The Last Fighter Capítulo 6

Capítulo 6: Alemania, India, Irlanda y Inglaterra, miedo y amenaza.

14 de enero 2020, Faro Emblemático, La Serena, Chile.

Eran ya casi las 2:00 A.M. y el entrenamiento de Alexis seguía en curso, aunque no de la manera en que este esperaba, resultaba que no era de la manera que este se había imaginado, al parecer el maestro Inoue no le había mencionado que el entrenamiento sería junto con otra persona, que al parecer era otra alumna de este que acepto el entrenar a Alexis para mejorar para en torneo. Pero, aun con la fuerza que Alexis aún mantenía, no era rival para el poder de la luchadora quien lo dejaba en el piso más veces de las que este lograba conectar un golpe, lo que hacia que el maestro Inoue diera algunas pequeñas carcajadas mientras esto pasaba.

-Te lo dije, de nada hubiese servido que te hubieses puesto a entrenar solo, lo único que hubieses conseguido es que alguien como Naomi te hubiese hecho trizas en tan solo la primera pelea del torneo…-Alexis escuchaba los comentarios de su maestro mientras trataba de bloquear los ataques de Naomi, pero le era casi imposible, la chica era de descendencia japonesa-rusa, tenía sus ojos azules que hacían sentir a Alexis como si le estuviese mirando el alma, su cabellera mitad rojiza y negra la hacían parecer como una verdadera guerrera vikinga, más por el hecho de que tenia una musculatura casi parecida a estos, pero de una manera que aun se notara la dama que presentaba-aunque puede ser que me haya excedido al elegir a la persona que te ayudaría en este sparring, pero bueno son errores que cometemos los ancianos…

-No te hagas el gracioso viejo de mierda…-Alexis comenzaba a moverse con más ligereza para poder detener los golpes de Naomi haciendo que esta quedara algo sorprendida por el tiempo de reacción y de aprendizaje que tenia el joven luchador, aunque esto la motivaba más para continuar con una cantidad más de movimientos que hacían retroceder a Alexis-¿Qué chucha?

-No eres el único que quiere ganar este enfrentamiento pequeño…-Naomi dio unos movimientos rápidos haciendo que Alexis quedara nuevamente en el piso respirando con algo de dificultad, se notaba que hace mucho que no tenia un verdadero encuentro con otro luchador de verdad, ya que por lo general el no tenia mayores dificultades al dejar noqueados a los borrachos de los casinos o de las discotecas, fue cuando Naomi detuvo un poco su movimiento-si quieres te puedes rendir, ya me estoy aburriendo de dejarte en el piso… creí que serias un mayor desafío que esto…

-Cuidado con lo que pides Naomi… no lo llaman el fantasma chileno por nada…-el maestro Inoue vio como Alexis se levantaba y se ponía rápidamente en guarida haciendo que Naomi diese una pequeña sonrisa mientras se ponía en la misma posición, aunque esta comenzó a sentir un escalofrió que le calaba hondo hasta los huesos, era una sensación que nunca había tenido al enfrentarse a nadie, lo que hizo que el maestro Inoue diese una sonrisa-creo que ya esta despertando su verdadero espíritu de pelea…

-Escudo chileno… ¡Huemul!-con un movimiento rápido de sus manos Alexis comenzó a dar golpes en el pecho y en el estomago de Naomi haciendo que esta comenzara a botar bocanadas aceleradas de aire, le era muy difícil el poder ver los movimientos del joven peleador, era como si se hubiese convertido en una persona totalmente distinta-escudo chileno

-Suficiente Alexis…-Alexis se detuvo justo en ese instante viendo como Naomi se arrodillaba apretándose con fuerza le pecho y el estómago con ambas manos, se notaba que estaba resentida por todos los golpes que había recibido en tan solo unos segundos, si el maestro Inoue no hubiese intervenido no se sabe que hubiese pasado con Naomi-veo que aun tienes esa energía que te caracterizaba, es bueno saberlo…

-Al parecer te juzgue mal campeón… tienes muchas agallas…-Naomi se levanto con algo de dificultad mientras le ofrecía la mano a Alexis, a lo que este respondió de la misma forma con una leve sonrisa-pero, recuerda que esto solo es el principio del entrenamiento, así que prepárate para lo que se viene…

-Creo que puedo vivir con esa incertidumbre…-Alexis comenzó a mover su cuerpo mientras hacia su cuello, se notaba que el entrenamiento que tenia pensado el maestro Inoue seria duro y que haría que Alexis sacara su máximo potencial, aunque ya solo quedaban unas pocas horas para que comenzaran nuevamente las entrevistas y en donde el entrenamiento tendría que esperar.

14 de enero, Palacio de Bellevue, Berlín, Alemania.

Por fin la hora había llegado, Alemania presentaría a su campeona al resto del mundo, estaban demasiado confiados que ganaran el torneo internacional gracias a las habilidades de su luchadora. Por desgracia, la entrevista tuvieron que hacerla directamente ene el Palacio de Bellevue, ya que como la representante de Alemania no tiene una dirección en específico pidió si podía hacer la entrevista en ese lugar para así no hacer perder el tiempo a los entrevistadores buscando una dirección que no se encontraba en el documento que les entregaron, pero el problema no era el lugar de entrevista, el problema era que ya era la hora de la entrevista y la representante de Alemania no se encontraba en el lugar, lo que hacía que el grupo de entrevistadores se estuviese preocupando.

-Disculpe, señora Merkel, tenemos que comenzar con la entrevista ahora, no podemos esperar más tiempo, ¿en donde se encuentra la representante de Alemania?-una de las personas encargadas de realizar la entrevista se acerco a la canciller para poder saber que estaba ocurriendo, los minutos seguían avanzando y ya la presión por parte del presidente de la FIFA se hacía presente con varios mensajes que le llegaban a esta preguntando que era lo que estaba ocurriendo-si no llega la representante…

-Si llegara, solo se atrasó un poco, ya vera que llega en cualquier momento y…-mientras la canciller decía la puerta de la entrada se abrió de golpe, el presidente y los demás presentes se pudieron percatar que se trataba de la representante de Alemania, la chica era alta, de 1.80 aproximadamente, de cabello corto de color rubio claro, con una piel blanca que parecía casi como si estuvieran viendo nieve o algo por el estilo, sus ojos eran de color celeste o por lo menos eso su pudo divisar por el grupo de entrevistadores, ya que el otro estaba tapado por un mechón rubio de pelo, llevaba una camiseta blanca corta con botones negros al frente debajo de su cuello, con unos guantes blancos que le llegaba a los codos, sus pantalones eran de color negro y usaba zapatos de tacón de color negro, por lo que podía ser que quizás midiese menos de lo que pensaron en un principio-pero miren que sorpresa, ha llegado nuestra luchadora… "era hora de que esa maldita se presentara de una vez por todas a la entrevista"

-De Alemania – Hanna Kahler-el grupo de entrevistadores no quiso esperar más y comenzó a rodar la entrevista, se notaba que todos los demás representantes estaban algo desesperados escuchando el himno de Alemania por tantos minutos, siendo que las otras entrevistas habían sido más rápidas en un cierto sentido, aunque más fue su sorpresa al ver que Hanna se cruzaba de brazos y miraba con una mirada penetrante a todos los miembros del equipo de entrevista haciendo que estos se sintieran demasiado nerviosos, al igual que varios de los representantes que miraban la transmisión en directo.

