como a su autor….(Categoría T a una leve categoría M dependiendo de la situación).


Contextualización: Esta historia sucede en la ciudad de Londres, Inglaterra. Específicamente con dos jóvenes diferente entre sí pero teniendo solo en común sus estudios en torno a Derecho/Leyes en la prestigiosa facultad de la universidad de Londres, mejor dicho en una de los 19 universidades publicas o colegios que integra a modo universal, la ya mencionada institución siendo más especifico donde cursan sus estudios en la University College London, en la prestigiosa facultad de Leyes/Derecho.

Ambos jóvenes lentamente irán desarrollando su amistad con el transcurso del tiempo…antes de ser marido y mujer.


Prologo I: Cuando Alexander Olsen conoció a Esme Acker

Acto Nº1: Estudios después de clases

(University College London, biblioteca).

Alexander Olsen de 23 años se le describe como un joven de estatura cercana a 1.77 cm, caucásico, de cabello color castaño oscuro, ojos azules oscuro, de complexión fuerte por practicar boxeo con sus amigos y asistir a la universidad en bicicleta. Aquel día eligió vestir una camiseta de color azul, sudadera de color gris, pantalones de mezclilla ajustados, una chaqueta estilo militar y calzando un par de zapatillas estilo Vans. Por ser día jueves luego de concluir sus clases de leyes en la prestigiosa institución londinenses, había comenzado a estudiar para su próximo examen de su carrera universitaria para el día lunes a primera hora de la mañana.

La materia que debía estudiar era sobre los contratos civiles, la cual le causaba ciertas complicaciones a la hora del estudio especialmente por necesitar una nota equivalente o superior a una B- para evitar complicaciones a futuro especialmente a la hora de rendir los exámenes finales del año académico. Un par de días antes solicito a la encargada de la biblioteca, un cubículo para comenzar sus estudios a lo largo de la jornada de la tarde obteniendo un espacio con una mesa, dos sillas y una pequeña pizarra con todo lo necesario.

Tras concluir su última clase de aquel día, se dirigió hacia el espacio comenzando a estudiar siendo las 3.15 pm de jueves, en el otoño londinense.

-Maldigo los contratos…como pueden ser tantos…especialmente los de carácter civiles- se dijo comenzando a repasar sus apuntes tomado en clase y un libro de apoyo señalo por el maestro.

La primera hora de estudio concurrió con bastante normalidad, en ocasiones miraba a otros estudiantes de las diversas facultades de la prestigiosa institución sumidos en sus estudios o proyectos. Al retomar su lectura un leve golpe en el vidrio del cubículo, capto de inmediato su atención observando a una chica de su edad, de cabellera negra con un peinado sencillo, ojos color avellana, su piel blanca como la nieve, de figura esbelta y una sonrisa en su rostro.

-¡Esme Acker!- se dijo Alex viendo a la chica con un sweater color gris, pantalones de mezclilla, botas y un abrigo de color negro. –¡¿Qué hace la chica más popular del campus?!- se pregunto.

Cuando Alexander abrió la puerta del cubículo notando que le sacaba a la chica por lo menos una cabeza de altura y estudiando fijamente su rostro perfecto como si fuera una muñeca de porcelana antigua sin demostrar el paso del tiempo.

-¡¿Sí?!- pregunto.

-Hola…no quiero molestar pero me preguntaba si podríamos compartir tú cubículo, trate de conseguir uno pero ya estaban todos pedidos…- dijo Esme con un tono de voz suave.

-Por supuesto- contesto Alexander. –No es raro que Esme Acker….no conozca mi nombre…a pesar que somos de la misma generación- se dijo e invitando pasar a la chica.

-Gracias, Alex- contesto Esme.

Alexander se quedo en silencio por unos segundos mientras volvía a cerrar la puerta del cubículo y tomando nuevamente lugar en la mesa retomando su estudio con la compañía de la joven de cabellera negra.

-Espero que no te moleste…sí estudio en casa…mi padre comenzara a insistir en ayudarme- comento Esme con una sonrisa. El padre de la chica de nombre James Acker resultaba ser abogado y teniendo su propia firma en el corazón de Londres, siendo uno de los estudios más requeridos especialmente por importantes hombres negocios, figuras pública e incluso extranjeros con intereses comerciales.

-¡Es abogado!- dijo Alex. –Todos saben que su padre es abogado y lidera su propia firma, sin duda tiene cierta ventaja sobre el resto pero no parece ser uso de los conocimientos de él- meditando en su mente y volviendo a leer.

