Prólogo

Me sentía seguro, amado, en un limbo de felicidad, no podía temerle a nada, hasta que el abismo se abrió frente a mí, recordándome que no estaba en el cielo.

Scott Parker.