-No les hare perder su tiempo con una estúpida entrevista, no tengo intenciones de decir nada acerca de mi pasado y menos compartirlo con el mundo…-las palabras de Hanna hicieron que el grupo de entrevistadores quedara demasiado impactado por sus tajantes respuestas se notaba que de alguna forma la chica solo había llegado para solo atemorizar a sus contrincantes en los diferentes países-solo voy a ser muy clara, el torneo lo ganare yo… seré la única vencedora y me llevare conmigo el premio final, solo diré quien soy y mi sueño, además de mi estilo de lucha, así me pueden dejar en paz...

La cara de la canciller y del presidente eran de impacto, jamás se hubiesen imagino que Hanna reaccionaria de esa forma en frente del grupo de entrevistadores, era como si solo estuviese tratando de zafarse de esa situación lo antes posible por alguna razón que aún no entendían del todo. Desde Inglaterra, la representante de este país miraba con algo de desagrado a Alemania, le parecía una especie de falta de respeto el presentarse así ante otros, en Francia la representante se reía por ver la actitud de la representante y en Rusia solo veían con algo de preocupación lo que estaba ocurriendo, pero tan solo les quedaba el tomar atención a lo que estaba ocurriendo y ver realmente que era lo que deparaba el conocer a Hanna.

-Soy Hanna Kahler, la mejor luchadora y asesina de Alemania…-en cuanto Hanna dijo la palabra asesina todos quedaron impactados, más lo estaba Leo junto con Sarah luego de escuchar esto por parte de la representante de Alemania, jamás se hubiesen imaginado que cuando ponían que no podían revelar el trabajo de Hanna habría sido por alguna cosa más profunda, no que se trataba de una asesina o algo por el estilo-tengo 27 años y soy de la ciudad de Dortmund en el estado de Renania del Norte-Westfalia.

Alexis, en Chile, miraba impactado junto con su hermana la situación, no habían pensado como eso ocurriría siendo que las reglas establecían que no podía entrar ninguna persona que tuviese antecedentes delictuales como asesinato, robo o cosas por el estilo, pero al parecer de alguna forma esa chica había logrado pasar inadvertida bajo el radar y pudo volverse la representante de Alemania. No quedaba mucho que hacer, al fin de cuentas la decisión deberían tomarla el presidente actual de la FIFA.

-Tengo un estilo propio de lucha, así que no es como que alguien pudiese imitarlo ni mucho menos…-como vieron que Hanna estaba apurando tanto la entrevista, además de poner nervioso a todo el equipo, la líder del grupo mostro con un cartel que mencionara el deseo que quería cumplir si lograba ganar el concurso, fue cuando esta entrego una sonrisa que calo muy hondo en los huesos de cada uno de los presentes en esa habitación, era como si esta estuviese esperando que le hicieran esa pregunta-¿mi deseo? ¿están seguros de querer saberlo?

El corazón agitaba a todos los representantes de todos los países, como si algo horrible estuviese a punto de pasar, era como si Hanna tuviese un deseo algo subido de tono que equivalía a que todos tendrían que hacer algo para detenerla o quizás seria tarde para detenerla antes, fue cuando Hanna, con una enorme sonrisa, uso su mano y la acerco a su cuello haciendo una forma como si lo estuviera cortando, lo que conllevo a que dijera lo que todos estaban temiendo.

-Quiero acabar con toda la humanidad por completo, que no quede ningún ser despreciable tocando esta tierra…-las palabras de Hanna hicieron que Leo quedara impactado por esta información, se notaba que la chica estaba hablando en serio con el sentido de querer asesinar a toda la humanidad, como si realmente odiara a todos aun independientemente que no los conocía o algo por el estilo, fue cuando esta dio una enorme sonrisa mientras que todos los representantes dejaron de hacer lo que hacían para mirar bien de quien se trataba, debían saber si al final de cuentas deberían enfrentarla o no en el torneo internacional-yo Engel des todes, él ángel de la muerte, he venido por sus almas pútridas y asquerosas… wir sehen uns beim turnier

Con esto la entrevista termino de golpe haciendo que el grupo de entrevistadores saliera del lugar corriendo mientras que la canciller apretaba los puños con furia y miraba con desprecio a Hanna, jamás se hubiese imaginado que la asesina se comportaría de esa forma tan horrible y dijese esa sarta de estupideces a todo el mundo, era de esperarse que después de eso Alemania quedase descalificado o algo peor, quizás no podrían volver a participar en el torneo nunca más. La canciller, junto con el presidente, miraron a Hanna que estaba a punto de retirarse antes de que los guardias personales del presidente le prohibieron el paso, se notaba que ninguno de estos dos dejaría escapar tan fácilmente a la luchadora luego de haber hecho y dicho esas cosas, aunque a esta parecía no importarle mucho esto.

-¿Pasa algo señora canciller?-Hanna se cruzo de brazos mientras se volteaba para miraba a estos dos, los que la miraban con furia, se notaba que había hecho enojar a personas muy poderosas y, peor aún, dejado en vergüenza al país-al parecer no les gusto mi entusiasta entrevista, pensé que podría decir lo que yo quisiera…

-Exacto, tenias el derecho de decir lo que quisieras, pero no el hecho de que eres una asesina…-el presidente Steinmeier se notaba que estaba demasiado molesto por lo ocurrido, sabia que algo como eso ocurriría luego de haber sido convencido por la canciller para que eligiera a la representante para el torneo internacional-se supone que no debe existir ningún maldito antecedente que te incrimine para que puedas participar en el torneo…

-Claro que no los hay, recuerde que no mato a personas, como decirlo, buenas en el sentido anglosajón de la palabra…-Hanna hizo un movimiento rápido, era como si hubiese desaparecido en el acto, pero en realidad esta se encontraba detrás del presidente y de la canciller mirándolos con una sonrisa-además, el haber dicho que soy una asesina no quita el hecho de que no llame la atención para nada… si se fijan bien…

-¿De que hablas niña?-cuando la canciller se voltio a ver una computadora donde se veía la pagina oficial del torneo, habían casi millones de personas que habían visto la entrevista y ciento de comentarios que estaban ansioso por ver a la peleadora en el torneo, se notaba que, de alguna forma, Hanna había logrado llamar la atención de todos por completo, lo que hacia que Alemania se estuviese consagrando como el favorito del torneo junto con Chile-así que, si lo estoy interpretando bien, ¿hiciste todo eso en la entrevista para llamar la atención del público de manera internacional?

-Digamos que a la gente le atraen más las chicas malas que las buenas o por lo menos eso e podido ver en mis años de experiencia como asesina…-Hanna cruzo entre medio de las dos autoridades mientras caminaba hacia la salida, el presidente hizo que su seguridad la dejara pasar, ya que no había caso que quisieran detenerla si de todas formas el plan de esta había funcionado tan bien-avísenme si aun con todas las visitas que tuvo mi entrevista, el presidente de la FIFA quiere descalificarnos… Auf Wiedersehen

14 de enero de 2020, oficina del presidente de la FIFA, Sede de la FIFA, Zürich, Suiza.