-Sí…pero él es demasiado entusiasta a la hora de mis estudios, siempre suele estar encima preguntando si necesito ayuda o que me de clases particulares pero prefiero hacerlo por mi misma- comento y dándose cuenta que solo había hablado de ella. –Disculpa, Alex...solo estoy hablando de mí, creo que es la primera vez que charlamos y estamos en el mismo lugar.

-Si eso creo…- contesto Alex. –Sabe hasta mi nombre- se dijo.

-Tampoco me tengas miedo…sé que muchos chicos me admiran y otros me tienen cierto respeto por mi familia.

-No es eso- contesto. –Solo es que…es verdad la primera vez que charlamos.

-¡OH!...también lo notaste…a pesar que somos de la misma generación- esbozando nuevamente esa sonrisa. –Siempre veo que asistes a todas las clases pero tomas lugar en la parte de atrás del salón, tomas apuntes y luego te vas de inmediato….eso me recuerda que una vez te vi cerca de un concurrido café del centro…¿tu padre es el dueño?- pregunto.

-No…es el lugar donde trabajo a tiempo parcial…mi padre es contador…y mi madre trabaja en una tienda de Crochet...- contesto.

-¿Enserio?...¿Que debes hacer en ese café?- fueron las preguntas de Esme.

-Lo usual…atender a los clientes, tomar los pedidos, luego limpiar las mesas o el piso…y por ultimo cerrar- contesto Alex. –¡Vaya!...tampoco hizo comentario en torno a mis padres…no parece ser tan…"superficial"…como se cree…- pensó.

-Creo que es mejor comenzar a estudiar…hemos hablado más de la cuenta- dijo Esme. –Es agradable y sabe escuchar…sin duda es bastante tranquilo a diferencia de los demás chicos del campus- pensó.

Renovando el estudio por las siguientes dos horas e intercambiando en ocasiones algunas sugerencias en torno a la materia, especialmente a lo mencionado por el profesor de la cátedra.

-En la clase de hace dos semanas….siempre hizo énfasis en esta parte- indico Esme tomando sus apuntes y señalando con su dedo. –Aquí…menciono esta parte por los menos una cinco veces y luego a la siguiente clase volvió hacer énfasis.

-¡¿Enserio?!- pregunto tomando entre sus manos el cuaderno y leyendo en silencio. –Dame unos minutos para anotarlo…

La chica observo como él tomaba nota de lo destacado hace un par clases pero aquel joven en ocasiones le gustaba ver aquellos ojos color avellana aunque solo fueran por unos segundos.

-Con la luz adecuada sin duda se deben ver muy bien- se dijo mientras seguía tomando nota de lo subrayando en las hojas del cuaderno. –Gracias.

-De nada- contesto al recibir de regreso su cuaderno.

Ambos jóvenes en ocasiones lanzaban una que otra mirada furtiva por el otro respectivamente pero en el fondo existía una curiosidad mutua.

Alexander Olsen solía asistir a todas sus clases e incluso mantenía un promedio de calificaciones estándar pero sus amistades se encontraban fuera de la universidad específicamente en la zona donde reside hasta hoy en día, junto a sus padres y hermana menor pero teniendo cierta charlas amistosas con otros compañeros de generaciones de la facultad. En cuanto a Esme Acker nacida en una familia privilegiada demostraba ser una persona sociable e incluso sus calificaciones destacaban sobre el resto pero sus verdaderas amistades se encontraba en las afueras de la universidad algo en común con el joven Olsen.

Luego de una tarde de estudio como intercambio algunos puntos de vistas, en torno a la materia que sería calificada aquel lunes a primera hora de la mañana, se dirigía al estacionamiento del campus continuando con su charla.

-Seguiré estudiando en mi habitación…tampoco tengo muchos planes para este fin de semana- comento Alex.

-Mi novio…tenía planes para que fuéramos a una fiesta pero tengo mucho que estudiar- contesto.

-No es raro que Esme Acker tenga un novio…debe ser alguien de una familia igual de adinerada- recordando en ocasiones al terminar las clases observaba a la chica abordar un deportivo rojo. –Solo nos queda el verano para disfrutar.

-Sí, tienes razones- contesto Esme. –Realmente es agradable- se dijo viendo al joven deteniéndose donde estaban aparcadas unas cuantas bicicletas.

-¡¿Sucede algo?!- pregunto.