Otra piedra más se había puesto en frente del camino de Leo, las cosas no estaban muy bien que digamos y menos considerando que una de las participantes de había presentado como una asesina en frente de todo el publico del mundo, pero lo peor era que varios millones de personas habían visto la entrevista y habían puesto a Alemania como una de las flamantes victoriosas, esto era extraño considerando que el sueño de la alemana era el de asesinar a toda la población mundial, los nervios de Leo se hacían aparente con cada cigarrillo que prendía en su oficina sin que nadie lo interrumpiese, solo Sarah era la única con autorización de entrar a la oficina de este a ver si se ofrecía algo.

-Maldita sea… ¿Cómo mierda se nos pudo pasar algo como esto? Se suponía que todo iba a salir perfecto y ahora, tenemos el maldito problema que tenemos a una asesina compitiendo en el torneo…-Leo dio un fuerte golpe en su mesa haciendo que Sarah se impactara mientras ordenaba sus lentes, era obvio que la entrevista de Alemania lo había dejado en un estado de angustia muy grande, era tanta la angustia que le pidió al siguiente grupo que esperara su señal para comenzar con la nueve entrevista que se realizaría en India, no quería tener más sorpresas como esa de nuevo-ahora estoy entre la espada y la pared, si la saco de la competencia y agrego a otro país todo se ira al carajo… pero, si la dejo seguir, podría ser que saliese campeona y que quisiese destruir a toda la humanidad… ¡por la mierda! ¿Por qué nada puede salir como se planea?

-Querido cálmate, de nada te sirve alterarte así, lo único que consigues es que te suba la presión, más con todos los cigarrillos que te has fumado hasta el momento-Sarah podía ver como Leo dejaba otro cigarrillo en el cenicero y se sentaba en su silla, las manos en su frente mostraban que lo único que quería era desaparecer en ese momento para no tener que pensar tanto, fue cuando Sarah le dio un teme y se puso en frente de este con una enorme sonrisa-recuerda que Hanna no es la única luchadora que hay en el torneo, quizás exista la posibilidad que ella sea vencida antes de que llegue a las finales o quizás cambie de parecer con su sueño, eso no lo sabemos, lo que si podemos suponer es que si Alemania la escogió como su representante, debe tener algunos trucos bajo la manga que podrían hacer más divertido el torneo, ¿no lo crees así?

-Pero Sarah ella es una asesina, una maldita asesina, ¿Qué pasa con el reglamento que hicimos que dice que no pueden entrar personas con antecedentes? ¿acaso solo lo pasaremos por alto solo por la popularidad que adquirió?-Leo pudo ver como Sarah le mostraba en el computador el perfil de Hanna, al parecer el termino que ella utilizo era muy fuerte, resultaba ser que era una caza recompensas profesional-¿Qué?

-Por eso no tiene antecedentes de crimen o de homicidio, ella es una caza recompensas profesional, al parecer varias de sus misiones constan de matar a personas del bajo mundo, personas que la policía ve como una plaga y que necesitan a alguien que se pueda ensuciar las manos por ellos, esa debe la razón por la que no tiene ningún tipo de antecedente penal-Sarah cerro el computador y se levantó para acercarse a un mueble en donde se encontraba la cafetera, se notaba que haría un café para esta y para Leo, aunque esto no quito que pudiese seguir hablando-dejemos que continúe, por lo que veo ella no esta siendo completamente sincera con su sueño y mucho menos consigo misma, tal vez de una luz nueva al torneo… ¿no lo crees así querido?

-Viendo que no tiene ningún maldito antecedente, no tengo más opción que dejarla participar, aun cuando dijo que era una supuesta asesina en frente de millones de personas…-Leo tomo su teléfono celular y envió un mensaje al grupo de entrevistadores que se encontraba en India, al parecer ya era momento de que comenzaran las entrevistas otra vez para que no se siguieran atrasando más-espero que tengas razón querida, porque si no esto se pondrá muy feo…

14 de enero de 2020, Surat, estado de Gujarat, India.

El siguiente grupo ya estaba preparado para poder comenzar con la siguiente entrevista, lograron llegar a lugar sin ningún tipo de problema, el camino hacia Surat no estaba tan congestionado gracias a las habilidades del conductor del transporte y, a su vez, fueron recibidos de la mejor manera por la representante de la India. Todos los demás representantes, a excepción de la de Alemania, estaban curiosos de saber si la representante de India seria igual o peor que la anterior, solo se escuchaba la música del himno de la India de fondo mientras se veía la bandera, fue cuando ya con todo el equipo listo el grupo de entrevistadores comenzó la entrevista.

-De India – Shankan Nehmn-a simple vista se podía notar que Shankan era una chica común y con una belleza que destacaba sobre todo, llevaba una camiseta blanca con flecos que casi hacían olvidar el collar en su cuello que representaba a los colores de la cobra de la India, llevaba unos pantalones bombachos de color rojo al igual que sus zapatos, se notaba que no usaba la ropa habitual de las mujeres en la India, esto fue lo que más le llamo la atención al grupo de entrevistadores, se podía ver su hermoso cabello de color castaño claro largo que combinaba con sus ojos de color avellana y su piel ámbar, su sonrisa era lo que más llama la atención de los hombres tanto del mundo como de los presentes en esa habitación.

-Sean bienvenidos a mi humilde morada, es un gusto tenerlos aquí-Shankan se mostraba como una mujer correcta y educada, no se mostraba como alguien agresiva ni mucho menos, era algo raro ver que alguien con esa actitud tan tranquila pudiese ser la representante de la India-jamás pensé que seria bendecida con esta oportunidad, creo que los dioses están de mi parte en esta ocasión.

La mitología india contaba con muchos dioses, era casi comparable a la cantidad de dioses que había en la antigua Grecia e Italia, en Japón, entre otros muchos países donde aun se recuerdan estos mitos con mucho cariño, aunque en India si se siguen respetando a estas divinidades, guiándose por sus enseñanzas para poder ir por el camino correcto y no desviarse hacia un punto peligroso o extraño, el que mantenía un escepticismo era Chloe de Grecia, quien aun estaba interesada en saber más sobre la chica y ver si mencionaba algo de sus costumbres.

-Tenia muchas ganas de demostrar de lo que soy capaz fuera de mi país y pensé que la oportunidad solo se presentaría en varios siglos después de mi muerte, que bueno que estuve equivocada…-Shankan seguía con su enorme sonrisa mientras tomaba un dulce que ya le había ofrecido al grupo de entrevistadores, pero quienes habían rechazado de forma educada porque querían concentrarse en la entrevista, así fue como Shankan continuo hablando-soy Shankan Nehmn, soy la representante de India de la ciudad de Surta del estado de Gujarat, tengo 26 años y soy la mayor de todos mis hermanos, lo cual me da una responsabilidad mucho más grande o por lo menos así me hacían verlo mis padres…

En Finlandia, la representante del país estaba mirando atenta el televisor sin perder de vista nada de lo que pudiese hablar Shankan, aunque al parecer estaba esperando que le dijese algo en especifico en vez de solo hablar de ella misma.

-Vamos, debe haber algo que tengas que comentar acerca de tus dioses, no solo de tu vida, vamos, por favor-se notaba que la chica estaba interesada en conocer la mitología de la India que saber sobre la misma participante, no era muy común ver esa clase de reacción-bueno, creo que tendré que seguir mirando haber si por fin en esta ocasión si hablan de su mitología, como lo hizo esa tal Chloe.

-Desde que tengo 8 años que siempre me hicieron sentir como si solo fuese un bien económico más que su hija…-la voz de Shankan se volvía algo tensa, se notaba que el hablar de su familia no hacia nada bien, era como si le trajese malos recuerdos de su infancia o algo por el estilo, pero no muchos pudieron apreciar esto al ver simplemente el directo de la entrevista-según las tradiciones, yo debía estar comprometida con alguien mayor que yo para no avergonzar a mi familia y así poder terminar con un buen futuro, aunque digamos que hubiese preferido la muerte antes que tener que aguantar por otro momento más a ese desagradable hombre.

Las palabras de Shankan se hacían más intensas, se notaba que su sonrisa se había desvanecido al momento de hablar sobre el tema de su relación, eran varias las chicas que comenzaron a prestar más atención a lo que decía la chica hindú, sobre todo varias chicas que eran las representantes de ciertos países. No solo eso, Alexis seguía mirando expectante todo lo que tenia que contar la chica, se estaba mostrando más interesado en sus contendientes luego del arduo entrenamiento que tuvo la noche anterior, cosa que hizo que Tamara, su hermana, se sintiera demasiado feliz al ver que su hermano estaba volviendo poco a poco, aunque prefirió no decir nada y observar junto con Alexis lo que seguía de la entrevista, que al parecer no iba a ser nada bonito.

-El matrimonio se concreto cuando yo tenia 10 años y desde entonces pase por millones de aberraciones, desde violaciones, golpizas, humillaciones en la calle en frente de muchas personas que no hacían nada más que solo desviar la mirada o simplemente pasar como si no pasara nada…-algunas lágrimas comenzaron a caer por el rostro de Shankan, jamás se hubiese imaginado que una joven que mostraba una sonrisa tan pura pudiese ocultar un pasado tan horrible, no era para menos, se notaba que la chica hindú solo quería borrar su pasado por completo, pero al parecer no lo podía hacer por más que quisiera-era horrible, juro que solo quería que el señor de la muerte fuese por mi alma y terminara con todo mi sufrimiento…

Las palabras de Shankan llegaron a los oídos de la representante de Rusia, quien comenzó a dar varios golpes en la pared hasta tal punto que estuvo a punto de abrir un enorme agujero que podría ocasionar que una enorme bocanada de frio entrara por ahí, aunque esto parecía ser el menor de sus preocupaciones.

-Ese maldito cerdo… ¿Cómo fue capaz de hacerle eso a una pequeña niña? Más culpa tienen los padres de permitir eso sin hacer nada al respecto-varios de los compañeros de la chica la miraban algo asustados, sabían que las veces que esta se enfurecía era casi seguro que destruiría varias cosas en el recinto, pero al parecer esta logro controlarse encendiendo un cigarrillo mientras no apartaba la vista de su contendiente-ahora, veamos si es que lograste poner en su lugar a ese bastardo…

-Cuando cumplí 12 años, mi marido vio que estaba muy delgada, esto era porque comía cosas que no me alimentaban en lo más mínimo o me daban comida que estaba en mal estado, hasta podría decir podrida…-se notaba que la historia desgarradora de Shankan no tenia fin, todo el grupo de entrevistadores dejaba caer varias lágrimas que por suerte no se escuchaban en el directo, pero la chica hindú si podía verlas y solo les entrego una sonrisa para que no siguieran haciéndolo-contrato a un sujeto para que me entrenara y así fortaleciera mis músculos, en este caso a través de artes marciales tales como el karate o el judo, fue cuando este le dijo que iba a hacer de todo para que yo tuviese un mejor estado físico con esas artes marciales… pero solo era una mentira para que mi marido nos dejara a solas.

Ahora las lágrimas y la sonrisa de Shankan cambiaron por una actitud más seria, se notaba que estaba algo molesta, no en exceso, pero ya no tenía ese carisma que impregno en un principio, se notaba que ahora la situación se había tornado en algo más serio.

-El me explico que no podía soportar todo lo que estaba sufriendo en ese lugar, por lo que me iba a etrenar en una técnica que realmente me ayudase a defenderme de cualquier cosa, en este caso de mi asqueroso marido…-Shankan se levanto de su asiento y se acercó a su ventana mientras cruzaba los brazos, la mirada de todos estaba expectante en saber lo que había sucedido con el entrenamiento y si logro hacer lo que tenia pensado con su "marido", además de querer saber la técnica que le habían enseñado para lograr este cometido-el arte marcial que me enseño se llama Kalaripayattu, una técnica que solo los grandes maestros podían enseñar o aprender, no cualquiera podía aprender sus técnicas tan duras, pero estaba decidida a sacarme de encima ese asqueroso hombre que solo me veía como un simple bien.

Al escuchar este nombre Tamara quedo algo confundida, no sabia de que estilo se trataba, había escuchado de varios estilos de pelea algo raros, pero ese no le sonaba para nada, era como si se tratase de algo de nuevo para ella siendo que tal vez no lo era.

-Oye hermano, ¿tú sabes de que estilo se trata ese? Jamás lo había escuchado…-

Tamara pudo ver como Alexis se agarraba la barbilla con su mando como si estuviera pensando en algo, era posible que tal vez su hermano tampoco supiese la respuesta y que por eso se encontraba en esa posición-¿tú tampoco lo sabes?

-Es la arte marcial más antigua de la cual se dice que provienen las otras que tu bien conoces, esta muy ligada con mitología hinduista y fue creada por sabios que vivián en el parte sur de la India, es muy difícil de aprender ya que no muchos pueden adaptarse a la dificultad de los movimientos que esta posee y mucho menos a la fuerza que hay que explotar en cada golpe…-Tamara quedo impactada al ver el conocimiento de su hermano, se notaba que conocía varias artes marciales y que por eso no pareció tan impactado cuando Shankan lo menciono en la entrevista, aunque si parecía sorprendido de que esta conociera a un maestro que conociese esa técnica-aunque si la veo bien, se nota que tiene los atributos necesarios para realizar dicha arte marcial, es interesante…

-Claro… lo que tú digas sabiondo…-Tamara dio un fuerte suspiro mientras volvía su mirada al televisor, no quería perderse nada de la entrevista, mucho menos si se trataba de como ella se defendió de ese hombre maltratador.

-Al principio me costó mucho adaptar mis movimientos y fuerzas para poder controlar de mejor manera el arte marcial, no niego que en más de una ocasión creí que iba a morir, y así estuve hasta que cumplí los 18 años-Shankan no se volteaba, seguía mirando por la ventana como si esto la tranquilizara un poco, los entrevistadores solo siguieron escuchando la interesante historia sin perderse ningún detalle, era algo fundamental que estaban logrando de manera satisfactoria, lo que complacería enormemente a Leo-ya la técnica la tenía completamente dominada, como si fuese parte de mi todo, mi cuerpo tenia una nueva musculatura, era un nuevo cuerpo, una nueva yo, la que ya no le temía para nada a su abusivo marido, aunque tuve que finir que él tenía el control hasta que estuviese completamente preparada para acabar con ese patán…

Las palabras de Shankan resonaban fuerte en cada uno de los corazones de los representantes, era como si todos quisieran lo mismo, saber de que ella pudo lograr su cometido y que, tal vez, solo tal vez, no haya tenido que cometer algún tipo de asesinato o algo por el estilo, ya que eso dejaría con muchos problemas a la organización del torneo y al mismo Leo, ya que no solo se trataría de Hanna, si no que además se trataría de Shankan.