-No…- contesto. –O mejor dicho siempre vienes en bicicleta…- inquirió a él.

-Sí, es más rápido- respondió. –El tren subterráneo o el auto-bus…en ocasiones va lleno pero con mi bicicleta es mucho más rápido…¿ese es tu vehículo?- señalo un automóvil compactado de color azul.

-Sí, es ideal para mí- contesto.

Luego de charlar unos minutos en el estacionamiento de la prestigiosa institución, ambos jóvenes se despidieron emprendiendo el regreso a casa. Al llegar el día lunes cada uno rindió su correspondiente evaluación en torno a los contratos civiles obteniendo las calificaciones esperada e incluso compartiendo el almuerzo de aquel día.

Acto Nº2: Tiempo Libre

(Miércoles, medio día).

La clase del medio día fue suspendida por parte del profesor de la cátedra por motivos médicos dejando como tarea pendiente para la siguiente clase del día lunes, realizar un estudio como posterior ensayo en torno a las figuras de los legendarios hermanos Kray y haciendo énfasis en su sentencia. Además el desarrollo de aquel ensayo debía ser en pareja para realizar las correspondientes conclusiones.

-¡¿Quieres que seamos pareja en el ensayo de Bolton?!- pregunto Alex.

-¡Claro!...podemos trabajar juntos….incluso nos fue bien en la evaluación del día lunes de los contratos civiles…por compartir el cubículo…y ya tengo todo el material necesario…- exhibiendo una carpeta de color amarillo. –Apenas me entere de lo impuesto por el maestro Bolton…fui enseguida a buscar la información que dejo en la fotocopiadora…solo debemos leerla...comentarla y desarrollar el ensayo…¿estás de acuerdo?- pregunto.

Alex solo se limito a vacilar unos segundos antes de emitir su respuesta mientras la pelinegra solo se limito a esbozar una sencilla sonrisa.

-No veo problema- contesto.

Aquel día Esme vestía un abrigo de color beige, un sweater de color azul delgado, pantalones de mezclilla y un par botines por otro lado Alex vestía su característica chaqueta estilo militar, una sudadera azul, pantalones de mezclilla y un par de botas con agujetas.

-¿Cuando nos reunimos?- pregunto.

-¡Viernes!- contesto Alex. –Solo tenemos una clase a las 10 de la mañana….estás de acuerdo en la biblioteca- propuso a ella.

-En realidad… que te parece el sábado…este viernes debo acompañar a una amiga para elegir…un regalo para su novio…eso me llevara toda la tarde…¿estás de acuerdo?- preguntó.

-¡Claro!...no veo problema pero la universidad solo abre para las actividades extra-curriculares….- señalo.

La chica acomodo detrás de su oreja un mechón de su cabello y esbozando una tenue sonrisa.

-Quizás…- titubeando por algunos segundos. –¿Qué te parece en tu hogar?- pregunto.

-¡¿Mi casa?!- dijo Alex. –No le veo problema...pero ella me menciono lo de su padre y lo más probable que desee hacer el ensayo en un sitio más tranquilo- reflexionando en su mente. –Sí, me parece bien…pero debo decirle a mi madre y en ese caso deberás presentarte a la hora del almuerzo.

-¿Por qué?- pregunto confundida.

-Al decirle a mi madre que alguien va venir…me dirá que llegues a esa hora…tampoco trates de poner excusa alguna, ella suele ser bastante persuasiva, mi hermana menor…te va preguntar todo en torno a su persona…y mi padre estará pasado de las 3 pm….- contesto. –Y eso me recuerda que debo darte mi dirección….- extrayendo de su mochila una libreta de nota y un lápiz anotando las indicaciones de cómo llegar hasta su hogar.

Esme recibió el trozo de papel leyendo inmediatamente las indicaciones y dijo:

-Sí, creo que no tendré algún problema en llegar a tu hogar…y ¿a qué hora debo presentarme?- pregunto.

-1 pm…es la hora perfecta- contesto.

-Entonces nos veremos a esa hora….- dijo Esme. –Deberé llevar algún postre o una tarta- pensando en ese instante.

-Y aun nos queda algo de tiempo….¿un café?- pregunto Alex.

-¡Con gusto!- respondió Esme.

Tras coordinarse para el día sábado en torno al desarrollo del ensayo en torno a la sentencia de los hermanos Kray, disfrutaron sus cafés antes de ingresar a su siguiente clase de aquel día y la chica de los ojos color avellana continuaba pensando en llevar un postre o una tarta para compartir junto a la familia de Alex.