-Un día estábamos cenando y, luego de la cena, él se quería propasar conmigo y volverme a violar, fue cuando en un dos por tres lo deje tendido en el piso sin que pudiese mover ni uno de sus músculos a excepción de su boca, en donde me decía que si seguía así el me terminaría y quedaría en la vergüenza de haber sido terminada por un hombre tan importante como él…-Shankan se dio la vuelta entregando nuevamente la misma sonrisa del principio, se notaba que haber escuchado esas palabras de la boca de ese hombre la habían hecho sentir de alguna forma feliz, como si la estuviese liberando de ese tormento que tuvo que soportar por tantos años-pues bien, digamos que mi respuesta se la hice saber de manera automática, le di una fuerte patada en el estómago y salí del lugar sin tener algún rumbo.

Fue un alivio, para todos, el saber que ella no había cometido un asesinato ni mucho menos, solo logro vengarse y liberarse de ese hombre horrible que alguna vez la torturo de una manera horrible, pero sin lograr que esta perdiese la esperanza de que algún día seria libre y que podría hacer lo que esta quisiera, ahora solo restaba ver lo que había ocurrido luego de haber salido de ese espantoso lugar.

-Participe en varios torneos clandestinos en donde pude ganar dinero para así poder sobrevivir, nadie sabia nada de mi pasado y prefería que se mantuviera así-Shankan se sentó nuevamente y dio un fuerte suspiro, al parecer había pasado mucho tiempo desde la última vez que hablo acerca de ese tema tan delicado y fue una liberación el haberlo hecho al fin ese día-supe que mi maestro había sido asesinado por haberme enseñado esa arte marcial, más me dieron de encontrar de nuevo a ese bastardo y asesinarlo con mis propias manos…

Las palabras de Shankan resonaban fuerte en varios espectadores, se notaba que había adquirido una gran variedad de fans en el mundo, no solamente en su país, aunque también llamó la atención de personas de las cuales ella no quería volver a escuchar en su vida, pero era algo que ella no sabía en esos momentos, ella solo continuaba hablando con el grupo de entrevistadores.

-Por los bajos mundos me conocían como la हिन्दूकोबराo bien quizás lo entiendan como la cobra hindú y pues fue cuando salió lo del torneo internacional, en donde yo podría desear lo que quisiera con tan solo ganar, era algo muy tentador la verdad, más con las ganas que tenía de hacer que este país de mierda comience a respetar a sus mujeres y sea más equitativos en los bienes económicos…-las palabras de Shankan resonaron en los corazones de todas las chicas hindúes, todas querían ser respetadas, nadie quería tener que pasar por lo mismo que paso Shankan, querían ser libres para poder tomar sus propias decisiones-por eso gane el torneo local, para poder representar a la India y demostrar que las mujeres no somos ningún maldito objeto sexual ni mucho menos, आपटूर्नामेंटमेंदेखें"

La transmisión se corto en ese momento y el grupo de entrevistadores se despidió con una sonrisa de Shankan, quien respondió de la misma manera mientras acompañaba a estos a la salida, era un alivio para esta el poder desahogarse y dar a conocer su testimonio ante todos los países para que supieran de lo que esta había sufrido y que no lo volvería a hacer, aunque fue cuando su teléfono comenzó a sonar, un numero desconocido que la hizo sentir una sensación extraña.

-¿Diga?-el rostro de Shankan se puso algo pálido, la llamada no era de nadie extraño para ella, pero tampoco era del alguien del que ella hubiese querido acordarse, era alguien que la hacía sentir melancólica y decepcionada, como si le hubiesen clavado una enorme estaca en el corazón-padre…

14 de enero de 2020, Condado de Donegal, Lifford, Irlanda.

Ya era la hora de una nueva entrevista para conocer a un nuevo contendiente en el gran torneo, en esta ocasión el nuevo grupo de entrevistadores se encontraba ubicado en Irlanda, era un nuevo aire, más puro que otros lugares a los que estos habían ido, se sentían super tranquilos con solo poner un pie en la ciudad de Lifford, donde se encontraba el nuevo entrevistado. Después de varias indicaciones que el grupo pidió para poder encontrar la residencia del peleador, muchos indicaban al mismo lugar, una casa muy bonita por fuera, pero que quizás fuese muy distinta por dentro. Al tocar la puerta los recibió un joven hombre que los hizo pasar sin ningún tipo de pregunta o algo por el por el estilo, era como si estuviese esperando ansioso el momento para poder realizar, se dieron cuenta que el lugar estaba muy ordenado y organizado, era algo supersticioso por parte del grupo el pensar que el chico sería desordenado o algo peor, pero prefirieron ignorar esto y ordenaron todo el equipo para poder comenzar con la entrevista.

-De Irlanda – Lynch O'Sullivan-el himno de Irlanda termino de manera abrupta dando paso a mostrar el nuevo luchador que se presentaría al torneo, Lynch se veía como un chico no muy alto, debía medir un 1.68 aproximadamente, tenia una tonalidad albina en su piel que combinaba con sus ojos verdes claro y con su cabello corto de color anaranjado al igual que el color de su larga barba, usaba una vestimenta con un estilo rockero, chaqueta de cuero, una camiseta negra y guantes sin dedos parecidos a los motociclistas, unos jeans azules con algunos orificios en sus rodillas y cadenas que le colgaban por fuera de sus bolsillos.

-¿Así que esta es la famosa entrevista? Me parece estupendo el que quieran conocerme en persona y quieran que el resto del mundo me conozca un poco mejor-Lynch parecía reírse de manera algo sarcástica, al menos así lo sintieron muchos que veían el directo de la entrevista del irlandés, no parecía ser muy agradable, parecía ser más una persona desagradable o algo por el estilo-bueno, partiré por lo básico, mi nombre es Lynch O'Sullivan, tengo 24 años y soy el representante de Irlanda, bueno más específicamente del Condado de Donegal en la ciudad de Lifford, un hermoso lugar para turistear, si sabes el idioma claro está.

Lynch se sirvió una copa de café ofreciéndole a sus invitados, pero estos rechazaron la proposición esperando que el chico continuara con la entrevista lo antes posible, ya que no querían demorarse tanto como lo que paso con la entrevista con la chica hindú que tomo más tiempo que el se tenia presupuestado, aunque eso también ayudaría a que más gente se pudiese interesar en la chica y apoyarla en el torneo, lo mismo podría pasar con el chico irlandés, aunque por el momento no llamaba la atención de una manera positiva, aunque podría ser que continuando con la entrevista se mostrara otro tipo de cara del chico que tal vez haga que las personas cambiaran su perspectiva con respecto a este individuo.

-Soy fanático de la música, por si no lo han notado tengo ahí varios instrumentos como por ejemplo guitarra, bajos, chelos, entre otras cosas, también toco el piano-Lynch mostro gran parte de sus instrumentos que lo mostraban como un gran fan de la música y de podría decir que el chico también componía sus propias componía sus propias canciones o algo por el estilo-pero digamos que el dinero está un poco escaso estos días, después de todo yo vivo solo y debo ingeniármelas para poder salir adelante, ¿me entienden?

Era algo extraño ver que el chico tenia un lindo lugar tan bonito y ordenado siendo que le faltaba dinero, varios especulaban que el lugar quizás le pertenecía a uno de sus padres o algo por el estilo, aunque podía ser que la casa tuviese una renta muy barata la cual el chico a logrado pagar haciendo uno que otro trabajo en los alrededores de su casa, eran variadas las opciones, pero al parecer ninguna lograba convencer por completo a varios representantes, sobre a los Polonia, Chile, Argentina e Italia, era como si algo les faltara como para dar un veredicto final.

-No creo que me deban preguntar porque vivo solo, ya tengo una edad acorde para que yo pueda vivir solo, no necesito a nadie más que de mí mismo o al menos eso me hicieron saber mis padres-se notaba que Lynch no tenía muy buena relación con sus padres, se notaba que había algo de tensión al mencionar a su familia, como que el solo hecho de mencionarlos fuese como abrir una vieja herida-pero, dios, cuando ellos supieron que seria el representante de nuestro país se comunicaron inmediatamente conmigo…

Lynch se puso algo molesto, al parecer la gran mayoría de los entrevistados en esta jornada habían tenido algún problema con familiares o con personas cercanas, la única que se exceptuaba de todo era Hanna, ya que esta no hablo de su historia, solo dejo un poco temerosos a algunos representantes para así continuar con sus cosas. Era otro momento el que se vivía, pero la representante de Países Bajos miraba con una sonrisa la situación.

-Al parecer los hombres rudos también tienen su lado tierno… debo decir que me agradaba el ver eso…-la chica se estaba ordenando el cabello y maquillándose mientras seguía mirando la entrevista del chico irlandés, era como que en un cierto sentido le llamaba la atención por su manera de ser-aunque, aun no me convence por completo, ¿Qué ocultas pequeño irlandés?

-Mi madre me decía "te vi en la televisión y no podía creer que aun siguieras con vida" o escuchar a mi padre decir "solo para eso sirves, para pelear en los bares y perder el tiempo con tu música, eres una deshonra para nuestra familia"… hijo de puta, ojala que esos malditos sean sentenciados al mismo infierno-Lynch parecía estar demasiado alterado al recordar las palabras de sus padres, fue tanto que tuvo que encender casi de manera automática un cigarrillo mientras que el resto del mundo seguía teniendo dudas de como tratarlo, si como una persona déspota o como alguien que había tenido un pasado no muy lindo, fue cuando se fijo en el rostro del grupo de entrevistadores-espero no les moleste que fume, es lo que me calma luego de pensar en mis padres, bueno volvamos a los dos puntos por los que me quisieron hacer la entrevista.

La gran mayoría de los representantes apreciaba mucho la sinceridad de Lynch con respecto con su pasado, quizás no era todo, pero al menos pudo liberar gran parte de su karma interno al decir como lo veían sus padres en realidad, lo cual hacia que muchas personas alrededor del mundo sintieran un poco de pena por el chico irlandés, aunque después trataban de sacarse ese sentimiento de encima, ya que no lo único que lograrían conseguir quizás era hacer sentir mal al chico, ya que este no buscaba eso de nadie.

-Yo participe en el torneo local porque decía algo de ganar una gran recompensa, era algo que me ayudaría a poder sobrevivir por un tiempo más hasta que pudiera tener la posibilidad de sacar otro sencillo con alguna disquera…-se notaba que Lynch quería continuar con sus sueños y nadie se lo podría prohibir, ni siquiera lo que pensaran sus padres respecto a esto, era alguien que no dejaría de perseguir su sueño por nada ni por nadie, eso era algo de admirar-pero me embaucaron, esto solo era para tener la posibilidad de ir al verdadero torneo internacional, así que no tuve más remedio que aceptar sin protestar el representar a Irlanda.

Como expreso las cosas Lynch, se pudo notar que termino por accidente siendo el representante de su país, cosa muy extraña siendo que todos sabían acerca del torneo internacional y del premio que podía ganar si ganaba y se volvía el flamante campeón, aunque fue cuando el chico irlandés, aun botando un poco de humo por el cigarrillo que aún no apagaba, siguió hablando.

-Aunque, me entere de que varios países participarían y eso me hizo recordar que hay una persona a que quiero ver para poder ajustar cuentas por lo sucedido hace 5 años, puede que me lo encuentre en mi grupo de combate cuando comience el torneo, ¿no?-con una gran bocanada de humo, Lynch entrego una sonrisa a la cámara, mientras que todos los representantes quedaron algo confundidos, la mención del chico irlandés hizo que todos comenzaran a pensar de quien se trataba esa persona de la que estaba hablando Lynch, con la cual tenia asuntos pendientes desde hace ya casi 5 años-que emocionante, no cabe dudas que es una competencia que promete.

Las opiniones eran divididas aun, no sabían que pensar realmente de Lynch, a veces lo sentían como alguien muy petulante y altanero, en otras ocasiones lo sentían como alguien esforzado y con valor, era como si el tuviese todas esas cualidades ocultas y solo las mostrara cuando a el le parecieran convenientes, no parecía molestarle el hecho de que la gente.

-Ahora bien, ¿Cómo pretendo vencer a mis contrincantes? Me he especializado en las artes marciales mixtas, digamos que me siento como Conor Mcgregor, ya sabes, uno de los mejores peleadores que ha tenido nuestro país-Lynch apago su cigarrillo y miro directamente a la cámara con una enorme sonrisa, se notaba que estaba emocionado por entrar al torneo y conocer a sus oponentes de una buena vez-llevo más de 10 años practicando esa doctrina, así que es mi carta asegurada para poder derrotar a quien sea en cualquier momento que se me venga la gana.

Se notaba que Lynch estaba tratando de provocar una actitud negativa por parte de todos los espectadores, no estaba interesado en tener una fanaticada tan grande ni mucho menos, lo suyo era ser una persona burlesca y algo desagradable, aunque Alexis seguía pensando que el chico irlandés estaba ocultando alguna especie de secreto más profundo, era el único que miraba más allá de la entrevista o por lo menos era lo que este pensaba en su interior, fue cuando Lynch vio un cartel que le estaba mostrando uno de los miembros del grupo de entrevistadores.

-¿Qué si tengo un apodo? Mm… nunca lo había pensado, pero siempre recuerdo que, por mis peleas en los bares, por la destreza que tenia y mis movimientos de piernas, me conocían como el damhsóir sionnach as Éirinn, lo siento olvido que ustedes no comprenden tantas palabras en irlandés, es decir, me llamaban el zorro bailarín de Irlanda-Lynch se mostraba con mucha confianza, parecía ser que no le temía a ninguno de sus oponentes, ni siquiera a la chica que se había presentado como la mismísima muerte y que quería destruir a la humanidad, al parecer a este no le importaba mucho esto-así que, a mis otros competidores, les advierto una cosa, si se cruzan en mi camino para cumplir mis dos metas, que son la alcanzar el premio máximo y la de vencer a la persona que ver luego de 5 años, entonces prepárense a sentir mucho dolor, porque no voy a dejar que nadie se ponga en mi camino, nadie, Long live Ireland!, féach tú ag an gcomórtas.