Acto Nº3: La Familia Olsen

(Sábado, residencia Olsen).

-Entonces esa chica…de tu universidad…"es tu novia"…..- inquirió Holly Olsen de 16 años. –Dilo…

Holly resultaba compartir el cabello castaño como los ojos azules de su hermano mayor, esbelta, alta para su edad, llevando un peinado sencillo y vistiendo una sudadera de color gris, una falda de mezclilla, un par de leggies de color negro y calzando un par de zapatillas Vans.

-No seas aguafiestas…y dime…¿es tu novia?- pregunto por segunda vez.

-Es una amiga…- contesto Alex. –Estamos en el mismo año en la facultad de Leyes pero no es mi novia.

-¿Seguro?- volvió a preguntar Holly entrecerrando los ojos.

Alex prefirió ignorar las insistentes preguntas por parte de su hermana, mientras colocaba la mesa a la espera de la invitada. En cuanto a su madre Elizabeth Jones originaria de Londres se encontraba en la cocina revisando el almuerzo de aquel día siendo el platillo elegido para servir seria el clásico Steak and Kidney pie o Pastel relleno de ternera y riñones.

-¡Mamá!- dijo Holly dirigiéndose a la cocina. –¡Alex!...está mintiendo dice que no es su novia.

-¡Holly!- contesto Elizabeth vigilando el horno de la cocina. –Sí, dice que es su amiga…debe ser su amiga.

Elizabeth era una mujer de estatura promedio de cabello castaño, ojos de color marrón, caucásico, de complexión promedio para una mujer de 45 años, vestida con una sudadera color negro, pantalones de mezclilla y un calzado cómodo para los quehaceres del hogar.

-Si deseas salir con ese chico este próximo viernes mejor ayuda a tu hermano- dijo con voz autoritaria.

-¡Sí!- contesto Holly poniendo manos a las obras.

-¿Sera su novia o esa clase de amigos?- se pregunto Elizabeth continuando con el almuerzo.

En cambio Alex continuaba colocando los platos, cubiertos, vasos e incluso un pequeño canasto con cinco bollos de pan, al ver a su hermana menor regresando con la ensalada y cuatro platos más pequeños para los bollos.

-¡¿Mamá te reprendió?!- pregunto Alex en tono burlón.

-Eso es asunto mío- contesto. –Es injusto quiero saber sobre su "amiga", tal vez sean algo más…como esas chicas en su tiempo en el colegio- se dijo.

El reloj estaba marcando las 12.50 pm captando la atención de los tres miembros de la familia y Alex dijo:

-¡Debe ser Esme!...

Tanto Elizabeth como Holly se presentaron el living-comedor de la residencia de dos pisos, escuchando un par de saludos y viendo como entraba en el cuarto una chica esbelta, con un peinado sencillo, llevando una chaqueta de cuero, pantalones de mezclilla, un par de botas hasta los tobillos, cargando entre sus manos una tarta como dos caja de bombones y una botella de vino.

-¡Hola, soy Esme Acker es un gusto en conocerla!- con un tono educado y una sonrisa sencilla.


Continuara…

Hasta aquí llegamos con el primer prologo, tratare de tener el segundo prologo alrededor de la quincena de Marzo aproximadamente o pasado de la fecha ya mencionada, tengo algo del material avanzado pero necesito más de tiempo para ir desarrollando, tampoco deseo saturar con varios sucesos a la vez, prefiero ir con calma desarrollo los sucesos hasta el final.

El próximo titulo es….Prologo II: Una amistad muy singular...y divido en varios actos.

Algunos datos de la historia:

-Preferí optar por el ya conocido sistema de evaluación que todos saben en las historias, películas o series y luego de investigar sobre las evaluaciones en Inglaterra.

-Los hermanos Kray fueron dos reconocidos mafiosos del siglo pasado en la ciudad de Londres, en el próximo capítulo veremos con más detalles.

-Steak and Kidney pie o Pastel relleno de ternera y riñones, es un platillo típico de Londres.

Bien lectores espero que este primer prologo fuera de su agrado espero que estén atentos para las siguientes actualizaciones.

Nota al margen: la imagen de portada no me pertenece, fue tomada de Pinterest agradezco a su dibujante dando los respectivos agradecimientos como respetos por su trabajo, es un concepto de cómo se varia Esme Acker.