El grupo de entrevistadores termino la transmisión y mando un mensaje al siguiente grupo para que comenzara a prepararse para dar comienzo a la siguiente entrevista, Lynch pudo ver como estos se iban sin despedirse ni mucho menos, era como si a estos también les hubiese parecido muy desagradable el conocerlo en persona, fue cuando el himno de Inglaterra comenzó a sonar en la televisión, se notaba que querían terminar de una vez con las entrevistas para poder ir a descansar de una vez por todas, aunque esto solo hizo que Lynch diese una risita mientras tomaba una de sus guitarras y comenzara a tocar a todo volumen, sin importarle nada de lo que hubiese pasado.

14 de enero de 2020, Londres, Inglaterra.

Al fin había llegado la última entrevista del día, ya era demasiado la cantidad de cosas que habían pasado en este segundo día que hacían que tuviese el corazón en la mano a cada minuto que pasaba en cada entrevista, no es para menos, luego de la entrevista de Hanna de Alemania las cosas pintaban para mal para ese día, pero con las entrevistas más tranquilas de Shankan y de Lynch las cosas se pudieron acomodar un poco más, ahora solo restaba entrevistar a la representante de Inglaterra, quien se pensaba que seria la más tranquila de todas las entrevistas, aunque también existía la posibilidad de que no. Los entrevistadores no tardaron mucho en encontrar la casa de la luchadora, Londres será una ciudad grande, pero todos conocían a la chica, más fue la sorpresa al ver la enorme mansión en la que se hospedaba, todos fueron recibidos por un mayordomo que los guio al lugar donde podrían realizar la entrevista sin ningún tipo de problema, era casi como si estuviese ante la realeza o algo parecido, pero prefirieron solo enforcarse en la representante más que otra cosa. Ya cuando tenían todo listo pudieron ver que las puertas principales de la habitación se abrieron y dejaron ver a la chica inglesa, lo que gatillo que comenzaran la entrevista de forma inmediata cortando el himno de Inglaterra, había varios países que querían conocer a la luchadora del país europeo, Rusia, Italia, Portugal, Suecia, por solo mencionar algunos.

-De Inglaterra – Sophie Wilson-Sophie era una chica muy educada y hermosa, automáticamente al escuchar su nombre dio un elegante saludo haciendo que los entrevistadores quedaran maravillados, más cuando vieron su hermoso cabello pelirrojo que llegaba hasta la mitad de la espalda, su piel tenía un tono caucásico que destacaba junto con sus hermosos ojos de color castaño claro, su vestimenta también era algo elegante, utilizaba una falda negra un poco corta que combinaba con unas medias negras de encaje, algo que hizo que muchos que veían la transmisión quedaran cautivados por esa sensual vestimenta, en la parte superior utilizaba una blusa larga de color gris que remarcaba un poco su busto y usaba zapatos de tacón de color rojo, no quedaba dudas de que la chica era alguien que no le importaba el llamar la atención si era necesario.

-Oh, veo que al fin llegaron a mis aposentos, que gusto que al fin me vengan a entrevistas a mí, aunque admito que también estoy algo intrigada por saber cómo son los demás contendientes-Sophie se sentó delicadamente en un enorme sillón mientras su mayordomo le servía una taza de té junto con algunas galletas que se veían exquisitas, algunas cubiertas de chocolate como otras cubiertas de mermelada, esto hizo que se le hiciera agua a la boca a algunos de los miembros de los entrevistadores-aunque acepto que mi grupo de oponentes está lleno de jóvenes promesas, aunque siendo franca solo me interesa enfrentarme con la chica de Italia, los demás no me interesan en lo más mínimo.

Esto impacto a todos en el salón y a los representantes del mundo, por alguna razón, Sophie sabia sobre la representante de Italia, lo que conllevaba que había recibido la información de alguna fuente específica que sabia acerca de quienes eran los representantes de cada país, aunque la que más comenzó a interesarse en la entrevista fue la representante de Italia, quien miraba con una sonrisa todo lo que estaba sucediendo, para esta era aun extraño el ver que tenia personas que la querían enfrentar, más cuando una de esas personas se trataba de la mismísima representante de Inglaterra.

-Pero que maleducada soy, si mi padre me viera ahora me levantaría la voz por no haberme presentado ante ustedes-Sophie tomo un sorbo de su té de manera delicada, mientras se levantaba haciendo una pequeña reverencia poniendo su mano derecha en el pecho y agachando un poco la cabeza mostrando mucha cordialidad para todos, aun con esto, varios países ya miraban con algo de decepción al ver que la luchadora solo se estaba preocupando de una persona sin considerar a los otros 62 participantes que participarían en el torneo internacional-es un placer tenerlos en mi hogar, mi nombre es Sophie Wilson, tengo 26 años, la más joven de toda la familia y, por supuesto, la más consentida, soy de la ciudad de Londres, capital de la gran Inglaterra.

La sonrisa que mostraba Sophie hacia que todos los hombres se volvieran locos, al menos los que no eran representantes de cada uno de países participantes, su personalidad tan coqueta hacía que los corazones de todos se derritieran y más viendo esa hermosa belleza que mostraba Sophie al mundo. Todos los representantes esperaban conocer más de sus habilidades y saber cómo esta había conseguido su puesto en el torneo internacional.

-Espero que esto último no se malinterprete, si fui una chica malcriada en su tiempo, pero todo cambio cuando tuve que ir al instituto en donde sufrí por 4 años sin poder salir ni siquiera a respirar, era una maldita jungla en donde o hacías algo para sobrevivir o solo dejabas que te hundieran como si no fueses nada-las palabras de Sophie eran intensas, se notaba que era una chica muy amable y gentil, no se le podía imaginar como alguien malcriada o que sufrió bullying, era casi como imposible poner esas perspectivas en una chica como esa, por lo menos la gente común no lo podía asociar así-¿quieren que les diga como lo hice? Sencillo, en el instituto teníamos clases de artes marciales, en específico clases de Bartitsu, ¿les suena para algo ese nombre?

Los entrevistadores quedaron algo confundidos, no habían escuchado esa técnica ni nada por el estilo, no eran los únicos, muchos de los representantes no sabían o no tenían idea de que se trataba esa arte marcial, solo pocos eran los que conocían esta técnica, Chile, España, Estados Unidos y Rusia para ser más exactos, no era algo muy normal el ver que un instituto, lo más probable que uno privado, tuviese esa técnica como una clase para toda una comunidad, fue cuando Sophie entrego una sonrisa al ver el rostro de confusión del grupo que la estaba entrevistando.

-Si alguna vez leyeron las obras del señor sir Arthur Conan Doyle, recuerdan al querido detective Sherlock Holmes, había realizado varios encuentros en donde utilizaba una técnica casi olvidada del reino unido desde 1899 por el gran Barton-Wright, así es, también me gusta la lectura-Sophie entrego una delicada risa que solo aumentaba la cantidad de sus fanáticos, era algo sorprendente el ver que la chica inglesa tuviese esas habilidades ocultas que pocos sabían aplicar, aunque eso no quería decir que fuese alguien invencible de vencer, solo era alguien con la que había que tener mucho cuidado-ahora, volviendo a la historia principal, yo practique hasta que mi cuerpo ya no resistió más, hasta que un día, después de mucho tiempo, pude terminar con mis acosadoras, no teman no las mate, solo les di una lección de educación a otro nivel, interesante ¿no lo creen?

Sophie volvió a tomar un poco de su té y luego tomo una galleta que comió lentamente, no era agradable el escuchar a la chica inglesa, no porque se creyese que era una niña algo arrogante, si no por el hecho de que si era uno de los competidores fuertes que se estaban presentado para el gran torneo internacional, esto si se toman en cuenta a Grecia, Brasil, Alemania y a la India, quienes ya se habían realizado sus respectivas entrevistas, aunque también podrían haber sorpresas dentro de todos los participantes ya entrevistados y los que quedaban por entrevistar.

-Esta situación tan compleja como esta me llevo a ser una de las mejores peleadoras del país y mas cuando ustedes me ven con esta vestimenta-Sophie mostraba su elegante ropa mientras daba una sonrisa, se notaba que no quería que la juzgaran por su vestimenta o por su posición económica, ella quería llamar la atención por su fuerza y su tenacidad, no por otra cosa tan banal como era sus riquezas-por mucho tiempo me apodaron en el cuadrilátero como The Detective Queen, que quiere decir La Reina de los Detectives, sabio nombre para una mujer de mi alta alcurnia, ¿no?

Se notaba que Sophie sentía un gran aprecio por el gran detective de novelas conocido como Sherlock Holmes, para ella era un honor que le pusieran ese seudónimo, todos los representantes tenían en la mira a Inglaterra, es una luchadora que a la que todos querían enfrentar para evaluar directamente el poder que esta poseía y de cómo lo ponía en práctica en combates más serios.

-Y bueno, luego vino el anuncio del torneo y no pude reusarme a participar, después de todo, como les dije, más me llamo la atención por el hecho de que podría enfrentar a Italia en una batalla-algunas pancartas se levantaron por parte del grupo de entrevistadores dejando algo confundida a Sophie, eran preguntas relacionadas con esa obsesión para luchar contra Italia-¿Por qué me importan tanto? ¿acaso no ven las noticias? En fin, esta entrevista en sobre mí, no sobre esa chica, lamento eso.

La chica italiana miraba la entrevista de Sophie muy seriamente, sabia que la noticia de su elección como representante de su país había llegado a oídos de varios luchadores y medios de comunicación, pero estos no tenían permitido el poder transmitir la noticia hasta que llegara el momento de su propia entrevista, aunque esto quitaba que publicaran algunas cosas que hacían entender de quien se trataba de manera resumida.

-Veo que esa luchadora se ve algo interesante, me parece que el torneo no será un desperdicio después de todo…-la chica italiana dio una sonrisa que vieron todos los que estaban cercanos a ella, se notaba que el entusiasmo de esta y de todos los representantes aumentaba a paso agigantado a medida que se concretaban las entrevistas.

-Ahora bien, ¿Por qué quiero ganar el torneo? Simple, así podré hacer que los institutos sean más justos tanto para mujeres como para hombres-se notaba que Sophie no había contado todo lo ocurrido en su tiempo en el instituto, no era para menos, considerando que su deseo se trataba de hacer justicia para los pequeños que tal vez estaban sufriendo lo que ella ya había sufrido, aunque agrego algo con una sonrisa que dejo algo confundidos al grupo de entrevistadores-además de aplicar un castigo ejemplar a todo aquel que maltraté a un niño dentro de las nuevas instituciones que voy a formar… see yo in the tournament, Little bunnies.

La entrevista había llegado al fin a su fin y se cortó la transmisión, se agradeció a todos los que vieron la transmisión tanto en la televisión, por el computador, celular, etc. El último grupo de entrevistadores arreglo sus cosas y fueron despachados del lugar por el mayordomo de Sophie, no sin antes despedirse con una cordial reverencia que hizo que la chica inglesa sonriera mientras veía como estos se iban. Sophie se dirigía a sus aposentos cuando es detenida por su hermano mayor que jugaba con una manzana y le daba una sonrisa algo horrible a Sophie.

-Muy interesante tu entrevista querida hermanita, se podía sentir todo el amor que sentían los chicos por ti, además del miedo que infundiste en el corazón de la chica italiana… que miedo…-se notaba que el hermano de Sophie trataba de molestarla, pero no logro más que esta lo ignorase y comenzara a subir por la escalera, aunque fue detenida por este que masticaba su manzana dejando que el juego rebotara en la cara de esta-¿Qué pasa hermanita? ¿acaso dije algo que te molesto?

-Big Ben…-Sophie hizo un movimiento tan rápido que hizo que el chico quedara paralizado dejando caer la manzana, fue tan rápido que ni el mismo pude saber lo que su hermana menor había hecho, era como si lo hubiese golpeado el mismísimo reloj de Londres conocido como Big Ben-ten cuidado querido hermano, la próxima vez que quieras hacerte el hombrecito conmigo, recuerda que ya no soy la misma chica temerosa que alguna vez conociste…

-Maldita…-fue lo último que pudo decir el joven antes de caer desmayado mientras que Sophie retornaba tranquilamente a su habitación dando una pequeña sonrisa en su camino, se notaba que le causaba un poco de satisfacción el poner por fin en su lugar a su hermano mayor, ya que al parecer el era una de las personas que la maltrato cuando esta era tan solo una niña pequeña.

15 de enero de 2020, Coliseo Romano, Roma, Italia.

Era la madrugada del siguiente día de entrevistas y había mucho movimiento en el antiguo Coliseo Romano, se notaba que una persona se encontraba en medio de este realizando rápidos movimientos mientras golpeaba con fuerza a muñecos que parecían hechos con rocas, era casi como si no sintiese ninguna especie de dolor por hacer esto, solo se podían ver como los pedazos volaban por todos lados o simplemente el polvo que caía al piso de una manera muy rápida.

-Vas por buen camino pequeña, no pensé que estarías tan entusiasmada por entrenar cuando te llame…-una mujer se ocultaba en las sombras con los brazos cruzados mirando como la chica se movía por todos lados, pero el detalle que se mostro fugazmente era que esta estaba vendada y era algo casi imposible que supiese donde estaban los muñecos-creo que la entrevista de Sophie hizo que te quisieras interesar un poco más en la entrevista, ¿no Antonella?

-Por supuesto, no me puedo quedar de brazos cruzados sabiendo que hay personas como Sophie que quieren retarme y apartarme del camino que tome para ayudar a mis padres…-Antonella se movía rápidamente, pero en más de una ocasión se equivocaba y recibía un golpe por parte de su maestra, lo que hacia que esta diese un pequeño grito de dolor, aunque sin caer al piso-no voy a rendirme… debo ser más fuerte…

-Créeme que ella no es de la única que te debes preocupar… esa chica de Alemania también es alguien a quien temer…-la mujer se movía por los escombros del lugar mirando como Antonella seguía aumentando la fuerza y la velocidad, se notaba que el entrenamiento estaba dando sus frutos, lo que hacia que la mujer sonriera-pero, el mayor desafío que te podría tocar, es si ese chico participa en el torneo…

-"Ese chico…"-Antonella comenzó a pensar de que chico se trataba y fue como de golpe le vino el recuerdo del nombre que alguna vez su maestra le había mencionado, el nombre del chico que alguna vez la derroto en uno de los tantos torneos que se había organizado en Italia, lo que hizo que diese una enorme sonrisa mientras seguía moviéndose rápido contra los muñecos-"Alexis Poblete…"